RUINAS ROMANAS DE BAELO CLAUDIA

5  14.04.2008

Ventajas:
CREEREIS QUE ESTAIS EN LA ESPAÑA ROMANA

Desventajas:
NINGUNO

Recomendable: Sí 

carmencg

Sobre mí:

usuario desde:01.03.2008

Opiniones:202

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 21 miembros de Ciao

Os quiero hablar hoy del yacimiento arqueológico de BAELO CLAUDIA, que está situado en Bolonia, a 12 km de Tarifa ( Cádiz).

Es visitado diario por numerosas personas, tanto por los que vienen de fuera como por los campogibraltareños y especialmente por alumnos de Colegios e Institutos, ya que allí tienen la ocasión de recibir una lección de historia " in situ".


Os aseguro que es una verdadera maravilla ( como podeis admirar en las fotos que adjunto)

HISTORIA DE LA CIUDAD
Baelo Claudia nace a finales del siglo II a.C. Su origen y posterior desarrollo están muy ligados al comercio con el norte de Africa, siendo puerto de unión con la actual Tanger.

Es posible que ejerciera también ciertas funciones como centro administrativo.
in embargo, fue la industria de salazón del pescado y de las salsas derivadas del mismo (garum), sus principales fuentes de riqueza.

Estas circunstancias hacen que la ciudad alcanzara cierta pujanza, sobre todo bajo el emperador Claudio (41-54 d.C.), quien le otorga al rango de municipio romano.

El declive económico de Baelo Claudia se inicia en la segunda mitad del siglo II, seguramente por el terremoto que debió asolar la ciudad por esas fechas.

En el siglo III experimenta un ligero rebrote del comercio, tras el cual la ciudad cae poco a poco en decadencia hasta su total abandono en el siglo VII.

Lo importante de esta ciudad es que conservamos en Baelo Claudia todos los elementos representativos que constituyen la esencia de una ciudad romana, es decir: el foro, los templos del capitolio, templos de carácter oriental como el dedicado a Isis, la basilica, edificios de carácter administrativo como la curia o el archivo municipal, el mercado, el teatro, las termas, la zona industrial, una muralla completa con sus puertas principales, calles, acueductos, etc.


EL GARUM

Antes lo he nombrado, pero aquí vereis con más detalle lo que era y la importancia que tuvo .

Las costas del Estrecho de Gibraltar son son paso obligado para los atunes cuando desde el Atlántico acuden al Mediterráneo a desovar.

Con la llegada de Roma, Baelo llegó a ser una ciudad dedicada específicamente a la pesca y a la industrialización y comercialización del pescado.

Dentro de los derivados del pescado y además de las propias salazones, en la Antigüedad tuvo un prestigio especial un producto que se denominaba "garum", especie de salsa obtenida de ciertas partes poco estimadas del pescado: fauces, intestinos, sangre, etc.

Se utilizaban morenas, atunes o esturiones y se añadían, también, peces pequeños enteros. Todo ello se dejaba en salmuera y se exponía al Sol durante dos o tres meses. El resultado del proceso era la obtención de una salsa que se utilizaba para condimentar otros alimentos y que los médicos recomendaban por sus especiales propiedades estimulantes

La actividad pesquera se desarrollaba en Baelo con carácter ocasional, ya que la migración de los atunes se produce cada año en los meses de junio y julio.

El sistema de pesca que se utilizaba,

Fotos de Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa
  • Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa Baelo Claudia
  • Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa Baelo Claudia
  • Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa Baelo Claudia
  • Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa Baelo Claudia
Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa Baelo Claudia
BAELO CLAUDIA
la almadraba, se sigue todavía realizando en estos pueblos costeros gaditanos.

Baelo precisaba en esa época de campaña de una gran cantidad de mano de obra especializada, que acudía de otros lugares próximos e incluso de Mauritania, en donde el paso del pescado era más temprano.


Todas las factorías de salazón que se han excavado en la ciudad se encuentran en su zona Sur, junto a la playa.

FORO DE BAELO

En el siglo II a.C. Baelo ya se había convertido en una ciudad de importancia, que jugaba un papel destacado dentro de las ciudades del Mediterráneo Occidental.

En tiempos del cambio de Era (Augusto) se han detectado vestigios de una cierta monumentalización, sin embargo, será bajo el reinado de Claudio (años 41 - 54 d.C.) cuando se levanten los edificios más representativos de la ciudad, que se articulan en torno al foro, su gran plaza pública.

El foro de Baelo era el centro público de la ciudad y se situaba, como es habitual en las ciudades romanas, en el lugar en donde se cruzaban perpendicularmente las dos principales vías o calles: el Cardo Máximo (que llevaba dirección Norte-Sur) y el Decumano Máximo (Este-Oeste).

Se han conservado en el suelo los rebajes para goznes y pestillos en el umbral, que todavía hoy se pueden contemplar..


El foro de Baelo, que ocupa una superficie de 30 x 33 metros, es uno de los que mejor se conservan de la antigua Hispania romana. El suelo esta pavimentado con losas de piedra y sus laterales estaban porticados.

Siguiendo el modelo canónico de foro existe un sector religioso (templos) y una basílica ocupando una situación extrema. En las zonas de los lados se han descubierto, en una parte, varios edificios públicos (entre ellos, otro templo, consagrado al culto imperial) y en la otra, varias tabernas (tiendas), establecimientos comerciales que también es usual encontrar en el foro de una ciudad clásica.

En Baelo se han excavado cinco templos, todos situados en el foro. Tres están destinados al culto a la Triada Capitolina; otro, a la diosa egipcia Isis, y el quinto, estaba consagrado al culto imperial. Los templos de la Triada Capitolina, excavados por Pierre Paris, están situados en una zona privilegiada de la ciudad, en la terraza más alta del foro, en la zona Norte del mismo.

Cada uno de ellos se sitúa sobre un podium o basamento, lo que hace que resalte su posición de dominio. Evidentemente, se trataba de buscar un efecto visual que permitiera que los navíos que se acercaban a la ciudad vieran este conjunto monumental desde lejos. Aquí recibían culto los dioses oficiales del panteón romano, la Triada Capitolina: Júpiter, padre de los dioses, asimilado al Zeus griego; Juno, esposa del anterior y diosa protectora de las mujeres, y Minerva, la Atenea griega, protectora de las actividades intelectuales.

Los tres templos tienen una estructura similar: son de tipo tetrástilo y pseudoperíptero. Cuentan con cuatro columnas exentas en el frente, dos laterales en el pórtico y pilastras empotradas en los muros laterales del santuario (cella). El destinado a Júpiter ocupa la parte central del conjunto, situándose el de Juno a su izquierda y el de Minerva a su derecha.

EDIFICIOS PÚBLICOS

La basílica era el lugar en el que se administraba justicia en las antiguas ciudades romanas.

Habitualmente estaban emplazadas en el foro, como sucede en Baelo, en donde su planta se ha reconocido en la zona Sur de la gran plaza enlosada, enfrente de los templos consagrados a los cultos capitolinos.


Por la dimensión de esta basílica se piensa que Baelo debió ser un núcleo jurídico de cierta importancia, que probablemente tuvo jurisdicción sobre una parte del Norte de África.


El interior de la basílica es una gran sala con veinte columnas que sostienen un piso en forma de galería. Las columnas inferiores son de orden jónico, en tanto que las del piso superior son compuestas.

Se han identificado los vestigios de tres puertas que comunicaban el edificio con el foro .

En la basílica de Baelo, en los trabajos de 1981, se encontró una colosal estatua del emperador Trajano, de más de 2,5 metros de altura, que actualmente se expone en el Museo de Cádiz.

Con Trajano el Imperio llegó a su máxima extensión. Como homenaje, la ciudad de Baelo le erigió esa estatua que colocó en un lugar privilegiado de su basílica.


En el lado Oeste del Foro, detrás de una galería porticada, se han excavado las plantas de otros edificios típicos de una ciudad romana. Son el santuario o templo la curia, lugar donde se celebraban las reuniones del senado local, y, finalmente, una sala en la que posiblemente se realizaban las asambleas o reuniones municipales.

También se han identificado en Baelo los vestigios de las termas, que se sitúan en la zona Occidental de la ciudad, en el punto más favorable para la traída de aguas.

Son de proporciones modestas y contaban con los sistemas habituales de calefacción y distribución de agua y aire caliente, consistentes en pavimentos falsos sostenidos sobre pequeños arcos de ladrillo.

Las termas romanas, con sus piscinas de agua caliente, templada y fría, no eran solamente un establecimiento para el baño, sino que se constituían como puntos de encuentro en los que los ciudadanos se reunían para conversar y disfrutar de la convivencia. Al contar con sistemas de calefacción eran un lugar especialmente atractivo, sobre todo en invierno, cuando en las casas privadas existía, dentro de ellas, el mismo frío que en la propia calle.


El teatro se sitúa en la zona noroeste de la ciudad, asentándose en la pendiente natural del terreno, como es habitual en los edificios romanos destinados a espectáculos públicos.

Contaba con un graderío formado por tres "caveas" (prima, media y summa), destinadas, respectivamente, a las clases sociales alta, media y baja (plebe). La "orquestra" estaba enlosada de mármol y en ella tomaban asiento los miembros del Senado local

LA ACTIVIDAD COMERCIAL

La actividad comercial y artesanal de Baelo se desarrollaba en las "tabernae", pequeñas habitaciones situadas en el piso bajo de las viviendas.

Se han identificado varias de ellas en la fachada oriental del Foro y a lo largo del Decumano Máximo, calle principal de la ciudad, orientada en dirección Este-Oeste.


A finales del siglo I o comienzos del II d.C. se construyó un edificio destinado a mercado (Macellum), que es el que mejor se ha conservado de entre los escasos ejemplares que se han descubierto hasta el momento en nuestra Península.

Su entrada principal abre también al "Decumano Máximo" y en su interior, alrededor de un pequeño templete consagrado a Mercurio, dios del comercio, se disponían diez tiendas, formando una especie de elipse.

LAS NECRÓPOLIS

Como es usual en las ciudades romanas, las necrópolis de Baelo se sitúan fuera del recinto amurallado de la ciudad, ya que las viejas leyes romanas (Ley de las XII Tablas) impedían que en el interior del "pomerium" se pudieran realizar enterramientos o incineraciones.

En el caso de Baelo se han identificado dos necrópolis, situadas en las inmediaciones de las calzadas que comunicaban la ciudad con Malaka y Gades, respectivamente.

Singulariza, sobre todo, a estas necrópolis el haberse identificado en sus tumbas multitud de pequeñas esculturas, muy toscamente labradas, que tendrían rasgos de tipo retratístico de los difuntos y que revelan la fuerte influencia púnica que, incluso en los tiempos romanos, existió en las creencias funerarias de los hombres que habitaron Baelo en la antigüedad.


Después de visitar las ruinas , cuyo guia lo explica estupendamente ,con gran amabilidad y profesionalidad, podeis ir a bañaros a la magnífica playa de Bolonia y degustar en sus chiringuitos el rico "pescaito frito"



Vestigios de la factoría de pescado

La actividad pesquera se desarrollaba en Baelo con carácter ocasional, ya que la migración de los atunes se produce cada año en los meses de junio y julio. El sistema de pesca que se utilizaba, la almadraba, se sigue todavía realizando en estos pueblos costeros gaditanos. Baelo precisaba en esa época de campaña de una gran cantidad de mano de obra especializada, que acudía de otros lugares próximos e incluso de Mauritania, en donde el paso del pescado era más temprano.

Todas las factorías de salazón que se han excavado en la ciudad se encuentran en su zona Sur, junto a la playa. Los peces eran descuartizados y sus distintas partes se iban introduciendo en piletas, en las que alternaban capas de pescado y de sal. Para facilitar la limpieza de las piletas estas tenían un agujero para el desagüe. Los suelos de las factorías, sobre todo de los patios, presentaban una inclinación en dirección al mar, con el fin de que el agua corriera hacia él.


VISITAS:

Del 1 de junio al 30 de septiembre:
De martes a sábado, de 09:00 a 20.00 horas.

Del 1 al 31 de octubre y del 1 marzo al 31 de mayo:
De martes a sábado, de 09:00 a 19:00 horas.

Del 1 de noviembre al 28 de febrero:
De martes a sábado, de 09:00 a 18:00 horas.

Domingos y festivos abiertos: de 09:00 a 14:00 horas.

Los horarios de apertura de los días comprendidos entre el 22 de diciembre y el 6 de enero pueden variar.
Se recomienda consultar con el centro antes de realizar la visita en esos días, así como en otros festivos de especial
relevancia.

Visitas en grupo: Concertadas con antelación mediante llamada telefónica al Conjunto Arqueológico (956 106 796) de martes a viernes de 09:00 a 14:00 horas.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
JO333

JO333

29.04.2008 10:24

Muy buena opinión de un sitio casi desconocido. Saludos

labrujita08

labrujita08

18.04.2008 13:32

ohhh que lugar mas bonito !! besitos

adrunsanna

adrunsanna

17.04.2008 21:49

Además del excepcional por esta opinión completísima, te diré que me apunto el sitio, puesto que me encanta la arqueología, restos arqueológicos, yacimientos,...y de la cultura romana mucho más!!!Un saludete!!.....y a ver si puedo ir prontito por allí!!

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa ha sido leída 6617 veces por los usuarios:

"excepcional" por (41%):
  1. labrujita08
  2. adrunsanna
  3. petiu
y de usuarios adicionales 9

"muy útil" por (59%):
  1. JO333
  2. Silvia77
  3. daniel_guibu
y de usuarios adicionales 14

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Ruinas Baelo Claudia, Bolonia - Tarifa