¿QUIÉN FUE EL ASESINO? ACASO... FUISTE TÚ. EL DESENLACE

4  23.05.2009

Ventajas:
ESPERO QUE TE GUSTE

Desventajas:
PUES ESO, QUE LE ENCUENTRES

Recomendable: Sí 

andrea-marta

Sobre mí: ♥♥♫ ♫♫ ♫ ¿Dónde están los besos que te debo? en una cajita; ...

usuario desde:23.05.2008

Opiniones:267

Confianza conseguida:130

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 29 miembros de Ciao


Los señores Musett, estaban ya preparados para dirigirse donde se encontraba su carroza que les llevaría por las principales calles de la ciudad en un desfile único y maravilloso en el cual la familia Musett lanzaría a la gente toneladas de pétalos de rosas para que el publico realizara una batalla campal a base de flores.


Las carrozas estaban decoradas con millones de rosas de todos los colores, ambientadas en los años 70, cuando se aprobó la constitución, llevando toda la familia Muset vestidos y trajes de esos años. Sin embargo la de la familia del señor alcalde estaba adaptada a la época de María Antonieta, así cada una de las carrozas participantes en el evento, lucían diferentes periodos históricos, evidentemente la de John estaba decorada al estilo mafioso.


Había llegado la hora de subirse a las carrozas y Cuqui no había dado señales de vida, pero esto no facilitaba que la familia Musett permaneciera tranquila.

Los agentes Sibatari, Nycbluesa vestidas para la ocasión, se montaron en la carroza del alcalde Corusju. Opendur, Manux y Otison fueron destinados a proteger a la familia Musett y para subirse a la carroza deberían llevar los típicos trajes y los zapatos de plataforma.

Lo que nadie, ni los mismos agentes sospechaban es que había más de un asesino en el recorrido que estaba a punto de comenzar.


Stephen y Pesipro se encontraban en el edificio más alto de la ciudad donde controlaban con unos prismáticos todas las calles del recorrido, además de unas cuantas ventanas de algunos hoteles del alrededor, cuando vieron asomar aquella escopeta por la ventana del hotel Hilton y al mirar con los prismáticos vieron que lo sujetaba la propia Cuqui.

El desfile había empezado puntualmente y con total normalidad ante la evidente desconfianza de la familia Musett. Mientras peligrosamente se acercaban a la calle donde se encontraba Cuqui dispuesta a liquidar a toda su familia.

Pesipro avisó por radio a todos los agentes para que estuvieran al tanto de los posibles francotiradores, pero no dijo nada de Cuqui, lo que hizo que Stephen se sorprendiera del comportamiento de Pesipro y le hiciera sospechar que también estaba implicado en toda la trama.


La caravana de carrozas seguía su trayectoria, mientras las multitudes clamaban que se les echasen pétalos
Fotos de Relatos Libres 7
Relatos Libres 7 majorettes2 - Relatos Libres 7
Relatos Libres 7
para poder participar en esta particular batalla de flores.


Las majorettes animaban la cabalgata con su baile de varas y los músicos amenizaban la fiesta con alegres melodías donde predominaban los tambores.


Entre las gentes se abría paso la temida Bidlein, con revólver en mano directa a su objetivo. Entretanto, otra parricida hacia acto de presencia la Mosister, que se hallaba en el un bar cercano, esperando a que llegaran las carrozas, para acercarse a su victima.


Llegado el momento de reponer las cestas, con los pétalos de rosas para subirlas a las carrozas, Bidlein empuño su arma dirigiéndola a la cabeza de Andremar, pero John adelantándose a los acontecimientos de un salto acampó en la carroza de los señores Musett al mismo tiempo que Bidlein disparaba el revólver.


John cayó al suelo herido de muerte, ante la mirada de impotencia de toda la familia Musett, los agentes Otison y Opendur se abalanzaron sobre Bidlein, mientras ésta disparaba su arma a diestro y siniestro. El clamor popular por la gran fiesta, se transformo en gritos de pánico histérico, mientras deambulaban hacia ningún lugar.

Otison y Opendur consiguieron reducir a la asesina a base de golpes hasta que el arma cayó al suelo, mientras Manux llamaba a la ambulancia para que asistieran a John.

Por otro lado, Mosister sacaba la pistola para empezar a disparar contra la carroza del alcalde Corusju quien instintivamente protegía a su hija a la que ya había estado a punto de perder en una ocasión. Kinolipo subió a la carroza del alcalde para protegerlos pero cuando llegó el alcalde yacía en el suelo ante los gritos desgarradores de su mujer y su hija. Nycbluesa y Solraco corrían a gran velocidad para atrapar a Mosister, cuando Jostark alcanzó a cogerla del cuello y frenar aquella asesina de alcaldes, los agentes agradecidos por la ayuda, le pidieron el DNI para comprobar que no fuera otro asesino, éste pertenecía al grupo de élite de la policía secreta y se encontraba en la zona al igual que otros más, investigando al comisario Pesipro.

Stephen se enzarzó en una pelea verbal con Pesipro, pues no entendía como había engañado a todo el mundo. Mientras Cuqui observaba por el objetivo de su escopeta en dirección a la terraza donde se encontraban Stephen y Pesipro, mientras disparaba alcanzando Stephen que se desplomó en el suelo, Pesipro aprovecho para salir en busca de su amada y poder huir juntos.

Nadie se dio cuenta de que Stephen estaba gravemente herido, pero la policía secreta seguía escondida esperando el momento de dar alcance al mayor infractor de la historia conocida.


Pesipro y Cuquise reencontraron en la puerta trasera del hotel Hilton, dándose un apasionado beso, tras este se cogieron de la mano echando a correr al lugar donde les aguardaba un coche para llevarlos al aeropuerto.

Mientras el caos se apoderaba de la multitud y el sonido de las ambulancias que llegaban a la zona, hacían estremecer a la muchedumbre.


Stephen logro levantarse y observar la huida de Cuqui y Pesipro en un automóvil. Aviso por radio a todos los agentes de que Pesipro estaba compinchado en toda la trama.

Los agentes supervivientes de la masacre fueron a sus vehículos para dar alcance al automóvil en el que viajaban Cuqui y Pesipro.


A la llegada al aeropuerto y apearse, volvieron a unir sus labios en señal de victoria, mientras Pesipro sacaba su pistola y la encañonaba en la sien de Cuqui, sin darle tiempo a reaccionar éste disparo, a sangre fría sobre la cabeza de Cuqui que cayó al suelo cubierta de un gran charco de sangre y dándole las gracias por su ayuda se dispuso a subir al avión de John Andyano que le llevaría aún lugar seguro. Cogió la bolsa que llevaba Cuqui y subió al avión.


Las patrullas llegaban al aeropuerto para intentar movilizar el avión en el que se disponía abandonar el país Pesipro. Pero éste estaba a punto de despegar.

Dentro del avión, la azafata Sulsikia sacaba dos copas de cava, Pesipro cogió una y mirando a su anfitriona levantó su copa para brindar, Nenyan sonrió y dijo:

- No hacia falta matar a mi padre, solo había que matar a Kinolipo y habéis matado a los que no deberían haber muerto. Menos mal que pude apuñalarle y desaparecer sin ser vista.

- Era necesario mi amor, para que el mundo crea que ha sido un atentado, ¡Bien! Al final Kinolipo ha muerto y al final tú y yo estaremos juntos para siempre.

Sulsikya sacó su revólver y espero las órdenes de sus superiores.

Los agentes Opendur y Manux notificaron la muerte de Cuqui por radio a las autoridades competentes, para que avisaran a la familia, entretanto Kinolipo era llevado al hospital con heridas graves, Lunalu hacia verdaderos esfuerzos para mantenerlo con vida.

Los señores Musett iban tras la ambulancia ¡su hijo se moría! Eran momentos realmente tensos,''' Andreamar''' se encontraba ya en el hospital acompañando a John que afortunadamente había salvado la vida milagrosamente.


Absolutamente todo era desconcertante y nadie entendía nada. Cuchu buscaba a su hija para consolarse tras la pedida de su marido, pero Nenyan había desaparecido.

Stephen logro subir al helicóptero que quería transportarlo al hospital pero este se negó, tenia que ir al aeropuerto.


Jstark dio la orden al capitán del avión de que regresara a tierra. Mientras la agente secreto Sulsikya, permanecía en silencio a la espera de actuar.


Pesipro se dio cuenta de que el avión estaba dando un giro y Nenyan continuaba hablando de lo bien que habían salido sus planes. Cuando Pesipro se quito el cinturón de seguridad y se incorporo la agente Sulsikya le apunto con su arma y le dijo:


- Ni se mueva, ni usted ni su guapa acompañante.

El avión aterrizó en el mismo aeropuerto de donde había salido, allí a los pies de la escalera lo esperaban los agentes Manux, Opendur, Otison y Sibatari y por su puesto Stephen herido de gravedad. Pesipro y Nenya bajaron por aquellas escaleras hasta llegar a la altura de los agentes.

- Quedan detenidos por la presunta muerte del alcalde Corusju y por la muerte de Cuqui, así como tienen derecho aún abogado, si no pueden pagarlo se les facilitara uno de oficio, tiene….


Tras leerle sus derechos, Stephen se acerco a ellos y les preguntó.


- ¿Por qué? Esto no tiene ningún sentido.


- Eso es lo que tú te crees, que esto no tiene ningún sentido. – Dijo Pesipro.

Nenyan se quedó mirándolo y dijo:


- Todo, por unos padres incomprensivos que unieron a su hija con un niño rico, pues yo nunca le ame, siempre he estado enamorada de Pesipro y este era nuestro plan, para estar juntos, el amor debería haber triunfado y nosotros deberíamos estar juntos para siempre.

- ¿Y por eso mataste a tu padre? ¿Por eso has intentado matar a Kinolipo? ¿Cuantas muertes querías colgarte para ganarte la felicidad?


- No hubiera querido acabar con ninguna de ellas, pero mi padre…

- ¿Y Cuqui?

- Ella era nuestra cuartada perfecta, ella odiaba a toda su familia, todos la acusarían a ella, todo falló cuando John decidió ayudar a la familia Musett y abandonar los planes de Cuqui.


- ¿Pero estuviste a punto de morir? ¿Quién intentó matarte?

- Eso fue real, la misma Cuqui creyendo que yo era Kinolipo, me asestó las puñaladas, por suerte no me afecto ningún órgano vital.


- Calla no digas más, sino es en presencia de tu abogado – Dijo Pesipro.

Los agentes se los llevaron en el coche policial con los grilletes puestos.

Al cabo de unos meses.


La familia Musett disfrutaba de una barbacoa en el jardín, Andremar y John se encontraban sentados tomando un refresco, parecía como si el amor entre ellos floreciera, mientras Kinolipo sanado ya de todas las heridas físicas se aislaba de la gente, pues las heridas del corazón seguían sangrando. Los señores Musett avisaron a sus hijos para que se acercaran a la mesa, cuando de pronto alguien empezó a disparar contra todos ellos…
â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„

FIN

â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„ â—„
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
cay11

cay11

22.08.2009 22:58

(vlv)

cay11

cay11

20.08.2009 21:35

Al final te ha quedado un relato de lo más "negro", sí. Besos. (vlv)

Sluf

Sluf

27.06.2009 02:54

final sorprendente , te debia el excepcional

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Relatos Libres 7 ha sido leída 307 veces por los usuarios:

"excepcional" por (60%):
  1. cay11
  2. Sluf
  3. prifer
y de usuarios adicionales 15

"muy útil" por (40%):
  1. danielomar
  2. takylytos
  3. rigame
y de usuarios adicionales 9

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.