Corrida en el servicio de la discoteca

5  27.01.2009

Ventajas:
.  .  .  .  .

Desventajas:
.  .  .  .  .  .  .  .  .  .

Recomendable: Sí 

Pecua

Sobre mí:

usuario desde:19.12.2006

Opiniones:199

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 5 miembros de Ciao

Nos habían pasado unas entradas y nos fuimos a una disco que no era de las habituales, donde la peña ya eran bastante mayores, no se, treintañeros. Nosotros ya veníamos preparados y habíamos privado a saco antes de entrar, pues en estos sitios te cobran por una copa lo que no está escrito.

De todos, sin duda yo era el que iba peor, porque me había incorporado a la fiesta sin comer nada, después de pasarme la tarde como siempre haciendo piscinas (soy un enfermo del culto al cuerpo), y llevaba una mierda encima importante. Total que nos pusimos en la parte más visible del local, tenía como una tarima o algo así, y a bailar aunque no fuera techno.

Parece que al rato una tía gorda y rubia ya entrada en años, (mis amigos le ponían 40, yo iba demasiado ciego para no ver nada más que maravillas) se me acercó y empezó a pegar al cuerpo. Un colega, viendo el plan que llevaba la tía, me agarró del brazo y pasó al otro lado, y creo que dijo algo pero ni me enteré.

Probablemente la llamó zorra, pues lo era y lo tenía merecido. Continué bailando, si se le puede decir bailar a mí dejarme llevar por la música, hasta que decidí ir a echar una meada.

Yendo hacia el lavabo se me acercó la misma pava, y nos pusimos a hablar. Bueno, quien hablaba debía ser ella porque yo sólo sabía sonreír en plan idiota y decir que sí, no tanto porque estuviera de acuerdo sino porqué ni me enteraba de la historia.

De repente me cogió de la mano y se puso a andar, mientras yo la seguía tirado por ella. Nos dirigimos al lavabo de chicas (curiosamente no había cola) y entramos en uno, mientras ella cerraba la puerta detrás. Allí empezó a morrearme y yo le correspondí como pude.

No contenta con el morreo, sus manos se dirigieron a mi camiseta y de un tirón me la sacó mientras yo debía levantar las manos como si fuera un colegial.

Pasó sus manos por mi cuerpo y empezó a besarlo y a pasar la lengua sin dejar nada de mi cuerpo de nadador. Fue bajando su lengua hasta llegar a mi pantalón. Sin pensárselo, desabrochó el cinturón y descordó los botones, mientras se agachaba para quitarme las Nike negras que llevaba, lo cual hizo fácilmente.

Continuó, sacándome los pantalones y dejándome en calzoncillos, con una tremenda erección a pesar de la mierda que llevaba encima. Inmediatamente me quitó el slip (mi verga lo agradeció) y lo deslizó hacia abajo hasta dejarme totalmente en pelotas, apoyado con la espalda contra la pared.

Ella no se había quitado nada, mientras que yo me había quedado a su entera disposición. Se agachó de nuevo, cogió la polla con la mano, y empezó a lamer. En ese momento golpearon a la puerta y creo que dije algo como "iros a la mierda".

Yo estaba en la gloria, mi cara era sin duda de total satisfacción. No duró mucho pues me habría corrido con ganas, pero esa no era su idea. Todo fue muy rápido. Me cogió por las caderas y me sentó encima de la tapa del wáter. Se bajó la parte superior de la blusa y desabrochó el sostén, se sacó las bragas (llevaba faldas), separó sus piernas y pronto encontró mi tieso miembro con sus labios más íntimos.

Se la puso de un golpe, sin dificultad alguna pues iba totalmente mojada y su coño era como una autopista. Acerco mi cara a sus pechos y me encontré en medio de unas grandes tetas mientras ella empezaba un sube y baja. Como me gusta alargar las pajas lo máximo posible (acostumbro a contar hasta 1000), estuvimos un buen rato dándole hasta que empezó a tener sus orgasmos.

Finalmente me corrí en su interior dejando ir un grito de gusto. Se levantó, se puso las bragas y se marchó, dejando la puerta abierta y a mi en pelotas sentado en el lavabo con la polla medio potente ante las chicas que estaban esperando, y que no perdían detalle de mi cuerpo atlético.

Me puse los pantalones como pude y luego la camiseta y las Nike. Al salir una chica me dijo: "te olvidas el slip".

Volví con mis amigos a la pista y mientras bailaba se acercaron tres, no exagero, tres tías y me dieron un papelito o el móvil. Ahora me dedico a la treintañeras, no paro de follar, estan mas necesitadas de sexo que las jovencitas de mi edad y falla como follan las cabronas.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
albg

albg

27.01.2009 18:27

Interesante relato. Un saludo.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Relatos eróticos IV ha sido leída 5468 veces por los usuarios:

"muy útil" por (100%):
  1. galilea1083
  2. Solo_Maria
  3. D_madrid
y de usuarios adicionales 4

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.