Algo de Normandía y Bretaña Francesa

4  11.12.2010

Ventajas:
Todo llano .  Buenas Carreteras .

Desventajas:
Tiempo inestable .

Recomendable: Sí 

Dies319

Sobre mí:

usuario desde:16.09.2006

Opiniones:9

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 4 miembros de Ciao

Como quiera que me he nutrido de opiniones de otros viajeros, aquí resumo un poco nuestro viaje por algo de Normandía y algo de Bretaña Francesa. No hay muchas guías, pero la que nos cogimos nos fue de utilidad. Guia Total, Bretaña y Normandía
Día 1
Tranquilamente nos cogimos el día para llegar. Vuelo hasta París y de ahí tren a Rouen. Buena combinación de trenes desde la estación de St Lazare, y una hora de trayecto. Ahí cogimos un hotel que hay justo enfrente de la estación. Hotel Astrid. Un dos estrellas, antiguo con necesidad de una reforma, pero limpio. No somos mochileros, pero como prácticamente estamos en el hotel lo justo para dormir, las exigencias se reducen.
Día 2
Visita de Rouen, la capital normanda. Digna de visitar. La Torre de Juana de Arco, Catedral de Notre Dame, Palacio de Justicia, nueva iglesia modernista de Juana de Arco, Reloj Astronómico, calle peatonales de Fau de Robec, du Gros Horlage,… Desde aquí alquilamos un coche, y comenzamos a hacer ruta. Teníamos previsto ver las poblaciones de Les Andelys y Lyons la Floret, pero un retraso en el vuelo de Iberia, nos implicó ver Rouen este día en vez de por la tarde el día anterior. Con un Tom Tom, fue una delicia de fácil hacer todo el recorrido. Desde Rouen fuimos a Jumieges, para hacer el famoso camino de las abadías y ver los restos de una que en su día fue de las más importantes de Francia. Nosotros no la visitamos, pues al final lo que ves son ruinas. Desde aquí nos fuimos a Fécamp, pero paramos a mitad de camino para comer. Comimos muy bien y a muy buen precio. Lástima que no me quedara con el lugar, pero si váis con un navegador de estos, como las rutas son similares, se trata de un pueblo situado a unos 30 km de Fécamp y la carretera pasa por el medio del pueblo. Un árbol espectacular con dos oratorios metidos dentro de su tronco y accesible por escaleras, os delatará el lugar. El restaurante, el único que hay a pie de carretera. Llegada a Fécamp y visita del Palacio Benedictino y paseo por la playa y antiguo puerto. Primer contacto con el Canal de la Mancha. De ahí fuimos a Étretat, Hotel Detective. Un hotel también de dos estrellas muy bien ambientado temáticamente. Cada habitación estaba ambientada en uno de ellos. Buena calidad precio, pues nuestra habitación, la de Tintín, nos costó 49 euros. En Étretat tuvimos un atardecer precioso, la visita a los acantilados y al arco de roca natural no tiene precio, y en un paseo de 30 minutos, los ves. Buena cena de menú normando crepé y a descansar (crepé salado, mejillones de roca, sidra y crepé dulce) en unos de los restaurantes del pueblo.
Día 3
Salimos y nos fuimos a Honfleur. Un espectacular y pintoresco pueblo cuya plaza principal es un pequeño puerto. La llegada ahí, mejor por el famoso puente de Normandía. Te cobran 5 euros por pasar el puente, pero te ahorras más de 35 km de vuelta para salvar el gran Sena. Tras la visita por la zona antigua, nos fuimos a Trouville Sur Mer. Un pueblo con playa de arena, pues las anteriores eran de piedra, lleno de mansiones que reflejan la “Belle Epoque” cuando los adinerados Parisinos iban a la playa. De ahí fuimos a Beauvron en Auge, villa floreada muy pintoresca. Hay que ir pronto a comer. Hay tres restaurantes: el caro, el medio y el barato. El caro muy caro, el medio solo hacían un turno de comida, y el barato que ahí daban a todos. Todos en la plaza principal. Nos tocó ir al barato, pues es un pueblo muy visitado que casi no sale en los mapas. De ahí a Caen. Ciudad donde las haya. Sufrió mucho durante la guerra, pero merece la pena ver la iglesia de ST Pierre, paseo por el boulevard Marechar Leclerc, Abadía aux Hommes, paseo por la rue St Pierre y vista general desde el castillo. De ahí a Benouville a dormir, junto al famoso Puente Pegasus (primer objetivo de control aliado). Estuvimos en un hotel de 2 estrellas reformado muy interesante llamado La Glycine, con aparcamiento gratuito. Se puede cenar ahí, pero por su cocina de diseño y algo subidito de precios, nos fuimos a uno de los dos restaurantes – bar – cafetería que había junto al puente. Desde aquí ya estábamos en contacto con un escenario bélico. El puente antiguo está en un museo, el nuevo es muy parecido al antiguo. Además funciona. Una estructura metálica levadiza muy interesante. El museo que hay en las proximidades no merece mucho la pena, por eso no lo vimos. Vimos desde fuera lo que se podía ver, que era la exposición exterior. Una observación. Ahí hay muchos museos de todo tipo relacionados con cada escenario bélico. No pudimos encontrar uno que englobase todo, por lo que hay que elegir bien lo que se va a ver, y creo que nosotros acertamos.
Día 4
Nos dirigimos a Arroumaches sur mer a visitar el museo del desembarco. Ojo, es sólo de la fase posterior a la toma de esta villa, cuando se montan los puertos artificiales para el suministro desde alta mar. Me pareció muy interesante. Luego, aprovechando la marea baja, a dar una vuelta por la playa a ver algunos restos reales de lo que se había visto en el museo. Atención, debéis llevar un calendario de mareas, pues por esta zona sube mucho. Fue nuestro primer contacto con la misma, nos hicimos una foto, y a los 10 minutos , donde estábamos ya había un palmo de agua. De ahí, nos fuimos a las baterías alemanas de Longues sur mer. También un escenario muy interesante. De ahí al Cementerio Americano en la playa de Omaha (Colleville sur mer, 9.400 tumbas). Impone respeto el silencio que ahí se escucha. Comida a pie de carretera y a Point du Hoc, otro escenario bélico en manos de los Rangers Americanos. Fue una zona densamente bombardeada y de ello queda todo un escenario lunar. De ahí a La Cambe, Cementerio Alemán (21.160 tumbas). La simplicidad del mismo impone la envergadura de la historia. De ahí nos fuimos a Saint Mere Eglise a ver el muso de la 101 Airbone, en donde una buena distribución de exposición de objetos alrededor de un planeador, un C-41, tanque y otros vehículos, impresiona a cualquiera. Desde aquí, largo recorrido (90 minutos) a Saint Michel. Nos alojamos en un 2 estrellas en la zona comercial (antes de la carretera que lleva a la roca) con una buena relación calidad precio: Hotel Vert. Conforme llegábamos por la zona, la impresionante abadía iba asomando por la llanura de la zona. Una imagen muy espectacular. Llegamos casi al cierre de puertas lo que pudimos aparcar en la carretera y dar un paso por el interior, accesible y gratuito. Lo que pagas es para el aparcamiento en horas en las que no hay marea y el acceso a la abadía, lo que al final no hicimos. Una espectacular visita nocturna de toda la roca iluminada, nos culminó todo lo vivido en el viaje. Hay que llevarse el calendario de mareas, pues lo que también impresiona es el avance de la misma. Al estar todo llano, la leyenda mítica de la zona dice que la velocidad de la marea es como la de un caballo al galope. Y así es. No me extraña que los antepasados reconocieran la roca como algo místico.
Día 5
Andando (30 minutos) damos de nuevo una vuelta por Saint Michel. Creo que es recomendable ir andando desde la zona de los hoteles, pues con la cantidad de gente que va, el aparcar te deja ya lejos, y encima creo que pagando 5 euros. Una vez dado una vuelta, nos dirigimos a Dinan y su zona medieval digna de ver. Ya estamos en la Bretaña Francesa. Tras la comida nos dirigimos a Josseline para ver su espectáculo castillo y su casco histórico. De ahí nos fuimos a Malestroit, que también vimos que era un pueblo recomendado, pero mi humilde opinión es que no merece la pena. Dormimos en Plöermel, pues en Rennes los hoteles estaban llenos y caros. Este pueblo no tiene nada. Nos alojamos en una zona de estanque, golf, vías verdes,…muy pintoresca y recomendable para los amantes de la naturaleza (Hotel Lancelot). Visitamos Rennes . Se trata de una ciudad no muy antigua, pero darse una vuelta por la zona peatonal de la zona de la plaza de la Mairie y el Parque de Jardín du Thaborg, merece la pena. De ahí a Nantes a dejar ya el coche. Como íbamos algo adelantados, la visita de por la mañana la pasamos por la tarde para así poder irnos a París algo antes. Ahí nos alojamos en el hotel Astoria. Un hotel de dos estrellas algo antiguo pero muy bien mantenido. Frente a la Estación de tren y a 5 minutos del centro. El Castillo de los Duques de Bretaña protagoniza la visita, si bien recorrer la zona peatonal de la Rue de la Marne y siguientes, da vida a la visita.
Día 6
TGV a París, en 2 horas y media ahí. En París ya es la tercera vez que estamos, por lo que con un billete de metro ilimitado de 1 día, recordamos los principales lugares…Sagrado Corazón, Arco del Triunfo, Torre Eiffel, Notre Dame, Zona Saint Michel,….Nos alojamos en la misma zona de las anteriores veces, cerca de la zona de Pernety (Montparnasse), para así coger el RER y poder ir a Orly.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
magallanes13

magallanes13

20.05.2012 14:06

Opinión Excepcional. Yo no suelo hacer viajes por mi cuenta, siempre vamos con una agencia que hacen circuitos. Saludos.

JO333

JO333

11.12.2010 23:53

Muy buena opinión y muy útil

cia8oso

cia8oso

11.12.2010 22:14

gracias por tu comentario

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Normandía, Norte de Francia ha sido leída 832 veces por los usuarios:

"excepcional" por (17%):
  1. magallanes13

"muy útil" por (83%):
  1. JO333
  2. saranatalias1
  3. cia8oso
y de usuarios adicionales 2

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Normandía, Norte de Francia