Opinión sobre

Ratón Pérez - Padre Coloma

Impresión Total (2): Evaluación Total Ratón Pérez - Padre Coloma

 

Todas las opiniones sobre Ratón Pérez - Padre Coloma

 Escribir mi propia opinión


 


LA HISTORIA ORIGINAL DEL RATONCITO PEREZ

4  31.05.2010

Ventajas:
Recordar al Ratón Pérez, recuperar sueños de infancia

Desventajas:
El ensalzamiento de la monarquía, la vena católica, las chorradas que hay que leer

Recomendable: Sí 

ITACA213

Sobre mí: La primavera sabe que la espero en Madrid www.itacabuscandoaulises.blogs pot.com. Take a smile :) ...

usuario desde:16.06.2006

Opiniones:1065

Confianza conseguida:271

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 34 miembros de Ciao

En el mes de diciembre (hay que ver cómo pasa el tiempo, ya ha pasado casi medio año, ¿me estaré haciendo vieja?) realicé con Carpetania una de sus maravillosas rutas y paseos guiados, de los que ya sabéis que soy asidua. Uno de los lugares que se visitaban en aquel paseo en concreto era precisamente el Museo del Ratón Pérez, del que ya os hablé en una de mis primeras opiniones de este año. Sabía de la existencia de este pequeño y coqueto museo en el número 8 de la Calle Arenal, en pleno centro de Madrid; precisamente en el mismo lugar donde el Padre Coloma situó la historia del Ratón Pérez. Sin embargo, hasta entonces nunca había ido a conocerlo.

Pues bien, aunque todo el mundo conocemos la historia del Ratón Pérez, no sé si os pasará a vosotros, pero yo al menos no guardo constancia en mi memoria de haber leído este libro. Todos conocemos al ratoncito Pérez, por lo menos a los niños de mi generación siempre nos traía algo cada vez que se nos caía un diente, y creer en él forma parte de la magia de la infancia, igual que creer en los Reyes Magos de Oriente. Sin embargo, no recordaba haber leído ese libro escrito por el Padre Coloma, por lo que tras esa visita al Museo del Ratón Pérez, me compré en su tienda un ejemplar facsímil del cuento original, me lo leí, y aquí estoy casi seis meses después hablándoos de él.


UNA HISTORIA FANTÁSTICA PARA UN REY MUY, QUIZÁ DEMASIADO, REAL

Cuando yo era niña, claro que conocía al Ratoncito Pérez. Esperaba ansiosamente a perder algún diente con la esperanza de que él vendría a visitarme esa noche y me traería un regalito a cambio de mi viejo diente. Sin embargo, lo que no sabía era que el primer niño al que visitó fue a un pequeño rubiales de rizos apodado cariñosamente Bubby, quien con el paso del tiempo se convertiría en el rey Alfonso XIII, abuelo para más señas de nuestro actual monarca. Pues sí, la historia del ratoncito Pérez fue un encargo que la madre de Bubby (la reina María Cristina de Hasburgo) al sacerdote jesuita Padre Coloma. Fue éste quien escribiría la historia de uno de los más famosos ratones de todos los tiempos, que sería capaz de trascender las páginas del propio libro para hacerse un hueco en la imaginación y los sueños de todos los niños, no solamente del rey.


Lo que se duda es de la originalidad del cuento. Y aquí viene lo mejor de todo: si pensáis en un ratón en el mundo, el más famoso de todos los ratones, ¿en quién pensaríais? No me digáis que en el Ratón Pérez, porque a nivel mundial, la hegemonía de Mickey Mouse es indiscutible. Con Disney hemos topado, dirán algunos, y sí, lo hemos hecho. Cierto que los medios de promoción de Disney no son los de un cuento de España. Pero curiosamente, no se sabe a ciencia cierta la nacionalidad de la madre del propio Walt Disney, se cree que podría ser hispana (de Centroamérica o Sudamérica, o incluso española). Y uno de los cuentos o de las leyendas más famosas de la parte hispanohablante de América, ¿sabéis cuál es? ¡La del Ratón Miguelito!, que se parece bastante a la de nuestro Ratoncito Pérez.

Fotos de Ratón Pérez - Padre Coloma
Ratón Pérez - Padre Coloma GetAttachment - Ratón Pérez - Padre Coloma
Ratón Pérez - Padre Coloma


¿Quién se inspiró en quién? Ufff, cada uno que haga cuentas y que eche imaginación.


El caso, que el ratón Pérez se ha convertido en un clásico , y ese cuento escrito por el padre Coloma se recuerda, pero no quizá como la reina María Cristina hubiese querido. Y es que el ejercicio de leer el cuento original del Ratón Pérez está muy bien, pero puede cabrear bastante, o al menos es lo que me ocurrió a mí. Al margen de una historia un poco similar y otro poco bien diferente de la historia que todos conocemos, en el libro encontramos ciertos elementos que no nos gusta encontrar. Lógico que al ser un encargo real, se dore la píldora a quien lo hizo, pero es que hay que leer cada cosa…


La historia del Ratón Pérez bajo la pluma del Padre Coloma lo que pretende, sin más, es ensalzar a la monarquía. Nos presentan a un rey Bubby (el niño Alfonso XIII), angelical con sus rizos rubios. Un rey cuya madre le dice que es el hermano mayor y que tiene que cuidar de todos sus hermanos menores: los niños pobres del pueblo. Un rey niño cándido, lleno de dulzura, totalmente espléndido con el pueblo, capaz de regalar una moneda de oro a un niño pobre. Un rey que se nos presenta como un pequeño angelito, temeroso de dios, que comparte lo que tiene con el pueblo…


Lo siento, pero me sale la vena ácrata, no puedo morderme la lengua. Bien, ese niño tan bonito, ese rostro angelical, ese niño que nos quería tanto, años después, no dudó ni un segundo en salir por pies de su palacio y dejar a todos sus hermanos menores sin sus cándidas sonrisas y sus monedas de oro. Pero más aún, no es que no fuera un buen rey, es que aquel día no fue ni buen padre ni buen esposo, ¿o es que ya se nos ha olvidado que aquella noche, con tal de salvar el pescuezo dejó a su mujer y a sus hijos solos en el Palacio Real? No sufrieron daño alguno, y horas después pudieron emprender el viaje al exilio en tren a Francia. Pero podrían haber sucedido otras cosas, muchas otras cosas.

Por eso, ni aquel rubiales de rizos era tan bueno, ni todo la propaganda maravillosa que quisieron dejar entre las palabras de esta historia. Simplemente para que sepáis un poco más, qué es lo que realmente encierra el cuento del Ratón Pérez.

NUESTRO QUERIDO RATÓN PÉREZ

Quedémonos con lo bueno de esta historia. Si la madre del rey no hubiese querido tener un cuento que ensalzase la monarquía, quizá nunca nos hubiese llegado la historia del Ratón Pérez. O quizá sí, ¡quién sabe! Pero bueno, al margen de Mickey Mouse, que no nos hubiese pasado desapercibido de ninguna manera (porque Disney es Disney), también es bueno tener un ratón patrio, esté o no inspirado dios sabe en qué otras historias. Y además, el ratón Pérez es un personaje muy majete, al que en seguida se le coge cariño. Sin embargo, corregidme si lo veis de otra manera, pero yo creo que la leyenda del Ratón Pérez está en la mente y los recuerdos de casi todos los niños de nuestro país. Pero cuando se retoma esta historia, como en la película que se hizo hace años, no tiene tanto tirón como podría esperarse.

Pero bueno, acerquémonos un poquito a la figura de este curioso y simpático personajillo que nos quería tanto cuando éramos pequeños. Es una pena que perdamos tantos buenos recuerdos, no dejemos que nos ocurra también con el pequeño y adorable ratoncito Pérez:


'''El Ratón Pérez era un pequeño ratoncito que vivía con su familia en una caja de galletas Huntley en la confitería de Carlos Prats, en el número 8 de la calle Arenal. Cada vez que un niño perdía un diente de leche, el ratoncito Pérez se acercaba sigiloso por la noche a su cama mientras el niño dormía, y deslizándose debajo de la almohada, donde el niño había guardado su diente, se lo llevaba y le dejaba un pequeño regalito.''' Este ratón incansable, sigue recorriéndose cada noche la ciudad para recoger todos los dientes caídos de los niños y dejarles su regalo. Pero el ratón de la historia, en el propio cuento, aquella noche visitó al rey Bubby, y con éste vivió una gran aventura nocturna en las calles y las casas pobre de Madrid.


Desde entonces, el pequeño ratoncito Pérez nunca se ha cansado, a pesar de tener ya más de un siglo. Él sigue saliendo cada noche de su casita en la caja de galletas Huntley, dispuesto a llevarle a cada niño su pequeño regalo a cambio del diente de leche. La confitería de Carlos Prats ya no existe, pero en ese mismo edificio se ubica el Museo del Ratón Pérez, donde podréis ver la maqueta de la casita del ratón, e incluso la famosa caja de galletas Huntley. Si tenéis suerte, quizá incluso podáis verlo a él, moviendo los bigotes.


EL RATÓN PÉREZ Y BUSCANDO AL RATÓN PÉREZ

Como os contaba antes, en mi visita al Museo del ratón Pérez, me compré un facsímil de la edición original del cuento del ratón Pérez. No era barato, de hecho creo recordar haber pagado alrededor de unos 9€ por él, pero comparado con los precios del resto de los artículos de la tienda, era de los más asequible. En el mismo pack venían dos pequeños libros: uno, el del propio cuento del Ratón Pérez, y el otro, un pequeño librito titulado Buscando al Ratón Pérez, donde se nos cuenta la historia del cuento, y se nos acerca un poco a las figuras del propio Padre Coloma (el autor), de la Regente María Cristina, del propio Bubby, e incluso de Carlos Prats. No viene mal para ponernos un poco más en situación y conocer un poco más la historia.

En cuanto al facsímil del cuento del Ratoncito Pérez, de la historia en sí, poco más puedo contaros que no os haya dicho ya (crítica ácrata incluida). El libro me pareció carillo, pero ya que iba al Museo, me hizo ilusión comprarlo. Además, al ser un facsímil de la edición original (o eso al menos es lo que dicen), es muy bonito, ya que se le ve antiguo, con una fuente de letra y unas ilustraciones muy de antaño, lo que no deja de tener una cierta magia especial.

Deciros que ambos libros (los dos en conjunto) os durarán un periquete, porque os los leeréis en un ratejo. Apenas 80 páginas entre ambos que se os escaparán entre los dedos o ante los ojos, como prefiráis.

Os pongo algunas fotos para que podáis ver el estilo de libro que son y la magia de su aspecto de antaño.

PROS Y CONTRAS EXPERIMENTADOS POR LA ITACA LECTORA

Yo soy de las que siempre afirma (y además estoy totalmente convencida de ello) que el saber no ocupa lugar y que leer siempre es una gran idea. Por ello, no me arrepiento en absoluto ni de haber leído este cuento (y su libro complementario) ni siquiera de haberlo comprado (a pesar del elevado precio).

La primera razón para ello es que me ha servido para conocer la historia original. Y es que, como os decía al principio, hasta que en Carpetania me hablaron de ello, yo no sabía que este libro lo habían escrito para el rey Alfonso XIII, ni mucho menos aún que el mismo rey niño (Bubby) fuese uno de los protagonistas de la historia.

Sin embargo, tras leer la historia original, y a su vez conocer de toda la vida la historia del Ratoncito Pérez que se ha trasladado de padres e hijos, generación tras generación, pues ¿Qué queréis que os diga? Que me quedo con la historia de toda la vida y con la imagen del tierno ratoncito Pérez acercándose a la almohada de cada niño, de puntillas, para no despertarlo, cogiendo su diente de leche y dejándole una sorpresita bajo la misma almohada. Porque es que con algunos pasajes del libro me he llegado a cabrear, ya que el ensalzamiento de la monarquía y específicamente de las figuras de Alfonso XIII y su madre, pueden llegar a sacarte de quicio. Si a eso le sumas la indudable vena católica incluida tras la historia (habiendo sido escrita por un sacerdote y en aquella época, no se podía esperar otra cosa), ya ni hablamos.

Por ello, ¿lo recomiendo?

Pues sí, porque así conocerás de primera mano la historia escrita del Ratón Pérez, una historia que pocos conocen y han leído por sí mismos.


Cada uno que aplique su razonamiento y su forma de pensar, y ya que la juzgue como entienda más conveniente.

SUEÑOS DE ITACA

Yo no tengo rey ni patria, pero tengo sueños. Especialmente, me gusta recuperar mis sueños de infancia, porque creo que aquélla sí que era una época bonita, donde la felicidad campaba a sus anchas por nuestros días y nuestras noches, sin preocupaciones… Por eso, necesitamos recuperar algunos de nuestros sueños de infancia para poder sobrellevar nuestra madurez.

Cierto que si ahora se me cayese un diente, no me haría ni puñetera gracia. Porque ya no se trataría de un diente de leche y por lo tanto, aun en el hipotético caso de que el bueno del ratoncito Pérez me visitase esa noche mientras durmiese, probablemente estaría preocupada y a la vez enfadadísima por la pedazo factura que me iba a calcar el dentista por el dientecito de marras…

Pero sin sabores agridulces de realidad madura, pensemos en nuestras ilusiones de la infancia, en aquellos momentos de felicidad. '''Aquel pequeño regalo del ratoncito, aquella sorpresa a la mañana siguiente, incluso los nervios que nos impedían dormir bien pensando en que aquella noche el ratón Pérez vendría a vernos mientras dormíamos, eran felicidad en polvo, y simplemente por revivir esas pequeñas dosis de felicidad, por volver a creer en los sueños, ya merece la pena.'''

Por ello, yo lo tengo claro. Abajo el rey Bubby y abajo algunas de las estupideces escritas en este libro. Ya lo he leído, ya lo conozco, ya me ha instruido, pues estupendo.

Pero yo me quedo con la historia del ratón Pérez de toda la vida, y me aferro a mis recuerdos de mis sueños de infancia como felicidad plena.


.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
cay11

cay11

21.06.2010 21:24

Me parece genial que hayas ido poco menos que a la "busca y captura" de la historia original. Para llevarte un poco la contraria, yo me quedo con el cuento original que nos has explicado brevemente por lo pedagógico que es (se puede tomar como metáfora de hacer el bien sin mirar a quién). Besos.

KaylaMorrison

KaylaMorrison

16.06.2010 14:01

Pues si, si me preguntan por el ratón más famoso, primero me acuerdo de Mikie, aunque tope con Disney XDXDXD. No conocía la historia del ratón ¿Miguelón? Ni que esto fuera un encargo real, también prefiero quedarme con mis recuerdos de la infancia....aunque ahora sé porqué mi tia se inventó cierto gato que venía a traer cosas con los dientes en vez del Pérez este XD

Brezo

Brezo

05.06.2010 17:29

También desconocía " esa otra lectura".Saludos

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Ratón Pérez - Padre Coloma ha sido leída 2083 veces por los usuarios:

"excepcional" por (78%):
  1. cay11
  2. KaylaMorrison
  3. Brezo
y de usuarios adicionales 25

"muy útil" por (22%):
  1. Motocas
  2. mikialicante1
  3. mturne
y de usuarios adicionales 5

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Platero y yo - Juan Ramón Jiménez Platero y yo - Juan Ramón Jiménez
infantil y juvenil, clásicos españoles - ISBN 13: 9788466752145, 9788441421561, 9788415131014 - ed.: Anaya infantil-juvenil
25 Opiniones
En oferta a solo € 6,65
El Lugar más Bonito del Mundo - Ann Cameron El Lugar más Bonito del Mundo - Ann Cameron
(+) -
(-) -
3 Opiniones
En oferta a solo € 7,36
El principito - Antoine de Saint-Exupéry El principito - Antoine de Saint-Exupéry
infantil y juvenil - ISBN 13: 9788498381498, 9788478887194 - ed.: Salamandra
40 Opiniones
En oferta a solo € 4,32
Etiquetas relacionadas con Ratón Pérez - Padre Coloma