MI CONCHA QUERÍA VERGA

5  08.07.2008

Ventajas:
MI CONCHA QUERÍA VERGA

Desventajas:
0

Recomendable: Sí 

jugadoraviciosa

Sobre mí:

usuario desde:08.07.2008

Opiniones:1

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 4 miembros de Ciao

MI CONCHA QUERÍA VERGA

La empezó a meter sin compasión, empecé a gritar y a él le gustaba más cómo gritaba, aceleró hasta que se corrió dentro de mi culo sintiendo escurrir su leche bien calentita en el fondo de mi culito

Hola me llamo María y soy una mujer madura de 41 años, en alguna ocasión ya había escrito un relato, y ahora voy a relatarles otro más, estos relatos son verdaderos que hacen parte de mi vida y mis experiencias sexuales.

Bueno estaba yo en una noche de verano, en la casa con unas visitas particulares recién llegadas de Portugal, habían venido a visitar Canadá (que es donde yo estoy) para disfrutar su belleza.

Como era fin de semana y la noche estaba muy buena para pasear, le dije a mi hija mayor para invitar algunas amigas a la casa, y ver adonde ir de paseo.

Ese día había ya hablado con mi amante que no podría ir a verlo, porque me tenía que quedar con las visitas. Entonces todas nos reunimos en mi casa para salir juntas, y como mujeres locas y divertidas decidimos a ir visitar algún bar.

Pero después cambiamos de idea y fuimos a un club de hombres desnudos, cosa que mi prima no había visto nunca, y también que para mí sería la primera vez.

Me encantó la idea de mirar tantos hombres desnudos y vergas diferentes. Ahí entramos, y para mi sorpresa y alegría en toda la sala solo se miraba estos hombres guapísimos, desnudos, o con sus pequeñas tangas bailando alrededor de mujeres, uuuufffffff, eso me dejó de boca abierta, confieso que me encanta mucho mirar un buen culo masculino y sus músculos.

Ahí empezamos a pedir unas bebidas, y de pronto mi hija me hizo una sorpresa invitando a un guapísimo mexicano a bailar solo para mí, cuando vi ese hombre tan cerca de mí solo con su pequeña tanga, ya lo quería comer, sentí como se humedecía mi coño de tan solo mirar su cuerpo.

Ahí él empezó a bailar metiendo su verga adelante de mi boca, tocándose muy sensual, yo queriendo agarrarlo y tocar su piel, pero eso no se puede hacer.

Ya se miraba en mi rostro y en mi mirada que estaba excitada, quería pegar su culo, morder sus tetas, chupar su verga, ummmmm, ya me imaginaba en la cama con uno así, que delicia sería, ufffffffff.

Mi conchita estaba pidiendo ser cogida, queriendo verga que me la metiera sin compasión. Hasta que se terminó la música y vino otro a bailar para mi prima, era un negro y muy bien dotado, se miraba muy grande y gruesa su verga, estábamos todas excitadas de mirar tanta belleza, wooow, después de algunas copas y de tanto mirar regresamos a la casa.

En mi mente sabía que no podría dormir así como estaba de caliente, estaba necesitada de ser cogida y quería mucho hacerlo. Después salimos del club y dejé a todas cada una en sus casas, y de inmediato fui a ver mi amante.

Como tengo las llaves de su apartamento abrí la puerta muy despacito para que no me escuchase, cuando entré lo vi bien dormido en su cama, me empecé a quitar toda mi ropa, ya sentía mi vagina hirviendo de caliente, quería verga esa noche a todo costo.

Después de desnudarme toda me acerqué a él y empecé a chupar su verga, Uhmmmmm, él se despertó con asombro y me preguntó- ¿Hey, qué haces aquí?, tú no ibas a venir hoy, entonces yo le dije: no quiero platicar, quiero que me cojas y ya, estoy muy caliente y necesitada de verga, quiero que de mi concha escurra mi leche bien rico, yo vi tantas vergas hoy que me dejó a mil, con ganas para coger.

Quiero que me folles rico y duro, que me hagas tu esclava, sumisa, mujer, puta, niña, todo lo que quieras pero dame verga, la quiero, hummm, y seguí chupando su verga que ya estaba como me gusta de dura, y buena, él también me empezó a chupar la conchita y me dice: si cabrona, se nota como estás de caliente, dame ese coño mojado, le voy a mamar todo esos jugos, querías verga de otro putita pero te doy la mía, y te voy a dar duro hasta que te canses de coger, hasta que me pidas para parar, y te lo daré más y más, tú vas a ver ya, que el cornudo de tu marido no sabe la putita que tiene en su casa y como le gusta la verga.

Vente mi puta, monta tu verga, quiero sentir esa conchita caliente, ven dame todo tu placer. Hummmmmm, yo estaba queriendo sentir esa verga en mi coño, no esperé más y me monté en su verga, me la clavé toda de un solo golpe y que rico sentí, empecé a follar como loca, moviendo todo mi cuerpo y gimiendo de placer.

En mi mente seguían las imágenes de todos esos hombres en pelotas que había visto, y eso me agradaba, y me hacia gemir más y quería sentirla más al fondo, ahí me moví más rápido y me corrí, sentí como escurría mi leche por mi vagina chorreando la verga de mi amante, acabé disfrutando como nunca antes, hummm mmmmmmmm, me sentí tan bien, satisfecha, y contenta, y ya lista para descansar la noche.

Pero él me dijo: tú no vas a dormir, vas a seguir cogiendo toda la noche, voy a comer tu culo y concha, una y otra vez, hasta que me canse de meterte la verga, y me ordenó ponerme en cuatro, y yo como sumisa y puta que soy obedecí. Y me empezó a comer el culo, a lamerlo una y otra vez, y me decía: tú sabes bien que me gusta tu culo y te voy a meter toda hasta que grites, y una vez lubricado mi culo me la empezó a meter sin compasión, Ohhhhhhh, sufría de un poco de dolor y empecé a gritar y a él le gustaba más cómo gritaba, y me decía: así puta, dámelo y grita.

Y gritaba más, sintiendo su verga entrando y saliendo de mi culo, así de una sola vez, que dolor, pero poco a poco el dolor cambió por el placer, y ya gemía y le decía a él: ooooooohh, si mi vida, cogeme mi culo, que rico lo hacés hijo de puta.

Quiero duro, así dámelo, sigue, sigue, cabrón me encantas, ahhhhhhhh, que rico, siento me calientas de nuevo, Hummmmmm, me gusta coger así, dámelo, dámelo, Ahhhhhyyyyyy, entonces él empezó a acelerar más sus movimientos hasta que se corrió dentro de mi culo dejando su leche, sintiendo escurrir su leche bien calentita en el fondo de mi culito, y cayendo en la cama de cansancio.

Que bien habíamos cogido los dos, Uhmmmmm, pero la cosa no paró ahí, seguimos cogiendo más hasta las 5 de la mañana que caímos rendidos, y así empezamos a dormir, sudados y felices, al día siguiente estaríamos otra vez cogiendo como siempre.

Esa noche siempre la guardo en mi mente, de tantas bellezas naturales que vi, y por tantas buenas vergas, y una vez más estaba siendo infiel a mi marido, ya que no sabe complacerme y tengo que buscar a mi amante a que lo haga.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Moraneus

Moraneus

08.07.2008 14:33

mmm no sé si me gusta más tu relato o tu nick xDDD

morenacartagena

morenacartagena

08.07.2008 08:40

Ardiente.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Relatos eróticos ha sido leída 89953 veces por los usuarios:

"excepcional" por (40%):
  1. Moraneus
  2. morenacartagena

"muy útil" por (60%):
  1. nenya_
  2. mainecoon
  3. cuchufleta

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.