Por la letra P

Imágenes de la comunidad

Por la letra P

> Ver características

78% positivo

1567 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Por la letra P"

publicada 26/07/2008 | solycar2
usuario desde : 04/06/2008
Opiniones : 44
Confianza conseguida : 25
Sobre mí :
Excelente
Ventajas COMPARAR AMBAS PLAYAS
Desventajas ¿CUÁL ES MEJOR?
muy útil

"PLAYA AYER Y PLAYA HOY"

CUANTO GANADO DIVERSO SE CONCENTRA EN UNA SOLA PLAYA.

CUANTO GANADO DIVERSO SE CONCENTRA EN UNA SOLA PLAYA.

¿Os acordáis de cómo eran las playas hace años?
Hagamos memoria:
Un inmenso mar de sombrillas, muchas de ellas con lonas, tenderetes, toldos adosados, algunas eran más grandes que un apartamento en Torrevieja.
El 99% de la playa estaba ocupado por genuino producto nacional patrio. Todos los hombres llevábamos o bien bañador tipo Meyba (sí, ese que parecía un pantalón de deporte con raja por el lado) o el paquetero macho-hispánico. Y las damas esos espantosos bañadores, normalmente color negro velatorio. Los biquinis, raritos y, de vez en cuando, un amigo o un hermano que gritaba:
-Mira, Carlos, allí hay una tía bañándose en bolas!
Y allí que íbamos un grupito, de aproximadamente 750 personas. La pobre chica se vestía y desaparecía en un plis-plas. Hasta los que no habíamos jipado nada, creíamos haber visto la caraba:
- Si, las tenía más grande que mi cabeza, decía el Perico.
- Mentira, más bien parecía la Bárbara Rey (santa ingenuidad).
Y muchas madres diciendo: No mires, que esa es una desvergonzada.
Así que para una pobre extranjera que llegaba, la espantábamos.
Los bronceadores para protegerse del sol no existen. Como mucho, para ponerse negros como morcillas, pero para protegerse…¡ni que fuéramos maricones!
Tras el espectáculo, teníamos que ir a desenterrar las sandías que copaban la primera línea de playa, para que estuviesen fresquitas. Se sacaba el hornillo portátil, se empezaban a freír sardinas, otros sacaban la olla de cocido (como veis, comidas ligeritas para los apenas 40º a la sombra)y a comer. Si la comida acababa a las 3, hasta las 5 y media no podíamos bañarnos. ¡Podía darnos un corte de digestión y morirnos ahogados entre convulsiones! Aunque el agua estuviera más caliente que una sopa de albóndigas y nos cubriese por las pantorrillas, bañarse era más peligroso que jugar a la ruleta rusa. Creo que me moriré sin saber que narices es el dichoso corte de digestión.
Si queríamos ver algo distinto, nos teníamos que apañar con los gitanos. Ellos siempre a su rollo. La mujeres bañándose sin quitarse sus trajes de tirante ancho, casi siempre negros, los niños, jugando en pandillas de 250, y los hombres tomando cervezas en camisetas de tirantes con más agujeros que roña.
Lo más extranjero que encontrábamos en la playa era algún madrileño estirado o algún catalán: Mira - dice el Alfonso - Un extranjero, fíjate que raro habla.
No seas bruto - le digo - ese tiene pinta de ser de Sabadell como mucho.


Y ahora daremos un salto en el tiempo. A esta tarde, concretamente. Como todos los días de verano, mi Nena me recoge del trabajo y vamos a la playita que está a 3 minutos de coche. Es chiquitita, urbana, y la mitad nos conocemos de toda la vida.
Nada más bajar, dos negros se acercan ofreciéndonos sus productos. Uno lleva ya tres años por aquí. Según él, dejó en Gambia 4 mujeres y 26 hijos (probablemente sea cierto; por eso se vino corriendo a España). El otro es nuevo, de Senegal, y el veterano le está enseñando los trucos del negocio.
Colocamos la sombrilla. Hay poquita gente. Los que estamos nos embadurnamos de crema protectora factor 175. Las mujeres, además, se aplican otra específica en el rostro, y otra más para los labios, además de mascarillas para el pelo.
El bañador paquetero masculino prácticamente ha desparecido. Este año se llevan no muy largos, con muchas flores. En las chicas, bikini y mono. El destete es mayoritario.
Frente a nosotros, se coloca una familia ucraniana. Todos rubios. Las damas en edad reproductiva no son feas.
Tras nosotros, llegan los rusos de todas las tardes, que ya nos saludan. Todos fuman como posesos, y los hombres tienen tremendas barrigas cerveceras (estos han llegado a nuestro país con hambre atrasada, se nota). Sus mujeres tampoco son feas.
A nuestra izquierda, un grupo de chicos ingleses, con tatuajes hasta en el blanco de los ojos, y cargados de litronas, y pegando voces. A nuestra derecha, un alemán typical, cuadrado, negrísimo del sol, rapado al cero, cargado de oro y con bañador paquetero. Con su novia, siliconada (más que teutona, tetona diría yo) y la suegra, roja a más no poder.
Las alemanas tampoco son feas.
Después llegan los ecuatorianos. Todos y todas rebosantes de lorzas, ellas más pintadas que puertas, ellos con unos bañadores elegidos durante una alucinación por consumo de setas tóxicas. Empiezan a sacar colchonetas, aletas de bucear, flotadores en forma de rueda, cubos, rastrillos, palas y pelotitas, balones, hamacas, esterillas, sombrillas elefantiasicas…cuando acaban de montarlo todo, tienen que largarse ya.
Ahora se aproximan los ¡hindúes! Ellas con el traje tradicional, con más metros de tela que el juego de cama de King Kong, mirando desde la orilla, sin bañarse. Ellos, tan sexys, se bañan en camisetas de tirantes y calzones largos negros, con unas tremendas panzas, todos andan como si fueran patizambos ¿? y con unos cortes de pelo hechos por alguien que los odiaba muy muy profundamente.
No pueden faltar los moros. Las madres no se bañan, siguen con sus túnicas ¿Qué tendrán entre el cuello y los tobillos, habrá carne? se quedan en la arena con los peques. Las chicas se bañan con camisetas, los chicos no salen del agua.
Ahora aparecen mis vecinos. Los chinos, los dueños del restaurante. Con sus hijos, la abuela, el primo y 6 ó 7 ilegales que ahora no identifico. Van cargados de mp3, mp4, cámaras digitales, cámaras de vídeo. Piden perdón y permiso hasta para entrar en el agua. No sé si tienen lengua, porque apenas se les oye.
Del chiringuito llegan las francesitas. Contoneándose cada vez que pasan por delante del producto nacional masculino, el cual pasa olímpicamente, todo hay que decirlo.
Tampoco son feas.
Increíblemente, llega una familia ibérica. Los críos pequeños nos echan tierra, la gorda ordinaria del pelo teñido casi se mete bajo nuestra sombrilla, la otra peliteñida regatea a gritos con el pobre senegalés el precio de unas auténticas gafas RayBan. 6 euros le parecen muy caras.
Son 4 marujas y llegan con tres sombrillas. Ponen algo así como 7 esterillas y 15 toallas ¿Se dedicarán a embalsamar momias? Luego llegan los maridos, y todos se ponen a fumar como carreteros. Parece que están bajo una nube tóxica. A su alrededor queda un rastro de desolación. Son los herederos cutres de Atila.
Y aún sobrevive un poquito más de fauna autóctona, son cada día menos, pero aún quedamos algunos.
Empezamos por las pavillas. Grupos de adolescentes, nenas de entre 14 a 17 añitos. Se ríen como mastuerzas, se dirigen entre ellas con la delicadísima fórmula de cortesía "Venga, acha, tía" y viven pegadas al móvil. Una de ellas hasta se metió en el agua con él sin darse cuenta. No hablan, gritan y berrean. Hasta el de Protección Civil se enteró de que el Juanfran "ná más que me quiere el cabrón pá llevarme al cine y meterme mano".
Los lolailos. Media docena de veinteañeros, con tracas, unos teñidos absolutamente espantosos, realizados sin duda por el peluquero de los hindúes, tatuajes mal hechos y pendientes. Llevan infamantes bañadores por debajo de la rodilla, normalmente blancos o naranjas, por supuesto con el calzoncillo debajo ¿? Uno le decía al otro: "Acho tío, ¿será tonto el Richar que se baña sin el calzoncillo debajo?" Es increíble, pero tienen que enseñar la tira del slip. Pá matarlos.
Los empalagosos. Una pareja que saca de la neverita un par de copas, se sirven cava y brindan a la orilla del mar, entrelazando las copas. Mira Nena - le digo - ¿Serán cursis? Hay que ser hortera para….- y de repente se giran y- … ¡Hola Carlos, hola chica! ¿Qué hacéis por aquí?
Mira que la pregunta es tonta. Descapullando monos, pienso, pero no se lo digo.
Pues ya ves, hemos venido a ver si el agua sigue mojada (patético chiste, los cuatro reímos ante mi alarde de originalidad) Son, en efecto, los padres de Mjosé, la mejor amiga de mi hijo, unos insufribles pedantes ¡Y pensar que son potenciales consuegros, agggggg!


Y los gitanos. No podían faltar. Ellas se bañan con sus trajes de tirante ancho, ellos con sus camisetas de tirantes y agujeros, las chicas a partir de cierta edad, si quieren bañarse, deben hacerlo en camiseta…para ellos no ha pasado el tiempo. Son iguales en cualquier punto de la galaxia.

Total, que lo que hace apenas unos pocos años era un baño garbancero autóctono, una seña de identidad propia, inseparable de la sangría recalentada y la siesta, se ha convertido en una especie de ONU a la orilla del mar. Con la diferencia de que, en bañador, todos somos iguales, y eso es lo hermoso.

Abrazos y besos de verano, con sabor a mar Mediterráneo.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1140 veces y ha sido evaluada un
79% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • ac52d publicada 12/08/2009
    Excepcional y divertida tu opinion. La verdad es que yo hasta los 14 años aproximadmente, siempre fui a San Sebastian y la primera vez que fui a levane, aquello me parecia subrealista, pero si es cierto que todo a cambiado y ahora, los que somos raros, somos los que no destacamos por nada. ¡¡Que suerte tener laplaya al lado de casa!!. Besitos
  • nubecincocolores publicada 02/03/2009
    me he divertido un montón leyendo las playas... jajaja. Te sigo leyendo. Un besito desde mi nube gris (hoy hemos salido a pasear y lo estamos pasando en grande...) que os manda una montón de estrellitas con buenos deseos y sabor a bombón y chocolate...
  • gemissen publicada 11/12/2008
    Jajajaja me ha molao la comparación XD que buenos eran esos cocidos en la playa jajaja pero tetas ahora hay demasiadas¡
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Por la letra P

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 04/09/2000