Una casualidad llena de pasión

5  07.11.2010 (08.11.2010)

Ventajas:
Descubrir lo grato que es querer y ser querido .

Desventajas:
Todo lo que empieza tiene final

Recomendable: Sí 

sumlego

Sobre mí:

usuario desde:22.11.2009

Opiniones:127

Confianza conseguida:90

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 41 miembros de Ciao

El casual MARCO


Siempre he pensado que las casualidades tienen su razón de ser, que existen por algún motivo oculto y desconocido.

Las cosas no pueden ser solo porque sí.

Así fue el conocernos, de casualidad. Aparecimos los dos en el lugar apropiado en el momento oportuno .

Todo fue muy rápido…nos caímos bien, nuestros karmas se entendieron y nos dejamos llevar…

De pronto nos encontramos en esa preciosa habitación: olía a limpio y a seducción, si es que ésta tiene olor, pero en cualquier caso se dejaba sentir.

Su decoración era mínima pero la hacía acogedora; en tonos tierra, cálidos como el momento.

Estaba rodeada de un aura que invitaba a la conversación fácil y en esas estábamos, relajados, disfrutando del momento, cuando de pronto, nos besamos

Fue instintivo, surgió así, los dos al tiempo… ambos supimos cuándo era el momento y nos entregamos a ese gesto de amistad … los bombones y el licor del café irlandés, supongo, pusieron el resto…

La cama era grande, muy grande, blanca ella. Las sábanas, suaves y muy limpias, nos invitaban a sentir su abrazo y decidimos aceptar su sensual acogida.

El inesperado NUDO


Eran las 12 en punto de la noche cuando mis dedos cerraron, en cruz, sus labios: primero en horizontal y después en vertical…con ese sencillo gesto, rogaron su silencio y su total entrega.

Fue entonces cuando nuestras lenguas comenzaron a buscarse con auténtica pasión y, sin dejar de besarnos, con las manos comenzamos a recorrer nuestros cuerpos, buscando las esclusas de entrada y salida que nos permitiesen disfrutar de la calidez de nuestra piel.

Nos convertimos en objetos, en el mutuo y extraño fruto del deseo…ya no había marcha atrás .
.
.
.
Observé sus delicados pies de geisha mientras, acariciando sus torneadas piernas, buscaba su brevísima ropa interior con el firme propósito de quitársela.

Con gestos rápidos y cargados de intención nos encontramos, en un instante, desnudos uno junto al otro, uno sobre el otro…disfrutando del roce carnal.

Recorrimos con pasión los mapas físicos de nuestros cuerpos …en toda su extensión…hurgamos en nuestros pliegues más ocultos y nos entregamos al placer.
.
.
.
Puesto sobre ella, con las piernas abiertas y arrodillado, la sujeté los brazos en alto y comencé a besar su cuello. Noté cómo su piel se erizaba y, lentamente, fui bajando hasta llegar a los pechos…estaban duros, coronados por los sonrosados pezones que, en círculo, lamí y mordisqueé con suma delicadeza, mientras de su garganta salía un gemido sordo y su cuerpo se arqueaba.

La sujeté con fuerza de la cintura, colocado entre sus piernas abiertas, para besarla alrededor del ombligo cuando, aprovechando su recién recuperada libertad, con las manos presionó sobre mi cabeza a la par que, con movimientos rítmicos, sus caderas acercaban su sexo contra mi pecho…

Descubrí su ardiente natura primero con los dedos que, certeramente, abrían la carnosidad de sus labios y, en un gesto de pasión infinita, me sumergí en el que se convertiría en el pozo húmedo de mi locura…

Mi boca libaba los más íntimos humores que escondía la sexualidad que, generosa, me ofrecía…mi lengua buscaba el botón que encendería, todavía más, su deseo…
.
.
.
Me giró sobre mí y subiéndoseme encima, me besó con pasión…mordió mi lengua y arañó mis costados…

Se entretuvo construyendo pequeños rizos con el vello de mi pecho para, acompañando el gesto con una sonrisa pícara y cargada de sensual apetito, volcarse sobre mi bálano .

Primero, con su mano derecha, se aferró a él mientras, rítmicamente y con matemática precisión, lo acariciaba haciéndolo subir y bajar para mi locura…con la izquierda, amasaba y excitaba el resto del fruto de mi masculina condición.

Fue muy rápido, de repente lo sentí entre sus labios y con la seda roja de su boca sobre mi glande, en dulces caricias, hizo que me sintiera la persona más afortunada del planeta…su pelo revuelto caía sobre mis piernas y cubría en parte mi pubis, provocándome una placentera sensación.

Su hermosa cara, congestionada, rogaba la culminación de lo empezado casi por casualidad…ahora lo deseábamos los dos con todas nuestras fuerzas.
,
,
,
Ya estaba todo preparado…se sentó sobre mí y comenzamos a hacer el amor con una cadencia vertiginosa, con una generosidad mutua digna de encomio, mientras acariciaba sus pechos y ella hacía lo propio con el mío.

Se ofreció generosa y yo accedí hasta lo más profundo de su ser.

Los gemidos se mezclaban con los gritos de pasión …todavía no estaba todo…salí de ella…se arrodilló y me pidió que cabalgara sobre su grupa…me sentí Belerofante sobre Pegaso…

La sujetaba de los brazos para mantenerla erguida mientras bombeaba frenéticamente con mis amantes caderas…oíamos nuestros corazones desbocados, bum-bum, bum-bum…nos dejábamos querer…
.
.
.
Habíamos estallado en lujuria, en puro sexo y en los más primigenios de los gozos.

Caímos del lado derecho, agotados pero llenos…debíamos continuar…en numérica posición…

Yo tumbado sobre mi espalda y ella sobre mí, en sentido inverso…

El placentero DESENLACE


Volvimos a paladearnos íntimamente…

Me sentía reventar, el sexo enhiesto y repleto…

En ella la hinchazón de pechos y de labios, previa al orgasmo ya inminente, era un hecho…la piel rosada…

Sudábamos…nos podía la pasión.

No nos dimos tregua…nuestras lenguas, nuestras manos…todo nuestro ser estaba volcado en la felicidad del otro…
.
.
.
¡Y se hizo la luz!

Miles de estrellas, en un maravilloso Big Bang, explotaron en nuestras cabezas…creímos perder el sentido…

¡Dios mío!

¡Algo así debe ser entrar en el Paraíso! ¡La Gloria a nuestro alcance!
.
.
.
¡Estallamos en nuestras bocas!

Se derramó el almíbar cálido y espeso de mi sementera…asumí sus íntimas esencias…Nos bebimos...

Nos amamos…tantas veces como pudimos…
.
.
.
La paz solo llegó con el despunte del alba.

Solo entonces nos dimos el sosiego que nuestros cuerpos, más que nuestras almas, necesitaban.

Nuestra alegría era inmensa, la llevábamos en la cara dibujada con las acuarelas de nuestro inmenso gozo…gozo particular en gallarda compañía.

Y... la inevitable CONCLUSIÓN


Vuelvo en tren, pensativo, la cabeza apoyada en la ventanilla, viendo los sombríos paisajes oscurecidos por mi estado anímico. El vaho que provoca mi aliento sobre el cristal, no facilita una visión más optimista.

Nos despedimos como nos conocimos…de inmediato…casi sin darnos cuenta

¿Cuál era su nombre?...y su teléfono ¿cuál es su número de teléfono?...¡Ya da igual!

Mi alma necesita una ducha caliente para volver en sí, que no mi cuerpo, que en él quiero llevar su olor toda la Eternidad…hasta el momento mismo de mi llamada para partir al Averno.
.
.
.
¿Qué me pasa en los ojos?...¿Lágrimas?

Serán fruto de la irritación provocada por la carbonilla del tren, pero…¿no es eléctrico?

No, no es eso, ya sé lo que me pasa…
.
.
.
Los hombres también lloran…lloramos…


NOTA: La fotografía ha sido conseguida en Google .


Fotos de Relatos eróticos
Relatos eróticos Pasión y entrega - Relatos eróticos
Pasión y entrega...¿algo más bonito?
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
NectarDulce

NectarDulce

30.03.2013 01:18

Yo lo que no entiendo es por qué no se intercambiaron los teléfonos...¿Tan de moda están las relaciones esporádicas? Yo... no podría hacer el amor con un hombre extraño, pfff, sólo en mis fantasías ^^

cay11

cay11

04.07.2011 21:34

La pasión es, en el fondo (y no tan en el fondo) lo que mueve el mundo. Pero si esa pasión está aderezada de poesía... eso no tiene precio! Besos.

veri111

veri111

14.03.2011 12:45

Genial escrito

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Relatos eróticos ha sido leída 8789 veces por los usuarios:

"excepcional" por (74%):
  1. NectarDulce
  2. cay11
  3. persilja
y de usuarios adicionales 29

"muy útil" por (23%):
  1. azuar
  2. lomari1979
  3. alberto7474
y de usuarios adicionales 7

"fuera de tema" por (2%):
  1. veri111

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.