El último vals

3  27.06.2009

Ventajas:
: )

Desventajas:
: (

Recomendable: Sí 

KaylaMorrison

Sobre mí: Excusatio non petita accusatio manifesta

usuario desde:27.05.2009

Opiniones:1068

Confianza conseguida:242

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 17 miembros de Ciao

En una noche cualquiera, bajo la tenue luz de las estrellas, bailaremos un vals refugiados bajo un rayo de luna.

Incluso escondidos en la oscura noche, veremos nuestras siluetas reflejadas en las paredes que cobijan nuestro rincón aislado de curiosas miradas.

La música empezará tenue, acercándose sibilina a nuestros sentidos, envolviéndonos en su magia, y cada nota será acompañada por un trago de vino, esperando nuestro vals oiremos otros sonidos, otras melodías, una balada, una pieza de jazz, ¿quizás sean violines aquello que ahora nos acompañan? ¿Puede ser un chelo? Y que más da, en esta templada noche he olvidado tu nombre, y no puedo recordar quien soy...Y que más da, que nos importa aquello que hayamos vivido o lo que nos quede por vivir, si ahora no puedo más que contemplarme en tus ojos, esperando esa ilusión hecha carne que nos convierte en un mero espejismo, en una imagen difuminada de la pasión y los celos, tan solo una caricatura de nosotros mismos, hasta que empieza nuestra canción, hasta que suenan esos acordes que tanto hemos esperado, un vals, nuestro vals, quizás el último...pero ¿acaso importa?

Te quiero de postre

Saborear tus cálidos labios aún mojados por la gota que resbaló de la última copa de vino. Vino dulce que degustamos minutos atrás tan solo.

Tan solo....

...déjate llevar, escucha su melodía, transportate al cielo sobre mis brazos...Ven...acércate a mi, unámonos en este vals.

Olvida las batallas pasadas, tapa los sentimientos ocultos, borra ese recuerdo

Y acepta la caída en esta tela de araña que solo para tí he estado tejiendo.

Ven...

Ven hacia mí, levantate y baila. Disfruta de este baile lento, tan sútil, que nos mantiene tan unidos que nuestras sombras se transforman en un solo movimiento, una sola silueta bajo las tenues luces que osan alumbrar este momento.

Me dejo caer en un hipnótico deseo

En un baile de seducción que a ambos nos atrapa, me dejo llevar por tí, sigo tus pasos, abrazas mi cintura, me estrechas cotra ti, aspiras mi perfume, me embriago de ti, y vuelvo a volcarme en un sueño del que no quiero despertar.

La músia cobra intensidad, anuncia tragedia dentro de una siniestra carcajada a la que no hago caso.

Me acerco a ti, susurras promesas en mi oido y, bajo el frenético ritmo del frenesí, me besas, y me dejo arrastrar por ti en un continuo estremecimiento, mientras tu boca desciende centímetro a centímetro sobre mi piel hasta llegar al cuello, donde te embelesas ávido de deseo.

La música se detiene, pero queda el silencio, a través del cual, seguimos danzando

Aún permanece el deseo, que rompe el silencio con el roce de nuestros cuerpos. El sonido de los besos, caricias y suspiros sustituirán aquello que antes nos guiaba en el baile, llevándonos directos al suelo.

La sinfonía de la pasión nos rodea mientras suenan las campanas.

Abrazados, manifiesto del amor convertido en sexo, solo sexo. Has entrado en mí, despacio, aumentando la velocidad al ritmo que marcan los impulsos, los latidos cual timbales, la sangre caliente, las mejillas encendidas, el pelo revuelto, y la espalda arqueada en cada una de las sacudidas que envuelven mi cuerpo.

Mis uñas en tu espalda, espasmos de placer encerrados dentro de la tempestad, escalofríos camuflados en una ola de calor inminente, se tensan las piernas, se contraen los músculos, pierdo el sentido, y caigo derrotada por la primera oleada.
Pero aún el mar no está en calma, y sigue golpeando en la puerta de mis extrañas, para hacerte subir un par de peldaños más en esa escalera que al cielo llega.

Con la última erupción del volcán, el mar explota a mi lado, y con la última ola, la tempestad deja paso a la calma.

Pero...a pesar de haber sentido en mi interior el palpitar de tu carne, no he podido encontrar tu alma...

Una noche cualquiera poseiste mis sentidos, te hiciste partícipe de mis delirios, dejaste que se manifestara en tus ojos el reflejo de los destellos que anuncian el deseo eterno.

Pero la noche se acaba y se esfuma la magia. Desapareces sin un adios, un abrazo, un beso.

Vuelves a la rutina de los ojos vacíos, hasta que vuelva a sonar nuestro vals, y, escondidos en un rayo de luna, volvamos a encontrar la magia.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
ulisestgo

ulisestgo

20.06.2010 02:54

zzzzzzzz

elena8web

elena8web

29.06.2009 20:25

el mejor postre es el calor humano jejejeje y no me importaria estar comiendo postre a todas horas jejejejeje :-) besitos guapizima

ika23

ika23

29.06.2009 12:57

me he dado cuenta en tus lecturas que te gusta mucho la palabra sibilina ;)) buen texto.besos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Novelas y Relatos propios XIII ha sido leída 282 veces por los usuarios:

"excepcional" por (21%):
  1. J.Stark
  2. nycblue
  3. toninhogalego
y de un usuario adicional

"muy útil" por (68%):
  1. Mustang90
  2. bloodymina666
  3. maialen1987
y de usuarios adicionales 10

"útil" por (5%):
  1. mr-quantum

"nada útil" por (5%):
  1. ulisestgo

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.