SEPU TIENE SUCURSAL EN MONTEVIDEO

2  16.08.2006 (17.08.2006)

Ventajas:
.  .  .

Desventajas:
.  .  .

Recomendable: Sí 

bedizu

Sobre mí: JOSÉ Y PILAR___HOP___83ª CEREMONIA DE LOS ÓSCAR___RABBIT HOLE___CRANFORD___CISNE NEGRO___¡QUÉ TIEMPO...

usuario desde:05.09.2003

Opiniones:1130

Confianza conseguida:318

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 22 miembros de Ciao

Hace unos días me ví obligada a visitar Montevideo. Si por mí fuera, ni saldría de la habitación del hotel (luego escribo sobre él), pero hay que airearse, así que me fuí al centro comercial unido al hotel a través de un ascensor. Ya había estado otras veces, pero hay cosas que no dejan de sorprender.

Sí, hay una ciudad ahí fuera, y la conozco lo suficiente, por otros viajes anteriores, como para saber que prefiero ver la tele y leer en la habitación.

Vamos al Punta Carretas Shopping Centre, que es, según una aborígen que nos dió una charleta al llegar al aeropuerto "un shopping puntero" ¿? Hasta el nombre me parece chusco, y es que no entiendo la necesidad de llamar shoppings a los centros comerciales y discos a los supermercados.

¿Por dónde queréis que empecemos, por el supermercado, el patio de comidas...? A ver... empecemos por el ambientillo: agobiante, porque hay muchas tiendas, pero en ellas no entra la gente, ni compra (me pongo en su lugar y les alabo el gusto), así que tenemos una especie de colmena en los pasillos ya sobrecargados con una decoración poco atractiva.

Conozco decenas de "chopins" por todo el mundo, y paso horas muertas en mis viajes en ellos, de ahí que sepa que hay tiendas "incagables", como las librerías, donde siempre puedes encontrar "dónde ahorcarte" un rato. Bueno, pues aquí, ni eso: la librería tiene poca oferta, anticuada y no muy bien ordenada. Las primeras veces entraba y curioseaba, y ya ni entro. Si me conociérais, sabríais que ese es muy mal síntoma, porque yo compro libros hasta en idiomas que no domino, pues me resulta imposible vencer la tentación de comprar en cualquier librería que visite, y si visito tres librerías en una mañana, podéis estar seguros de que caerán tres libros, al menos.

Las jugueterías de este choping son cursis y caras a más no poder. La ropa, impensable. Muchas tiendas de móviles, de piñatas y demás productos para fiestas, la típica tienda de telas de todos los centros comerciales del mundo... Pero, cuando uno cree que ya ha visto todo y que todos los chopins son iguales, se encuentra con que no, con que hay sitios donde no han entendido muchas cosas, como que las escaleras de subida y de bajada deben estar pegaditas.

No, señores, en este centro comercial es imposible saber por dónde se sube y por dónde se baja. Vale, consigues localizar una escalera mecánica, pero ¡oh, qué lástima, era de subida y tú la querías de bajada! A eso podemos añadir que la orientación no es nada sencilla, porque no hay ningún referente que te sirva para centrarte. Resultado: das vueltas como un idiota buscando la forma de escapar de ese laberinto, cual cobaya, encima mosqueado porque el laberinto no tiene siquiera esquinas que te sirvan para exculpar tu torpeza.

¿Hay ascensores? Hay uno, y los botones que marcan los niveles no coressponden a los números de planta exteriores. ¿No es divertido? Pues no. Sales en la 1... y ¡sigue rascando, hay miles de premios esperándote! no era la que tú pensabas.

Venga, ya habéis tenido bastante de tiendas pequeñas y pasillos, vamos al súper, perdón, al ¡disco! La sensación es de cierto cutrerio, de un quiero y no puedo ser un súper de calidad: carritos situados en una zona que no es de paso, así que se apelotonan los que van a dejar el carrito con los que van a coger uno: resultado, los avispados dejan el carro donde les viene en gana. Lógico.

Se trata de uno de los pocos supermercados oscuros que conozco, con una luz extraña y unos techos negros ¿? Eso lo he visto en varios delicatessen estadounidenses, pero ¿aquí? Los productos están distribuidos sin orden ni concierto: por aquí los refrigerados, acá los detergentes, espera que aquí están los juguetes, allá las galletas... Normalmente, suelen dividirse los supermercados en dos zonas: la de alimentación y la de lo demás. Aquí o se comen el jabón y friegan con Mirinda o no lo entiendo. Sí, amiguitos, en Uruguay la Mirinda sigue existiendo.

En las cajas te ponen cara de haba cuando sacas una electrón. Se acepta, pero te ponen cara de que no. Entonces les digo que lo intenten, que no muerde mi tarjeta... y mientras tanto, siempre aparece el que te pregunta que de qué parte de España eres, como si les importara.

SEÑORES EXTRANJEROS (aunque la extranjera en este caso soy yo, pero como escribo desde España, les hablo a ustedes, los no españoles, que son los que me tienen frita con la pregunta): Yo entiendo que se pregunta pensando que se es amable que de dónde vienes, y se añade que "qué lindo acento", pero yo llevo 10 años escuchando esa pregunta con una sonrisa falsa y paso de usar un antiarrugas por ello. Ni a ustedes les interesa de qué parte de España soy ni me van a volver a ver el pelo ni nada de nada. Les ruego que no me pregunten más.

Hay en Santiago una zona a la que ya no me permito a mí misma ir, para no ceder a la tentación de cortarme las venas. Se trata de una zona de tiendas especializadas en lapislázuli. Varias veces he ido y entro en las tiendas, pero los vendedores empiezan con el rollo de "de dónde eres, pero de dónde de España, qué lindo Madrid, mi primo está trabajando allí, qué lindo acento".. y sólo encuentro dos alternativas: MATAR o MORIR. Opto por una tercera vía, que es no ir a esas tiendas, pues me gusta lo que venden, pero no entiendo esa necesidad de conversación que tienen.

¿Acaso yo les pregunto a los guiris con los que tropiezo en España de qué parte de EEUU son? ¿Qué cojones les voy a decir cuando me digan que son de Utah: ¡qué bonito Utah, y qué lindo acento!? Si es que cada vez amo más a Cartman, de South Park y verle me hace sacar la radicalmente antisocial que se oculta en mí.

No, no soy italiana, no quiero hablar de nada, sólo estoy mirando lo que vendes, no conozco a tu primo, y, si os empeñáis en seguir preguntando, pasaré al plan B, que es deciros que soy de Puerto Hurraco (ya lo escribo en muchos formularios absurdos, incluyendo datos tan reveladores como que mi padre es Monchito o Fernando Esteso, según me dé).

Pasemos del tema "disco" y vayamos a comer algo. Si tienes hambre, lo mejor es que te vayas directamente al ascensor, porque como se trata de subir, no hay pérdida: el último piso, sea éste el que sea que pone en los numeritos. Sales y te encuentras una marabunta sentada en mesas bastante poco limpias engullendo comida rápida, que se vende en varios locales alrededor de lo que se da en llamar "el patio de comidas". Hay comida mexicana, china, McDonalds, pizza, helados... y en ningún sitio admiten tarjeta. Para "facilitar" lo de comprar al comida, TAMPOCO hay un cajero cercano, así que o te buscas la vida o vuelves a la planta baja al cajero.

Vale, ya tienes la bandejita con el tipo de comida basura que te apetece. Ahora... a buscar mesa. Da igual. No busques. No hay mesa. Como mucho, te conformas con un taburete y engulles tu triste comida en una bandeja... junto al depósito de bandejas, que nadie usa, sólo los limpiadores. Parece que no está muy extendida por el mundo la costumbre de retirar uno mismo la bandeja cuando se acaba (conozco teorías al respecto que respeto, porque son lógicas, como la de que si te retiras tú la bandeja quitas un puesto de trabajo, lo que pasa es que quien la tiene que retirar está haciendo mil cosas, y al final eso parece el vertedero de Valdemingómez).

Para vuestro horror, os diré que voy generando nuevos escrúpulos, y la vida me da tantas oportunidades para desarrollarlos... y es que mientras comía pude contemplar cómo la empleada "limpiaba" las bandejas y, la verdad, dan ganas de limitarse a comer comida de astronauta y de quedarse a vivir en una burbuja de por vida.

Creo que la próxima vez que me toque ir a Montevideo, recordaré experiencias pasadas y llamaré al Servicio de Habitaciones del hotel, porque lo de comer en el chopin... no me convence.

Sí es verdad que en la planta de abajo hay un autoservicio de comidas que está decente, pero es que la cola da la vuelta al establecimiento, y es que me da un perezón...
Fotos de Punta Carretas Shopping Center, Montevideo
Punta Carretas Shopping Center, Montevideo Fotografía 5589081 tb
Un ratito en que no está tan petado como suele.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
berrene

berrene

27.06.2007 01:18

Dejé una opinión - más que un comentario - en contrapunto con la opinión - ptuaj - de bedizu.

elepunto

elepunto

14.06.2007 14:45

bedizu, Los libros que compras, los lees ? Quizás deberías cambiar de género y el lugar de comprar El diablo viste de Prada, puedas comprar algo de cultura. No estaría mal informarte sobre la historia y costumbres de los países que visitas aprovechando tu trabajo. Y hablando de tu profesión, tampoco entiendo porque te dedicas a lo que te dedicas si tanto mal te hace relacionarte. No me gusta el tono peyorativo de la palabra aborigen, quizás deberías comprar, aprovechando alguna visita a una librería que consideres interesante, algún diccionario en castellano para buscar la palabra correcta y otro en inglés castellano, para que busques lo que significa shopping. Y por útimo una recomendación, busca en ciao las opiniones sobre un buen laxante, pareces estreñida. Saludos

reydeoro

reydeoro

10.11.2006 11:55

Bueno, lo leo y casi no lo puedo creer. Pocas veces se encuentra uno con una persona que hace tanto alarde de sus problemas de personalidad. Para empezar, en Uruguay no hay "aborígenes", así que es imposible que te hayas encontrado con alguien así. Por otra parte, ¿serás masoquista o padeces de algún desorden psiquiátrico? De manera que te viste "obligada" a visitar Montevideo, pero dices que ya has estado un montón de veces ahí. Mal educada, más que anti-social, es lo que eres. ¡No se porqué carajo ningún ser humano tendría que entablar conversación contigo! A mi me importa un comino de que parte de España eres ni quien fué la madre que tuvo el infortunio de parirte. Es mejor que te quedes ahí, donde te parieron o en un lugar donde no te tropieces con nadie. Si no te gustan "los extranjeros", ¿pa qué coños sales de España? Claro, no tienes ni que salir, ahí mismo te los encuentras y eso es lo que te jode. No soy ni de Uruguay ni jamás he estado en Suramérica- y de donde soy no te importa, yerba mala- pero eres chocante y desagradable como pocas mujeres. ¡Que Dios te guarde y me libre de algún dia tropezarme contigo!

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Punta Carretas Shopping Center, Montevideo ha sido leída 6246 veces por los usuarios:

"excepcional" por (7%):
  1. palentino
  2. Catuxa

"muy útil" por (82%):
  1. Walewska
  2. symbeline
  3. cuchufleta
y de usuarios adicionales 20

"útil" por (7%):
  1. elm0505
  2. Tincho101

"nada útil" por (4%):
  1. elepunto

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Punta Carretas Shopping Center, Montevideo