II Parte: Moira

5  05.09.2011

Ventajas:
.  .  .

Desventajas:
Es un plagio

DannyFlynn

Sobre mí:

usuario desde:29.03.2010

Opiniones:229

Confianza conseguida:27

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 7 miembros de Ciao

¿Por qué escribo esto? No, no piensen que siento remordimientos. Fue placentero lo que les voy a contar, me sentí enormemente vivo. Escribo porque quiero confesar algo, aunque no pida perdón por ello.
Eran las 11 y algunos minutos, y ella se llamaba Moira. Recuerdo que al verla sentada en el autobús. Parecía, y lo digo sinceramente, una friki, y realmente lo era. Callada, pálida, desaliñada. Ni su cuerpo ni su cara me decía absolutamente nada. Comencé a seguirla hace unas semanas, quería saber sobre ella antes de abordarla. Parecía que tenía novio. Pobre chico.
Pero en aquel momento estaba sola, estábamos solos, eso era lo único que me importaba. Tenía hambre que saciar y sus grandes muslos podían hacerlo, tenía la certeza. Leía un libro a pesar de lo oscuro del autobús, y parecía completamente centrada en él, no levantó la mirada ni siquiera para ver como me acercaba. Cualquier persona hubiera encontrado sospechoso que alguien se levantara de su asiento en un autobús completamente vacío para sentarse a su lado. Moira apenas lo advirtió. Quizá fuera su juventud, aunque parecía bastante inteligente.
- ¿Qué lees?- le pregunté acercando mi boca a su oído, por norma general cuando estaban a solas, las mujeres solían confiar en alguien tan osado. Si sentían miedo, jugaban a la seducción para hacerte cómplice de sus sentimientos. Si no sentían miedo, jugaban a la seducción para hacerse notar más tarde. Ella tuvo miedo. Enseguida tuvo miedo.
- ¿Le parece educado acercarse de esa manera a alguien que no conoce?- dijo mientras guardaba el libro en su bolso sus ojos intentaban no reflejar nada, pero el brillo de sus pupilas reflejaban una inseguridad incontrolable. Sus labios temblaban, noté como su respiración se iba haciendo más rápida a medida que pasaba el tiempo, el miedo se apoderaba de ella.
El bus paró y ella me hizo señas de que deseaba bajar.
- ¿Cómo no?- dije mientras sonreía- Al fin y al cabo, también es mi parada. Noté como su corazón latía, cada vez más y más rápido. Le hice señas de que fuera delante mía- Adelante, señora- Moira agachó la cabeza y continuó hacia delante. Bajó los escalones sosteniéndose en la barra central, vi que sus manos eran tan blancas como su rostro. Parecían las manos de un ángel. Yo bajé tras ella y vi como aceleró el paso, delante mía. Tenía las piernas más cortas, pronto se cansó.
- No te vendría mal relajarte- le dije al alcanzarla.
Coloqué mi mano sobre su hombro derecho. Sentí como su cuerpo dió un brinco por el susto. Era completamente mía. Cuando colocas la mano sobre alguien con miedo, aunque no le agarres, se siente acorralado. Ella se sentía enjaulada. Y yo era el guardian de su jaula...
- Vamos a tu casa, cariño- le susurré al oído
- ¿Qué va a ocurrir?- dijo mientras levantaba su cabeza. Altiva, a pesar de que sus piernas temblaban.
- Te lo diré mientras caminamos- le puse la mano sobre su trasero, con mis dedos lo acariciaba- ¿Sabes que te ocurrirá? Descubrirás el peligro en el que te encuentras y tu error al no entender bien la situación, como consecuencia tu respiración se volverá más rápida, sentirás que no puedes hacer frente a la situación y tus piernas comenzarán a temblar. Sentirás frío o calor excesivo. Comenzarás a sentir mareo, nauseas o incluso desmayarte, y cuando todo pase, te levantarás cansada. Eso es lo que ocurrirá. Será solo un ataque de pánico.
- Me refiero a lo que me harás- me dijo, parecía que por fin afrontaba su situación
Mi dedo corazón se deslizó hasta su coño. No era virgen, lo noté rápidamente, pero su cuerpo juvenil debía estar delicioso. Realmente no la deseaba, nunca me llamaron la atención las mujeres, y menos adolescentes, pero adoré, y adoro cuando recuerdo la expresión en su cara: la impotencia, realmente no podía hacer nada ante tal humillación, incluso tapó su rostro y secó las lágrimas antes de que brotaran de sus ojos. Era un auténtico espectáculo.
- Hemos llegado- dijo ella, la voz se tornó llorosa- Es mi casa...- dijo mientras agachaba la cabeza dejándola caer, su brazo estirado abría la puerta de su casa.
- Entra, pequeña. Está sola- dije mientras la miraba, realmente era asqueroso ver lo penosos que pueden ser las personas, suplicando antes de ser una amenaza- ¿Sientes vergüenza de entrar en tu propia casa? Vamos...
Ella entró y cerró la puerta apoyando su espalda sobre ésta. Me acerqué a ella y le dejé sentir aquello que guardaba en mi pantalón. Sentí su miedo.
- Acaricialo- le susurré con sonrisa burlona- sé que sabes lo que es. Vamos.
Su mano izquierda se deslizó hasta mi bolsillo para rozar mi pantalón. Un gemido se escapó de sus labios. Se asustó. Su respiración se volvió entrecortada.
- Siento mucho frío- dijo mientras su mano se retiraba para abrazarme y apretarme contra su pecho- Por favor, no te sueltes...
- Sabes que he de hacerlo. Me marcharé y quedarás como una muñeca rota. No te merece la pena...
- Por favor, rompe mi corazón sin espera, no me hagas sufrir. Serás siempre un desconocido, por favor...
Comenzó a andar hacia la cocina sujetando mi mano. Me guió hasta allí. Me miró con su cara de inocencia, parecía pedir clemencia. Menuda niñata. Agarré la pistola sujetada en mi pantalón, y tal como ella quiso, le disparé en el corazón.
Era una chica maravillosa. Tuvo mala suerte, no fue nada personal.
...
Eran las tres de la mañana cuando llamó la compungida madre. También me encontré con el novio de la chica, o qué sé yo. Le enseñé las fotos de Moira. Muerta. Una bala destrozó su corazón, me alegro de que fuera solo una, sería demasiado ruido. Un ruido es aceptable, varios sería sospechoso. Es hora de que el muchacho se vaya, quizá deba borrar pruebas.
-Puedes irte, sabemos que tú no la has matado- le dije al muchacho con cara de pena, sabía que era un buen actor. El chico agachó la cabeza ensimismado y se marchó hacia la puerta. Se dió la vuelta justo antes de salir y nos dimos las manos- Cogeremos al cabrón que la mató.

Quiero agradecer a La_cara_oculta por servirme de musa y prestarme parte de su relato:
http://www.ciao.es/RELATOS_EROTICOS_XIV__Opinion_1734707
Su relato si es magnifico, no tiene nada que ver con el mio.
Un abrazotee!!
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Jennykamui

Jennykamui

25.09.2011 18:18

Eres un poquitín maquiavélico!!!! XD. Un besazo.

jmb59

jmb59

19.09.2011 01:53

Muy buen relato, ahora tengo que leer el de La cara oculta. Un saludo.

La_cara_oculta

La_cara_oculta

05.09.2011 20:47

Sólo te puedo decir una cosa, te parezca bien o te parezca mal y es que me encanta la vuelta de tuerca que le has dado a mi historia, te ha quedado maravilloso y me gusta incluso más que el mío. Me siento halagada porque uno de mis relatos te ha servido de inspiración y gracias por eso y por poner la pieza del puzzle que faltaba. Besos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Relatos Libres 2 ha sido leída 225 veces por los usuarios:

"excepcional" por (71%):
  1. Jennykamui
  2. Mery_Anne
  3. La_cara_oculta
y de usuarios adicionales 2

"muy útil" por (29%):
  1. jmb59
  2. l_villegass

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.