Cumpliendo deseos ocultos

5  14.02.2010 (20.03.2010)

Ventajas:
Anonimato, recibir comentarios y observaciones de posibles lectores

Desventajas:
ninguna

Recomendable: Sí 

atletahot

Sobre mí:

usuario desde:01.01.1970

Opiniones:1

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 2 miembros de Ciao

Era una tarde de verano, llevaba unos dias intranquilos pues una experiencia pasada se hizo presente en mi vida.
Llevaba unos dias muy intranquilo pues me encontré por casualidad a una amiga con la que tuve unas aventuras hacía ya unos años. Mi situación actual casado ponía impedimentos a reanudar esta relación, pero mis instintos y deseos permanecían inalterados como en aquellos dias.
Esta amiga me ofreció unos productos de seguros con los que mejoraría mi actual contrato con otra compañía y con su insistencia al final quedamos un día para cerrar el trato. Se acercó una mañana en la que entraba tarde al trabajo y me encontraba solo en casa, la preparé y concerté la visita, llamé por teléfono y en pocos minutos se presentó en casa.
La invité a entrar y empezamos a hablar un poco de nuestras vidas pues llevabamos tiempo sin vernos, le firmé el contrato y le invité a mirar unas fotos que tenía en el ordenador.
La senté en el sillón y me comentó que tenía un poco dolorida la espalda pues haciendo ejercicos con mancuernas se había hecho daño, su pareja le había tratado de aliviar esos dolores pero sin éxito, y como yo domino un poco técnicas de relajación y masajes me aventuré a intentar calmar su molestia.
empecé explorando su cuello y espalda, seguía teniendo aquel tono muscular y tersura de su piel, pero noté diferencia en cuanto a la formación de su cuerpo, como practicaba menos deporte había desarrollado más sus glúteos y pecho, le abracé por su cintura y hombros para intentar estirar su cuerpo y recolocar su columna, pero dado como he dicho su tono muscular me hacía imposible lograr mi objetivo.
La noté excitada pero no quería darme a entender ni mostrar sus deseos ocultos, disimulando los dos aquellas sensaciones.
Nos dirigimos al pasillo hablando pues ella tenía prisa con otro nuevo cliente y a mi tambien se me agotaba el tiempo. Nos miramos y le cogí la mano y ella me preguntó qué me pasaba, a lo que le respondí que "...recordaba viejos momentos.." nos abrazamos y noté como tenía el pecho hinchado y duro a lo que yo también respondí con una gran erección. En ese momento ella me dijo que no podía ser pues yo casado y ella con pareja, que estabamos haciendo mal. Sonó el timbre de la puerta y rompió todo lo que habíamos logrado. Fui a abrir y era un vendedor, lo dejé marchar y retomé lo que deje con mi amiga. Ella me confesó que la relación que tuve con ella hacía ya muchos años fue la más excitante que había tenido con cualquier otro chico y que la tenía en su mente durante toda su vida. Me insistió en que tenía que marcharse y la dejé ir.
Un día mas tarde me volvió a llamar y me comentó que se había dejado una copia del contrato en mi casa y que tenía que recuperarla, nos citamos por la tarde en la calle pues estaba almorzando fuera con unos amigos y llegó con su coche, estuvimos hablando un rato y sabía como excitarla, le acerqué mi mano a la suya y le realicé un suave contacto con mi dedo índice sobre su piel, noté como se venía abajo y accedía a recordar las aventuras que tuvimos tiempo atrás, le dije que ya nos veríamos en otra ocasión a lo que me respondió que cuando quisiera yo.
Otra tarde muy cercana mientras estaba frente al ordenador, apareció otra amiga en el messenger, la saludé pues ella siempre me recriminaba que no le escribía nada cuando entraba, y para ser caballeroso accedí en aquella ocasión. Me saludó como siempre y estuvimos hablando durante un rato, nuestras charlas siempre eran un poco morbosas sin haber llegado a hacer nada, era una chica bastante liberal y joven con quien tenía mucha confianza.
Me comentó que tenía dolor en la zona lumbar pues tuvo un accidente hacía poco tiempo, a lo que lo le comenté que podría ser debido a un pinzamiento, ella comentó que había estado yendo a fisioterápia pero no había conseguido mucho avance.
Al final le ofrecí mis servicios como amigo para intentar paliar su molestia, pero pregunté si sus padres estaban en casa, ella comentó que podía quedar conmigo a solas y entonces accedí para la siguiente tarde.
Entré en el mensenger y me la encontré nuevamente, me llamó y fui a su casa. Cuando llegué estaban sus padres y me enseñó un pájaro que lo tenía como mascota. Sus padres iban a salir pues iban a dar un paseo y hacer ejercicio, y entonces nos quedamos solos.
Me preguntó donde nos colocábamos si en el suelo o donde y le dije que en su cama iba a estar más cómoda. Se colocó encima de una toalla para no manchar con el aceite y comenzamos la sesión.
Llevaba unas bermudas y una camiseta, cogí el aceite y se lo extendí por la zona lumbar, estuve explorando y preguntando por donde le doía, y me indicó que más abajo, cerca del muslo, pensé que el dolor le podría venir de la inserción del muslo y continué descargando esa zona. El masaje era cada vez más intenso y llegué a tener en mis manos su dos voluminosos y musculosos glúteos, que cada vez notaba más relajados y distendidos, yo sin intentar nada me estaba calentando poco a poco, haciendo movimientos indicadores de mis posibles intenciones para sonsacar si ella también iba por el mismo camino, pues en otra ocasión ya se me insinuó y habíamos quedado a solas para tomar unas copas.
Terminé con aquella zona y le pregunté si estaba mejor, me confirmó que sí pero me dijo que si le daba en las piernas.
Continué por la parte posterior de los muslos y también la anterior, pero no tuvo suficiente y me indicó que el dolor de la cintura se le reflejaba por delante, por encima del pubis.
No quise pecar de mal pensado y accedí a continuar, me metió la mano por debajo de su cuerpo a través de sus bermudas y braquitas mientras llevantaba la cintura para dejarme sitio para realizar el masaje. Su culito y coñito se quedó a la altura de mi cara, y el roce de mi mano contra su pubis que se notaba que se lo había rasurado hacía tiempo por el largo de su bello, logró que me excitara bruscamente pues ella comenzó a mover sus caderas de forma incontrolada ante el contacto de mis dedos tensos en su barriga, con la otra mano intenté acceder a sus labios vaginales que los tapaba la bermuda y braguita, las cuales estaban muy tensas debido a que mi otra mano estaba tensando su elástico. Posé el dedo gordo al ladido de su entrada invitando a que mi amiga hiciera el resto si estaba dispuesta a continuar.
Le vino algún pensamiento por la cabeza y se paró bruscamente, reprendiéndome sobre la acción que iba a realizar. Continué masajeando sus gemelos y pies y terminé marchándome de su casa.
La cosa no quedó ahí pues me comuniqué con ella por el correo y le pedí disculpas por mi comportamiento, comentándome que se había quedado con las piernas temblorosas y que la situación le superaba, que no podía llegar a nada conmigo, aunque ella me había llevado a aquella situación pienso que intencionalmente, comentó que no podía volver a mirarme a la cara ni hablarme. Yo terminé disculpándome de nuevo y que había sido involutariamente pues otra relación (la de mi atigüa amiga) me tenía un poco alocado por aquellas fechas.
Al final me sentí utilizado pues las intenciones con todos los chicos incluido yo era la de darle celos a un antigüo novio suyo con el que quería continuar.
La relación con mi antigüa amiga no continua pues pasó el verano y las vacaciones y debido a que su novio y pareja era muy celosa (le revisaba las llamadas de teléfono) creaban una situación un poco tensa. La llamé hace poco y no me cogió el teléfono, lo seguiré intentando pues quiero retomar aquellos deliciosos polvos que eché con ella y tener a mi merced su deliciosa vagina y dulces labios vaginales.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
josselitoovelez19

josselitoovelez19

05.05.2012 21:23

Valorada

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Relatos eróticos ha sido leída 8314 veces por los usuarios:

"excepcional" por (50%):
  1. josselitoovelez19

"muy útil" por (50%):
  1. NectarDulce

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.