""Sublime""

4  28.01.2007

Ventajas:
 -  -  -  -  -  -  -

Desventajas:
 -  -  -  -  -  -  -

Recomendable: Sí 

blue5

Sobre mí: Casi un año sin ti, casi un año sin mi.....

usuario desde:29.05.2006

Opiniones:135

Confianza conseguida:105

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 49 miembros de Ciao

Era una noche fría y despejada. Allí se encontraba ella, en el balcón de aquella enorme casa, desnuda, dejando que el gélido aire le erizara a conciencia cada poro de su piel. Iba a ser una velada diferente. Demasiado tiempo sin sentir, medio muerta en su mundo hostil y rutinario, Quería dejarse llevar por el vaivén de sensaciones; degustar segundo a segundo hasta el más mínimo detalle.

Dos horas antes le había dejado un escueto mensaje en el móvil: "Ven". Fue hacia su habitación quitándose toda la ropa ante el espejo para así observar, como si de otros ojos se tratase, cada rincón de su cuerpo. Levantó los brazos en alto para recoger su larga melena, y así, sus perfectos pechos quedaron turgentes, deseosos de recibir la calidez de unos labios.

Sus manos empezaron a recorrer la suavidad de su piel; ése era el tacto que él sentía y quería investigarlo, percibirlo. Una sonrisa apareció en su rostro, le gustaba lo que sentía. Moría por rozar la piel de él, aquella que le electrizaba solo con notar su calor y su aroma; ahora entendía el porqué de la locura desatada cada vez que esos dos cuerpos se unían.

Quería estar perfecta para su llegada, así que fue hacia el baño y abrió el grifo del agua caliente para que ésta empezara a correr. Primero fue una ducha, purificante, estimulante; paladeando el fluir de aquellas gotas resbalando. Después llenó media bañera sumergiéndose en un baño de espuma y sales aromáticas. Estuvo un buen rato dejando que esa fragancia la impregnara. Cuando estuvo lista y con el cabello seco decidió que no se vestiría. Quería sorprenderle, hacer que la deseara hasta límites insospechados.

Una vez en el comedor echó más leña a la chimenea. Le encantaba el crepitar del fuego, sus colores hechizantes. La botella de cava, junto con dos copas estaba preparada en la mesita de cristal. Decidió servirse un poco. Estaba sedienta, tanto como excitada. Sabía que estaba a punto de llegar y hacía tanto que no le tenía que creía enloquecer. Creyó oir el ruido de un motor, por lo que salió al balcón. Él conservaba las llaves; no tendría problemas para entrar.

Dejó el coche en el aparcamiento delantero. Ella ahí arriba le miraba hipnotizada. La luz de la luna confería un aspecto sensual a cada uno de sus movimientos. Le vio más atractivo que nunca. Cómo le gustaba observarle sin que él lo supiera. Le imaginó girando la llave en la cerradura; siguiendo el rastro de pétalos de rosas que había dejado para que la encontrara. Imaginó su sonrisa pícara; aquellas fuertes manos asiendo la barandilla de las escaleras, deslizándose como pronto lo harían en su cuerpo. Un estremecimiento la sacudió dejando sus pezones firmes rozando contra el cristal justo en el momento en el que él abrió la puerta de la estancia.

Su cara lo decía todo. Estaba empezando a disfrutar tanto como ella de aquella sorpresa. Se quitó el abrigo y empezó a caminar hacia el ventanal. Las manos de ellas ya estaban colocadas pegadas contra el cristal al igual que el resto de su cuerpo. Él colocó las suyas unidas y su boca corrió con destreza pidiendo respuesta. Buscó su boca, sus pechos; su lengua era desesperación buscando su sexo.

Era la noche de los sentidos. No quería palabras. El silencio y sus cuerpos trabajando sin más, concentrados en las percepciones. Con un gesto le ordenó que se desnudara. La excitación se hizo evidente. Ambos disfrutando de verse gozar separados por aquella barrera cada vez más llena del vaho de la respiración.

Cuando su mano volvió a limpiar el cristal ya no estaba ahí. Le vio tendido sobre la alfombra frente al fuego, jugando con su sexo. Su corazón comenzó a acelerarse de tal manera que aquel ventanal quedó abierto en un solo gesto. Ambos cuerpos se prepararon para el impactante encuentro; frío gélido e intensa calidez fundidas. El tacto trabajado intensamente; el gusto abierto a jugosos sabores; el oído expuesto a sonidos placenteros y la vista…..no se cansaron de mirarse, como el que admira la perfección de lo sublime.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
KalEl

KalEl

16.03.2007 18:58

Las sales de baño (¡y el agua caliente!): ese gran invento de la humanidad

Luna_lunera_Cascabelera

Luna_lunera_Cascabelera

16.03.2007 13:51

mucha suerte

DuNaDeaReNa

DuNaDeaReNa

15.03.2007 22:28

pues me ha sabido a poco aunque lo encuentro intenso, sutil y sensual, es descriptivo pero no me acaba de atrapar. tiene un buen ritmo y la historia me parece mas romantica que erotica :)

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Leer más sobre este producto
Evaluaciones
Esta opinión sobre Relatos Eróticos XII ha sido leída 1349 veces por los usuarios:

"excepcional" por (36%):
  1. musicangel
  2. Mirova
  3. najdi1
y de usuarios adicionales 30

"muy útil" por (64%):
  1. fly1plane
  2. amaneus
  3. KalEl
y de usuarios adicionales 56

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.