La Orden de los Rosa-Cruz. El mito y la realidad.

3  16.02.2010 (18.02.2010)

Ventajas:
Saber algo más de una "orden misteriosa"

Desventajas:
Que cuando miras el fondo no te gusta lo que ves

Recomendable: Sí 

MorenoSister

Sobre mí: Debo montones de lecturas y valoraciones, está siendo un mes complicado. Lo siento de verdad, intent...

usuario desde:27.02.2007

Opiniones:455

Confianza conseguida:241

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 30 miembros de Ciao

Algo misterioso, oculto, extraño. Algo que entronca con uno de nuestros miedos más antiguos, el temor a lo desconocido, es lo que lleva siglos amparando el mito y la leyenda de los Rosacruces. Confundidos a veces con Templarios transformados o con una secta satánica, los Rosacruces han sabido mantener el misterio de su origen y de sus actividades de forma realmente magistral. Al ser una orden secreta desde su nacimiento, las teorías sobre lo que son han sido de lo más peregrinas. ¿Quién no ha oído hablar de los Rosacruces, de sus supuestas reuniones ocultas, de sus oscuras motivaciones? Lo extraño es que no haya habido escritores oportunistas como el tramposillo de Dan Brown que les de publicidad y consiga que todos hablemos de ellos.

Rosacruz es un término con el que los estudiosos empiezan a denominar a una legendaria orden secreta que comienza a desarrollarse en el siglo XV, aunque no es hasta el XVII cuando comienza a cobrar importancia. Es llamada así por su símbolo, una rosa y una cruz entrelazadas. Hoy día son muchos los que se arrogan ser considerados herederos legítimos de los Rosacruces usando ritos que están más cerca de la masonería que de ninguna otra cosa. Pero a falta de conocimientos reales sobre la organización y ritos rosacrucianos, con eso creen que les vale.

Pero ¿quiénes o qué son los Rosacruces? Según algunas leyendas, la Orden fue fundada por Christian Rosenkreuz, que habría nacido allá por el 1378 en Alemanía. La leyenda sigue diciendo que a partir de 1393 visitó Damasco, Palestina, Egipto, Marruecos y Tierra Santa para estudiar y aprender artes ocultas de los maestros verdaderos. A su regreso, fundó la Orden Rosa-Cruz con un pequeño grupo que, al parecer, no sobrepasaba las ocho personas. Rosenkreuz muere en 1484 y es enterrado en lugar desconocido. Aparentemente, la Orden desaparece hasta 1604 en que, dicen, la tumba del fundador fue “redescubierta” . Pero la existencia del personaje de Rosenkreutz es todo un misterio. Hay adeptos a la Orden que aceptan que existió como un dogma de fe y otros, la mayoría, la consideran una metáfora para dar credibilidad a la fundación. Otros estudiosos del tema opinan que realmente Rosenkreuz no es más que un alias de otro personaje histórico que lo usó como tapadera, Francis Bacon.

Se dice, pero para esto sigue sin haber pruebas fehacientes, por lo menos para el común de los mortales, que en la tumba de Rosenkreuz aparecieron documentos que llevaban el origen de los Rosacruces hasta el faraón Tutmosis III. Pero nadie ha visto esos documentos ni tampoco la famosa tumba. Por eso las dudas sobre la existencia de éste fundador siguen estando presentes. De hecho la primera vez que se hace mención de él es en 1610, cuando comienza a circular en Alemania una obra llamada “Fama Fraternitatis” que contenía una recopilación de los supuestos documentos encontrados en la tumba de Rosenkreuz.. Ese libro es anónimo y narra la biografía de este personaje adornada con tantos méritos que casi parece que ha llegado un nuevo Mesías. Se dice que sabía latín y griego, que peregrinó a Tierra Santa, que ejerció la medicina en Damasco y que estudió allí ciencia y matemáticas. Luego se dirigió a una población llamada Damcar (ciudad que jamás ha llegado a ser identificada, qué curioso) dónde fue recibido por los sabios que lo toman por el “largamente esperado”. Allí sigue estudiando y se le facilita el acceso al “Liber Mundi”, un libro que contenía todos los secretos del Universo. Curioso ¿verdad?.

Además, por si ésto no fuese suficiente, Rosenkreuz se traslada a Egipto, donde tiene acceso a los escritos del famosísimo Hermes Trimegisto y luego marcha a Marruecos a aprender los secretos de la magia y descubrir él solito los complicados entresijos de la cábala hebrea. Una joya de erudición, el hombre. Muy curioso es el dato de que murió con 106 años, que es cuando la Orden entra en un periodo de renovación después de enterrar a su amado fundador en una tumba secreta en la que se guardaron todos sus libros esotéricos, para que en un día marcado previamente por el inteligentísimo Rosenkreuz, fuesen descubiertos y dados a conocer al mundo entero. La leyenda sigue y sigue. Dice que en la tumba una inscripción anunciaba que “reaparecerá al cabo de 120 años”, por eso es hallada en 1604. Pero hallada, curiosamente, por los descendientes de los rosacruces originales. Todos quedan admirados porque la tumba desprende una luz brillante y allí encuentran los libros tan celosamente guardados por su fundador.

La publicación de “Confesión Fraternitatis” y, sobre todo de “Las bodas químicas de Christian Rosenkreuz” en 1616 suponen una inyección de fama a la Orden en Alemania y que sean conocidos en toda Europa. Ya en esa época se barajó la posibilidad de que la Orden Rosacruz se hubiese creado bajo inspiración de la Iglesia Protestante para darles donde más dolía a la Compañía de Jesús de la Iglesia Católica. Los masones de esa época y todas sus generaciones posteriores aceptan con alegría e interés la influencia rosacruciana como modo de adquirir supuestos conocimientos ocultos.

Pero ¿qué era lo que los Rosacruces afirmaban que les hacía tan valiosos y herederos de misteriosos secretos? Aparentemente nada demasiado novedoso: defienden la fraternidad entre todos los seres humanos para que puedan desarrollar sus potenciales y hacerse mejores, más sabios y más felices. Estos objetivos deben ser alcanzados por medio de un cambio personal de pensamientos, hábitos y sentimientos para que el velo de ignorancia que cubre los ojos de los hombres se elimine. La recompensa a tales esfuerzos es una paz profunda consigo mismo, que se irradia desde el individuo alcanzando a todas las personas de su entorno.

En España existe una organización rosacruciana, los AMORC, que ha sido denunciada en varias ocasiones como secta destructiva por parte de los responsables del Ministerio correspondiente. Igualmente en Francia las dos organizaciones que afirman ser descendientes de Rosacruces (Lectorium Rosacruciarum y Alliance Rose Croix) también han sido calificadas de sectas. Pero también se han realizado estudios pormenorizados sobre ellas y hay muchas voces que se alzan diciendo que no son un peligro para nadie por sus mensajes de tolerancia y bondad hacia los demás. Lo que está claro es que ninguna organización es considerada secta si no hay motivos para ello.

Los rosacruces se definen como una orden fraternal, progresista, interesada en agotar las posibilidades de la vida mediante el uso sano y sensato de su herencia de conocimientos esotéricos. Francamente ya con esto empiezo a tener algo de miedo. También aseguran que no tienen nada que ver con la Iglesia de Cristo, ya que sus orígenes se remontan al Antiguo Egipto y consideran a Amenhotep IV como su gran jefe espiritual. Sorprendente. Posteriormente vivieron en clandestinidad y fueron trasnmitiendo sus conocimientos de forma secreta hasta la famosa fecha de 1604.

La gran fama que la Orden Rosacruz adquirió con la publicaión “Las Bodas Químicas de Christian Rosenkreuz” se debió a que Europa estaba muy hambrienta de secretos, misterio y esoterismo y el fenómeno, como dicen algunos historiadores, ya no se pudo parar. La creación de un personaje como Rosenkreuz para darle veracidad a la historia implicaba que el anónimo autor de los escritos, (del que se cuenta que podría ser un clérigo luterano apellidado Andrea), tuviese que crear la Orden sí o sí. La fuerza definitiva y el empuje como organización secreta y poseedora de secretos universales se lo da la masonería al aceptar y adaptar elementos de los Rosa-cruces.

Pero la Orden Rosa-Cruz es una secta no sólo esotérica, sino gnóstica, es decir, que no consiguen la salvación por la fe en Cristo sino por el “conocimiento introspectivo de Cristo”, que es superior a la fe. Vamos, resumiendo, que con sus habilidades mentales y metafísicas adquirían la certeza de la divinidad de Cristo y conseguían salvarse. Sin embargo, y como una contradicción con lo anterior, para ellos sólo existe un Dios impersonal, una inteligencia cósmica (madre mía, qué familiar me resulta esto) que lleva a los hombres a las cumbres de la perfección personal. Ese Dios es sólo una misteriosa fuerza física. Creen firmemente en la reencarnación de las almas, pero no de las almas animales, como los budistas, sino sólo entre hombres mejores y más preparados.

Como veis, no es un misterio tan extraño, pero han sabido venderse de maravilla. Un poco de manuscritos extraños por aquí, unos supuestos documentos y libros iniciáticos en una tumba que nadie conoce y nadie ha visto y ya tenemos en marcha una Orden esotérica poderosa y con influencia en media Europa.. Actualmente todas estas cosas están de capa caída, pero sus adeptos ahí siguen, convencidos de su poder y su sabiduría y esperando almas cándidas que convencer. Usad vuestra inteligencia y no os dejéis seducir pos cantos de sirenas.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Antaress

Antaress

08.04.2010 13:33

Perfecto, sí señora. Es más o menos lo que me había llegado de diversas fuentes. El conocimiento siempre ha estado ahí, y la humanidad es más antigua de lo que parece, pero es importante, como apuntas, un uso sensato del conocimiento. Y una pequeña cosa: son los hinduístas los que hablan de la transmigración de las almas (volver a atrás y reencarnar en animal tras haber sido humano, como medio de aprendizaje). Los budistas mantienen que no volvemos atrás, que si no aprendemos, "repetimos curso" pero como humanos, y si lo hacemos muy mal en una vida, en otra de las siguientes, las condiciones empeoran; que no hay otro infierno más que este mundo, en el que nuestras facultades están dormidas y somos tremendamente vulnerables (aunque a veces podemos acariciar el cielo con las manos). No me puedo extender, me quedo con que hay un conocimiento transmitido, muy anterior incluso a Egipto, mi gran pasión: la perdida civilización Atlante que creó allí una colonia tras haber quebrado la corteza terrestre (continente hundido en 40 minutos) con sus inventos de pirámides de cuarzo rosa para emitir energía al resto del planeta (el para qué es otra historia). Se nos fue de las manos, y aquí estamos (¿será verdad que somos atlantes reencarnados?, hay un truco para hacer la prueba, ya lo hablamos otro día). . .Para equilibrar crearon la de Keops, con otra simétrica hundida en la tierra, que va a ser "descubierta" muy pronto, y nosotros que lo veamos. Besos

john_andy

john_andy

01.04.2010 06:33

Como dice Otis, interesantísimo ensayo, guapa. Las organizaciones secretas han despertado siempre mi curiosidad. Los rituales me seducen y me resultan intrigantes desde un punto de vista simbólico, y creo que ese afán por el conocimiento del que hablan es muy transparente, algo sintomático y descriptivo de nuestra propia naturaleza humana. Sólo he leído algunas cosas al respecto, y todas me han sorprendido igualmente. Y has vuelto a despertar mi curiosidad, jaja. Volveré. UN besote!!!

deviaje

deviaje

29.03.2010 21:29

Muy buena opinion, me ha encantado el relato por su contenido, por la calidad del mismo y por la excelente redaccion. Saludos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Por la letra O ha sido leída 922 veces por los usuarios:

"excepcional" por (48%):
  1. john_andy
  2. Antaress
  3. otisblues
y de usuarios adicionales 13

"muy útil" por (52%):
  1. yogui9259
  2. deviaje
  3. tomasgayo
y de usuarios adicionales 14

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.