Novelas y Relatos propios XXXIX

Imágenes de la comunidad

Novelas y Relatos propios XXXIX

> Ver características

93% positivo

3 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Novelas y Relatos propios XXXIX"

publicada 07/05/2012 | yogui9259
usuario desde : 05/10/2010
Opiniones : 554
Confianza conseguida : 217
Sobre mí :
Siempre seré como Jerry Lee Lewis que dijo arderé en el infierno tocando el piano. ( Yo tocando otras teclas )
Genial
Ventajas Parece real
Desventajas Muy duro
excepcional
Argumento
Gancho
Personajes
¿Volverías a leerlo?
Comparado a libros del mismo género

"Un viaje sin retorno"

Novelas y Relatos propios XXXIX

Novelas y Relatos propios XXXIX

Queridos compañeros de ciao, voy a relataros una novela en dos partes, salida de mi infantil imaginación, todo parecido con la realidad es pura imaginación, este relato está contado en la persona que vivía todo lo que le esperaba vivir, espero sea de vuestro agrado, aún siendo muy duro podréis vivir lo como si se tratara de algo inmensamente real, sin más rodeos paso a escribirlo.


······························································

Un viaje sin retorno

Llovía intensamente , estaba cayendo un aguacero de considerables dimensiones, las alcantarillas no daban el abasto de tanta agua que caía, vamos que salir a la calle con esa tormenta era de locos; no podía elegir, debía de arriesgarme a hacerlo, me estaban esperando en un sitio que nunca hubiese querido ir.Cogí un paraguas y me arriesgué a mojarme del todo, pues el paraguas no consiguió el objetivo que me había propuesto en un buen principio, que no era otro que protegerme de esa tormenta. Llegué al hospital como un pollo mojado hasta los tuétanos, ese día pintaban bastos en el libro de mi vida; una vez allí me llamaron por megafonía ''' Sr. López, Sr.López, pase inmediatamente a la sala de consultas médicas.

Una vez allí el médico me dijo unas palabras que traducidas , podían decir así, Sr. López tengo el deber de comunicarle que su enfermedad lejos de remitir, sigue su curso, tendremos que seguir un proceso de curación, con la quimio terapia que se utiliza en estos casos, si no lo hacemos,muy probablemente su vida corre serio peligro, ese proceso deberemos empezarlo lo antes posible, en primer lugar su ingreso en el hospital deberá ser máximo en una semana, después de la operación pertinente y habiendo limpiado la zona de posibles tumores, realizaremos un exhaustivo examen con la intención de evitar daños colaterales en su sistema inmunitario .

En vistas que pintaban bastos me descompuse de arriba a abajo, menuda noticia me acababan de dar, mi vida corría serio peligro y yo no estaba preparado para recibirla. En ese momento salí a la calle descompuesto, arrastrando los pies, con una sensación de zombi total el cuadro imaginativo en mi mente boraba cualquier sensación de positivismo, me había derrumbado el jarro de agua fría que me arrojó el doctor Gálvez era de locura, la lluvia había cesado, apenas caían unas insignificantes gotas, estaba claro la tormenta terminó en la consulta del doctor Gálvez.


····························································

De vuelta a casa

En los próximos días, no podía quitarme de la cabeza lo que me dijo el doctor Gálvez, por más que intentaba hacer vida normal, me era del todo imposible, durante el día no se me hacía tan crudo como por las noches, recuerdo una noche a las cuatro de la mañana despertarme habiendo tenido una pesadilla brutal y mi cuerpo empapado de sudores fríos, dándome terror ha conciliar el sueño, esas eran la mayoría de mis noches, noches para no dormir.

··························································

Ingreso


Los nervios me traicionaban, me jugaban malas pasadas, mi ingreso era un hecho, estaba como en mis pesadillas más atroces, esto parecía algo que solo podía suceder les a los demás, no podía estar sucediéndome a mi .Acababa de hacer mi ingreso a sabiendas que debía de hacerlo, una vez allí pude ver cosas que me cambiaron la vida para siempre.

····························································

El cuchillo del horror (Real )

Me asignaron una habitación, en la cual mi compañero me dejaría helado ante lo que pude ver en su mesilla, al lado de la cama que ocupaba, cogí un papel que no me pertenecía de la misma, era un simple dibujo, a todo ello decir que ese hombre vivía en un lugar llamado la colonia Rosal a media hora de un pueblo llamado Saldes; Bueno a lo que iba cogí ese papel y vi dibujado un hombre con el cuerpo abierto y en color rojo le caían unas gotas de sangre, no podía entender su significado, debajo del mismo había una fecha, con el papel en la mano se lo enseñé y le dije, no entiendo este dibujo Juan, así se llamaba, me dijo pues es muy simple y fácil de entender, y me lo explicó:

Ese hombre dibujado soy yo, la fecha que está escrita es el día que me van a abrir, vamos el día de la operación, la sangre es clara va a ver sangre y el puñal es el bisturí, acaso ¿ Tienes alguna duda ? Evidentemente me dejó sin palabras, no volví a ver nunca más a este hombre, nuestros caminos no se cruzaron más a lo largo del tiempo.

·······························································


Duros destinos


La verdad, no estaba de vacaciones en un hotel de cinco estrellas, me estaba dando cuenta que mi vida era de aquello más insignificante, cuando vi lo que vi con mis propios ojos, si hasta ese momento yo era el centro de mi propia vida, algo creó una relevancia indómita, no podía creer todo lo que pasaba a mi alrededor, todo mi mundo por un momento se vino abajo, mi vida había dejado de tener sentido, estaba hundido en mi destino, mi vida no tenía ningún tipo de sentido, había llegado el momento de un cambio de pensamientos, mis emociones me habían roto por dentro.

Tuve que salir a la calle, necesitaba respirar aire diferente y como no fumarme un pitillo Tenía esa mala costumbre de hacerlo Aspiré el humo aún a sabiendas que el doctor Gálvez se oponía descaradamente a que lo hiciera; no podía quitarme esas imágenes de la cabeza, unas imágenes de lucha infructuosa por vivir.

Me senté en un banco y alguien me llamó, giré el cuello y con estupor vi a un adolescente que en su silla de ruedas se acercaba a mí y me dijo necesito que me ayude señor ( El chico no tendría más de 18 años) Dime en que puedo ayudarte chico, intentaré hacerlo.

Tiene que sacarme de aquí, si no lo hace caerá en su conciencia una muerte
- Perdona no te entiendo en absoluto ¿ Porqué quieres irte de aquí ?
- Tengo una grave enfermedad, mis horas están contadas, necesito salir de aquí.
- Yo no puedo sacarte de aquí , estoy ingresado en el centro
- Allá usted con la mierda de conciencia que tiene

Dio media vuelta con su silla y se fue, no sin antes decirme lo siguiente.
- Muchas gracias por ayudarme
Me terminé el pitillo, que por cierto me supo fatal y volví al centro.

Entré de nuevo en el hospital, el olor del mismo me hizo tener de nuevo nauseas y no era la primera vez, tenía que acostumbrarme y asumir que estaba en ese sitio para curarme, estaba más solo que la una ese era otro inconveniente más a mi larga lista de inconvenientes, llegué a mi habitación, para mi sorpresa no estaba el hombre del dibujo en la cama de al lado. Otro hombre ocupaba su lugar, un hombre grande, con la cara pálida y unas ojeras por los suelos, me presenté y me dijo veo que no está demasiado bien para estar a mi lado, bueno le di una pequeña explicación de lo que me sucedía, al terminar le dije y usted ¿ Que le sucede ?

- Nada lo mio creo que es una intoxicación de medicamentos, me han jodido los riñones y el hígado, los riñones necesitaré de por vida diálisis , el hígado espero se recupere.
Yo es que hubiera desaparecido, era otra de las explicaciones que me venían grandes, iba haciendo un acopio de experiencias hospitalarias, volví a salir al pasillo de la planta donde estaba,volvía a necesitar salir de allí, me pasaba muy a menudo y cada vez más seguido, estuve recorriendo el pasillo infinidad de veces, hasta que de pronto me topé de morros con una paciente del hospital, se puso histérica, no sabía como tratarla, de pronto vino una enfermera, la enfermera de turno de ese lugar y me dijo en voz baja, para que no nos oyera la mujer.
- No le haga caso, padece un cuadro depresivo de esquizofrenia.
Cuanto más tiempo pasaba en ese sitio, peor me sentía, volví a mi habitación, quise dormir un poco y no despertar hasta que hubiera terminado esa pesadilla.


································································
Continuará


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 462 veces y ha sido evaluada un
82% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • ximetem2 publicada 25/05/2012
    vaya... un continuará... con la rabia que me dan !!!!!!!!!
  • Hanna2 publicada 20/05/2012
    Totalmente de misterio. Me ha encantado. Besos, Ana.
  • ITACA213 publicada 19/05/2012
    Volví ;)
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Novelas y Relatos propios XXXIX

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 16/03/2010