Concordia.Esa alocada reverencia mortal

1  14.02.2012 (28.02.2012)

Ventajas:
no se le ve ninguna

Desventajas:
como mínimo, 32

Recomendable: No 

allegro

Sobre mí: 22 opiniones y 91 compañeros en Ciao.Uk y 59 opiniones y 132 compañeros en Ciao.It, con educación y ...

usuario desde:05.10.2004

Opiniones:69

Confianza conseguida:80

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 47 miembros de Ciao

Mi sección personal : vivir cada día

Ha pasado exactamente un mes desde esa mortal “reverencia” que el Costa Concordia pretendía ofrecer a la pequeña isla del Giglio. Un mes en el cual hemos seguido con asombro como para miles de personas unas vacaciones en el mar se han transformado en una pesadilla y, para 32 de ellas, en una muerte absurda y incomprensible.

La horrenda mole de la Concordia tumbada en un costado ha dominado varios telediarios. Escribo horrenda en doble sentido, en primer lugar porque un barco está hecho para dominar recto sobre las olas o, cuando va mal, hundirse con lúgubre solemnidad como un gigante derrotado.
Recuerdo, hace muchos años una playa del mar Negro, prácticamente desierta, con la presencia impotente y imponente de un carguero negro con la linea de flotación en rojo.Nunca sabido que hacía allí, que había pasado y que harían con él. Pero tenía su dignidad, por lo menos estaba perfectamente vertical.

Segundo, el Concordia, como todos los grandes barcos de crucero, era feo.No al interior, verdadera ciudad flotante con muchos más servicios de cualquier hotel de lujo, para permitir a personas – a miles de personas – de divertirse o por lo menos pasar el tiempo agradablemente, ya que la gente embarcada no pueden decir “voy a hacer 4 pasos en Passeig de Grácia” o ir al gimnasio o al cine. No, todo debe estar concentrado al interior o en los puentes del barco, y los pasajeros (mejor decir “los huéspedes”, para seguir con la comparación con el hotel) deben estar satisfechos. Pero estéticamente daba pena. Si se le compara con el Andrea Doria que tuvo similar triste destino en el lejano 1956, del cual adjunto una foto,diría que el Andrea Doria está a Concordia como las elegantes mansiones de Pedralbes se comparan con los edificios de viviendas que acogen al viajero en tren que llega a la periferia de Barcelona-Hospitalet.Dejamos estas divagaciones, influenciadas también por el hecho que el viaje de mis padres desde Barcelona a New York fue bruscamente interrumpido cuando el Andrea Doria chocó con el navío Sueco Stockolm y se hundió en el Atlántico, en el drama del Concordia tenemos las siguientes dramatis personae :
  • unas 2.000 personas que se concedían un crucero por los más variados motivos y que confiaban en una de las compañías más apreciadas y conocidas
  • unos 1,000 empleados entre marineros y personal de camarotes de las más variadas nacionalidades y orígenes, a menudo con escasas nociones de Italiano, Inglés. La dificultad de comunicación y compenetración en esta babel de idiomas no ayudó, sin lugar a dudas, a un ordenado desarrollo de las operaciones que siguieron al choque con las rocas del Giglio.
  • Un staff de dirección del barco que, para usar un eufemismo, ha revelado importantes carencias. Por lo menos uno ha sido excepción, el jefe comisario de abordo que ha sido salvado in extremis, herido, atrapado en las estructuras del barco cuando, por iniciativa personal, iba buscando en los camarotes pasajeros desorientados para llevarlos hacia la salvación.
    Fotos de Por la letra C
    • Por la letra C Andrea_Doria~0 - Por la letra C
    • Por la letra C doriasink - Por la letra C
    • Por la letra C normal_DSC01320 - Por la letra C
    Por la letra C Andrea_Doria~0 - Por la letra C
    El Andrea Doria
    Muchos de sus colegas, mientras el oficial se arrastraba por los interminables pasillos peligrosamente inclinados del gigante herido, ya se encontraban tranquilamente a tierra
  • una unidad de crisis de la compañía cuyos rol y decisiones todavía están poco claros
  • la comandancia del puerto de Livorno que se puso en estado de emergencia preventivamente, sin haber recibido alarmas, a la vista de las erráticas maniobras del Concordia. Y el oficial de turno, el comandante Di Falco, ya celebre protagonista de la increíble conversación con el capitán del Concordia. Para quien, como yo, conoce el Italiano, ha sido especialmente notable no tanto lo que decía, que después de todo era lógico, cuanto la determinación y decisión que su tono revelaba, poco habitual en un país de lenguaje aterciopelado. Lástima que, con un interlocutor mentalmente desbandado – o por lo menos así parece – sus ordenes no hayan dado resultado
  • un mogollón de marineros, helicopteristas, hombres rana, palumbarios, bomberos que se han empeñado al limite en las ayudas y en la búsqueda de supervivientes
  • una población de la isla que ha hecho mucho para ofrecer alivio a ese ejército de náufragos helados, desconcertados, pavorosos desembarcados en su pueblo. Y que ahora empieza a manifestar su inquietud ante la perspectiva que esta chatarra domine el paisaje de su mar por mese (¿o años?)

Y como contorno :
  • una praxis demencial, denominada ceremonia de la reverencia (inchino en Italiano), que según parece tiene su origen en la costumbre, hace muchísimos años, de los comandantes de la compañía Lauro de desfilar al son de las sirenas delante de la mansión que daba al mar del armador Napoletano Achille Lauro, su patrón, que los saludaba desde la terraza agitando una bufanda blanca. Conclusión, navíos del tamaño de portaaviones atómicos pasan a distancias de la costa similares a las de seguridad legalmente establecidas para los pequeños yates o las motos de agua
  • 2.400 toneladas de combustible y otros materiales contaminantes de vario tipo que pueden afectar seriamente nuestro mar, y que finalmente han empezado a ser bombeadas hoy. Si es cierto que las cantidades son mínimas, por suerte no es el naufragio de un superpetrolero, hay que subrayar que nuestro mar tiene capacidades de recuperación y regeneración muy limitadas respecto a los oceanos. Parece que todo ha empezado bien, esperemos que siga así.
  • Una secuela interminable de juicios de todo tipo, algunos de cajón como la investigación penal por la pérdida de vidas, otros de índole económica, como las demandas interpuestas por algunos pasajeros por indemnizaciones multimillonarias, se habla de 460 millones de dólares. Por su parte, un miembro de la tripulación, Peruano, ha presentado demanda de indemnización a un tribunal de Chicago (quien sabe porque Chicago. cuando la Carnival, que detiene las acciones de la Costa, tiene sede a Miami, y siendo la Costa una sociedad anónima de derecho Italiano, ¿que tienen que ver los tribunales Americanos?Pregunta sin respuestas, no soy abogado) por 100 millones de dólares. En todas estas pretensiones astronómicas es demasiado evidente la ávida mano de los bufetes legales americanos que van a porcentaje sobre las sumas obtenidas. Apuesto que si al camarero o cocinero Peruano le ofrecieran 10,000$ en mano (con los abogados a distancia), aceptaría dando brincos de alegría. Quien sabe si el buen Peruano ha sido igual de tempestivo en la asistencia de los pasajeros del barco donde trabajaba, sus clientes.

*******************
Cuando se verifica una catástrofe de esta naturaleza, es casi siempre posible distinguir las fases culminantes, en la contingencia dividiría el drama en dos actos :
1. La colisión y sus causas

2. La evacuación del navío

Sobre el punto 1 no hay mucho que decir. Las investigaciones averiguarán, se espera antes de 10 años, porqué tuvo lugar y a quien atribuir la responsabilidad, ya que de ninguna manera se puede asumir que un navío de última generación se haya estrellado por avaría electrónicas o mecánicas de los instrumentos o de las máquinas.
Los incidentes existen en el mar, en tierra, en el cielo. El viaje seguro al 100% no existe, la mayoría de las veces el error humano es el causante de la catástrofe, por esto se trata de aminorar en todo lo posible sus consecuencias. Lo cierto es que el Concordia se acercó a la isla a una velocidad alocada de más de 15 nudos, apuntando al sur del puerto y virando a la derecha al último momento. Tamaño elefante lanzado a esa velocidad desde luego no puede hacer un elegante viraje in extremis sin desbandar lateralmente , y fue en consecuencia de este deslizamiento que fue a dar contra las rocas con el flanco izquierdo, exactamente como un coche que ha cogido una curva a velocidad inadecuada, ralentizando bruscamente por la colisión.Como un gigantesco abrelatas, las rocas abrían una brecha en la quilla de casi 90 metros. Toneladas de agua invadían las entrañas.
Después, quien sabe lo que pasó, de hecho el barco inició un lento “cap i cua”, una rotación sobre si mismo, superando a distancia la entrada del puerto a marcha atrás, para terminar su demencial carrera, como a cámara lenta, con un movimiento lateral que lo llevó a colisionar otra vez con otras rocas, esta vez con el costado derecho. Quien quisiera tener una excepcional reconstrucción digital, ensamblada a través de GPS y escalofriante en su aséptico tecnicismo, acceda a este link :http://www.qps.nl/display/qastor/2012/01/17/20120117_stranding.
Desde el momento del primer impacto (hora de Greenwich 20,45) había transcurrido una hora y 18 minutos. La progresiva inclinación del barco y el naufragio en sentido estricto empezaron en ese momento.

Punto 2.
En abstracto, si en un naufragio de un barco con más de 3.000 personas a bordo ha habido 32 victimas entre muertos y dispersos, parecería un resultado brillante, siempre que sea admisible el adjetivo en tales circunstancias. En la realidad, por lo menos 30 de ellas es como si hubiesen sido asesinadas.La orden de abandonar el barco fue dada con inconcebible retraso, anteriormente parece cierto que alguien de la tripulación invitó a los pasajeros a volver a sus camarotes, el personal que tenía a su cargo los sectores de alojamiento no se preocupó de inspeccionar las habitaciones de su competencia para averiguar que todos se habían desplazados al puente de abandono del barco, faltó una coordinación minimamente decente y a mi entender esa filmación a rayos infrarrojos que retrata la larga cola de personas que en el costado esperan su turno para abandonar el gigante herido demuestra que en conjunto no hubo pánico entre los pasajeros, que desde luego bien tenían derecho a ser atenazados por él. Desgraciadamente, no se puede decir lo mismo de por lo menos algunos de los oficiales.¿como es posible que comandante, primer oficial , responsables de los servicios médico de a bordo, para citar los casos ciertos, se encontraran tranquilamente en una lancha cuando todavía había centenares – o miles – de pasajeros a bordo?No es el primer caso, en las tragedias del mar, pero no es un eximente.
Cuando se es oficial de un navío, en especial de un barco de crucero repleto de personas muchas veces inexperta de mar, no es suficiente conocer rutas, longitudes, profundidades. Deberían ser presentes dotes de lucidez, auto control, frialdad, determinación – dejamos de lado la palabra coraje, que reservamos para el jefe comisario que debería ocuparse de trámites burocráticos y de abastecer las cocinas de suficientes jamones para el crucero, en vez de ir buscando y sacar a la salvación pasajeros en las oscuridades del barco condenado.
Puede ser que estas calidades nunca tengan que ser puestas a prueba, en el Concordia sí lo fueron, y fracasaron. Y pensar que las circunstancias no podían ser más “favorables”.De acuerdo, Enero, pero no las aguas heladas del Atlántico Norte, o peor del mar del Norte, las clementes del Mediterraneo. Y nada de alta mar, la tierra firme, aunque fuese una isla, a pocas decenas de metros. Y ningún incendio a bordo, el peor enemigo de quien viaja por mar. No sé, habría que preguntarse como se seleccionan estos elementos en Casa Costa.El grupo de mando de un barco enorme, carísimo, lleno de gente debería ser una elite selecta. Cabría preguntarse como serán las tripulaciones y los mandos de barcos más modestos, pero rehúso hacerlo. Demasiadas veces la historia ha demostrado que se encuentran más valientes entre los sargentos que entre los generales.

Con intención no quise nombrar personalmente al comandante Schettino en el momento en que es sometido a una lapidación mundial sin piedad. Peró la tentación es fuerte, por lo menos de comparar su comportamiento con el del comandante del Andrea Doria, ya citado. Mi padre, joven periodista hasta la médula también en esa circunstancia, escribió que, después que todo el mundo fue a salvo, mintió a sus oficiales (ellos también estaban todavía a bordo del transatlántico condenado) “váyanse , yo vendré dentro de un rato”, y se dejo arrastrar en una lancha solamente cuando algunos de los suyos contestaron “si Ud. no viene, nosotros no nos movemos”.Se llamaba Piero Calamai.No sé, otra Italia y otros hombres. A lo mejor el comandante Schettino pensó que hubiese sido deshonroso quedarse a bordo de un barco que después de todo ni siquiera se puede decir que se haya hundido, solo obscenamente herido de muerte.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Tomy23

Tomy23

04.01.2013 23:48

De vergüenza, por la falta de rigor y de sentido de la responsabilidad. Justa tu alusión a que sabido es que hay más valientes entre sargentos que entre generales. En cuanto a lo de los abogados, cierto es que su sistema de minutar casi siempre es a razón del porcentaje de la cuantía del procedimiento. Y claro, a mayor cifra insensata, mayor será su minuta. Y, si con un poco de suerte, además consiguen ganar, encima se llevan de propina un prestigio inmerecido. Porque me parece hurgar en la carroña de las desgracias de los demás. Como siempre, Jose, todo un placer leerte. Un beso!

SOCIEDAD3

SOCIEDAD3

05.06.2012 12:01

Excepcional opinion. Es una vergüenza, primero la manera de actuar de este sin nombre y segundo, la falta de rigor de la compañia que por lo visto y comentado le parecia bien este tipo de actuaciones peligrosas para lucir sus barcos. Que pena. Saludos y decirte que tienes un perro muy bonito.

madelacasa

madelacasa

21.05.2012 16:43

No se sabe ni el daño que ha causado ni cuanto causará el mal hacer de un incompetente. Mas de 230 cruceros surcan los mares en miles de viajes recreativos en este planeta al cabo del año y el desprestigio que ha generado este tipejo ha dado la vuelta al mundo como un reguero de polvora. Deberia de ser ejemplar y público el castigo que se le aplique, tan publico como el desastre en si, para que a ningun marinerucho de agua dulce se le ocurra hacer ninuna chuleria por el estilo, poniendo en riesgo la vida de cientos de personas. La reaccion fue tan arriesgada como estupida, es como si un piloto de avion de Jaén, en un vuelo Madrid-Malaga hiciera un vuelo rasante por la ciudad para que lo viera su máma. Lamentable.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Por la letra C ha sido leída 1128 veces por los usuarios:

"excepcional" por (86%):
  1. Tomy23
  2. SOCIEDAD3
  3. madelacasa
y de usuarios adicionales 40

"muy útil" por (14%):
  1. Estocolmogomez
  2. auroraboreal_resistire
  3. wrara
y de usuarios adicionales 4

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.