Restaurante Casa Goyo, Alcocer, Guadalajara

Imágenes de la comunidad

Restaurante Casa Goyo, Alcocer, Guadalajara

> Ver características

86% positivo

9 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Restaurante Casa Goyo, Alcocer, Guadalajara"

publicada 07/07/2009 | SUSKA30
usuario desde : 06/07/2009
Opiniones : 2
Confianza conseguida : 0
Sobre mí :
Genial
Ventajas CANTIDAD (no dejara indiferente a ningún buen amante de la comida)
Desventajas NO SE PUEDE FUMAR
no evaluada
Relación calidad precio del restaurante
Calidad de la comida del restaurante
Diversidad del menú del restaurante
Decoración y diseño del restaurante
Atención al cliente del restaurante

"RESTAURANTE GOYO:No podras resistirte a hacer fotos a los platos!"

Hay tantos aspectos destacables en torno al restaurante Goyo que lo mejor es entrar en materia sin mayor miramiento:

UBICACIÓN: En Alcocer, Guadalajara. A solo doce km de Sacedón y su maravilloso pantano de Entrepeñas (para los que les apetezca darse un bañito para bajar la comida o hacer una escapada dominguera de día completo). Ideal para los que vivimos en Madrid, Guadalajara, Cuenca o cercanías. No tiene pérdida, cruzando el pueblo de punta a punta sin callejear, el restaurante se encuentra aproximadamente a la mitad.

ALCOCER: Pueblo pequeño y concurrido, con el encanto que tienen los pueblos. con "solera" No voy a entrar a hablar de él con más profundidad porque nos limitamos a recorrerlo con el coche buscando aparcamiento. Como en muchos pueblos, la señalización es escasa y hay demasiado coche para su tamaño, así que precaución al circular por sus calles.

TRAYECTO Y APARCAMIENTO: Nosotros estuvimos a finales de Junio y no encontramos excesivos problemas para aparcar, aunque sí que tuvimos que dar un par de vueltas (eso sí, como el pueblo es tan pequeñito, no va a estar lejos aunque tengas que aparcar en la otra punta). Las carreteras de acceso al pueblo son para disfrutarlas, tan bonitas como peligrosas, así que a relajarse y disfrutar del trayecto sin pisar el acelerador más de la cuenta.

APARIENCIA: El restaurante por fuera es completamente insulso, para nada hace justicia de lo que nos vamos a encontrar en su interior. Cuenta con un bar donde seguramente nos toque esperar antes de comer y en donde merece la pena pedir una cañita para abrir boca con los pinchitos tan cucos que te ponen. Ya dentro veremos mesas bien vestidas, la mayoría pensadas para grupos, con un salón bien preparado y de gran capacidad. El restaurante me recuerda a los típicos asadores, ni muy recargado ni con poco gusto, contundente (como su comida), espacioso pese a estar lleno, cómodo, limpio, sin agobios y con un público variado, sin etiquetas. Ideal para comidas en grupo, familiares, aunque también se puede ir en pareja.

NO FUMADORES: El local entero es de no fumadores, aunque si vas a última hora cuando ya empiezan a quedarse mesas vacías te dejan fumar si las mesas de alrededor también están de acuerdo. En el bar permiten fumar.

COMIDA: A la carta. No disponen de menú de fin de semana a pesar de que lo anuncian. Las cantidades son más que generosas (desmesuradas, increibles), por lo que es recomendable pedir los platos para compartir, ya sean primeros, segundos o postres. De todos modos, si pides en exceso, no te preocupes porque te lo ponen en un recipiente para llevar (no te cortes, lo hacen con todo el mundo). La calidad de la comida es buena y la presentación también (no escesivamente ostentosa pero apropiada para el tipo de comida). Nosotros pedimos de primero un revuelto de setas, almejas y gambas (muy recomendable), de segundo chuletón y cordero y de postre un flan para compartir. Ni que decir tiene que tuvimos para comer, cenar y "parte del extranjero...". De beber un vino de Alcocer, con cuerpo, contundente, casero y muy apropiado para la carne (relación calidad-precio muy aceptable). Tras la comida te invitan a unos chupitos caseros de hierbas y crema de orujo (los que quieras, te dejan la botella), así como a helados mini, chocolatinas, etc (hasta aqui solo llegan los estómagos a prueba de bombas...). Otros platos que vimos y nos llamaron la atención (aunque no los probamos), fueron una especie de pastel de hojaldre inmenso con muy buena pinta y un postre también de hojaldre con forma de cisne entre muchos otros. Muchas de las comidas de la carta son por encargo, así que conviene saberlo previamente.

PRECIO: Dos personas por todo lo alto 93 € (incluye las cañas previas a la comida con sus tapitas correspondientes, un aperitivo de los que se pegan al riñón mientras esperas la comida, un primero de los más caros a compartir, dos segundos de carne, un postre a compartir, una botella de vino de precio medio-bajo, dos cafes más las invitaciones de la sobremesa y por supuesto los "tappers" llenitos para la cena... Quiza de entrada parece algo caro, pero con lo que nosotros pedimos habíamos comido cuatro y aun así hubiera sobrado...

TRATO: Familiar, cercano, muy adecuado. Buen servicio, sin agobios pese al volumen de gente.

RESERVAS: Nosotros tuvimos suerte, llegamos tarde y encontramos una mesa para dos esperando una media hora. Pero no creo que sea fácil y estaba lleno, así que lo mejor es reservar.

Espero que os sea útil Buen provecho!


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1868 veces y ha sido evaluada un
0% :
> Cómo evaluar una opinión
no evaluada

Su evaluación sobre esta opinión

Productos similares más buscados

Información técnica : Restaurante Casa Goyo, Alcocer, Guadalajara

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Continente: Europa

Ciao

Incluido en Ciao desde: 20/09/2006