Escriba su texto aquí...

3  29.04.2004

Ventajas:
Sé de lo que hablo

Desventajas:
Sé de lo que hablo

Recomendable: No 

Belthane

Sobre mí:

usuario desde:08.02.2004

Opiniones:74

Confianza conseguida:137

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 32 miembros de Ciao

Se sentó frente al ordenador aquella tarde de verano en la que las chicharras berreaban en los jardines y el sol lamía sin piedad las aceras.
Puso un viejo disco de Ub40, aquel que tantas veces habían escuchado sus padres mientras ella crecía, y escribió su nick habitual (Melpómene) en la puerta virtual del chat que frecuentaba.

Echó un vistazo rápido por la lista de la derecha. Los de siempre. Conocía personalmente a varias personas de las que se escondían tras aquellos nicks tan diferentes los unos de los otros. Había ido a varias kedadas de su ciudad, ya que le encantaba conocer gente nueva y el mundillo ese de los chats.
El resto de los nombres al menos le sonaban de algo, menos uno. Un tal "Poeta23" aparecía casi al final de la lista, misterioso y desconocido. Sin duda era la primera vez que entraba en ese canal.

Ella era popular allí. Escribió "buenas tardes". Los demás la saludaron efusivamente, y le abrieron tres o cuatro privados casi a la vez. Sonrió. Le gustaba sentirse querida, mimada. Adoraba eso de ser una más.
A diario era capaz de pasar tres o cuatro horas chateando con aquellas personas conocidas pero desconocidas, cercanas pero lejanas. Era fantástico tener tantos amigos, recibir tantos e-mails, disfrutar de tantas conversaciones interesantes.

Y entonces él le abrió un privado también. Empezó con una de esas frases que ella tan bien conocía ya, que tanto usaban los chicos para ligar:
<Poeta23> He visto que eres conocida y querida aquí, debes ser muy guapa, ¿no?
Reprimió una carcajada y contestó rápidamente:
<Melpómene> Guapa no sé, pero aquí ya conozco a todo el mundo... Por cierto, ¿eres nuevo?

Comenzaron así una de esas conversaciones típicas en las que alguien se le presentaba, ella desplegaba sus encantos y al final surgían las peticiones de citas y halagos babosos. Siempre sucede lo mismo, pensó ella. Los chicos son simples y predecibles, es fácil parecerles interesante. Te haces un poco la estrecha, sueltas dos o tres frases cariñosas y ale, en el bote.

Él le dio su e-mail para que pudiesen seguir en contacto, y ella se sintió poderosa una vez más.
A eso de las doce de la noche, cuando la luna brillaba sobre los tejados grises y las chicharras eran relevadas por los grillos, él escribó:
<Poeta23> Tengo que irme. Mañana he quedado con mis amigos para ir a la playa por la mañana... así que mejor no me acuesto muy tarde.
Ella sabía que era verdad. Hasta ahora nadie le había mentido en esas cosas, ya que nadie había querido librarse de élla ni había tenido que soltarle ninguna excusa tonta. Si un chico le decía que tenía que irse era porque de verdad necesitaba hacerlo.
Así que tecleó:
<Melpómene> Bueno, lástima que te vayas tan pronto... En fin, yo me quedaré hablando con algun chaval majete un rato más. Buenas noches...

Sonrió malévolamente. Seguro que ahora él estaría muerto de rabia porque se moría por seguir hablando con élla. Pero así son las cosas, chato. Si te vas, allá tú.

Cerró el privado que acababa de finalizar, volvió a mirar la pantalla general durante unos minutos y terminó aburriéndose. Ya no quedaba nadie conocido. Seguramente estarían todos durmiendo, o paseando, o bailando en alguna discoteca. Así que apagó el ordenador, se frotó los ojos (le picaban) y apagó la luz del estudio.
Nadie la esperaba en la cama. Ni en la habitación de al lado. Ni en toda la casa. Ni en el barrio entero. Nadie pensaba en ella en toda su ciudad. Ni siquiera Poeta23 seguía dedicándole un pedacito de sus pensamientos.

Lo peor de todo es que ella lo sabía. Se puso el pijama lentamente, con una mueca miserable en los labios. Se miró en el espejo del baño (qué horror de ojeras... en qué te has covertido) y se marchó a la cama arrastrándose como un zombi.
Cuando las sábanas cubrieron su rostro una lágrima solitaria se deslizó por su mejilla. Esa lágrima quizá sería su única compañía durante semanas, la única compañera real que tendría.


-----------------------------------------------------------

Para todos aquellos que buscan en un chat, en una web, en un portal de internet aquello que no se encuentra más allá del teclado. Esos que se toman ésto demasiado en serio. Esa gente que se empeña en perder un tiempo precioso vagando por la red.
Para ti, esclavo de las letras. Sal. Vive.
Allí afuera muchos nicks con sonrisas reales te están esperando.



Fotos de Por la letra J
Por la letra J Fotografía 23219 tb
Y de nuevo las mismas conversaciones...
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
thort

thort

03.12.2006 11:05

Los chats pueden arrancar los sentimientos más extremos. Es cierto que en determinados momentos de nuestra vida son una compañía, que olvidamos nuestros problemas y nuestras tristezas a la par que leemos en la pantalla un "jajaja" y nos sentimos los más importantes y queridos. Pero también, como tú dices, luego se siente una soledad inmensa. Con el tiempo te das cuenta, que el chat es sólo un medio de reirte y compartir cosas, sin buscar nada más, que el mundo real está fuera de él. Cuando te das cuenta de ésto último es cuando sabes que empiezas a salir del bache... pero bueno, a veces siempre ocurren cosas mágicas y conoces gente por las que merece la pena luchar.... Un besooo.

Sustito

Sustito

22.12.2005 22:08

Llevas toda la razón (por cierto, qué hago yo aquí en casa puediendo salir???) je je je Saludos! :)

Djana

Djana

30.01.2005 01:23

Has escrito algo extraordinario. Sin embargo, hay de todo. Hay gente que literalmente no puede salir de su casa, gente que literalmente no puede salir de su propio mundo interior. Con y sin chat. Un beso más grande que tu talento y tu corazón juntos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Por la letra J ha sido leída 2047 veces por los usuarios:

"excepcional" por (34%):
  1. thort
  2. Djana
  3. blaudemar
y de usuarios adicionales 19

"muy útil" por (66%):
  1. Pablo4H
  2. Sustito
  3. yopasu
y de usuarios adicionales 39

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.