UN ITALIANO EN LOS CAMPOS ELÍSEOS

3  13.04.2009

Ventajas:
la lasagna, un sitio tranquilo para cenar

Desventajas:
precio, todo en París es muy caro

Recomendable: Sí 

ITACA213

Sobre mí: La primavera sabe que la espero en Madrid www.itacabuscandoaulises.blogs pot.com. Take a smile :) ...

usuario desde:16.06.2006

Opiniones:1057

Confianza conseguida:271

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 40 miembros de Ciao

Sábado noche en París, hay que vivir la noche parisina, por lo que teníamos pensado ir a cenar fuera; el problema era, como siempre ponerse de acuerdo y encontrar un sitio donde no nos dejáramos los ahorros del mes, que ya bastante nos habíamos gastado en esa escapada parisina. Teniendo en cuenta que además íbamos un grupo de cuatro personas, ponerse de acuerdo sobre el destino de nuestra cena, era una tarea cuanto menos dificililla, aunque al final logramos ponernos de acuerdo. Que si yo quiero ir a Montmatre, que si yo a Montparnasse, que si yo conozco un restaurante en pleno centro, que si los Campos Elíseos de noche son maravillosos… Teníamos las tarjetas de una cadena de restaurantes muy buenos que nos habían recomendado, pero al final nos decantamos por ir a dar un paseo por los Campos Elíseos de noche, una actividad muy parisina que queríamos incluir en nuestro tour por la Ciudad de la Luz, así que tras patearnos la ciudad todo el día, pasamos por el hotel para descansar un poco y de noche nos fuimos a los Campos Elíseos. Una vez allí, parecía casi obligatorio intentar cenar por la zona, pero teniendo en cuenta los precios de los restaurantes de París y específicamente el de los restaurantes de los Campos Elíseos, era complicada la elección. Mi pareja conocía un restaurante italiano de algunos viajes anteriores por motivos de trabajo a París; se trataba del Pizza Pino, que al parecer no estaba mal y el precio se ajustaba a nuestros bolsillos. Una vez frente a la puerta, y más por el cansancio reinante y las pocas ganas de ir a cenar hasta Montparnasse y tener que recorrer un buen trayecto en metro (como era nuestra idea inicial), terminamos quedándonos allí dispuestos a dar buena cuenta de una pizza en plenos Campos Elíseos, algo que además suena muy chic.

CENAR EN PARÍS, CARO PERO ASEQUIBLE SI BUSCAS.


No nos vamos a engañar, París es una ciudad bastante cara en todos los aspectos, y a la hora de comer también lo es. Aún así, a la hora de la comida, al igual que ocurre en España, existen algunos menús del día que se ajustan a tu presupuesto y que te permiten comer sentado a una mesa con mantel, con cuchillo y tenedor y te permite disfrutar de la buena conversación y las sobremesas (los restaurantes de comida rápida los hay casi en todas las esquinas, por si alguno los prefiere). El problema viene cuando toca cenar fuera, si te descuidas te gastas 30 ó 40€ por persona casi por no comer nada. Aún así, algún caprichillo hay que darse y cenar una noche en condiciones en un restaurante en París, entraba dentro de nuestros planes del fin de semana, que una cosa es que vayamos en plan low cost, y otra que a nuestra edad tengamos que comernos un bocadillo de chorizo rancio en cualquier esquina.


A la hora de elegir, para no llevarse sorpresas demasiado desagradables, se recomienda leer la carta antes de entrar en el sitio elegido y tener en cuenta pequeñas prevenciones como cerciorarse de que el iva está incluido, posible coste de servicio, que el precio de las bebidas o los cafés no se dispare etc, ya que son pequeñas cosas que pueden hacer que nuestra factura finalmente se dispare. Aún así, llevad con vosotros la idea de que una cena normalita que en España te pueda costar unos 20€ por persona, en París pueden llegar a ser 30€ o más y eso con suerte, a la hora de cenar no hay otra cosa, los menús del día no suelen tenerlos para la cena y si quieres cenar en un sitio más o menos agradable, esto es lo que hay. Pero eso ya es cuestión de cada uno y cómo se monte sus propios viajes…


PIZZA PINO. UNA CADENA TUNECINA-ITALIANA EN PARÍS.


Los restaurantes Pizza Pino forman una cadena de restaurantes de corte italiano, muy conocidos en la capital francesa. De hecho, disponen de varios locales en París, por lo que no sería raro que os encontrarais con cualquiera de ellos en vuestras incursiones por esta ciudad. Son únicamente cuatro restaurantes los que hay en París, pero todos ellos en barrios y avenidas principales. Curiosamente, aunque son de corte italiano, sus dueños no son de esa nacionalidad como habría de suponer, sino que la cadena Pizza Pino es la idea hecha realidad de dos hermanos tunecinos, que decidieron ocupar esa franja de mercado al descubrir que en París prácticamente no existían restaurantes italianos y así abrieron los Pizza Pino con gran éxito, porque casi siempre están llenos. Como soy muy curiosa, esta información la conocí tras volver de París y ya que tenía que darle a ciao la url de la web de este restaurante, aproveché para leerla y enterarme de ciertas cositas sobre esta cadena de restaurantes (menos mal que no soy un gato, si no la curiosidad ya me habría matado hace tiempo).


Actualmente esta cadena dispone de restaurantes en París, Lyon y otras localidades menos conocidas como Velizy Villacoublay, St Quentin en Yvelines y Montpellier; y según he podido husmear en la web, están pensando en abrir otro nuevo restaurante en Reims. Son restaurantes sencillos y a la vez acogedores, con grandes cocinas y hornos llenas de chefs ataviados al más puro estilo italiano, de manera que los clientes pueden ver por sí mismos como se preparan sus platos, especialmente las pizzas. Esto además le confiere un ambiente acogedor con un olorcillos a cocina de la mamma. Lo que llama la atención es que tanto cocineros como camareros son exclusivamente masculinos, al menos en el local de los Campos Elíseos, que es el único que yo conozco personalmente.


LOS RESTAURANTES PIZZA PINO DE PARÍS.


En resumidas cuentas, estos restaurantes pueden convertirse en una opción bastante aceptable para cenar una noche en París en pareja o en un grupo de amigos. Luego os hablaré con más detalles de ellos, para que os podáis hacer una idea general más concreta, pero de momento os dejo el listado de los restaurantes que esta cadena posee en la capital francesa, por si vais por allí y alguno os interesa. Actualmente existen cuatro restaurantes Pizza Pino en París, muy bien ubicados, por lo que puede ser relativamente fácil llegar hasta ellos. Os indico dónde están los restaurantes y cómo llegar hasta ellos, por si en un futuro viaje a París os interesa comer o cenar en cualquiera de ellos y os quedan relativamente cerca del lugar donde os encontréis.


1. CAMPOS ELISEOS.


Avenida de los Campos Elíseos 31, 33.
75008 PARÍS.


Tel: 0140740112.


Abierto ininterrumpidamente de 11 a 5 horas.


Para llegar en transporte público: Metro Roosevelt y Autobús 73.


2. MONTPARNASSE


Boulevard de Montparnasse, 57
75006 PARÍS.


Tel: 0145491908


Abierto de 11.30 a 4.30 horas.


Para llegar en transporte público: Metro Montparnasse Bienvenue, salida 8.


3. OPÈRA.


Boulevard de los Italianos, 27.
75002 PARÍS.


Tel: 0142660957.


Abierto de 11.30 a 1.30 horas.


Para llegar en transporte público: Metro Richelieu Drouot, salida Opèra impares.


4. RÉPUBLIQUE


Plaza de la República, 4.
75011 PARÍS.


Tel: 0147003078.


Abierto de 11.30 a 23.30 horas.


Para llegar en transporte público: Metro République, salida Rue du Temple.


Como podréis haber comprobado, se encuentran en lugares céntricos, por lo que si finalmente decidís ir a cenar a cualquiera de los restaurantes de la cadena Pizza Pino, os resultará fácil llegar hasta cualquiera de ellos. En nuestro caso, cenamos en el de los Campos Elíseos porque queríamos ir a dar un paseo por esta gran avenida parisina de noche, y una vez allí el Pizza Pino nos quedaba muy a mano. Sin embargo, por ejemplo el de Montparnasse nos pillaba muy cerca del hotel donde nos alojábamos.


CENANDO EN EL PIZZA PINO UNA NOCHE DE MARZO.

Resulta muy poético eso de cenar en plenos Campos Elíseos, puede sonar hasta chic, pero en realidad no lo es tanto. La verdad es que cenamos bien, no hay por qué negarlo, la comida era realmente italiana y estaba deliciosa. Sin embargo los precios eran demasiado elevados para mi gusto, aunque no se podría pedir otra cosa tratándose de París, pero para qué os hagáis una idea, una coca-cola costaba casi 6 euros (casi mil pesetas!!!!), vale con que era una botella de 33 cl, pero aún así, mil pelas por una coca-cola? Pues sí, señores, esto es París.


Llegamos al Pizza Pino a eso de las nueve y algo de la noche. Habíamos comido en el Barrio Latino a una hora muy española (cuando acabamos de comer se acercaban ya las cuatro) y no teníamos mucha hambre, por eso una pizza o un plato de pasta podían constituir una buena cena una sábado noche en París. Mi pareja nos había recomendado este restaurante porque había cenado allí en varias ocasiones en viajes de trabajo. Ya que estábamos frente a la puerta y que tenían unos precios más o menos asequibles, decidimos quedarnos allí y probar suerte. El restaurante Pizza Pino de los Campos Elíseos tiene dos plantas, pero a esas horas estaba hasta arriba, prácticamente lleno. Nos hicieron subir al piso de arriba y en menos de cinco minutos estábamos sentados en una mesa de cuatro al lado de las cristaleras, en un espacio amplio, sin tener la mesa de al lado pegada a nosotros. Era un sitio muy agradable, sobre todo por el olorcillo que provenía de la cocina, que como os decía antes era abierta y al pasar al lado de ella pudimos ver cómo preparaban los platos.

Como en el fondo somos de gustos fijos, de las cuatro personas que íbamos tres pidieron pizza y yo fui la única disidente, que me decanté por una lasagna. He de decir que la lasagna estaba deliciosa y que las pizzas estaban bastante buenas, eran individuales pero con la masa muy fina al estilo italiano. En general es un sitio donde se come bien; de hecho estaba hasta los topes de parejas y familias, por lo que debe de ser un restaurante bastante conocido y concurrido en París. La carta era lo suficientemente amplia, del estilo de cualquier restaurante italiano que podamos encontrar en España. Las raciones también eran amplias o cuantos menos suficientes, aunque los precios algo elevados.


QUÉ COMER EN EL PIZZA PINO.


Como os comentaba, el Pizza Pino es un restaurante italiano del estilo de cualquier restaurante italiano que pudiésemos encontrar en nuestro país. Por ello, la carta no difiere en gran medida de la que puedas encontrar en cualquier italiano al que vayáis habitualmente. Concretamente podemos encontrar:

PASTA. Poseen un amplio abanico de platos de pasta, rellena, sola, con recetas tradicionales… Si te gusta la pasta no tendrás problemas en encontrar un buen plato de pasta recién hecho en el Pizza Pino. En la sección de pasta, supongo que podemos incluir la lasagna, que fue precisamente mi elección en este restaurante. Había dos tipos de lasagna, de carne y vegetal, yo me decanté por la de carne y estaba realmente buena, un plato estupendo para una cena.

PIZZAS. Las pizzas son individuales y con la masa extrafina. Puedes elegir directamente los ingredientes o elegir entre el listado de pizzas típicas: cuatro estaciones, carbonara, tres quesos etc… Están bien como plato para una persona o pedir varias y compartirlas. Nosotros pedimos tres pizzas individuales diferentes y las tres estaban buenas.

ENSALADAS. La opción de las ensaladas es un clásico en casi todos los restaurantes, incluidos los italianos. Desde la clásica ensalada de tomate y mozzarela hasta ensaladas más elaboradas.

CARNES. Otra opción es comerte un plato de carne, por ejemplo otro clásicos italiano, el ossobucco. De todas formas, a mí por la noche y después de patear todo el día la ciudad, no me apetecía meterme un chuletón de carne, pero está bien que haya un poco de todo, para que cada cual pueda elegir según sus propios gustos.

POSTRES. Desde el típico tiramisú hasta varios tipos de tartas diferentes. Si no eres de postre (como es mi caso), siempre puedes pedir un capuccino.


NUESTRA CENA EN EL PIZZA PINO. PRECIO.

Éramos cuatro para cenar y escogimos un plato por cabeza, sin entradas y sin postres. Una cena algo frugal pero suficiente, consistente sobre todo en pizza y lasagna para todos. Bueno, la de la lasagna fui yo, el resto pidieron pizza, cada uno una diferente, y luego intercambiaron entre ellos. Para beber, agua, vino de la casa y una coca-cola, sin postre y sin extras, pero sí con café. Al final pagamos unos 25€ por cabeza, fue algo menos de 100€ pero no mucho menos, así que barato desde luego no es, pero es que en París cualquier cosa es bastante cara. Si hubiésemos ido a comer a cualquier local de comida rápida, nos habría salido más barato, pero en el Pizza Pino estuvimos tranquilamente, en una mesa con mantel y al lado de los Campos Elíseos. La verdad es que, aunque fue un poco caro, mereció la pena; sobre todo después de habernos recorrido toda la ciudad, que teníamos ya ganas de descansar un poquito y relajarnos a la hora de la cena, y así hablar tranquilamente los cuatro en un ambiente muy agradable y con ese olorcillo a pizza que aletea en este restaurante.


LO QUE MÁS ME GUSTÓ.


El restaurante en sí no está mal, a mí me gustó bastante, aunque me parece bastante carillo para lo que es, pero en París todo es caro. Aún así, lo que más me gustó fue lo siguiente:


- LA COMIDA. La relación calidad-precio del restaurante será un poco cara, pero la comida está muy buena. Tienen una buena cocina, con recetas tradicionales de sabores intensos, un acierto continuo. No esperes encontrar nada exótico, pero sí platos italianos tradicionales muy sabrosos.


- LA ATENCIÓN. Se nota que es un restaurante con fama en París por la cantidad de gente que hay en él. El servicio y la atención es impecable, son rápidos y hay bastante rotación en cuanto a mesas se refiere. Los camareros están pendientes de ti y la comida llega muy pronto, tienen un buen servicio.

- EL LOCAL. Tanto la ubicación del restaurante, en plenos Campos Elíseos, como las características del local me pareció todo muy correcto. El local es acogedor, buena decoración y espacio suficiente entre mesas. En definitiva, un restaurante acogedor y correcto para una cena de fin de semana en París.


LO QUE MENOS ME GUSTÓ.


- EL PRECIO. En general, el restaurante me pareció bastante bien, fue una elección un poco de última hora, pero estuvo bastante bien, a excepción del precio, que sin ser totalmente inasequible, un poco elevado desde luego que es. La relación calidad-precio es un poco alta en cuanto a precio se refiere, personalmente creo que 6€ por cada botella de coca-cola es excesivo y en general los precios de la carta son un poco elevados.

MI EXPERIENCIA.

La verdad es que tengo que reconocer que fue una cena agradable en la que lo pasamos muy bien, estuvimos muy cómodos y aprovechamos para charlar con calma y comentar nuestras impresiones sobre todo lo que habíamos visto y vivido ese día en París, que había sido mucho. El restaurante, como os he dicho, era agradable y cómodo, estaba fenomenalmente bien ubicado en el corazón de París, en plenos Campos Elíseos y tanto la atención como la calidad en general del local y de su cocina estaban bastante bien.

La comida estaba muy buena, con recetas tradicionales italianas, que siempre se han caracterizado por pocos y buenos ingredientes, grandes y profundos sabores que te hacen disfrutar de la comida. Específicamente he de decir que la lasagna que yo personalmente me pedí estaba deliciosa, casi como las que hacía la abuela de un amigo mío italiano en la época en que yo vivía allí. Creo que el Pizza Pino puede ser por todo ello una buena opción para comer o cenar en París, especialmente si cualquiera de sus locales os pillan bien, ya sea el de los Campos Elíseos donde nosotros cenamos, o cualquiera de los otros restaurantes de la cadena de los que os he hablado.

En cualquier caso, tenéis que tener siempre en cuenta que París es una ciudad bastante cara y que en el caso de la comida no es una excepción. Si no quieres comer en un sitio de comida rápida y a la hora de la cena los precios se disparan (a la hora de la comida podéis encontrar buenos menús del día), quizá una opción como la del Pizza Pino o similar pueda estar bien. Aún así, los precios de este restaurante también están bastante hinchados para mi gusto, se puede pagar pero creo que deberían ser mucho más bajos. Pero esto es París y esto es lo que hay.

Os recomiendo el Pizza Pino por las razones de las que os he hablado hasta ahora, probablemente comáis bien, a un precio más o menos razonable y al menos la atención y el local son agradables. Aún así, hay miles de opciones en una ciudad como París, y probablemente muchas de ellas sean bastante mejores que el Pizza Pino, pero yo os hablo de este restaurante, y si por casualidad os topáis con alguno de ellos en un viaje a París, ya decidiréis si os compensa o no comer allí, o si encontráis otro sitio mejor. Un italiano es casi siempre un acierto, incluso si hablamos de París, pero eso ya lo dejo a la libre elección de cada uno.

Bon Apetit!


.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
javierdd

javierdd

31.01.2010 20:03

Qué rabia habérmelo perdido. Yo también quería cenar en los Campos Elíseos pero todos los sitios que vi eran carísimos; si hubiera descubierto este lugar las cosas habrían cambiado. Saludos.

mermi

mermi

29.04.2009 18:45

me encanta leer sobre París, jejeje. . . Saluditos.

SILENT_HILL

SILENT_HILL

27.04.2009 12:07

te debo otro excepcional! yo es que en mi viaje a paris me centre en cosas mas baratas, del palo sushi para comer por donde fuera... k tiradas!

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Restaurante Pizza Pino - París ha sido leída 1118 veces por los usuarios:

"excepcional" por (53%):
  1. javierdd
  2. mermi
  3. SILENT_HILL
y de usuarios adicionales 20

"muy útil" por (47%):
  1. adrunsanna
  2. ACALCEDO
  3. lomari1979
y de usuarios adicionales 17

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.