La parte dulce de Lisboa

5  21.04.2010

Ventajas:
Visita obligada, pasteles muy ricos

Desventajas:
Preparado para el turismo, grandes colas y aglomeraciones

Recomendable: Sí 

corus

Sobre mí: NO A LA CENSURA SÍ A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN!!! tú puedes ser el siguiente...

usuario desde:16.05.2008

Opiniones:148

Confianza conseguida:111

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 29 miembros de Ciao

En una especie de anticipo de algo que no acaba de cuajar sobre el papel, escribir de mi viaje a Lisboa, os voy a hablar de esta pastelería, que es uno de los establecimientos mas conocidos de Lisboa, y no se si me atrevo a decir que de todo Portugal, cuya fama ha traspasado nuestra frontera kilométrica.

Lisboa, en general, como pude comprobar hace unos meses en mi visita de unos 5 días, está llena de pastelerías. El concepto de pastelería allí es diferente al nuestro, estamos acostumbrados a que sea una tienda con mostradores donde pedimos nuestros pasteles, pagamos y nos vamos. Allí funden el concepto de cafetería y pastelería por lo que puedes ir y sentarte en tu mesa (dentro o fuera si tiene terraza y el tiempo lo permite) y pedir. Incluso las hay con menú para comer o cenar. Suelen ser muchas del tipo de pagar en la caja la consumición y luego ir a la barra a pedir lo que has pagado (lo digo porque hay turistas que se hacen un lío, mejor avisar antes por si las moscas).

Y bueno, de todas las pastelerias, la más famosa, la de Belem, hasta el punto que es como una atracción más que ver de Lisboa. A Lisboa se la ve, se la siente, se la oye, pero también tienes que saborearla. Y los "Pasteis d Belem" o pasteles de Belem son visita obligada. Realmente "Pasteis" los hay en muchas partes, de hecho los probamos antes en otra pastelería de la Rua Augusta, una de las calles más conocidas de allí y me gustaron.

No puedes irte de de Lisboa sin probar el Bacalao de alguna manera o un Pasteis.

Bueno pues la fama de la pastelería de Belem es merecida. Y eso explica la gente que va y no deja de ir cualquier día de la semana. A ver, si sale en todas las guías.

¿Por qué fuimos?

Lo acabo de decir, sale en las guías, en la mía de El País Aguilar, en opiniones de internet, o de voz. Allí son muy famosos. Una amiga conoce a otra amiga que es portuguesa aunque vive aquí con nosotros y a petición mía pues me hizo un resumen de las cosas que no podía perderme. Allí estaba la pastelería de Belem.

Los Pasteis


La fama es merecida porque están de muerte. Es puro vicio. Se supone según dice la tradición que ellos se lo inventaron antes de que se convirtiera en un pastel típico para toda la ciudad y para todo el país. De verdad de la muerte, están riquísimos.

Según la traducción literal son pasteles de crema o pasteles de nata. Y tú vas buscando una milhoja o algo
Fotos de Pastéis de Belém, Lisboa
  • Pastéis de Belém, Lisboa PasteleriaExteriorBelem - Pastéis de Belém, Lisboa
  • Pastéis de Belém, Lisboa SalonBelem - Pastéis de Belém, Lisboa
  • Pastéis de Belém, Lisboa ParedBelemEntrada - Pastéis de Belém, Lisboa
  • Pastéis de Belém, Lisboa AdornoBelem - Pastéis de Belém, Lisboa
Pastéis de Belém, Lisboa PasteleriaExteriorBelem - Pastéis de Belém, Lisboa
Exterior Pastelería
así con nata por encima. Pues no, craso error. Aunque supongo que la base del error es que la nata será uno de los ingredientes, nada que ver con la nata montada.

Se compone de una tartaleta o base de una especie de hojaldre que si está recién hecha es crujiente. Y por dentro el relleno, sólido pero cremoso, retostado por arriba como si fuera una crema catalana.

En Belem te los sirven recién hechos, y mezclar en la boca el crujido del hojaldre con el sabor de la crema, servido caliente recién hechas es toda una experiencia que aconsejo probar.

La pastelería

Está ahí en una esquinita, no tiene pérdida cuando llegáis, primero porque suele haber gente ya por fuera, segundo, porque tiene unos toldos azules y tercero, porque está delante de un Mac Donalds de color rosa (la fachada).

Por dentro es enorme, así que si lo veis lleno de gente así por fuera, es porque justo en la entrada está la zona de "para llevar" como si fuera una pastelería normal, mientras que si sigues andando pues no dejas de encontrarte con diferentes salones con mesas y sillas tipo cafetería, cada sala con una caja y un camarero o varios que te atienden. Y tú sigues pasando y sigue habiendo salas hasta llegar a un salón final enorme. Imagino que está más que preparado para que cuando lleguen autobuses cargaditos de turistas tipo borregos en sus excursiones de circuitos, cruceros etc (porque en Lisboa es parada de crucero y las excursiones no pueden prescindir de Belem), tengan cabida dentro.

Así que en un ir y venir de mil camareros con sus trajes blancos y edad tirando a avanzada, pocos jóvenes vi yo, trayendo bandejas con pasteles y bebidas.
Por dentro además, las paredes están decoradas con azulejos de color azul, típico de la ciudad, así que no es que te estés metiendo en un museo, pero solo por entrar y echar un vistazo yo creo que merece la pena.

Además hay unos ventanales que dan a la cocina y se les ve trabajando, con bandejas enteras llenas de dulces.
Espero que sea allí donde se hagan y no un teatrillo como en Parque Jurásico XD donde los dinosaurios no se hacían realmente en la isla Nublar jejejejeje.

Sigamos, allá dentro en las mesas, si tienes suerte de encontrar una libre :P te las encuentras con un servilletero y dos "saleros", uno de azúcar glass y otro de canela, pues cuando te traen los pasteles, se recomienda "sazonarlos" a gusto del consumidor (o no hacerlo claro).

Bueno, me estoy centrando en nombrar y renombrar los "pasteis" pero eso no deja de ser una pastelería y hay mucha más variedad de pasteles con una pinta estupenda.

Por cierto que los camareros te entienden perfectamente, y a mí me parecieron muy atentos.

Experiencia personal


En eso que Belem es una zona turística de Lisboa porque está allí El Monasterio de Los Jerónimos, el monumento a los descubridores y la Torre de Belem. Ya sabíamos que era parada obligada. Así que nos fuimos un Lunes (de nuestra estancia de 5 días en Lisboa) a ver la zona. El monasterio cierra los lunes ¬¬

Así que nos dimos una vueltecita por el monumento a los descubridores, muchas fotos y a la pastelería. Había bastante gente pero no agobiante. Tuvimos que entrar hasta dos salas para poder sentarnos, pero sin problema (había aún salas vacías).

Antes al baño, y no hay que pagar, que uno ya no sabe allí si tienes que pagar consumición para entrar, o una moneda o que se yo. Aquí para que me entendais, es como quien entra al McDonalds solo al baño, sin restricciones.

Allí estaba en una pared (de camino al baño) la tabla de precios. Los pasteles valen cada uno 90 céntimos. Los pasteles de la Rua Augusta valían 80. Por el tamaño de un pastel, puedes pensar que es un timo, pero insisto, merecen ese precio, no es muy caro.

Allí en Lisboa son famosas las "Bicas", unas tacitas de café chiquitinas de café negro que son muy baratas, aunque la taza es pequeña.

Así que nos pedimos una bica, 4 pasteles y un zumo de naranja natural (que ricooo) para los dos por unos 5 euros. Si rebusco en casa encontraré el ticket, igual me paso quedo corto un poco pero no va más allá de los 7 euros casi seguro.

Aunque parezcan pequeños, los pasteles llenan. Y les echas azucaro canela. Personalmente preferí el azúcar Glass, le pegaba mejor.

A los dos días volveríamos a ver Los Jerónimos entrando!! y la torre, así que ya compraríamos para llevar a nuestras familias. por lo que vimos, los venden en paquetes de a 5 pasteles. No se el precio el precio, pero rondando los 5 euros.

Y volvimos, después de las visitas turísticas de rigor (preciosas) a entrar, por capricho a tomarnos unos pastelitos. Lo mismo, no estaba abarrotado, nos atendieron con rapidez, esta vez fueron 3 pasteles (dos para mí :P), un zumo naranja y una cocacola. No recuerdo el precio, una pena.

Y como aún nos quedaba un día, al final no compramos pasteles para llevar, porque a los dos días, que les daríamos los pasteles a la familia, serían de goma :)
Les llevamos de la otra pastelería, con un día después y la tartaleta era como de plástico, había perdido rigidez aunque estaban aún ricas.

La experiencia de mis padres

Pues después de contaros la mía, me parece útil que os comente un poco por encima lo que me contaron mis padres ya que fueron a Lisboa esta semana santa y fueron a la pastelería por que les dije que fueran y me trajeran unos pasteles jeje.

Bueno, lo primero, comentar que en Semana Santa, decir que había mucha gente en general por la ciudad es quedarse corto, españoles, ingleses etc Imaginaos.

En Belem fueron mis padres el primer día y antes de llegar ya sabían donde estaba la pastelería, había colas por fuera impresionantes, según contaban, y era prácticamente imposible entrar. No se si era para llevar, para entrar o para lo que fuera, pero era imposible.

Cuando volvieron por Belem, que era otro día después por la mañana, parece que esta vez si pudieron entrar y poder comprar pasteles para llevar, pero vamos, gente, gente y más gente toda junta para lo mismo.

Me llegaron los pasteles en la cajita, y lo dicho, la parte hojaldre se echa a perder, ni cruje ni nada, es gomosa. Pero la parte de crema con una pasadita de microondas sigue igual de rica. Me hizo gracia que les dieron sobres de azúcar Glass y de canela :)

Como llegar

Ya termino, es fácil, ni se os ocurra ir en coche privado si habéis ido allí así, dejadlo en el hotel, en transporte público es fácil, te coges el tranvía número 15 desde la plaza del Comercio (o el bus 15 que va por el mismo sitio) y te bajas en los Jerónimos. No tiene pérdida.

Pongo como base de salida la plaza del comercio porque es uno de los centros neurálgicos, Lisboa tiene metro y casi todo el mundo va allí para iniciar visitas o viajes a otros lugares. Un paseito en tranvía, moderno o viejo según te toque hasta Belem y a seguir disfrutando Lisboa por el estómago


Conclusiones


La ciudad es como todo, vas a tener menos problemas si la visitas como nosotros en Noviembre aprovechando un puente artificial que nos hicimos, no era festivo en ningún lado y se pueden ver las cosas con tranquilidad.

Por lo tanto si vas a la pastelería en una época llana de turismo, tendrás siempre turistas pero a un nivel aceptable. Si vas en temporada alta, olvídate de tranquilidad.

Yo aconsejo que si vas a Lisboa te detengas y los pruebes en esta pastelería. Si tienes que hacer cola y esperar en la calle minutos, no se si horas para que te atiendan por probar unos pasteles, pues ya es cosa de casa uno. Igual ahí no recomendaría yo perder el tiempo para eso. Hay más pastelerías que también los hacen y no están malos, pero no son los de Belem.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Maui07

Maui07

19.05.2011 23:08

Entre la hora que es y lo que explicas de los pastelillos esos de crema, empiezo a babear sobre el pc así que mejor me voy a ver si está listo mi puré, que no será igual que saborear esas delicias en un tranvía de Lisboa, pero bueno, si algún día voy a la capital de nuestro país vecino, no me perderé una vista a esta pastelería, espero no encontrar mucha cola! :D

elaise

elaise

06.12.2010 14:20

volveré con mi excepcional, un saludo

Suelafina

Suelafina

30.06.2010 05:43

Me encanta Lisboa. He estado dos veces. La proxima probare estos pasteles. Saludos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Pastéis de Belém, Lisboa ha sido leída 2805 veces por los usuarios:

"excepcional" por (75%):
  1. Maui07
  2. elaise
  3. fjredondo
y de usuarios adicionales 21

"muy útil" por (25%):
  1. rsanchezf
  2. Suelafina
  3. ALEVINA
y de usuarios adicionales 5

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Pastéis de Belém, Lisboa