Calidad versus cantidad.

2  18.12.2005

Ventajas:
calidad y atencion

Desventajas:
cantidad y precio

Recomendable: No 

Detalles:

Relación calidad precio del restaurante

Calidad de la comida del restaurante

Atención al cliente del restaurante

Limpieza del restaurante

más


danterec

Sobre mí: http://aforismosfamosos.blogsp ot.com

usuario desde:01.06.2000

Opiniones:532

Confianza conseguida:112

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 46 miembros de Ciao

Pues si,en estos dias de paz amistad camaraderia compañerismo y demas,y desde el año 97,un grupo de amigos que no nos vemos durante el resto del año aprovechamos la fecha (bastante mala por cierto) para vernos y cenar bien un dia al año.
A lo largo de estos años hemos peregrinado cada fecha proxima a la navidad (o alguna vez a principios de Enero) por diversos restaurantes de la ciudad,siendo sin duda los mejores y con diferencia el enrique becerra y el becerrita donde hemos recalado,frente a otros como San Marcos en calle Cuna,otro de calle San Eloy cuyo nombre no recuerdo,tambien El Candil de calle Salado y varios mas ubicados por el barrio de Los Remedios-Triana.
El pasado año lo intentamos en este mismo restaurante,El Poncio,pero estaba todo reservado,asi que el presente,y con veinte dias de antelacion reservamos mesa para diez personas en este Restaurante ubicado en pleno corazon del barrio de Triana.

Hay que decir que existe otro poncio en la antigua Expo 92,donde por circunstancias he desayunado mas de una vez pero nunca he almorzado,parece algo distinto de este con un comedor y un ambiente mas bien orientado a trabajadores de la zona de la Cartuja que el propio de un restaurante lujosillo,por lo que me ciño en esta opinion a nuestra cena en el de Triana.

Lo cierto es que,nada mas entrar,teniamos reservado un salon casi a la entrada del restaurante,muy bien decorado con motivos marineros y una gran mesa para nosotros.
Por lo que acabo de ver en la pagina web del restaurante,fue el mismo dueño el que nos atendio nada mas entrar,un tal willy y la verdad es que la atencion en todo momento fue bastante correcta.
Hay que decir,que frente a otros restaurantes donde como entrante nos ponian platitos diversos para picar, sin ni siquiera encargarlos,en esta ocasion no fue asi.
Nos dio una carta bonita de menu,con todos los platos que se podian pedir y por lo que comprobamos en la carta,el precio era alto,pero...bueno,si hay calidad y nos vamos a dar un homenaje....
Como entrantes,nos pedimos:
-ensalada verde con castrones de queso,crujientes de panceta ahumada y vinagreta de miel
-queso puro de oveja con vinagre balsamico
-huevos rotos con prueba de matanza.
Dos platos de cada cosa,a precios que oscilan entre 8 y 12 euros el plato.
Como platos de comida para cada uno, encargamos tres solomillos de buey glaseado en soja y jengibre con arroz mozarabe y siete presas de paletilla iberica con huevos al poncio con patatas rotas y fruta al moscatel
(precio del buey:22 euros.de la presa:20 euros)
-¿que postre tomaran los señores? hay que encargarlo ahora.
Es la primera vez que me preguntan que voy a tomar de postre,antes de comenzar a cenar pues siempre hay tiempo para decidir si uno despues esta lleno o no,pero al ver que no quedaba mas remedio,la mayor parte del personal pidio esponjita de chocolate caliente al aceite de oliva virgen extra y sopa de chocolate blanco (4,5 eurillos),otros dos por una tarta de manzana caliente con helado (para dos personas,8 euros) y yo con otros por un sorbete con limon y vodka(5,1 euros)
No nos parecio correcto eso de encargar el postre al mismo tiempo que los entrantes,y es curioso que haya que "encargarlo" pues entre el encargo y que llego paso mas de una hora,quizas lo ideal es preguntar justo al comienzo del plato de comida.
Despues,pedimos el vino (y no nos enseñaron la carta de vinos) recomendandonos el rioja de la casa,trayendonos un vino que se llama Emilio Moro.
La atencion,exquisita,de uniforme de color negro por parte del dueño,otro camarero con acento de madrid y una chica de buen ver,que ademas de no estar o bien "pasando" de la mesa o bien con su cara pegada a tu cogote todo el tiempo,aparecian para ver si necesitabamos algo a intervalos correctos.
Llegan por fin los dos primeros entrantes (no tuvimos que esperar mucho,la verdad) y se trataban del queso con vinagre balsamico.Un plato enorme,donde habia en cada uno:cinco trocitos de queso en lonchas finas con tres trozos de nueces y una salsa por encima que seria el vinagre balsamico.En apenas dos minutos se acabo el queso (eramos diez a la mesa).A mi me toco un trocito,y un cachito de nuez comprobando que era queso del bueno,pero...que pena,que poca cantidad.
A continuacion vinieron los dos platos de huevos rotos,un plato tambien enorme,donde en poca cantidad habia una amalgama parecida a un revuelto,y tras echarnos un poco cada uno,digamos que en cantidad infima,tuvimos que pedir otros dos platos de huevos rotos dado que no habia para todos.A esto que,al encargarlos llegan las ensaladas y.....horror.Un plato enorme,y en el centro,muy bien presentado,algo parecido a un minisombrero de esos que se ponen las mujeres en las bodas de postin.La ensalada tenia muy poca cantidad,muy bien presentada,eso si,pero se trataba de un plato muy grande donde en el centro,y con forma de sombrero,se acumulaban restos de panceta ( a mi me parece que me tocaron dos pequeños granitos de panceta).De nuevo a pedir otros dos platos de ensalada porque si no no podiamos probarla todos.
El sabor de los entrantes,exquisitos,muy bien presentados pero en cantidad minima lo que obliga a pedir un segundo plato de entrante (y hablamos de platos entre ocho y doce euros)
Entretanto,llegaba el vino llamado Emilio Moro,rioja de gran calidad por cierto con el que acompañamos la cena ( pedimos tres botellas sin conocer el precio) y como indico,con muy buena atencion por parte del restaurante.
Llegan al fin los platos de comida para cada uno,primero el solomillo de buey ,pedido por mi vecino en la mesa y para mi sorpresa veo que se trata de un plato enorme,pero que contenia:
-cuatro pequeños trozos de carne poco hecha
-dos o tres salsas alrededor
-un montoncito de arroz en cantidad infima
Entonces,llega el plato que he pedido,que como he indicado se trata de "presa de paletilla al poncio con patatas rotas y frutas al moscatel
Se trata,como todos,de un plato grande y bien presentado donde hay cuatro pequeños trozos de carne,por debajo de ellos se adivinan las patatas rotas,y una salsa y al lado,del tamaño de un huevo de codorniz,una patata cocida con una espuma que la recubre.
El sabor,exquisito,pero se nos hace a todos escasa la cantidad e incluso,por los comentarios de la mesa,nos quedabamos con hambre.
Justo despues de retirar los platos,aparece otra mujer con vestido estilo flamenco y nos obsequia con un chupito para cada uno de pedro jimenez,un vino de moscatel que por lo visto estaban haciendo promocion,bastante rico por cierto.
Y llegan los postres.
El mayoritario,de chocolate es un plato tambien grande y muy bien presentado que se mete por los ojos,en cantidad yo diria que apropiada para un postre.La tarta de manzana con helado,para dos personas,en un unico plato pero en cantidad mas propia para una unica persona.
Y la copa de vodka con sorbete de limon que me tome yo entre otros,pues se trataba de una copa fina,larga y delgada con poca cantidad y una apreciable capa al principio de sorbete,tambien diria yo que para quedarse corto.
Al final,nos preguntan si queremos cafe,a lo que contestamos que si,y nos sirvieron el cafe en unas tazas mas propias de servir cafe solo que con leche,es decir tazas muy pequeñas.
Despues del cafe,vino la dolorosa:
512,82 euros fue el total,es decir que tocamos a 52 euros por barba a cambio de un trocito de queso,un trocito de nuez,un mini plato de huevos rotos,dos panecillos,un poco de ensalada,cuatro trocitos de carne,una pequeña patata,dos copas de vino,dos chupitos de pedro jimenez que eran gratis,una copita de sorbete con algo de vodka y un cafelito en taza pequeña.
Alguno dijo que nos la estaban clavando con el vino,pero creo que eran los precios de los platos,20 euros por la presa,otros 10 por los platos de entrada,el postre y luego el minicafelito.
El pasado año,tocamos a 34 euros por barba y nos quedamos hartos,aparte de las botella de licor que nos regalaron para tomar chupitos,y sin mucha diferencia en la calidad y la atencion.
Resumiendo:
La calidad y la atencion,excelentes,la comida muy buena y bien presentada,con nombres rinbombantes pero en cantidades minimas.
Ideal para hombres de negocio o empresas que le pagan la comida a alguien sin limites.
Recomendable pedir mas de un plato para no quedarse con hambre.
El resto de los mortales,abstenerse.Tras salir del restaurante hemos decidido no volver.
Tiene web donde se puede ver la carta y mas detalles:
www.ponciorestaurantes.com


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
KatiaK

KatiaK

15.05.2006 14:35

Pues vaya faena, aunque mira, te ha dado la oportunidad de escribir una opinión muy buena.

Desen

Desen

28.04.2006 02:29

Lo tendré en cuenta, pero para no ir. Una recomendación, por si no lo conoces, "El Abuelo" en C/ Álvaro de Bazán. Un saludo

anuskam32

anuskam32

11.01.2006 09:06

hola, feliz año! vaya nombrecitos qe tienen ehh. besitos

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Poncio, Sevilla - opinión de cabezondpa Querer y no poder
  muy útil
Poncio, Sevilla - opinión de YleniAB Triana Pura
  muy útil
Evaluaciones
Esta opinión sobre Poncio, Sevilla ha sido leída 2045 veces por los usuarios:

"excepcional" por (9%):
  1. KatiaK
  2. anuskam32
  3. erbicho79
y de usuarios adicionales 6

"muy útil" por (91%):
  1. Desen
  2. Calae
  3. cyberR
y de usuarios adicionales 93

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Poncio, Sevilla