Opinión sobre

Richest Man in Babylon - Thievery Corporation

Impresión Total (1): Evaluación Total Richest Man in Babylon - Thievery Corporation

 

Todas las opiniones sobre Richest Man in Babylon - Thievery Corporation

 Escribir mi propia opinión


 


LA DECADENCIA DE BABILONIA

5  21.02.2012

Ventajas:
.  .  .

Desventajas:
.  .  .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Originalidad

Letras

Calidad y consistencia de las canciones

Duración del éxito

Cómo se compara a otros lanzamientos del mismo autor:

Tapa/diseño y contenido


john_andy

Sobre mí: PODÉIS LEER MÁS TEXTOS Y RESEÑAS EN MI BLOG: WWW.PASIONESDEUNINSOMNE.BLOGSP OT.COM :)

usuario desde:20.08.2007

Opiniones:273

Video-opiniones:2

Confianza conseguida:194

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 40 miembros de Ciao


“No queda esperanza alguna en tu reino. Tus sirvientes le han prendido fuego a sus canciones. Aquí nadie se acuerda de la libertad. Eres el hombre más rico de Babilonia”


“The richest man in Babylon” (el hombre más rico de Babilonia) es el título del tercer álbum de estudio de Thievery Corporation, publicado en el 2002 bajo el sello Eighteenth Street Lounge Music (ESLM). Profundamente político y deliberadamente ecléctico, “The richest man in Babylon” catapultó al dúo estadounidense a nuevas cotas de repercusión social y notoriedad, tras haber pululado durante años por la periferia musical de los suburbios washingtonianos.


Diseñado como un compendio variopinto y colorido, carnavalesco, en un sentido, “The richest man in Babylon” (cuyo título está inspirado en un libro de George Samuel Clason, publicado en 1926) es una celebración de las músicas del mundo, de la diversidad y la amplitud de miras, una obra que se empapa de una sensibilidad que trasciende fronteras y nacionalidades, para ensalzar la honda conexión espiritual que nos entrelaza unos a otros.


Aclamado por la crítica internacional, el álbum debutó en el top ten del Billboard Independent Albums Chart en octubre del 2002, y alcanzó los primeros puestos en el Billboard Dance/Electronic Chart a finales del mismo mes.


Con la presencia de artistas invitados tan dispares como Emiliana Torrini, Verny Varela, Lou Lou, Pam Bricker, Notch y Patrick dos Santos, “The richest man in Babylon” es una verdadera antología musical, un viaje a través de la bossa nova, el lounge, el dub, el reggae, el trip hop, los ritmos orientales o el jazz, sazonado todo ello con la pulcritud y el candor de la electrónica más humana.

INTRODUCCIÓN - INTRODUCTION - INTRODUCTION - INTRODUÇAO :


Thievery Corporation surgió en 1995 cuando sus dos componentes, Eric Hilton y Rob Garza, fueron presentados por un amigo común en el Eighteenth Street Lounge Club, propiedad del primero. Ambos compartían una querencia casi obsesiva por la bossa nova brasileña confeccionada en los sesenta y los setenta, un amor reverencial hacia el jazz más excéntrico, y una honesta admiración por The Clash. Por todo ello, decidieron unir esfuerzos y desarrollar una suerte de mezcolanza musical tan brillante como desquiciada.


Conscientes de las dificultades a las que habrían de enfrentarse para conseguir el apoyo de una casa discográfica tradicional, optaron por crear su propio sello discográfico, Eighteenth Street Lounge Music (ESLM), que ha crecido de manera exponencial desde su fundación en 1996 hasta perfilarse como el cuartel general en el que se atrincheran algunas de las bandas más insólitas y excitantes del panorama internacional (Nickodemus, Thunderball, Federico Aubele o Úrsula 1000, entre otros). Ese mismo año salió al mercado “Sounds from the Thievery Hi-Fi”, el álbum debut de Thievery Corporation, y la primera publicación de la discográfica recién nacida.


A “Sounds from the Thievery Hi-Fi” le siguió “The Mirror Conspiracy”, publicado en el 2000, y “The richest man in Babylon”, el álbum que nos ocupa, publicado en el 2002. Desde entonces, Thievery Corporation han mantenido su estatus como productores, conocedores y exploradores de los géneros y actos musicales más centrífugos y atrevidos de la electrónica internacional.

CANCIONES - SONGS - CHANSONS - CANÇAOS:


“The richest man in Babylon” está compuesto por quince cortes de diversa manufactura cantados en inglés, castellano, francés, portugués y persa.

Heaven's gonna burn you eyes (4:10)
El álbum arranca con una melodía intensamente cálida y reconfortante, tan sucinta y orgánica que se pierde entre las praderas del downtempo más estricto. La voz de la islandesa Emiliana Torrini, de origen italiano, posee una cualidad indescriptible, semejante a veces en sus altos a la de Bjork o Karin Dreijer, un matiz que asocio al avant garde escandinavo. “Heaven's gonna burn your eyes” es una canción tierna, desnuda de todo artificio, dulce y carismática, escrita por la propia Torrini. Una declaración de amor
Fotos de Richest Man in Babylon - Thievery Corporation
  • Richest Man in Babylon - Thievery Corporation Richest Man in Babylon
  • Richest Man in Babylon - Thievery Corporation Richest Man in Babylon
  • Richest Man in Babylon - Thievery Corporation Richest Man in Babylon.
  • Richest Man in Babylon - Thievery Corporation Richest Man in Babylon
Richest Man in Babylon - Thievery Corporation Richest Man in Babylon
Portada de The Richest man in Babylon.
a primeras horas de la mañana.


“You'll see in my eyes I'll catch you, into my arms I'll catch you. Do you mind if I always love you?”


http://www.youtube.com/watch?v=bCXEZPPnb1U

Facing East (3:43)
Profundizamos en la cosmovisión tan característica de Thievery Coporation con una pieza racial, decididamente árabe, dirigida por una percusión casi contagiosa y esas cuerdas emborrachadas de locura y sentimentalismo. La producción electrónica, siempre tan esmerada, actúa aquí como contrapunto a la voz etérea de Pam Bricker, tristemente desaparecida tres años tras la publicación de este álbum. Su quejido brumoso parece desenfundarse sobre las armonías con un rasgo arenoso e irreal. Ritmos étnicos a través del cristal occidental.


http://www.youtube.com/watch?v=09ymeLO55JQ

The Outernationalist (3:30)
“The Outernationalist” es un corte evocador, sugerente y transfronterizo incluso en el título, una pieza que conjuga la melosa laxitud del reggae en la voz de Ras Pidal con el acid jazz más sensual y afable, reminiscente, hasta cierto punto, de los sonidos dibujados por maestros del chill out ibicenco como Nacho Sotomayor o José Padilla. La espiritualidad jamaicana se impregna de argumentos sociales y reivindicativos, mostrándonos ese trazo tan político e involucrado de Thievery Corporation. Un canto a la “supranacionalidad” de la raza humana.


“Supreme supremacy, ruler among the mighty, he touched and lightning scorched, rebuked the wind and chastised thunder. The Almighty. Him alone, the only international field marshal”.


http://www.youtube.com/watch?v=SNEYaz8J7ho

Interlude (1:21)
De Jamaica a Persia en apenas un minuto, este interludio nos arranca de nuestra limitada y circunscrita existencia para expelernos a un universo musical superior en el que no hay más líder que la inspiración. El soliloquio del ney, flauta hecha de caña y omnipresente en la filosofía sufista, posee una habilidad magnífica e hipnótica, la capacidad asombrosa de embrujarnos e intoxicarnos con su voz apacible. La plácida calma del iluminado.


http://www.youtube.com/watch?v=R8EeKAhW9wg

Omid (3:48)
Cantada exclusivamente en farsi, “Omid”, que significa esperanza, nos seduce con su juego armónico sutil, casi soñador, y esas ondulaciones electrónicas que parecen estallar con una cadencia inhumana. A diferencia de su predecesora, “Omid” rehuye esa naturaleza orgánica que podría haberla aproximado a la música persa para rendirse sin concesiones a la fantasía incorpórea del trip hop. La voz líquida de Lou Lou, artista californiana criada en París, y responsable de la letra, subraya ese temple quimérico de la pieza, tan cercana, por momentos, a las melodías inventadas por el gran William Orbit.


“Elegí la soledad porque había perdido la fe en mi mundo. Soñaba con la paz. Qué inocente era mi corazón (traducción del farsi)”


http://www.youtube.com/watch?v=NCnQEA-eI30

All that we perceive (3:46)
La voz polvorienta de Pam Bricker nos invita a rendirnos a “All that we perceive”, un midetempo delicioso con una base punzante e insistente, acentuada por la presencia de las trompetas y ese olor neoyorquino tan bohemio rotulado en la voz gangosa del bajo. La simpleza de la producción nos acerca a algunos de los trabajos del mítico grupo Afterlife y su elocuente mezcla de sabor callejero y melodías volátiles. El mensaje de la canción, una reflexión honesta sobre las líneas que delimitan la realidad, resulta aún más impactante tras la muerte de la vocalista de Nueva Jersey.


“Everything that's real, and everything unrealized. All infinity starts falling from your eyes. We are fluid dreams, vivid memories. All uncertainly leads to eternity”


http://www.youtube.com/watch?v=FjeIHOOSL5w

Un Simple Historie (3:45)
El hipnótico perfil del sitar, tocado por Ustad Amir, define esta pieza multicultural, tan cosmopolita en su percusión como oriental en sus cuerdas, sazonada con el voluptuoso timbre de Lou Lou, cantando esta vez en francés, demostrándonos que, además de poseer una voz sensual, es una compositora inspiradísima. Hay algo magnético en la melodía, algo irresistible, quizá esa insistencia de las bases girando una y otra vez en torno al mismo tempo. Un canto a la libertad y a la esperanza, al derecho sustancial a colorear nuestras vidas con las tonalidades que escojamos.


“Colour de vie, colour de joie. Où est ce feu philosophique ton espirit condensé, pulverisé, subtilé par toutes tes larmes”


http://www.youtube.com/watch?v=Qifwy_eFgd0

Meu Destino (3:30)
Nos adentramos en la sección más latina del álbum, comenzando con una bossa nova realmente delicada y dulzona de la mano del brasileño Patrick dos Santos, cuya voz posee una flexibilidad abrumadora, trasladándose desde bajos de terciopelo a altos acristalados gracias a un falseto excelente. Deliciosa la percusión de madera, las guitarras de nailon y el ritmo sopesado que se desgastan con los segundos hasta inmiscuirse en un jazz acerado. Una vez más, brillantes y magistrales Thievery Corporation en su entendimiento y costura de las músicas del mundo.


“Eu vou sem nenhuma direçao, e eu sou nao preciso nada mais. Lua, estrela, meu caminjo, meu destino. A lua, o sol que me dá o seu calor; chuva, o seu olhar, que me dá o seu calor, que me dá a direçao”


http://www.youtube.com/watch?v=5m8QL2bG4KU

Exilio (3:03)
“Exilio” es una salsa exquisita de hechuras excelentes, tan suave y grácil que podría catalogarse como ambient con acento latino. La voz del polifacético Verny Varela, compositor, cantante, y experto en músicas afrohispanas, posee un cierto rasgo triste, quizá en ese vibrato tan contenido y meloso. La flauta dulce, tocada por el propio Varela, se yergue y tiembla sobre una base de percusiones compactas y graves, y junto a ese bajo tan singular, tan tentador, define la pieza. Orgullo racial y conciencia propia con sabor colombiano.


“Nuestra persistencia y nuestra alegría identifican nuestra raza latina. Hemos salido de nuestra tierra, huyendo de los problemas, corriendo de las balas, buscando una oportunidad para mejorar”


http://www.youtube.com/watch?v=mcuioHnmyAo

From Creation (4:20)
Un guiño al estilo lounge tan presente en los dos primeros álbumes de Thievery Corporation, “From Creation” es una pieza almibarada, prácticamente instrumental, con paisajes electrónicos dibujados sobre una estructura orgánica a base de timbales, el perfecto acompañante de las mañanas perezosas de domingo y las madrugas infinitas del insomne. Hay algo de latin house en esta pieza, algo de downtempo y algo de dub, estilos por entre los que el dúo se desliza con abrumadora facilidad. Thievery Corporation hilando melodías de ensueño.


http://www.youtube.com/watch?v=gvlNy8CdlIY

The richest man in Babylon (3:50)
Probablemente el corte más accesible de todo el álbum (“radio friendly”, en ingés) es este “The richest man in Babylon”, canción que da título al álbum, y crítica sin tapujos a sistema de vida occidental. Un midtempo de ambientación oscura, dominado por una base límpida y elocuente y con profundo regusto a reggae, que cuenta con la voz satinada del estadounidense Notch, de herencia jamaicana, cubana, africana y portuguesa. A destacar la presencia de los trombones y el “scat” de influencia rastafari del vocalista. Fascinante.


“Your beggars sleep outside your doorway. Your prophets leave to wonder on. You fall asleep at night with worry. The saddest man in Babylon”.


http://www.youtube.com/watch?v=oZKUTW5cucQ&feature=related

Liberation Front (5:04)
Si “Meu Destino” y “Exilio” componían el segmento latino del álbum, con “Liberation Front” exploramos ese rasgo funky, desenfadado y dicharachero de Thievery Corporation. Una pieza instrumental diseñada con una pulcritud asombrosa, donde destaca el cuerno tocado por Rick Harris y el bajo electrónico de Roberto Berimbao, y que supone un golpe de timón en el desarrollo emocional de “The richest man in Babylon”. Una transfusión de energía positiva en la forma de un uptempo magistral.


http://www.youtube.com/watch?v=f1L4GY9Zcpc

The State of the Union (4:29)
Esta canción recoge el testigo que dejara “The richest man in Babylon” apenas unos minutos antes, profundizando allá donde el corte previo tan sólo bosquejara. “The State of the Union” toma el nombre de uno de los discursos más importante en la agenda política del gobierno estadounidense, perfilándose como una pieza cargada de crítica social y conciencia ciudadana. En las voces de Shinehead y Sleepywonder, ambos con marcada influencia jamaicana, “The State of the Union” es un reggae impuro y complejo, un acto de rebeldía con formas encantadoras.


“The people live in misery, government a work, but government them is a mockery. Respect to the youths. Whether in front and all dem a back a me, why don't you treat them the way you should?” (literal).


http://www.youtube.com/watch?v=f1L4GY9Zcpc

Until the Morning (3:57)
La maestría electrónica de Thievery Corporation queda manifiesta en “Until the Morning”, una canción inquietante y turbadora, que deambula con cierta perversión entre el ambient y el jazz más etéreo. La peculiar voz de Emiliana Torrini se viste para la ocasión de un nerviosismo desesperado que me fascina, y en las armonías encuentro reminiscencias del británico Steve Miller y su labor detrás de actos como Lux y Afterlife. Intencionadamente escandinava, esta pieza, la última vocal del álbum, nos revela por qué la islandesa se ha convertido en una de las primeras figuras de la música alternativa internacional.


“I keep on fear, keep on loathing; nothing brings it on falling. Decide what it is I can not find. It subsides what you make it, never feel like you're going to break it. It's gonna be alright; sleep until the morning comes”.


http://www.youtube.com/watch?v=gvlNy8CdlIY

Resolution (4:47)
Con la presencia del violín, tan histriónico y contundente, arranca “Resolution, la última pieza instrumental de “The Richest man in Babylon”, y a la postre, el titulo que cierra el álbum. La irrupción de los timbales y esa percusión tan cándida arrastra la melodía hasta la frontera del chill out, encarándose a algunos de los cortes más inspirados de Paul Oakenfold en su magistral “Bunkka”. “Resolution” sabe, exactamente, a decisiones, o tal vez a emociones decididamente diáfanas, a conclusiones inexpugnables. Una invitación a la introspección y la toma de conciencia para saldar esta contrición de pecados occidentales. Brillante punto final a una composición deslumbrante.


http://www.youtube.com/watch?v=qWri5RO6_pA

Datos de interés:


- Grabado en los estudios ESL Studios (Washington D.C.) en el año 2002.


- Publicado por el sello discográfico Eighteenth Street Lounge Music.


- Diseño realizado por Neal Ashby, de Asby Designs (www.ashbydesign.com).


- Fotografía realizada por Brian Liu, director en el 2009 del film “Disarm”.


- Masterizado por el neoyorquino Howie Weinberg, con más de mil seiscientas producciones técnicas a sus espaldas.


- Escrito por Eric Hilton, Rob Garza, Emiliana Torrini, Loulou Ghelichkhani, Patrick do Santos, Verny Varela, Notch, Aiken y Archer.


- Producido por Eric Hilton y Rob Garza.


- Publicado en formato “jewel case” de color blanco.


- Incluye un libreto de 52 páginas con fotografías documentales de Bill Crandall, Daniel Cima y Héctor Emanuel.


- "The richest man in Babylon” volvió a ser publicado en el año 2005, en este caso en formato Digipack e incluyendo un vídeo de la puesta en escena de la canción “The richest man in Babylon”, con Notch como vocalista.


- Precio en Amazon: 18,99.

CONCLUSIÓN - CONCLUSION - CONCLUSION - CONCLUSAO:


“The richest man in Babylon” no puede dejar al oyente indiferente. Cuando se coquetea con el downtempo y el ambient, géneros resbaladizos donde los haya, se corre el riesgo de caer en esa categoría tan cómoda como perniciosa de “música de fondo”, una suerte de mal menor para algunos, pero toda una sentencia de muerte para aquellos que desean granjearse un nombre en el mundo de la música. Thievery Corporation son ambiciosos en sus proclamas y se reivindican una y otra vez con sus publicaciones, obsequiándonos mucho más que un puñado de melodías agradables.


Sus intenciones parecen genuinas, y su eclecticismo y profundidad musical parecen honestos. Por algo llevan más de quince años educando y sorprendiendo a los amantes de esa miríada de estilos con los que juguetean,; por eso se han convertido en un sello de calidad que incrementa notablemente la integridad de todo aquello a lo que se asoman.


“The richest man in Babylon” es bossa nova y salsa, reggae y latin jazz, es electrónica y dub, ambient y música étnica. Es nada en concreto y todo a la vez. Es mucho más ofertando mucho menos. “The richest man in Babylon” es la confirmación de que hay vida más allá de las categorías, y esa vida es maravillosamente apacible.


Gracias. Un saludo.


______________________

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
PEPEBARROS

PEPEBARROS

18.03.2012 15:13

No sé que tienen las fusiones que me llaman tanto, me encantan, eso que tienen de no definirse ni hacia un estilo ni otro, no sé, pero me encantan. Bicos.

SatioSline

SatioSline

02.03.2012 14:34

Sabes que no soy un gran entedido en música, pero gracias a tí he descubierto nuevos grupos y nuevas formas de música que hasta ahora no me habían llamado la atención o simplemente desconocía, sin duda leerte ya de por sí es un placer! Un abrazo amigo mío y que disfrutes de un estupendo fin de semana

SatioSline

SatioSline

02.03.2012 14:33

Sabes que no soy un gran entedido en música, pero gracias a tí he descubierto nuevos grupos y nuevas formas de música que hasta ahora no me habían llamado la atención o simplemente desconocía, sin duda leerte ya de por sí es un placer! Un abrazo amigo mío y que disfrutes de un estupendo fin de semana

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Richest Man in Babylon - Thievery Corporation ha sido leída 2599 veces por los usuarios:

"excepcional" por (90%):
  1. PEPEBARROS
  2. SatioSline
  3. lemur89
y de usuarios adicionales 33

"muy útil" por (10%):
  1. sieke25
  2. almudena310383
  3. CHUS-MALAGA666
y de un usuario adicional

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Black Sands - Bonobo Black Sands - Bonobo
1 CD(s) - Año de edición: 29/03/2010 - Discográfica: Ninja Tune
1 Opinión
En oferta a solo € 13,96
Protection - Massive Attack Protection - Massive Attack
1 CD(s) - Año de edición: 26/09/1994 - Discográfica: Virgin, Wild Bunch/Virgin
13 Opiniones
En oferta a solo € 9,85
Halfway Between the Gutter and the Stars - Fatboy Slim Halfway Between the Gutter and the Stars - Fatboy Slim
1 CD(s) - Año de edición: 06/11/2000 - Discográfica: Skint Records, Skint
6 Opiniones
En oferta a solo € 12,41