EL PUENTE QUE UNIÓ LAS DOS ORILLAS DE BUDA Y PEST

4  02.03.2013

Ventajas:
Uno de los símbolos de la ciudad, las vistas, evocar a Sandor Marai

Desventajas:
El frío

Recomendable: Sí 

ITACA213

Sobre mí: La primavera sabe que la espero en Madrid www.itacabuscandoaulises.blogs pot.com. Take a smile :) ...

usuario desde:16.06.2006

Opiniones:1085

Confianza conseguida:275

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 43 miembros de Ciao

Retomando mis opiniones sobre Budapest, tras haberos hablado de las dos orillas del Danubio (el mirador del Bastión de los Pescadores en Buda y la escultura de los zapatos en Pest), creo que toca hablar de la unión entre las dos orillas y las dos ciudades. El río Danubio, a su paso por Budapest dispone de un amplio caudal. Es navegable en ese tramo, pero aunque durante siglos se pasó de una ciudad a otra en barco (de Buda a Pest y viceversa), en determinadas épocas del año, con un Danubio enfurecido, no era posible pasar de una orilla a otra en barco, por ello, se hizo imprescindible el disponer de un buen puente que conectase las dos ciudades.


Este primer puente permanente sobre el Danubio entre las ciudades de Buda y Pest fue precisamente el conocido como Puente de los Cadenas. Es uno de los grandes símbolos de la ciudad de Budapest y cualquier buena visita a la ciudad ha de incluir un paseo por el propio puente, atravesando de una ciudad a otra.

.

UN POQUITO DE HISTORIA.


El Puente de las Cadenas es un puente colgante, como también son colgantes los famosos puentes de Brooklyn o el Golden Gate de San Francisco, o el puente del 25 abril en Lisboa sin tener que ir tan lejos). Su principal característica es que los grandes cables que podemos ver en otros puentes colgantes han sido sustituidos por cadenas de grandes eslabones. De ahí que popularmente se le empezase a conocer como Puente de las Cadenas.


Durante siglos, los habitantes de Budapest tenían que cruzar de una orilla a otra con barcos, barcazas o transbordadores. En invierno, el río se helaba por completo y lo pasaban a pie. Me lo creo perfectamente, porque yo estuve en Budapest a mediados de octubre y hacía un frío glaciar, se suponía que estábamos a principios de otoño, así que no quiero ni pensar cómo puede ser un crudo invierno allí. Sin embargo, el verdadero problema venía en la época en que el río Danubio empezaba a deshelarse, y en esos momentos ni era posible pasarlo a pie ni tampoco en barco.


Pero aunque un puente permanente era necesario desde hacía siglos y se había hecho algún intento, el primer puente colgante permanente fue el Puente de las Cadenas en el siglo XIX. Una de las actividades

Fotos de Puente de las Cadenas, Budapest
Puente de las Cadenas, Budapest IMG_3419 - Puente de las Cadenas, Budapest
Puente de las Cadenas, Budapest
a realizar en Budapest es un pequeño crucero por el Danubio y en este tipo de cruceros te explican muchas cosas de las dos ciudades, entre ellas la historia del Puente de las Cadenas.


En el año 1820, el conde Esteban Széchenyi, un famoso escritor y político húngaro tuvo que esperar una semana hasta que encontró un barquero que quiso arriesgarse a llevarlo hasta la otra orilla en pleno deshielo, la peor época para cruzar de una orilla a la otra. El conde Esteban Széchenyi se encontraba en Buda y quería pasar a Pest para poder despedirse de su padre moribundo. Desgraciadamente, su padre falleció antes de que él lograse llegar a la otra orilla.


Después de que eso ocurriese, el conde decidió donar una cantidad ingente de dinero para que se levantase un puente permanente que uniese ambas orillas. El puente fue el conocido como Puente de las Cadenas, que se inauguró en el año 1849.


Un punto muy interesante fue el hecho de que los miembros de la aristocracia, que tenía todos los privilegios del mundo y no pagaban por nada, se vieron obligados a pagar una tasa cada vez que querían atravesar el Puente de las Cadenas.


Pero el inicial Puente de las Cadenas no es el mismo que podemos contemplar ahora. Durante la Segunda Guerra Mundial, el puente fue dinamitado por los alemanes. Se reconstruyó en los años posteriores y volvió a inaugurarse en el año 1949, un siglo exacto después de su primera inauguración.

.

BUDA Y PEST, DOS CIUDADES UNIDAS.


Budapest no es una ciudad, sino dos ciudades unidas y separadas al mismo tiempo por uno de los ríos europeos más importantes, el Danubio. Entre medias de ambas la Isla de Santa Margarita, que ambas comparten aunque legalmente pertenece a Pest. Durante siglos este río las unió, pero también las separó, ya que el Danubio no es cualquier cosa, y en inviernos cruentos y desapacibles, era imposible surcar sus aguas para cruzar al otro lado. De ahí que comenzasen a levantarse algunos de los imponentes puentes que lo surcan, uniendo las dos ciudades, pero todos y cada uno de ellos eran arrastrados por las corrientes de un Danubio embravecido antes o después. El primer puente que se mantuvo de pie y no cayó a los impulsos del Danubio fue el que aún podemos contemplar hoy, y que se le conoce como el Puente de las Cadenas.


Buda es la ciudad de la colina, la parte medieval y más antigua de Budapest, la ciudad fortaleza, situada en un enclave natural que la guarecía de los ataques invasores. En su atalaya se encuentra el antiguo Palacio Fortaleza y es un lugar realmente bonito, con sus callejuelas adoquinadas, sus casitas de colores y sus impresionantes vistas sobre la ciudad de Pest, especialmente desde el mirador situado delante de la Catedral. Desde allí, si tienes la suerte de que el sol colabore e irradie un poquito de su luz sobre el Parlamento, podrás conseguir unas fotografías maravillosas. A mí me gustó especialmente Buda, mucho más que Pest, sus callejuelas adoquinadas, donde si te salías un poco de la ruta habitual de turistas, puedes descubrir lugares maravillosos. Nosotros comimos maravillosamente bien en un restaurante diminuto de apenas cinco mesas y lleno de encanto, y el paseo por la ciudad de Buda, a pesar del frío, simplemente me encantó.


Pest es la ciudad financiera, situada a una altura muy inferior a Buda, en ella se alzan los edificios más importantes de la ciudad, entre ellos el propio Parlamento, verdadera joya de Budapest. En esta parte de la ciudad se encuentra el bullicio, las calles comerciales, los museos, las zonas financieras. También tiene su encanto, aunque menos de cuento de hadas de lo que tiene Buda, pero como todo, es cuestión de gustos. Pest es más ciudad, mientras que Buda mantiene un poco el aspecto de pueblo o ciudad medieval. En Pest hay más tráfico, más tiendas, más ruido, más gente… Pero también tiene lugares que me gustaron mucho, como es el caso del Mercado Central, el propio Parlamento, el monumento a los que mataron en la Segunda Guerra Mundial arrojándoles al Danubio (triste y bello al mismo tiempo) o la Sinagoga. En todo caso, la mezcla de ambas ciudades hace unos contrastes preciosos.


Ambas ciudades no pueden entenderse sin su río Danubio ni su enlace a través de los puentes que las unen y sobre todo el Puente de las Cadenas, gran símbolo de la ciudad.


.

VISTAS DESDE EL PUENTE DE LAS CADENAS.


Como os comentaba antes, una visita que se precie a la ciudad de Budapest, debe incluir necesariamente un largo paseo a través del Puente de las Cadenas, de una a otra orilla y viceversa. La mayoría de los turistas y visitantes de la ciudad suelen alojarse en Pest, que es la ciudad comercial y por tanto donde más hoteles hay. Por ello, es muy posible que la primera vez que atravieses el puente lo hagas desde Pest hasta Buda. Además, justo enfrente del Puente de las Cadenas se encuentra el funicular para ascender hasta la parte alta de Buda.


Teniendo en cuenta el desnivel de Buda sobre su orilla, las mejores vistas desde el Puente de las Cadenas se pueden contemplar en el recorrido a pie por el puente desde la ciudad de Buda hasta Pest. Podrás ver los grandes edificios de Pest, el Parlamento (otro gran símbolo de la ciudad) a mano izquierda o de frente la espectacular silueta de la Basílica de San Esteban.


A pesar del frío, guardo con mucho cariño mi experiencia cruzando el Puente de las Cadenas, trayecto que hicimos en uno y otro sentido varias veces. Estuvimos tres días en Budapest y al menos en dos de ellos cruzamos este puente. Las vistas nocturnas desde el puente tienen que ser impresionantes, otra de las cosas que quiero ver con mis propios ojos y espero hacerlo en un futuro viaje a Budapest (que será en primavera-verano, huyendo del terrible frío).

.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.


Budapest es una ciudad de la que guardo muy bien recuerdo y que me gustaría volver a visitar (ya os he dicho y repetido hasta la saciedad que con menos frío si es posible). El Puente de las Cadenas es uno de los grandes símbolos de la ciudad, omnipresente, como su río Danubio. Aunque existen otros puentes sobre la ciudad, éste fue el primero y el que más encanto tiene de todos ellos, hasta el punto de haberse convertido en uno de los grandes símbolos de la ciudad.


Cuando visité Budapest, aún no había descubierto al escritor húngaro Sandor Marai. Marai ubicó muchas de sus historias en Buda o Pest, como en Divorcio en Buda o La mujer justa por ejemplo. Con esta última novela tengo desde hace tiempo una relación de fascinación absoluta y en una de sus escenas, dos de sus protagonistas, Peter y Judith, se encuentran, en plena guerra, mientras cruzan, entre riadas de gente, el Puente de las Cadenas.


Cuando leí aquel fragmento me vinieron a la memoria aquellos momentos en los que yo misma atravesaba el puente, salvando el Danubio de una orilla a la otra. Y cada vez que pienso en el Puente de las Cadenas, no soy capaz de quitarme de la cabeza esa imagen literaria trazada por Sandor Marai.


Tenéis que visitar Budapest si aún no la conocéis, resulta una ciudad absolutamente fascinante. Y atravesar a pie el famoso Puente de las Cadenas de la orilla de Pest a la de Buda y viceversa es una actividad imprescindible en esa visita.

.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
mermi

mermi

15.12.2013 19:06

excepcional

PEPEBARROS

PEPEBARROS

17.03.2013 01:38

Me encanta todo lo que cuentas sobre Budapest, tiene que ser más que preciosa. Ojalá algún día vaya, ese tenéis que ir me llegó al alma. Bicos.

stevejobs

stevejobs

16.03.2013 09:05

opi completa

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Evaluaciones
Esta opinión sobre Puente de las Cadenas, Budapest ha sido leída 782 veces por los usuarios:

"excepcional" por (100%):
  1. mermi
  2. PEPEBARROS
  3. stevejobs
y de usuarios adicionales 41

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Puente de las Cadenas, Budapest