Introspección I

1  18.04.2010

Ventajas:
.  .  .  .  .

Desventajas:
.  .  .  .

Recomendable: No 

La_cara_oculta

Sobre mí:

usuario desde:15.12.2009

Opiniones:82

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 16 miembros de Ciao

Me quedaré aquí, inmóvil, sin dar un paso atrás ni dos hacia delante: seré una roca inamovible azotada por el viento y lamida por el océano cruel. Permaneceré quieta mientras me toman de las manos y, tiran de mí en direcciones contrarias hasta desgarrarme, ofreciendo mis miembros descuartizados a una atávica deidad sedienta de sangre. Dedos, manos, antebrazos, brazos, piernas, rodillas, cabeza, piel, carne, huesos y vísceras. La idea de ofrecerme en sacrificio a la tierra me parece deliciosa, no creo en dioses todopoderosos, sin embargo sé que ninguna deidad es tan compasiva y cruel al mismo tiempo como esa Diosa cuyo consuelo ya buscaban en la más remota prehistoria.

Tú dices que me conoces, en tu generosidad comprendes mi dolor y me ofreces tu consuelo. Yo, en cambio, no me reconozco a mi misma… me gustaría abrirme el pecho y arrancarme el corazón y las entrañas, arrojarlas al océano infinito para terminar con esta angustia que me carcome por dentro. Quisiera ser hueca por dentro como una de esas muñecas de plástico con las que nunca supe jugar de niña. Vaciarme como hacía los egipcios con las momias de sus faraones, buscar el origen de este dolor sordo y ciego y ¡arrancarlo de raíz! ¿Puedes ver mi corazón, la sangre, este nudo que me ahoga…?

Lo sabes, en el fondo sabes que tengo razón:

El camino a la nada es largo y sinuoso…

¡Duele tanto mientras el vacío se apodera lentamente del alma y del corazón!
Duele como mil puñaladas, como si me arrancaran la piel a tiras, como si me estuviera abrasando viva.

Tan lentamente que, a veces, pienso que no podré soportarlo mucho más porque cada segundo se hace eterno. El tiempo carece de sentido: hoy ha sido igual que ayer; mañana será igual que hoy, así será hasta que llegue el fin y pueda convertirme en polvo, volver a ser parte del infinito.

Porque mis huesos añoran su postrero hogar en la tierra, el bendito descanso. No quiero mirar atrás, tampoco adelante. Quiero quedarme aquí y esperar… tiene que existir un final.

Hay algo peor que morir, algo más cruel que la muerte; la sensación de estar muerta en vida. Incompleta. Rota. Olvidada. Dejaré que los cuervos picoteen mi carne, que la desgarren, porque ya no encontrarán sangre con la que alimentarse y daré las gracias cuando me arranquen los ojos: yo estoy ciega a toda belleza.

Me asfixio con las palabras que nunca podré escribir ni pronunciar, esas que enterraré bajo toneladas de tierra sin epitafio ¡Si tuvieras piedad me estrangularías con tus propias manos para terminar con este tormento! Pero yo no te lo pediré y tú no te ofrecerás a hacerlo, aunque ambos sabemos que es la mejor de las soluciones. Y yo mientras siento que me ahogo, comprendo que en el mundo no hay oxígeno que me llegue mientras me aplasta la pesada losa de la desidia y de la desesperanza.

Me inyecto en el alma una droga que en lugar de darme placer o llevarme al mundo de la bendita locura sólo me causa amargor. Me recreo en mi propio dolor, en el regusto salado de mis lágrimas y en el metálico de la sangre que brota de heridas invisibles. Fantaseo con la idea de devorarme. La idea de dejar de ser yo me parece de una exquisitez única, algo hecho para el paladar del más exigente sibarita mientras casi recuerdo que en otro tiempo yo tuve sueños y planes, ¡puras quimeras!

No hay esperanza ahora y mañana menos… aún así, amigo no dejes de ofrecerme tu consuelo, tus palabras amables son un bálsamo para mí. No me hagas preguntas, no intentes comprender porque soy así… ni yo misma puedo hacerlo, existen cosas que la razón no puede explicar.

Toda la belleza que podía haber en mí se ha marchitado.

Todo el amor que tenía dentro se consumió en la pira del sacrificio.

No me queda nada que ofrecer salvo a mi misma.

Perdí mi orgullo, mi alma, todo… ni siquiera estoy segura de querer reconstruir los pedazos de lo que fui una vez.

Ya no hay mentiras… puedo tener mis secretos, esos que me llevaré a la tumba pero cuando te posee el dolor como me pasa a mí, cuando la angustia es tu compañera fiel, no queda más que la verdad descarnada, sin adornos, la pura y amarga verdad.

Sí, a veces necesito gritar pero ya no puedo romper el muro de silencio que yo misma he construido a la largo de los años. ¿Y en el fondo qué más da? Todos sufrimos, es la maldición que soportamos los mortales, esta carne que nos recubre es demasiado débil. He derramado tantas lágrimas con la única compañía de la soledad que ya no sé hacerlo en compañía de otro ser humano.

De tanto sentir, me transformé en un ser insensible. Me quedé sin sueños de tanto que soñé.

No importa.

Yo permaneceré aquí estática contemplando cómo pasa la vida porque cuando caes al Abismo ya no puedes salir de él.

Sólo espero el dulce olvido…


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
cay11

cay11

04.05.2010 23:50

Es un texto desgarrador, que me ha dejado helada el alma. ¡Existes! y la vida vale la pena aunque sólo sea por contemplar un atardecer de cielo rojo o poder oler el perfume de una rosa. Y a partir de ahí, la soledad se torna sonora, el silencio se llena de resonancias y el amor brota como los almendros en febrero, a pesar del frío. Muchos ánimos y muchos besos.

OPENJAMS

OPENJAMS

27.04.2010 01:11

Me rebelo. De cada ponzoñosa arma existe su antídoto. Bicos.

andrea-marta

andrea-marta

22.04.2010 02:09

Me pasa igual que ha Otis, aquí hay mucha ficción porque no me puedo creer ni de coña que te sientas así, muerta en vida, vacía, sin ganas de recomponer pedazos rotos. XD ¿respiras? ¿si te pinchas una aguja, duele? ¿ves el sol cuando sale? ¿distingues los colores del arco iris? Niña!! En teoría la muerte no es fea ni trágica porque dejas de sentir, lo que es trágico es el dolor que puedas sentir en los últimos momentos de vida. Pero si estas viva sientes, el dolor, sientes el aire, sientes el agua y no sabes lo que te pierdes pensando estas cosas, los amigos están tanto si estas bien como si esta mal, te darán su cariño igualmente con la diferencia de que si tú estas bien ellos estarán mejor y si estas mal ellos estarán peor, así que cambia el chip y piensa que todos los días no son iguales, puedes tener bajones pero nunca una muerta en vida. Un besazo y que no te vea yo más con ese desánimo.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Por la letra I ha sido leída 256 veces por los usuarios:

"excepcional" por (35%):
  1. cay11
  2. OPENJAMS
  3. dextrosa
y de usuarios adicionales 4

"muy útil" por (65%):
  1. iblis1
  2. andrea-marta
  3. sinuneuro
y de usuarios adicionales 10

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.