DURMIENDO EN EL CASTILLO DE LA CIUDAD PALACIEGA

5  14.10.2011

Ventajas:
La excelencia de un parador históricoy bien situado

Desventajas:
Su precio

Recomendable: Sí 

Detalles:

Relación calidad precio

Comodidad del colchón

Atención al cliente

Limpieza del hotel

más


pedroemilio

Sobre mí: elbuhoentrelibros.blogspot.com .es/

usuario desde:07.11.2006

Opiniones:1710

Confianza conseguida:238

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 26 miembros de Ciao

Una de mis grandes ilusiones o proyectos, es realizar una ruta de Paradores por España. Un proyecto de esos que requiere que te toque una primitiva para poderlo realizar. Pero mientras tanto, si cae alguno, pues a aprovecharlo. O, en su defecto, entrar en el parador y tomar algo en la cafetería, porque muchos son una auténtica maravilla.
El Parador de Ciudad Rodrigo, es uno de esos en los que había entrado a tomar un café y echarle un vistazo, porque un Parador que está ubicado en un castillo, no es cualquier cosa. De hecho, en los dos Paradores en que he estado por cuenta propia (con viajes de empresa he dormido en algunos más) han sido en castillos: el de Sigüenza y ahora el de Ciudad Rodrigo.

Llevaba mucho tiempo detrás de ir a un Parador, para lo cual acumulaba puntos y más puntos de la Travel Club (básicamente con los repostajes en Repsol), por lo que en lugar de pagar en torno a los 150 euros que cuesta la habitación para dos por noche, solo pagué cien euros por dos noches (y más de seis mil puntos de la tarjeta). En el precio no iba incluido el desayuno.

.

UBICACIÓN



El Parador de Ciudad Rodrigo, se encuentra en la amurallada y palaciega Ciudad Rodrigo, una localidad salmantina situada a ochenta kilómetros de la capital, Salamanca, a la que está unida por una autovía, con lo que el acceso en coche es fácil.
Se encuentra en la Plaza del Castillo, que para que se iban a matar poniendo nombre a dicha plaza. Y es que como había comentado, el Parador se encuentra en un castillo que fue mandado construir en el año 1372 por Enrique II de Trastamara:
«Este alcázar mandó faser el mui alto e mui noble rey Don Enrique, fijo del mui noble e mui alto rey Don Alfonso…»

Importante es para mi la localización de un hotel para conocer una ciudad. En el caso del Parador de Ciudad Rodrigo, Su situación es excelente, pues está en el interior de la ciudad amurallada y por tanto, una vez que aparques el coche, no tendrás ninguna necesidad de cogerlo para poder conocer cómodamente (la ciudad no tiene grandes cuestas) toda esta bella y noble ciudad.
Lo de noble no es un decir, sino que es muy difícil caminar por el interior de la ciudad amurallada y encontrarte una casa que no sea un palacio. Port eso es sin duda una de las ciudades más bonitas que podemos encontrar en España (y eso que la competencia es muy dura)

.

EL PARADOR

Parking

En la Plaza del Castillo, encontraremos abundantes sitios para aparcar., pero hay que tener en cuenta que es zona azul (máximo 130 minutos) y que si vamos un fin de semana, el sábado por la mañana hasta las dos, la zona azul está activa. No tendremos problemas si nos alojamos en el Parador, porque tras pasar la primera puerta que se abre en la muralla, nos encontraremos bajando a la derecha un amplio parking para los viajeros que se alojan en el parador.
Dicho parking se encuentra enel espacio entre las dos murallas
Fotos de Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo
  • Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo DSCN9485 - Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodri
  • Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo DSCN9491 - Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodri
  • Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo DSCN9517 - Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodri
  • Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo DSCN9623 - Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodri
Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo DSCN9485 - Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodri
Habitación del Parador de Ciudad Rodrigo
del castillo. No está vigilado y aunque es bastante amplio, da muy justito para los coches de los viajeros que se hospedan en el momento en que el Parador está lleno, lo cual en fin de semana es lo más habitual.

.

Recepción

La entrada es semejante a la del Parador de Siguenza, entrando por la puerta de una torre con su correspondiente matacán y tras girar un recodo acceder al amplio vestíbulo. Lógico que sean semejantes pues esta estructura formaba parte de las defensas del propio castillo. Accedemos asñí a esta amplia recepción que nos va a dar paso a las instalaciones del hotel.

.

El Parador

Tras descender unos peldaños (hay un sistema para que puedan acceder los minusválidos), pasamos por el antiguo patio de armas, que estaba comprendido entre una de las murallas exteriores y la gran torre del homenaje. Este espacio se ha habilitado con una estructura con techo de cristal. Un espacio muy atractivo, con sillones donde descansar y las paredes cubiertas con láminas con dibujos de preciosos edificios históricos, algunos de los cuales podemos ver en Ciudad Rodrigo.

Al final de esta zona, una armadura da paso a la zona reservada para los residentes al Parador o a la zona de restauración, tanto a la cafetería como al restaurante.


A mano izquierda, un pasillo nos lleva a un zona que requiere nuestra visita. Por una parte se accede a la Torre del Homenaje, una zona reservada para lo clientes alojados y que está abierta tan solo de nueva a once de la mañana. Ochenta y tres escalones dan acceso a la zona alta de dicha torre (aún habría otro piso superior al que no hay acceso). Unos escalones empinados pero que sin duda merece la pena subir, pues desde allí se divisa una preciosa vista del río que limita por un lado la ciudad y de la propia ciudad por otro, con una vista aérea de la Catedral que no debemos perdernos.

A medio camino de subida, podemos entrar también en un salón, que sin duda sería la sala real, presidida por una inmensa mesa.


Por otra parte, junto a la subida a la Torre del Homenaje, tenemos acceso a los jardines del Parador. Es éste un espacio de gran belleza donde sin duda pueden descansar nuestros sentidos y aprovechado por otra parte por lo que pude comprobar, como zona de fumadores. Estos jardines rodean el castillo por la parte que da al río, por lo que tendremos una vista diferente de las murallas que rodean al castillo y del propio río. Su visita merece sin duda la pena.


Y accediendo ya a la zona de las habitaciones, lo haremos por un pasillo zigzagueante del que van saliendo otros pequeños pasillos en el que se encuentran una o dos habitaciones en cada uno y en el que de cuando en cuando, hay que subir un par de escalones. Las paredes están decoradas con láminas que representan escenas medievales, o incluso con pequeñas pinturas en la pared con motivos medievales.


.


La habitación


Nada de nuevas cerraduras electrónicas de esas que tantas veces fallan. Aquí la puerta de la habitación se abre con una llave de seguridad de las de toda la vida,en un llavero que por su peso y tamaño, no dudarás en dejar en recepción cada vez que salgas del hotel.

El suelo de la habitación es del mismo tipo que venimos observando en todo el Parador: un terrazo de tipo rústico, sin moqueta, pero con unas alfombras a cada lado de la cama y una tela para que la pongas sobre la misma y no tengas que pisar la alfombra.

Sorprendente la visión de la habitación nada más entrar, pues está presidida por una inmensa cama de matrimonio como las que ya no se encuentran, pues es de madera con una preciosa decoración. Lo dicho, una cama difícil de encontrar (y del precio de la misma mejor ni pensarlo)

Aunque la habitación no es muy grande, si cuenta con un espacioso armario que tiene en su interior caja de seguridad de las que se activa con la propia tarjeta del usuario.


Como defecto, para aquellos que requieran una oscuridad absoluta, no la hay en la habitación, pues las dos grandes ventanas con las que cuenta, no tienen persianas y se tapan con unos amplios cortinajes que, pese a todo, dejan pasar por sus laterales algo de luz. A mi no me molesta, pero hay a quien si lo hace.

Nuestra habitación no tenía vistas, pues daba a los cristales que cubren el patio de armas.


El cuarto de baño es muy amplio y los detalles para el mismo son de alta calidad. Me sorprendió una preciosa planta natural que tenían en una repisa en un lateral, pues no entendía cómo podía sobrevivir allí. Es lo que tiene llegar de noche, porque al día siguiente, vimos como el cuarto de baño por una ventana tenía iluminación natural, de ahí lo bien desarrollada que estaba la planta.


Aunque no es un detalle importante, reseñar que el televisión que había en la habitación (que también tiene minibar) es un LG de pantalla plana y de unas cuantas pulgadas, nada de estos monitores enanos que hay en algunos hoteles, por lo que la televisión se veía muy bien desde la cama.


.



RESTAURACIÓN


En el precio no estaba incluido el desayuno. Teniendo en cuenta que costaba 16 euros por persona y día, evidentemente nos fuimos a desayunar los dos días a la Plaza Mayor, que total está al lado y con lo que costaba el desayuno de uno un día, podíamos desayunar maravillosamente los dos días.


En cambio si que fuimos a comer, pues de todos es sabido que los menús de los Paradores tienen una relación calidad-precio muy buena.


Dos son las propuestas que además de su carta nos presentaba el restaurante:

-Menú de otoño (20 euros)

-La mesa mirobrigense (27 euros).


No incluyen la bebida que la cobran aparte.


No me incliné por el menú de otoño pues además de un entrante consistente en una empanada, el primer plato era una sopa de verduras y como plato fuerte incluía bacalao, que en ningún caso están entre mis favoritos. El postre además era manzana asada sobre un lecho de natillas (y tampoco está la manzana asada entre los platos que yo elija).

Muy bien la sopa y bien el bacalao. En cuanto a la manzana, la servían fría, demasiado fría según mi mujer, y lo cierto es que el día (vaya bajón de temperaturas ese fin de semana) se prestaba muy bien a sopitas calientes, pero no a postres frios.


Lo cierto es que dimos cuenta de los dos, pero del que puedo hablaros personalmente es del segundo, que fue el que yo pedí.

Como al que madruga Dios le ayuda, como nos presentamos a comer a la una y media del mediodía, nos sentaron en una de las dos mesas que está junto a los ventanales, por lo que pudimos disfrutar mientras comíamos de las preciosas vistas que hay sobre el río, unas vistas cuya belleza se acrecentaba por lo luminoso del día (el frío no contaba para que el dia no fuera radiante)


Como aperitivo disfrutamos de un vasito de un guiso de patatas y una rodaja de salchichón ibérico de la zona.


El menú de la mesa mirobrigense consiste en:


-Bocados con tradición: Consisten en pequeños platos tipo degustación que tienen:

a) Limoncillo serrano: Consiste en una ensalada de huevos fritos con chorizo y cítricos. Pese a lo contundente que aparenta ser esta propuesta, en la práctica lo que predomina son los cítricos. Como propuesta veraniega está muy bien, pero no tanto con el día que hacía, pues lo sirvieron demasiado frío (recién sacado de la nevera)

b) Ensalada de la Raya: Es una mezcla de pimientos asados y bacalao, que pese a estar muy buena, pecaba de lo mismo, pues estaba demasiado fría., Tened en cuenta que habíamos pasado de los treinta grados madrileños a poco más de diez, y el cuerpo pedía más bien cosas contundentes pero más calientes

c) Crema de farinato con queso de las Arribes: Este es uno de los platos más típicos de la ciudad, que no resultaba excesivo pues la cantidad que te ponían en el plato era moderada. Si no habéis probado el farinato, merece la pena.


-Primer plato: De una gran consistencia, pues se trata de unas “patatas meneas” con sus correspondientes torreznos, servidos en lonchas finísimas y muy crujientes. Este si que era un plato apropiado para el día. Además no se trataba de bocaditos como en los entrantes, sino un gran plato.


-Segundo plato: Denominado en el menú como "Guiso de pasto", era un "Calderillo de cordero del campo charro con berenjena frita". Es un tradicional plato de cordero guisado que como acompañamiento lleva berenjenas fritas, que según mi mujer, a las que se las pasé directamente, estaban buenísimas.


Postre: La propuesta está compuesta por dos especialidades típicas de la zona: "Duquesitas y Juanitas". Las cuquesitas consisten en un bizcocho borracho envuelto en coco, relleno de cabello de ángel en su interior. Cómo estaría, que a mí que no me entusiasma el cabello de ángel, me encanto.

Las juanitas son un bizcocho con crema y canela.

Ambos venían acompañados y adornados con un par de mini abanicos de chocolate blanco y negro. Vamos, un postre aún más contundente en calorías que la propia comida, pero del que no quedó ni un rastro de la canela en polvo con el que venía acompañado. Un remate perfecto para una comida muy buena.

.

IMPRESIÓN PERSONAL

La verdad es que cuando uno va a un Parador, espera poco menos que la perfección, tanto en el trato como en el ambiente y la decoración del mismo. Eso es lo que encontramos en el Parador de Ciudad Rodrigo, del que sólo puedo deshacerme en alabanzas.
Lo malo es que me incita a seguir soñando con esa ruta de Paradores, que quizás algún día pueda realizar.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
tausmala2

tausmala2

22.11.2011 00:07

Os habéis hecho del club de los paradores, suelen poner ofertas.OS la aconsejo es una manera de visistar los paradores que or cierto son algunos preciosos.

cay11

cay11

01.11.2011 20:25

Creo que a partir de hoy voy a jugar a la Primitiva para ir de Paradores por España ;-) porque mi Travel está en los huesos, la pobre (alternativamente, voy a comprarme una hucha para echar la calderilla). Y es que los Paradores son realmente extraordinarios. Besos.

dextrosa

dextrosa

25.10.2011 16:36

Tengo muy presente el de Sigüenza, así que algo de este me puedo imaginar. No estaría mal esa ruta por paradores, pero yo personalmente no me la puedo permitir. Me choca que a pesar de los precios, comentes que en fin de semana está lleno. Qué pinta esos menús, sobre todo por tus postres.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo - opinión de jesus3030 un parador de lujo
  muy útil
Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo - opinión de Olvidado Soy de alli...
  muy útil
Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo - opinión de Ssecreta Un auténtico Castillo
  muy útil
Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo - opinión de lluismiqelmartin buen parador
  no evaluada
Evaluaciones
Esta opinión sobre Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo ha sido leída 732 veces por los usuarios:

"excepcional" por (89%):
  1. cay11
  2. dextrosa
  3. Jennykamui
y de usuarios adicionales 22

"muy útil" por (11%):
  1. tausmala2
  2. verretgar
  3. rafaluisa_86

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Parador Nacional de Ciudad Rodrigo, Salamanca Parador Nacional de Ciudad Rodrigo, Salamanca
Hotel - Plaza Castillo 1, 37500 Ciudad Rodrigo, Salamanca - 4 estrellas - 35 habitaciones
8 Opiniones
Compra ahora
Emperatriz III, Salamanca Emperatriz III, Salamanca
Hotel - Carretera de Madrid Km.0, 37900 Salamanca - 4 estrellas - 76 habitaciones
7 Opiniones
Compra ahora
Hotel Casino Del Tormes, Salamanca Hotel Casino Del Tormes, Salamanca
Hotel - C/ La Pesca, 5, 37008 Salamanca, Salamanca - 4 estrellas - 22 habitaciones
1 Opinión
En oferta a solo € 46,38
Etiquetas relacionadas con Parador de Ciudad Rodrigo, Ciudad-Rodrigo