PRECIOUS, ERES PRECIOSA

5  22.12.2009

Ventajas:
Mo'Nique está soberbia, Sibide lo borda,

Desventajas:
durísima, tanto como para dudar si la soportarás

Recomendable: Sí 

Detalles:

Argumento

Personajes

Comparada con películas semejantes es:

¿La verías de nuevo?

¿Te gustó?

más


bedizu

Sobre mí: JOSÉ Y PILAR___HOP___83ª CEREMONIA DE LOS ÓSCAR___RABBIT HOLE___CRANFORD___CISNE NEGRO___¡QUÉ TIEMPO...

usuario desde:05.09.2003

Opiniones:1130

Confianza conseguida:320

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 11 miembros de Ciao

Venciendo la pereza que me daba un trailer que es todo menos atractivo y convencida por los unánimes elogios de la crítica, por fin he visto “Precious”. Ahora entiendo todo, y me temo que me va a costar mucho más que otras veces explicar qué hace de esta película algo único, que te rompe por dentro, pero si eres capaz de soportar semejante dureza, te aseguro que no te sentirás defraudado.

Me recuerda, sin parecerse directamente, a ese tipo de películas sin concesiones que triunfaban en los años 70 y 80, tipo “Silkwood”, “El regreso” o “El síndrome de China”, y creo que es porque estas películas no se esfuerzan por facilitar la “ingesta” por parte del espectador. Te ponen un platazo de realidad delante, sin guarnición, sin nada que lo haga atractivo, nada que te distraiga de lo importante, nada que te deje mirar hacia otra parte, y no puedes utilizar palabras como entretenimiento o trama, porque sólo quieren que aprecies cada detalle de esa gran dosis de realidad.

No es “Precious” una película agradable e imagino que mucha gente se irá del cine incapaz de soportar cucharada tras cucharada de escenas que son difíciles de mirar, no porque se vea sangre, sino porque no estamos acostumbrados a esos niveles de agresividad . Tampoco es una película de terror porque no es ese su tema, y sin embargo yo, que jamás he gritado con una peli, sentí el impulso de hacerlo con una escena magníficamente filmada, pero que me puso a prueba.

Es ese uno de los grandes valores de “Precious”, que te provoca sensaciones profundísimas sin recurrir a lo sentimentaloide, un dolor difícilmente explicable. Sólo leer lo que voy a escribir de la trama es espeluznante, y no es más que el principio.

La trama

Precious es la chica que a simple vista menos preciosa parece del mundo. Obesa, con una cara en la que la gordura ha alterado los rasgos hasta hacerla feísima, descubrimos nada más empezar que a sus 16 años está embarazada... de su segundo hijo... fruto de una violación... una más de los constantes abusos a los que la somete su propio padre... ante la indolencia de la madre... que encima la maltrata por ello, pues la hace culpable de que su pareja la haya abandonado.

(He separado por puntos suspensivos cada nuevo dato que conocemos en pocos minutos, porque cada uno por sí sólo ya sería insufrible, pero Precious ha recorrido a su corta edad todos los niveles del infierno, y no ha hecho más que empezar).

Cuando sucede algún episodio insoportable, ella se evade imaginando una situación en la que sea la reina de la fiesta y todo el mundo la quiera y admire.

Vive con su madre, que lo único que hace es fumar sin descanso y ver la tele, subsistiendo a base del subsidio que le da el estado a la hija. En el colegio le sugieren que vaya a un centro de educación especial, porque no saben cómo enfrentarse a este caso, pues Precious no revela el infierno que vive a diario, sólo ven una chica analfabeta que parece incapaz de decir no al sexo.

El maltrato al que la madre la somete no es sólo físico, con la crueldad añadida de que los ataques son inesperados, sino también psicológico. Con un lenguaje en el que casi todo son palabrotas, le dice constantemente que es una gorda, que no vale para nada, y siempre la llama puta.

Acostumbrada a ese maltrato constante, Precious no parece tener ni siquiera instinto de autoprotección. Jamás responde a los golpes de su madre, como si fuera normalque te lancen un cenicero a la cabeza por la espalda. Sin embargo, ante otros sí que es capaz de responder con una agresividad sorprendente, porque ella no conoce la medida. Una trabajadora social va de vez en cuando a su casa para ver cómo van las cosas, pero tampoco se molesta mucho en rascar un poco para descubrir que la madre finge ser una persona normal en estas visitas.

Cuando llega a su nueva escuela descubrimos que las otras chicas de su clase también son desechos sociales, chicas en las que se percibe una fractura moral o social. Su profesora, la maravillosa Mrs. Rain, no juzga a estas chicas ni las fuerza a revelar sus secretos, pero de una forma muy inteligente va alimentando una autoestima hasta entonces desconocida en ellas. Por primera vez Precious encuentra alguien que la quiere, la valora y cree que es algo más que un saco de grasa.

Por otra parte, acude a los servicios sociales,en unas sesiones obligatorias si quiere que les sigan dando la pensión, y en ellas se ve cómo la labor de la profesora está dejando que Precious se abra más para dejar entrever su infierno personal.

El reparto

Comparar el trabajo de las dos protagonistas con el de cualquier otro papel de es como comparar a Brando con Santiago Segura. He visto varias de las actuaciones que compiten con ellas y, aunque algunas son buenas, Gabourey Sibide (Precious) y sobre todo Mo'Nique llevan la interpretación a unos niveles desconocidos. Están en una dimensión inalcanzable por las demás y no se me ocurre nadie que pudiera robarle con justicia todos los premios a la segunda.

Sus trabajos, tanto en las escenas juntas como en algún monólogo, son magistrales, algo sorprendente porque ninguna de las dos tiene formación técnica, actúan simplemente por instinto, y en el caso de Sibide, sin siquiera experiencia previa.

Sucede a menudo con las intérpretes infantiles que, al carecer de recursos técnicos que les sirvan como truco, logran interpretaciones que a los adultos nos maravillan. Ejemplos de esta naturalidad los encontramos en los niños de “El sexto sentido” o “El piano”, y son pocos los ejemplos en los que, al crecer y ser plenamente consciente del proceso interpretativo, estos actores mantengan la magia. Pero Gaboury Sibide no es una niña (tiene 25 años y encarna a una chica de 16), y sin embargo consigue ese mismo efecto de pura verdad de los actores infantiles sin técnica.

Si sólo ves a la actriz, los prejuicios pueden hacerte pensar que debe de tratarse de una mujer tímida, cohibida por su tamaño, pero en las entrevistas está claro que no es así. Se ha transformado a la perfección en su personaje, poseída por él, y aunque en la primera parte de la película puede parecerte algo impenetrable, a medida que vaya revelando su mundo interior te deja con los pies colgando.

Ella consigue despertar la empatía partiendo de una posición casi imposible. No tiran de tu compasión para que quieras a Precious, sino de tu sentido de la justicia. El espectador se encuentra en la misma posición que las dos mujeres que la escuchan (trabajadora social y profesora), pues tienen que entrever el alma rota que ella esconde tras su difícil físico. Sibide no despierta tu compasión mostrando su sufrimiento, es su falta de respuesta lo que te hace ver que está vencida, que el problema es mucho más profundo de lo que puedes abarcar.

¡Qué difícil tiene que ser con ese físico conseguir que tú la veas preciosa! Pero te aseguro que a medida que la película avanza, cada vez el nombre es más ajustado para lo que ves en ella. Al principio, cada vez que alguien le llama Precious tú notas lo hiriente de semejante nombre para una mujer tan poco agraciada, pero al dejarte entrever su preciosidad interior, cada vez que le llaman por su nombre desde el respeto y el cariño es como una caricia, una merecidísima caricia a un ser que no es bello pero es precioso, aunque sólo sea porque no han conseguido aniquilar su humanidad.

Pero por encima incluso del trabajo de Sibide está el de Mo'Nique. Ayudada por una dirección que en todas las escenas que ella protagoniza es magistral, es un revulsivo para el espectador. Genera en ti una repulsión que tendría que pensar mucho para recordar algún otro personaje de película que resulte más odioso, y cuando crees que ya estás

Fotos de Precious, Lee Daniels
  • Precious, Lee Daniels monique-precious - Precious - Lee Daniels
  • Precious, Lee Daniels precious - Precious - Lee Daniels
  • Precious, Lee Daniels 2009_precious_based_on_the_novel_push_by_sapphire_
  • Precious, Lee Daniels 2009_precious_based_on_the_novel_push_by_sapphire_
Precious, Lee Daniels monique-precious - Precious - Lee Daniels
Precious - Lee Daniels
convencido de que es una actriz soberbia, entonces suelta un monólogo que a mi modo de ver es de lo mejorcito que he visto en cine en manos de una actriz.

Consigue que la entiendas (en absoluto la justificas, pero consigues entender porqué es como es), y es alucinante que sea capaz de llevarte del odio puro a la compasión. Su personaje es complejísimo, porque estamos acostumbrados a ver malos que se deleitan con su crueldad o que muestran claramente las heridas que les llevan a actuar como actúan. Parece que le da lo mismo todo y al mismo tiempo veamos a una mujer absolutamente inmóvil en cuyo interior vemos cómo bullen los celos o la rabia.

Tiene Mo'Nique dos escenas en concreto que te dejan k.o., una es el monólogo y otra es una en la que no hace absolutamente nada. En ella no mueve un músculo, ni siquiera mira a su hija, y sin embargo tú como espectador estás tensísimo esperando que el monstruo dormido despierte. La suavidad de su voz, todo en ella te sumerge en una tensión comparable a la de la escena de “El laberinto del fauno” en la que aparece el hombre sin ojos y estás esperando que cobre vida, en una tensa espera.

Ella coge un bebé en sus brazos y la sensación de terror que te invade no es comparable a ninguna peli de miedo que puedas haber visto. Pasan por tu mente todas las atrocidades que puede cometer, en unos instantes en los que estás como espectador tan vulnerable como el bebé ¿Puedes confiar en que siga pasiva? ¿Puedes darle la espalda? Tiene un cigarro en la mano, contienes la respiración, imaginas qué puede pasar, las miles de maneras en que puede acabar la escena... pero ni siquiera tu prevención impide que saltes en el asiento, porque un monstruo siempre es imprevisible, y nada, nada en absoluto, ni siquiera tener en mente que puede suceder algo atroz, te puede proteger de un monstruo.

Si no premian a Mo'Nique, es que los premios deberían desaparecer.

Junto a este titán y su hija tenemos a Mrs. Rain, la dulce profesora, encarnada por Paula Patton. Es nuestro desahogo y, aunque no han llevado el papel por la vía sentimentaloide, ella nos representa como espectadores, necesitados como estamos de hacerle llegar nuestro cariño a Precious. Junto a ella está Mrs. Weiss, la trabajadora social, en la carne de una Mariah Carey ¡eficaz y convincente!

Ambas reflejan lo difícil que es conseguir entrar en estos conflictos para intentar salvar a alguno de sus protagonistas. Representan a las dos instituciones que pueden hacer lo que los individuos no estamos dispuestos a hacer: los servicios sociales y el sistema educativo. Hay que centrarse en la persona que tiene el problema, que se les presenta como un desagradable desecho social, y cuando digo persona me refiero a ver más allá de su color, su terrible forma de hablar o su físico. Una vez focalizado el individuo, hay que hacer un trabajo minucioso e individual, enseñándole letra por letra el alfabeto, como es el caso, o dejando que vaya a cada entrevista y aparentemente no revele casi nada, empeñada en mentir porque cree que no hay salida.

Mrs. Rain actúa desde la implicación, Mrs. Weiss desde la distancia. Puede parecernos más tierna una que otra, pero son sólo formas de intentar conectar con esa persona. Weiss no puede implicarse, sabe que hacerlo no puede hacerle más que daño, pero el caso de Precious supera todos los horrores que ella pueda haber visto, y lo mejor es que ninguna de las dos mujeres pierde la esperanza de que la joven despierte, aunque le duela hacerlo.

Tiene un pequeño papel Lenny Kravitz, haciendo de enfermero cañón, y una vez más sorprende cómo el director es capaz de contratar a gente que son malos actores demostrados, como Mariah Carey, o simplemente novatos de renombre, como Kravitz, y sacar de ellos oro puro.

Después de romper el techo de cristal

Escribí ayer sobre la deliciosa “Tiana y el sapo”, de Disney, primera princesa negra, y tras ver “The Blind Side” y “Precious”, y a la espera de ver “Invictus”. Todas ellas tienen un importante peso de los negros, sin que sea la raza el factor definitorio de sus personajes. Está claro que si fueran blancos, otra sería su historia, pero me alegra enormemente ver que ha llegado el momento de la igualdad en el cine de calidad.

Son varios los que rompieron el techo de cristal, ya fuera ganando un Óscar por sus interpretaciones o metiendo el dedo en la llaga como ha hecho varias veces Spike Lee. Esos momentos son emocionantes por lo que representan, como la llegada de Obama al poder, pero lo verdaderamente interesante es el después, que es donde ahora por fin estamos. Me refiero a ese momento en el que ya se ha roto la barrera invisible, ese techo de cristal que impedía que muchos de los no premiados se vieran capaces de lograr llegar a ese nivel. Ya ha pasado, y a Obama ya no se le mira como a un semi-negro, sino como a un presidente. Tanto él en lo suyo como los actores negros de prestigio demuestran que hacen películas tan dignas y buenas y vergonzantes y malas como los blancos. Ya no miramos su raza, sólo el resultado de su trabajo.

A mi modo de ver, este es el año del triunfo del cine negro (en el sentido de raza), porque ha dejado de serlo, es sólo cine, muy buen cine. Gran parte de la población en EEUU es de otras razas, y eso se tenía que reflejar en su producción, en sus temas y en sus repartos. El triunfo no es llegar a la presidencia, sino que esto sea normal, y por fin estamos en ese mundo en el que no se muestra condescendencia, pues sólo juzgamos por el resultado.

Lo mismo se puede decir de la presencia de la directora Kathryn Bidelow como más firme candidata al premio como realizadora por “The Hurt Locker”. Ya se lo llevó Jane Campion por “El piano”, pero esta vez no es una mujer contando una historia de maor, sino de guerra, con la misma efectividad y talento que los mejores directores masculinos.

De igual a igual, así es como en el 2009 se medirán las películas. Poco importa que luego el poder de algunos, como el de George Clooney o Meryl Streep, allane el camino de sus películas, porque ha llegado el momento en que gente como Viola Davis (la madre de “La duda”), no es una actriz negra compitiendo para un Óscar, sino una actriz magnífica y punto. “The Hurt Locker” no te va a gustar más porque la juzgues con otro rasero sabiendo que está dirigida por una mujer, ni Mo'Nique merece ganar por representar a nadie más que a sí misma, ni Tiana es una princesa para negras. Ni el color ni el sexo importan ya, como tampoco se cuestiona si los negros deben o no sentarse en una parte separada en un autobús o si una mujer puede ser presidenta. Cuestionar la capacidad de alguien por su raza o por su sexo, simplemente plantear el debate, es ya ridículo ¡Por fin!

Aciertos y desaciertos en la dirección

Dirigir una película es una toma de decisiones constante en la que por una parte está el proyecto que tienes en mente y por otro lo que de verdad puedes conseguir con los medios que tienes. Puedes imaginar en tu mente una escena con encuadres concretos, definiendo planos y marcando pautas a los actores, encajandola mentalmente en el conjunto final, pero los medios humanos y físicos no dependen de ti, lo que puede resultar frustrante.

En lo que se refiere a la dirección de actores, Lee Daniels (director de “Mosnter Ball”) ha hecho un trabajo magnífico, dejándoles su espacio y dándoles tiempo para que se vayan revelando como son.

Pero no puedo decir lo mismo de la visión general de la narración, que a mi modo de ver se ve lastrada por esas ensoñaciones de Precious. Este recurso ya lo vimos en “Bailando en la oscuridad” (igual que alguna escena recuerda a “Lèolo”), sin que esté yo diciendo que es un plagio. La diferencia estriba en que en la peli de Lars von Trier las escenas ilusorias eran evocadoras y tenían valor por sí mismas, pero en “Precious” son demasiadas y banales.

Yo entiendo que el contenido de las fantasías de Precious tiene que ser el que es (ella imagina que es una modelo posando para un fotógrafo que la desea, que es una actriz de éxito llegando a un estreno o recibiendo un premio y cosas así), que ella, con su poco mundo, no puede imaginar una evasión mejor. No se iba a poner a imaginar puestas de sol y escenas de verdadero romanticismo, porque ella no conoce nada de eso. Simplemente se evade imaginando un éxito social tontísimo, deseando ser blanca y delgada. Pero aunque yo entienda lo pobre que es la imaginación de la chica, su reflejo en pantalla me cansa y me saca de la atmósfera creada.

De todas formas, estas escenas que me parece que rompen el ritmo, se justifican con su última utilización, en la que entiendes que si ella se evade de nuevo es porque lo que está sintiendo también le rompe el alma. Me parece una forma muy inteligente de hacer notar al espectador lo doloroso que es el momento, por lo bien que funciona en ese instante, pero las veces anteriores me molestaba.

Es tal vez esa la razón que me hace considerar que “Precious” es una dignísima candidata a mejor película, pero creo que “The Hurt Locker” es más redonda, por ejemplo. Eso sí, que me vengan luego a decir que “Up in the Air” es comparable y merece más el premio que “Precious”, y “nos veremos en la calle”.

Porque Precious es una película muy bien filmada, directa a las tripas, sin concesiones, realista, con una belleza extraña, la propia de una flor que crece en un erial, que es lo que sientes al contemplar algunos momentos felices de Precious (que curiosamente son reales y son mucho más evocadores que los ilusorios, como por ejemplo las escenas con el bebé o con las chicas).

La actriz protagonista, a la pregunta de cómo pudo entender y plasmar tan bien el personaje, dijo que ella conoce a Precious (no es literal que la conozca, pues es un personaje de ficción), que toda su vida ha tenido alguna precious cerca de ella, por eso pudo mostrar esa realidad. Como queda claro en la película las precious de la vida merecen que su historia se cuente, aunque sólo sea para que no tengamos tan dispuesto el gatillo fácil de la exclusión social.

Yo soy la primera que, cuando veo los típicos casos de mujeres que tienen varios hijos con hombres impensables a edades tempranas y sin tener la más mínima educación, miro por encima del hombro y juzgo con ligereza. “Precious” te hace ver que por desagradable e incomprensible que te resulte uno de esos desechos sociales, hay una razón para que vivan en esas circunstancias, a lo mejor porque los hijos son la única alegría que tienen en un mundo que las aniquila.

¿Recomendable?

Ya digo que es una película durísima, nada ligera, así que cada uno sabrá cómo anda de estómago. No se trata de la dureza insoportable de esas escenas de tortura en las que no puedes mirar la pantalla, sino que el maltrato te va asfixiando por su constancia. Cuando no le lanzan objetos, le lanzan insultos, y cuando crees que va a levantar cabeza, siguen pasando cosas terribles.

No sé si estoy explicando bien porqué la dureza de esta película es tan especial (lo que la distingue y la pone por encima de muchísimas otras). Tal vez sirva si explico un detalle: en una reunión con la trabajadora social, sale a la luz el nombre de la primera hija de Precious, Mongo. La profesional se extraña por ese nombre, porque Precious no parece que sea dada a poner motes. La respuesta es que la hija sufre de síndrome de Down. Esta escena para mí es dura, pero no porque se vea nada que no puedas mirar, sino porque te habla de un maltrato que ni siquiera es tangible o premeditado ¿Cómo se llega a llamar Mongo a una hija a la que quieres (a tu extraña manera, pero la quieres)? Es una escena más que nos hace ver cómo el maltrato y la falta de estímulo van creando monstruos, incapaces de advertir lo que para nosotros salta a la vista que es un horror.

Tal vez la dureza de “Precious” aleje a la gente de las salas, tal vez su trailer tan poco atractivo no os convenza para verla, pero sin duda es una película necesaria. Además, si somos capaces de no entrar a considerar su tema mirando sólo lo bien que está interpretada, nos encontramos con lo que es: una de las mejores películas del año, que con toda dignidad puede presumir de su reparto y cómo está filmada.

Es muy recomendable si tienes estómago para soportar esa trama tan dura en su relato y tan dolorosa en sus anécdotas. Lo de recomendarla para casa o para el cine es más peliagudo, porque si bien no tiene una fotografía que la haga brillar especialmente en la gran pantalla, sí es necesario una atmósfera de concentración en la que sólo tengas ojos para lo que te están contando, en la que te tengas que obligar en cierto modo a seguir con la historia.

Además, es una película que va creciendo en interés a medida que progresa, con una segunda parte en la que estás absolutamente hipnotizado por Mo'Nique y su poderoso trabajo. El final puede parecer algo abrupto, porque no nos están contando una película con principio y final, sino un fragmento de la dificilísima vida de una persona. Empezamos contemplando una existencia que no somos capaces de entender, nos muestran cómo se ha llegado hasta ahí y como evolucionan las cosas, pero no es un final resolutivo en el que se aten todos los cabos, ni tampoco hace falta. Basta con haber visto la progresión de Precious, que era lo único que querían, que miráramos de frente a esas precious que nos resultan tan imposibles de entender como seres humanos si no hacemos un gran esfuerzo.

Uno de los peores doblajes imaginables os espera si la veis en español

Estreno en España: no se sabe aún, probablemente esperando que sus candidaturas a los Óscar sirvan de promoción para que la gente se decida a verla, pues de otro modo muy poca gente se lanzaría a hacerlo.

Trailer en inglés subtitulado: http://www.youtube.com/watch?v=2sa0fi8iRlc

Lamentable doblaje al español: http://www.youtube.com/watch?v=2sa0fi8iRlc

Es INSULTANTE que hayan doblado así la película. Puedo entender que doblarla es un reto, porque casi todos los personajes de la película hablan con un lenguaje arrastrado, comiéndose muchas letras, con frecuentísimas incorrecciones gramaticales. Para que os hagáis una idea, es como intentar doblar a la chica esa del vídeo de “la he liao parda”, que tiene una forma de hablar muy peculiar que muestra su escasa formación. Coger unos diálogos semejantes, ponerles voces varios tonos más altas y hacer que hablen a la perfección es un crimen artístico.

Yo entiendo que el habla de los personajes es todo un reto para quien intente pillarlo todo, pero de verdad os recomiendo que la veáis en inglés. Trabajos como el de Sibide y Mo'Nique no merecen ser arrastrados por el suelo con ese doblaje. Ya que vas a hacer el esfuerzo de ver algo tan duro, hazlo con subtítulos, porque cada palabra que dice la madre, cada entonación, es casi innecesario saber qué dice exactamente (al menos en las agresiones), porque la dureza está en su modo de decir el texto. En cuanto a su monólogo final, no quiero ni imaginarlo doblado.

Quienes me leéis habitualmente estaréis cansados ya de mis furibundos ataques contra el doblaje español, pero es que ¡manda cojones! ¡han anulado completamente la personalidad del habla de los personajes! Por lo que veo en el trailer (donde han traducido muy libremente casi todas las frases), es de los peores doblajes que uno puede encontrar. Claro, luego pasa lo que pasa, que la gente no entiende cómo algunos actores son ensalzados, pero ¿cómo lo van a entender con estas voces cutres? Me llevan los demonios, porque el cine es un arte. Lo que hacen es como si te vendieran un calco a boli de “El grito” de Munch y te lo pretendieran pasar como aceptable.

¿Cómo pueden sobrevivir en Portugal, donde no se dobla ninguna película, siendo todas subtituladas? ¡Hacedme caso y vedla en inglés! Decid no a esos doblajes de mierda, más aún si no se esfuerzan nada en estar a la altura de lo que doblan. Lo hacen así porque cuela, porque la gente paga la entrada igual, pero te están estafando porque eso no es la obra original, sino una imitación. Y mala.

Curiosidades y citas ( la mayoría extraídas de imdb.com)

* El título original de la película y su historia son rocambolescos. En 1996 se publicó “Push”, de la autora Sapphire. Muero por conseguirla, pero parece que ni Anagrama ni las librerías que frecuento tienen el más mínimo interés por facilitar que la obra esté al alcance de los lectores (hasta que oigan el cling-cling de los euros y saquen una edición con alguna imagen de la peli en la portada, siempre tirando de la promoción ajena).

Se decidió llevarla al cine, pero ya había una película que se llamaba “Push”, así que titularon la película “Precious: Based on the Novel 'Push' by Sapphire” (Precious, basada en la novela “Push" de Sapphire), pero la carambola se completa cuando la editorial decide relanzar el libro tirando de la promoción que le facilita la peli, pues por primera vez cambia el título de una novela para adaptarlo a su posterior versión cinematográfica. Resultado: se vende el libro como “Precious: Based on the Novel 'Push' by Sapphire”, una cosa surrealista, porque tienes el libro en la mano, un libro que dice basarse en ese libro, en un bucle que como te pares a pensarlo se te funden los plomos.

En España la versión inicial se llamaba “Push”, tal cual, ya veremos lo que tardan en rebautizarla los mismos que me dicen que no existe, aunque esté en el catálogo de Anagrama. Lo mismo me dijeron del primer disco de James Blunt, cuando ya llevaba dos meses como número uno en Inglaterra. Son unas máquinas en lo suyo, no me digas. Digo yo que no cuesta tanto, si trabajas en algo, enterarte de qué está triunfando fuera para traerlo aquí o, sabiendo que esta película lleva meses arrasando en todos los festivales, darle vidilla a los libros que ya tienes editados.

Me desesperan, parecen primos de los dobladores.

* No podía faltar la larga mano de Oprah Winfrey, que por bien que caiga a la gente parece que no termina de entender que ya las obras de arte ya no son negras o blancas, de ahí que no necesiten su paternalista apoyo. De todas formas, si su labor sirve para que más gente vea la peli o lea el libro, habrá que agradecérsela.

Tal vez me cae gorda por esa necesidad que parece tener de robar protagonismo y ser quien dicta qué es bueno y qué no lo es con bastante condescendencia. Ella tiene que ser la novia en la boda y el muerto en el entierro. Cansa. Aunque la película tiene 13 productores, sólo se destaca especialmente su nombre y el de otro. Da que pensar, porque estas cosas, lo de que un nombre se resalte sobre otros, suele negociarse como cláusula del convenio. Una vez más yo veo un ansia de protagonismo donde tal vez sólo hay un deseo de utilizar su influencia en favor de una obra que lo merece.

* El papel de Mrs. Weissen principio iba a ser interpretado por Helen Mirren, pero acabó haciéndolo Mariah Carey ¡sin maquillaje, no se lo pierdan!

* Se filmó en sólo cinco semanas, tras un casting al que se presentaron 400 chicas para encarnar a Precious y que dejó sólo 6 semanas a Sibide para preparar su personaje. Fueron sus amigos los que la presionaron para que se presentara a las pruebas.

* Se realizó íntegramente como película independiente, financiada a través de la productora del director. Al ver cómo arrasó en Sundance, Lionsgate y Harvey Weinstein le facilitaron una distribución bestial, que le permitió competir en taquilla con “Luna Nueva”, por ejemplo. En un fin de semana sus beneficios duplicaron la inversión inicial.

* Ha ganado ya importantes premios, como el más importante de Sundance, o los de Toronto, Deauville, los críticos de Washington DC, Estocolmo, Boston, Nueva York, Los Ángeles, el National Review, el del público en San Sebastián un Satellite Award... Aún tiene por delante una larga lista de premios a los que es candidata en muchas categorías.

* El póster que veis, el naranja (hay varios), aunque parece mostrar la silueta de una mujer obesa, también muestra cómo está rota y si nos fijamos vemos como una mano que ocasionara esa fractura, justo en la zona genital, pues ese es el origen de las fisuras morales y mentales de la chica.

* - PRECIOUS: Voy a tener a mi segundo hijo y nunca he tenido novio ¡Nadie me ama!
- Ms. RAIN: La gente te ama, Precious.
- P: ¡No me mienta! ¡El amor no ha hecho nada por mí! ¡El amor me ha golpeado! ¡El amor me ha violado! (...) ¡Me ha hecho sentir que no valgo nada!
- Ms. R: Pero eso no es amor. Tu hijo te ama. Yo te amo.
(en la traducción libre española, Precious dice “Nadie ha hecho nada por mí. Me pegan, hacen que me sienta inútil” ¿por qué, por qué no son capaces de respetar el original? Eso sin contar que Precious dice todo esto con errores gramaticales bestiales, algo sustancial del personaje y que ni me traducción ni el doblaje reflejan. Para colmo, mis puntos suspensivos eliminan una frase trascendental que no puedo revelar por no chafar algo importantísimo, pero ¿por qué los traductores han castrado este diálogo? Es verdad que en español se usa más el verbo querer que amar, pero la calidad del texto original se debe a las distintas variantes de la palabra amor y a las dos visiones de lo que es “la gente”)

En original es: “Clareece 'Precious' Jones: Nobody loves me!
Ms. Rain: People do love you, Precious.
Clareece 'Precious' Jones: Don't lie to me! Love ain't done nothing for me! Love beat me down! Love rape me. (...) Made me feel worthless!
Ms. Rain: But that's not love. Your baby loves you. *I* love you!

* Vamos con otra: Original: Mary: Oh, so you're going to stand up there and look down at me like you're a woman? You don't know what real women do! Real women sacrifice! Now, laugh at that, fat bitch.

- MARY: (traducción más o menos literal)¿Así que te vas a quedar de pie mirándome desde arriba como si fueras una mujer? ¡Tú no sabes lo que hacen las mujeres de verdad! ¡Las mujeres de verdad se sacrifican! ¡Ahora ríete, puta gorda!

Traducción de los “creativos” locales: “¿te vas a quedar ahí plantada como si NO fueras una mujer? ¡Tú no sabes lo que hacen las mujeres de verdad! ¡No tienes ni idea, gorda de mierda! (tal vez dicen “ya fueras una mujer”, pero se ve que la traducción no es fiel y la dicción de la actriz española no ayuda)

* Último ejemplo: original: Joann: Hi, I'm Joann, my favorite color is fluorescent beige. I'm already in the music business, shoot, I'm just here to get my GED!

Traducción literal: “Hola. Soy Joann, mi color favorito es el beige fluorescente. Estoy ya en el negocio de la música, un bombazo. Estoy aquí sólo para conseguir el graduado escolar”

Traducción de los que “saben”: “Me llamo Lou Ann (¡¡¡¡la han rebautizado y todo!!!). Mi color preferido es el beige y estoy aquí para sacarme el graduado escolar” ¡Tócate los cojones! Así es como se cargan una obra de arte. El personaje se define claramente en sus palabras, en su pretenciosidad chabacana y sus pájaros en la cabeza, pero ellos han preferido simplificar. Precisamente las compañeras de Precious tienen que parecernos especialmente desagradables en una primera impresión, para que luego veamos que por irritantes que sean en principio, tienen sentimientos, sueños y un futuro. Yo me pregunto si no supervisa más de una persona la traducción, si han contratado al hijo de alguien que estudió inglés en Malta o qué, porque no tiene explicación que hagan estas cosas.

Bueno, por lo menos creo que ha quedado clarísimo cómo nos intentan vender gato por liebre con lo de que el doblaje en España es de calidad. Si una película que acumula más de 15 premios recibe este trato ¿qué podemos esperar?

Centrándome un poco, no le pondría un 10, sino un 8, pero las interpretaciones y la historia son especataculares.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
PEPEBARROS

PEPEBARROS

07.05.2010 00:33

Por una parte me dais unas ganas tremendas para verla, pero me rajo, además no es un buen momento, seguro que la veré, pero más adelante, cuando me sienta más fuerte, porque el tema aunque duro me parece muy interesante, y por desgracia muy al día.

nmimar

nmimar

13.02.2010 05:05

Una opi excepcional. La peli la verdad es que no me ha gustado nada, demasiado dura, se me hecho incluso desagradable, bueno es lo que comentas en desventajas. Los actores geniales.

Miss_Caba

Miss_Caba

02.02.2010 14:01

Buenisima opinión, me han dado ganas de ver la peli. No creo que salga contenta del cine, soy, a mi pesar, demasiado sensible. Pero voy a verla, ya te contaré. Por cierto nos has puesto unos enlaces en Youtube y son los dos el mismo.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Precious, Lee Daniels ha sido leída 4315 veces por los usuarios:

"excepcional" por (54%):
  1. PEPEBARROS
  2. nmimar
  3. Miss_Caba
y de usuarios adicionales 4

"muy útil" por (46%):
  1. espercius
  2. Carreterita
  3. Motocas
y de usuarios adicionales 3

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Precious, Lee Daniels