Cirugía refractiva para una vista de lince

5  15.08.2008

Ventajas:
Todas

Desventajas:
Ninguna

Recomendable: Sí 

melina81

Sobre mí:

usuario desde:01.05.2008

Opiniones:90

Confianza conseguida:54

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 13 miembros de Ciao

A petición de nuestra compañera nuca31 os voy a contar mi operación de la vista.

Me operé hace 9 meses o así, y estoy muy contenta con los resultados. La mayoría de la gente que conozco ha tenido resultados muy satisfactorios, pero todo el mundo habla del resultado final y del proceso nada. Yo creo que hay cosas que debería haber sabido antes de la operación. Así que escribo esta opi para orientaros un poquito.

Mi diagnóstico

Empecé a usar gafas a los 14 años, de una forma muy imprevista en el instituto. No llegaba a tener 1 dioptría, pero era lo suficiente como para ver borroso algunas cosas de lejos.

A raíz de entonces cada año que iba a mi revisión oftalmológica me crecía la miopía: 0,5, 0,75, 1 dioptría. Esta situación era de lo más deprimente porque a veces no había pasado un año y ya notaba que con mis gafas o lentillas la visión no era totalmente nítida.

Además tengo el ojo un poco seco por lo que aguantaba las lentillas lo justo.

Mi última graduación fue casi 5 dioptrías en cada ojo. Al llevar más de dos años con la misma graduación, no lo pensé más y decidí operarme.

El precio de ser miope

Yo además de usar gafas, usaba lentillas. Mis cristales eran con antirreflejante y reducidos (porque la graduación que yo tenía era muy alta y los cristales sin reducción eran gordísimo).
Cada cristal: 100 euros x 2 = 200 euros

Gafas: si eran de marca mínimo 100 euros. De una marca normalita o "marca blanca" de la óptica = 50 euros

Pack de lentillas para 6 meses con líquidos = 90 euros x 2, al año = 150 euros

Total al año, sin que se te rompa ningún cristal, pierdas ninguna lentilla o cambie tu graduación: 400 euros como mínimo.

Elección de la clínica

Yo tenía muy claro que si me operaba lo haría en la Clínica Oftalmológica Fernández Vega de Oviedo.

¿Los motivos? Bueno pues aparte de que soy asturiana de nacimiento y tengo familia en Oviedo, conocía a mucha gente que se había hecho esta intervención allí con resultados extraordinarios.

Su prestigio es de sobra conocido (las infantas se han operado allí, la selección de baloncesto, entre muchos otros).

Aparte de esto, conozco casos de gente a la que le han hecho las pruebas para saber si una persona es apta para la cirugía refractiva y en esta clínica les han dicho que no era conveniente (y otras pues sí). Quiero decir con esto que en esta clínica no buscan clientes a toda costa porque ya los tienen. De hecho hay que pedir cita con bastante antelación.

Como curiosidad os diré que la calle donde tienen la clínica se llama Avda. Fernández Vega. Imaginaos la importancia que tienen estos oftalmólogos.

Os dejo el enlace de la clínica por si queréis saber más información sobre ellos: www.fernandez-vega.com

¿Soy apta para operarme?

El año pasado me dieron cita a mediados de julio para hacerme las pruebas de aptitud para la intervención. Cuando llamé por teléfono para pedir cita ya me asignaron un oftalmólogo, el Dr. Yllera.

La clínica tiene nombre por la familia Fernández Vega pero también hay un equipo médico grandísimo. Los Fernández Vega operan a la gente un poco más VIP.

Antes de la prueba

Muy importante no haber usado lentillas 3 días antes de la consulta, ya que los resultados no pueden ser igual de fiables.

Esta prueba cuesta 90 euros.

Me citaron a las 9 de la mañana. Flipé al ver la clínica tan enorme (y estaban ampliando!). En las salas de espera (digo salas porque hay varias) había muchísima gente. Pero fue llegar y enseguida vino una chica a por mí. Te van pasando por distintas salas y te hacen distintas pruebas, desde graduación, a mirarte el fondo de ojo, etc. Me dilataron las pupilas y me aplicaron unas cuantas gotas, no me preguntéis para qué. Todo lo que te van viendo lo apuntan en unas cartulinas con tu número de historia.

Dos horas y algo más tarde me pasan a la consulta del Dr. Yllera. Las dos horas no fueron de espera. De hecho se me pasó muy rápido porque me hicieron mil pruebas muy exhaustivas.

El Dr. me hizo unas cuantas pruebas más y finalmente me dio un diagnóstico. Me dijo que Sí era apta. Me dijo que el único inconveniente que yo tenía era que tenía el ojo muy seco y que la operación me lo secaría aún más. Por este motivo me recomendó no operarme en pleno invierno ni en verano, ya que las condiciones climatológicas de estas temporadas no son las más adecuadas para el ojo seco.

Me indicó que estaba en el límite de la cirugía láser convencional. Es decir al tener casi 5 dioptrías tenía dos posibilidades para operarme:

- La cirugía láser que suele hacerse todo el mundo.

- O implantarme como una especie de lentilla en el ojo.

Ambas operaciones tenían sus ventajas e inconvenientes: en el láser la recuperación no es tan inmediata como si te ponen una lente, pero la de la lente es más dolorosa y no se operan a la vez los dos ojos.

El Dr. me comentó que la mayoría de gente en mi caso se hacía láser, así que esa fue también mi decisión. También me advirtió de que en 1% de los casos se presentaban algunas complicaciones en la intervención.

El precio 3.000 euros con todas las consultas durante ese año incluidas.

Finalmente la secretaria me dio cita y me explicó los cuidados previos a la operación. Ya estaba hecho. Mi operación sería el 24 de Octubre.

Un breve apunte sobre la miopía

Un ojo con visión normal enfoca la imagen en la retina. Cuando se enfoca delante estamos ante un problema de miopía (detrás es hipermetropía) y una visión borrosa.

Las personas miopes no ven bien de lejos, teniendo perfecta nitidez ante objetos cercanos.

La cirugía refractiva lo que hace es mediante la ablación corneal modificar la curvatura de una de las muchas capas de la córnea (hablando claro como si quemaran un poco esa capa para que tu ojo enfoque en la retina).

La tecnología avanza a pasos agigantados en todos los campos. Por ello cada vez existen más técnicas quirúrgicas para la corrección de los problemas de la vista.

La técnica con la que me operaron a mí recibe el nombre de Láser Excimer -LASIK-.

¿En qué consiste?

Se levanta una capa de la córnea llamada flap y es ahí donde "te queman" con el láser. Te vuelven a colocar la capita esta, y ale, ya estás operada, jeje.

Mis miedos previos

En general no estaba nada nerviosa pero había dos cuestiones que me inquietaban un poco, como por ejemplo, yo normalmente cuando se me mete algo en el ojo soy súper exagerada y enseguida lo cierro. Tenía miedo al hecho de estar toda la operación con los ojos abiertos. Algo que veía muy difícil de aguantar.

Otra de las cosas que me preguntaba era si las operaciones estas son tan efectivas ¿por qué todos los oftalmólogos llevan gafas? Pues la respuesta es que los médicos seguramente no tienen ningún problema de miopía, sino de vista cansada. Es decir aunque yo me opere, esto no me libra de dentro de 20 años tener que usar gafas.

Diario de mi operación

Un día antes de la operación

El día previo a mi operación te citan en la clínica para realizarte una revisión y comprobar que todo es correcto.

Una semana antes no puedes ponerte lentillas. Durante todo ese día tienes que lavarte los párpados con unas toallitas llamadas LEPHADOSIS, y echarte unas gotas llamadas EXOCIN (son unas gotas antibióticas). Todo esto te lo indican el día que vas a hacerte el examen para saber si eres apto para la operación.

Yo personalmente no estaba nada nerviosa. Tenía tantas ganas de operarme y me habían hablado tan bien de la operación que estaba de lo más tranquila.


El día de la operación

8.30 de la mañana. Llego a la clínica. Antes de ir me tuve que lavar los párpados y aplicarme las gotas como el día anterior.

Para operarte tienes que entrar por la zona de cirugía. La chica que está en recepción me pregunta si me he tomado algún tranquilizante. Le contesto que no y me da un valium, tranquimacin o alguna cosa de estas. Me dijo que aunque no era dolorosa el Dr. prefería que los pacientes se tomaran un analgésico de este tipo.

Y a las 9 en la sala de espera pronuncian mi nombre. JAAAAAAAAR, ahí me cagué, jeje. Le dejé las gafas a mis padres y mi padre, más nervioso que yo me dio un beso de lo más tierno, jeje. Ni que fueran a hacerme una operación a corazón abierto.

Entro en la sala y una auxiliar me pone una especie de bata quirúrgica, unos patucos, un gorrito, todo. Me limpia la cara con betadine y me echa unas gotas anestésicas. Ahí como ya no tienes gafas yo no veía ni torta.

Después un médico me sienta y empieza a hacerme dibujarme con un rotulador no sé qué cosas en los párpados. Me hacía unas cosquillas, jaja.

Y de ahí me pasan a otra sala con cuatro sillones, que comunica con el quirófano en sí. Ya había una chica sentada allí.

Al rato vino otra, metieron en quirófano a la primera y al rato entró otro chico. Ya estaban los 4 sillones ocupados.

10 minutos más tardes me llama una chica para entrar ya en el quirófano.

Las camillas eran parecidas a las de los dentistas. Me sentaron allí y la camilla se inclinó de tal forma que quedas completamente tumbada.

Me ponen una especie de pinzas para mantener los párpados abiertos. Primero un ojo y después el otro.

Comienza mi operación. Lo primero que te hacen es el corte por láser. Este fue el momento que peor lo pasé. En cuanto la máquina esta se puso en marcha noté como una presión en el ojo que me asusté. No sé cómo hice pero tuve que mover el ojo, a pesar de tenerlo abierto. El médico me rogó que estuviera lo más quieta posible porque era un momento crucial de la operación.

Yo vi como una especie de anilla que se posaba en el ojo y la sensación de que me estuvieran absorbiendo el ojo. A ver no es nada doloroso pero es una sensación desagradable. Lo bueno es que dura dos minutos. Y de repente dejas de ver.

Fue ese el único momento en el que dije ¿dónde me he metido?

La misma operación con el otro ojo. Y ya me levantan de la camilla y me pasan otra vez al sillón. Ahí ya podías abrir los ojos y seguía viendo borroso.

Ah! Antes de que se me olvide, un consejo si os vais a operar es que el día antes no comáis en exceso, y mucho menos cosas con mucha fibra. Aunque parezca un poco cómico, una de las chicas que estaba allí sentada se puso tan nerviosa, que le dio el apretón, jaja. Y en mitad del proceso tuvieron que acompañarla al baño.

Pues nada 15 minutos más tarde me vuelven a llamar para que entre otra vez en el quirófano. Ahí me agarraron la frente con esparadrapo de ese para que no la moviera jaja. Y me vuelven a poner la pinza esa en el ojo y me tapan el otro. Ahora sí que empezaba la operación. El médico con unas pincitas (supongo) me empieza a quitar unas capas del ojo, no sé cuántas eran pero a mí me parecieron demasiadas jeje. Y me dice que no pare de mirar a la luz roja. Yo sin gafas y tan miope veía algo rojo súper borroso muy a lo lejos, a veces ni la veía pero pensaba si el médico dice que hay luz roja tu mira al frente que la luz debe estar por algún lado.

De repente la luz roja empieza a girar y se oye ras ras ras ras y me llega un olorcillo a quemado que pa qué.

Termina la luz de girar y con una especie de pincel me empieza poner las capitas estas otra vez en su sitio. Luego me echa un chorreón de un líquido que parece agua.

Ahí ya está concluida la operación. Pero en mi caso como tengo el ojo seco me pincharon una cosa en el párpado inferior, que oftalmológicamente se llaman tapones. Es un procedimiento que ayuda a que la poca lágrima que produce tu ojo permanezca más tiempo en él y drene mejor.

Todo este proceso no duele ni es molesto para nada.

En total no sé cuánto tiempo estuve en las salas aquellas porque te van echando gotas constantemente y tienes que esperar en los sillones, pero el proceso en sí es cortísimo: El corte a lo mejor son unos 3 minutos y el láser unos 5 quizás. En total si me hubieran hecho el proceso del tirón supongo que unos 16 minutos o así.

Antes de salir me indican que lleve gafas de sol durante todo el día y que me aplique una serie de gotas antibióticas (cada 8 horas), lubricantes (cada media hora), y otras que no me acuerdo para qué eran.

Me dan un neceser con las gotas, las gafas de sol y me dicen que vuelva al día siguiente a las 8 de la mañana. En el neceser hay una cosa para que te pongas en los ojos por la noche para evitar que te frotes.

Bueno pues me fui de allí sin ver una mierda. Ese día comí poquísimo porque me puse de los nervios al salir de allí. Era como que no asimilaba aquello y me pasé toda la tarde durmiendo.

El día después

Cuando llegué me encontré a una de las chicas que se operó cuando yo y lo primero que me dijo ella "Tía esto es milagroso, veo de maravilla". Ahí no daba crédito porque yo no veía tres en un burro.

Me vio el médico que me operó y dijo que todo parecía que estaba bien. Tenía que seguir con las gotas cada media hora la primera semana y las gotas antibióticas una semana más o algo así. Me dijo que a partir de ese momento me aplicara muchísimo las gotas para humedecer los ojos y que me recomendaba que en mi caso no fuera a trabajar hasta una semana después.

Normalmente al día siguiente puedes ir a trabajar pero en mi caso curraba en un sitio donde por la naturaleza del mismo me iba a costar más la recuperación.


Tras dos meses

Cada vez que me despertaba antes de abrir los ojos buscaba mis gafas en la mesita de noche. Cuando me metía en la ducha hacía el gesto de quitarme las gafas, jeje.

Volví a la clínica en Navidades y mi médico me dijo que el proceso de recuperación estaba siendo correcto.

En esos meses yo no noté una recuperación inmediata ni mucho menos, sobre todo por el trabajo que tenía que ejercer, era como si me demorara la recuperación.

Hay veces que me agobiaba porque no tenía más remedio que usar el ordenador y me notaba la vista borrosa. Además que tuve que usar gafas de sol hasta dentro de la oficina porque los alógenos me molestaban.

En la clínica me recomendaron que comprar un humidificador para que el ambiente estuviera más húmedo. Me compré uno en mediamarkt por 30 euros, y me vino como mano de santo.

Al mes o así veía muchísimo mejor, pero la visión nocturna era regular. Las luces de las tiendas, los letreros luminosos, los paneles de tráfico, etc, los veía un pelín borrosos.

Un día me levanté y veía genial.

Después de 6 meses

En abril volví a revisión. Yo veía genial. Me seguía echando las gotas lubricantes para los ojos cuando lo necesitaba pero en términos generales veía de puta madre jaja.

Los ópticos que me vieron y mi médico al final me dijo que tenía la visión al 100%. ¡Yujuuuuuu!

Me indicó que a partir de los 6 meses es muy raro que esa situación cambiase.

Hoy

Aún no he ido a la revisión del año de la operación, pero tengo una vista de lince.

Cuando veo fotos de hace un año con gafas, es que me parecen súper lejanas. Es como si toda mi vida hubiera tenido esta calidad en la visión. Estoy feliz con los resultados.

Mi recomendación

- Tienes que estar muy seguro/a de que quieres operarte.

- Cada caso es diferente y único. Una persona se puede recuperar de un día para otro y tú quizás más tarde. De la misma forma puede que esa persona que se recupere antes, no se le quede una visión del 100%. Cada persona es un mundo.

- Elige la clínica en función a recomendaciones de personas que se la hayan hecho allí. Te dará más tranquilidad, sobre todo si te han contado su experiencia.

- Bajo ningún concepto veas en youtube operaciones de miopía. El ojo es una parte súper delicada y la operación acojona un poco. Yo tenía tanta curiosidad después de operarme que la vi por internet para saber lo que me habían hecho. Pero si la ves antes te sugestiona y te puede hacer cambiar de opinión.

- Después de la operación no te frotes los ojos bajo ningún concepto. Seguramente tengas la necesidad de rascarte, pero yo creo que esto es todo psicológico. Basta que sepas que no puedes tocarte para tener esa necesidad. Los humanos somos pura contradicción, jeje.

- ¿Y cuándo me maquillo? Pues yo a la semana de la operación ya me aplicaba corrector de ojeras porque parecía Fétido (el de la Familia Adams). Y a las dos semanas o así ya me pintaba tan normal pero con cuidado de no presionar demasiado el ojo al maquillarme y al limpiarme.

- Las gotas que mejor me han venido a mí son unas que me recomendaron en la clínica y que son un poco caras 12 euros el bote. Se llaman Hyabak. También he probado unas que son en formato unidosis y se llaman Aquoral. Estas dos gotas son un pelín oleosas por lo que la lágrima permanece más tiempo en el ojo. Es verdad que al principio se te queda un poco borroso, pero con parpadear un par de veces es suficiente.

En resumen

Como os podéis imaginar si habéis leído toda mi opinión recomiendo la operación al 100%. Además de recuperar la visión, los ojos también recuperan una luz que no tenían cuando usaba las gafas. Se me ven los ojos más grandes, y más bonitos. Y sobre todo lo que se siente es una sensación de completa libertad.

Si tenéis alguna duda, estaré encantada de "intentar" aclararla, además de por mi experiencia porque tengo una hermana que es Óptica.

Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo (Friedrich Hebbel)

Besootes

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Maryjoe79

Maryjoe79

11.09.2008 16:05

Impresionante!!!, yo tengo esa asignatura pendiente pero me da cague, tengo referencias de mi marido que se ha operado y era de los que de un día para otro veían a la perfección, pero el tema del corte me da un miedo horrible. Dicen además que no es conveniente antes de dar a luz porque el embarazo te sube la dioptrias, no sé si será o no un bulo, pero me frena mucho. En cuanto al precio me parece un poco elevado, a mi marido le cobraron en la clínica 900 € por cada ojo con la misma técnica ( el Lasik ) y en esa misma clínica se han operado otros tres amigos, todos hablan maravillas de ella y la recomiendan absolutamente. Eso si, tu las pinturas que no falten eh!!... Excepcional opinión, ( ahora ya me deja ). Un beso!

Nadine88

Nadine88

06.09.2008 18:37

¡No sabes lo bien que me viene este megareportaje! Yo soy una miope más con 1,5 y 2 dioptrías en cada ojo respectivamente y me he planteado operarme, quizás no de inmediato porque me siguen aumentando las dioptrías (leeeentameeentee, pero aumentan), y tu experiencia me ha venido genial porque no tenía ni idea de como va este tipo de operación. Eso sí, da un poco de yuyu tanto trasteo en los ojos... Pero supongo que acabaré pasando por el aro, porque tanto gafas como lentillas me parecen un tostón... Besos

Iamacylon

Iamacylon

25.08.2008 19:31

En casos como éste, la palabra "opi" se queda corta. Más bien podríamos hablar de "reportaje", "crónica", "informe", "documental" o "Diario de" (como la Milá!! ^^ ). Muy bien relatado y sumamente ameno de leer, tu experiencia puede ser muy provechosa para quien se esté planteando pasar por el quirófano. Gracias por compartir tu experiencia con nosotros, y espero que si vuelves a usar unas gafas sean sólo para protegerte del sol :) BSS

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Por la letra C ha sido leída 3592 veces por los usuarios:

"excepcional" por (55%):
  1. Maryjoe79
  2. Nadine88
  3. Iamacylon
y de usuarios adicionales 9

"muy útil" por (45%):
  1. Nauj80
  2. lomari1979
  3. Luna_lunera_Cascabelera
y de usuarios adicionales 7

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.