El Transiberiano

3  15.08.2008

Ventajas:
todas las que aporta un viaje

Desventajas:
pocos

Recomendable: No 

tiririri

Sobre mí:

usuario desde:04.01.2008

Opiniones:124

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 25 miembros de Ciao

Hola a todos y todas, antes que nada, me gustaría agradeceros que siguieseis mi periplo por estos mundo de Dios, agradeceros vuestras visitas y valoraciones, agradeceros las felicitaciones por ese diamante que conseguí y descubrí en un lugar remoto, preciosísimo y gracias a la tecnología, del cuál aún se me humedecen los ojos al recordarlo, en fin gracias, muchas gracias a todos y de todo corazón.

Lamento no haber podido seguir vuestras vicisitudes, aunque prometo en estos días ponerme eso al día. Aunque suene extraño, me he acordado de vosotros y me ha encantado explicároslo.
En unos días, dejaré definitivamente la dirección de mi prometido blog, tengo que poner un montón de cosas en orden sobre todo fotografías y el extenso relato de este "viaje", si he de ser sincera, no me gusta poner fotos en las opiniones, por razones que comentaré en el blog.

Imagino como muchos andaréis de vacaciones, otros ya las habréis disfrutado y algunos las habréis dejado para otro año de más bonanza, sea como sea, lo importante es vivir.

Yo, antes de tiempo y por razones que os explico ya estoy en Ginebra, me he resistido y lo sigo haciendo a llegar a Eivissa en pleno mes de agosto y todas sus consecuencias, por lo que al final he decidido y casi por obligación, pasar unas semanas en Suiza antes de afrontarme a la cruda realidad de la isla "marchosa".

La situación en Rusia de los últimos días, nos ha obligado a cancelar parte del Transiberiano, solo parte y en el fondo lo agradezco ya que todo el misticismo y exotismo que envuelve a esa línea férrea, no deja de ser un tópico viajero de los muchos que corren por nuestra mente, un autentico fracaso y particularmente para mi, con muy poco o nulo interés, aunque sea tan solo una apreciación muy personal.
Bueno, vayamos al lío…………

ECLIPSE Y ULTIMOS DIAS EN MONGOLIA

Después de un impresionante y recomendable trek por los Montes Altay, el 1 de agosto, nos encontrábamos en un lugar desértico, estepario, rodeado de impresionantes montañas de casi 4000 metros de altitud, a pocos kilómetros de la frontera con China, concretamente en la zona de Hovd y Govi Altay, según nos vendieron, el mejor lugar para poder apreciar el fenómeno del famoso eclipse, que todo el país esperaba anheladamente. Debo ser sincera y decir que el tema no es que me entusiasmase sobremanera, me llamaba la atención ya que nunca había visto un eclipse de esas características, partiendo de la base de mi poco interés, debo decir, a lo sumo que me resulto curioso aunque nunca condicionaría un día de viaje para apreciar un fenómeno de esas características, pero, donde hay patrón……y la organización así lo exigía. Sucedió sobre las 10,30 horas y la nitidez con la que pudimos apreciar el fenómeno fue realmente impactante. Reitero, soy totalmente neófita en la materia y tampoco es un tema que me entusiasme.

Desde el lugar "X" tan meticulosamente elegido, volvimos vía terrestre -nuestra ultima etapa en un viejo camión IFA ruso, que tenía una especie de águila pintada en la puerta y que nosotros bautizamos como "Quebrantahuesos" ya que era bajar del dichoso camión y bajar con los huesos literalmente deshechos- pues eso, volvimos vía terrestre desde ese lugar a Altay, pasando por Tsagaan Olom para llegar a Uliastay, el viaje empezaba a acabarse, nuestra despedida de Mongolia se avecinaba.

Al día siguiente, a la salida del sol, tomábamos un viejo bimotor ruso, primo hermano del viejo camión 4x4 IFA, con destino a Ulan Bator. Unas veinte plazas, que ocupábamos solamente nosotros y un par de ancianos de la zona, que imagino, aprovecharon el vuelo para darse una vueltecita por la capital. El vuelo, ese vuelo, es merecedor por si solo de una extensa y detallada opinión, fue un martirio chino y a pesar de que pudimos gozar de unas vistas privilegiadas, a baja altura, de toda la zona esteparia y de las zonas de Arhangay y el Tov, tanto el piloto como sus dos ayudantes locales, nos las hicieron pasar p…..Antes de las ocho de la mañana, corría por la cabina el vodka como lo puede hacer el agua en pleno desierto, a modo de ritual una y otra vez, llenaban un vaso de plata que se pasaban de uno a otro y comentaban la jugada, en fin un horror, o eso nos pareció a nosotros.

Por fin llegamos a Ulan Bator sin problemas, una vez más, nos encontrábamos en el punto de inicio del viaje por Mongolia, esa circunstancia, siempre me ha resultado muy curiosa y gratificante ya que todo se ve con perspectivas muy diferentes al día de partida, ilusión, esperanza, novedad, sorpresa, incógnita, eso es lo que teníamos hace unas semanas y ahora de nuevo aquí. MISION CUMPLIDA. Incluso vi Ulan Bator mucho más sugerente que a nuestra llegada.

Llegamos a media mañana, a mediodía tomábamos un tren que nos conduciría hasta Irkutsk ya en territorio ruso a orillas del Lago Baikal y centro ferroviario del Transiberiano, es en ese lugar donde se divide a destinos diferentes, luego os cuento.

A medía mañana del día siguiente, estábamos en la frontera Mongol/Rusa, sumidos en un mar de desorganización, burocracia y malos modales tanto de los funcionarios de aduanas rusos, como de los trabajadores de la línea férrea o de los mismos lugareños, mal ambiente y malas vibraciones a raudales, en fin, todo sea por la causa.

EL TRANSIBERIANO

A muchos, incluso a mi antes de conocerlo, la propia palabra te puede transportar a un mundo de incógnitas, exotismo, aventuras de espías e incluso lujo, el Expreso Transiberiano, el Orient Express, no es más que fruto de esos tópicos tan esparcidos sobre todo en el mundo de los viajes y de la literatura, falso, totalmente falso.
Lo más parecido a todo eso sería el tren Rossiya, que realmente existe, pero una vez más, la cruda realidad dista mucho del legendario Rossiya y el enigmático Transiberiano.

El Transiberiano, no es más que una línea férrea que une Europa y Asia a través de un solo país, Rusía, por esa vía férrea, circulan muchos trenes de diferentes categorías, haciendo la ruta entera desde Moscu a Vladivostok o tramos de ella, aunque proliferan los trenes de mercancías, que acercan a Moscú sobre todo cereales, hierro y carbón. Al llegar a Irkutsk, el Transiberiano -la línea férrea- se divide y forma nuevas líneas como el Transmongoliano y el Transmanchuriano.

El Transmongoliano llega hasta Pekin, por lo que en Irkustk, la ciudad de la que os hablaba a orillas del Baikal, se desvía para atravesar Mongolia por Ulan Bator y con destino final en Pekin.
El Transmanchuriano, con destino final también en Pekin, lo hace cruzando la frontera por Manchuria, al este de Mongolia.
Y por fin el Transiberiano, que llega directamente hasta Vladivostok, en la costa rusa del Pacifico.

Nosotros tomamos en Ulan Bator, un tren que venía de Pekin `perteneciente a una compañía China, no tengo palabras para describir el "decorado" del tren y el personal que viajaba en él.
Por fin a la caída de la tarde, llegamos a Irkutsk, allí pasamos tres días (sugeriré a Ciao el lugar, se merece una opinión) hicimos una excursión por la zona del Lago Baikal y tuvimos gratas experiencias en la Universidad que goza de un Jardín Botánico realmente increíble en medio de Siberia, pero eso ya os lo contaré en la opinión que acabo de sugerir sobre Irkutsk.

Teóricamente en Irkutsk, debíamos de tomar el Transiberiano hasta Moscú y digo debíamos ya que lo tomamos pero no llegamos a Moscú, debido a los acontecimientos que los rusos han liado con Georgia, por recomendación de nuestros respectivos Ministerios de Asuntos Exteriores y las Embajadas, nos sugirieron volar directamente hasta Moscú y desde ahí a cualquier destino europeo, lo cierto, es que fueron los primeros días de esa "ocupación" y todo eran enigmas y malos rollos, pienso que podríamos haber llegado hasta nuestro destino con el tren sin el más mínimo problema, pero en fin, así lo decidimos.

El Transiberiano desde Irkutsk, nuestro origen, tiene paradas principales de grandes ciudades, que son Novosibirsk, Ekaterinburg y Moscú, el trayecto se hace en cinco o seis días dependiendo del tren al que subas.

Nosotros llegamos a Novosibirsk, donde pasamos un día, desde ahí volamos a Moscú y desde ahí a Frankfurt. He sugerido también una opinión sobre Novosibirsk, curiosa ciudad y la tercera más grande del país, después de Moscu y San Petesburgo, también conocida como la Chicago de Siberia, nombre bien merecido, aunque debería ser Chicago años XX, vaya tela de gente, se merece también una opinión.
A grandes rasgos, ese fue nuestro periplo hasta llegar a Moscú, en las opiniones que he sugerido os contare detalles, tanto del "circuito" como de ambas ciudades y de las muchas sorpresas y experiencias que nos depararon, tanto ellas -las ciudades- como sus habitantes, que son -y conste que no me gusta generalizar, pero en este caso lo hago- auténticos bárbaros, eso sin nombrar a policía y militares y otros uniformados varios que pululan alrededor del famoso tren, una autentica carrera de obstáculos.

Continuemos con el Transiberiano, que de eso se trata el relato, os cuento más.

Irkustk, es el punto medio del trayecto total del Transiberiano desde Moscú a Vladivostok, es decir de los nueve mil kilómetros largos que hay entre ambas ciudades, Irkutsk, está aproximadamente a 4.500 kms. de ambas, a partir de esa ciudad, el tren -nosotros lo hicimos también en coche- transcurre a través de un espeso e inmenso bosque y a pocos metros del Lago Baikal, esa zona es preciosa, viniendo de Ulan Bator, llegas a Irkustk a través de Ulanude, que es donde empezaría el Transmongoliano.

LOS VAGONES

En los meses de verano, es una autentica locura encontrar billetes, de ahí que alrededor del tren variopintos personajes, reventa, estafadores varios se concentren a la caza del guiri ingenuo, por lo que deberéis tener paciencia o ir directamente a una agencia local y pagar la correspondiente comisión, gastos de emisión e incluso el valor de las llamadas telefónicas. Es una locura, pero mejor hacerlo de esa manera, si no quieres perecer en el intento.

Hablaré del tren ruso y omitiré detalles del tren Chino desde Ulan Bator aunque es bastante similar a excepción de la "decoración" de la que hacía referencia.

En nuestro caso, solo pudimos conseguir billetes de primera o eso nos dijeron, ve a saber, el precio tampoco es muy dilatado y las comodidades son substanciales, visitamos también la segunda clase, la diferencia substancial entre ambos consiste en que la primera los compartimentos cabinas, son para dos personas y cuentan con ducha en el compartimiento, en segunda, son ocupados por cuatro personas y cuenta con dos aseos para todo el vagón -ni os cuento- las duchas en segunda, totalmente rudimentarias, son para los más desesperados o atrevidos y no tienen agua caliente.
Cada vagón cuenta con un responsable, que es el que reparte las sabanas el primer día de embarque, hay líneas en las que te exigen una fianza, no fue nuestro caso.

Ese mismo responsable o encargado, es el mismo que te suministrará TODO lo que necesites durante tu travesía, en la mayoría productos de dudosa procedencia y naturalmente del mercado negro, desde cerveza a alcohol internacional, hasta latas de sardinas e incluso de caviar Iraní y Ruso, un Corte Inglés sobre vías, vamos.

En cada vagón, tanto en primera como en segunda hay un extrañísimo artilugio a modo de cocina que funciona con carbón y donde un gran deposito de agua, sirve para llenar teteras o hacerte un Nescafé, no quiero ni contaros, lo que sucede en ese artilugio cuándo se apoderan de el un grupo de Chinos……..increíble.
También cuentan con un bar restaurante donde bueno, no se come mal del todo pero el servicio es nefasto.

El tren en si, tanto en primera como en segunda, es como entrar en la maquina del tiempo y ser transportada a los años sesenta-setenta, realmente impactante.

MISCELANIA TRANSIBERIANA

Una vez te has habituada a esa maquina del tiempo, todo va sobre ruedas y nunca mejor dicho, es como bautismo a lo insólito y a lo absurdo a la vez, te adaptas por narices, todo tiene su porque y su como y debes aprender a propinar los mejores empujones del mundo si quieres sobrevivir a la experiencia, deja los modales y la educación en casa, si no…….eres cadáver.

El tren hace paradas previstas e imprevistas, en las paradas principales suelen ser de unos veinte minutos, por lo que puedes bajar a comprar comida y múltiples consumibles que venden los lugareños, sobre todo alcohol mucho más barato que en el tren, es le bebida oficial del Transiberiano, el alcohol, sin importar marca, graduación o color…..ALCOHOL.

Luego hay otro tipo de paradas establecidas que no superan los dos o tres minutos a lo sumo.

Y las imprevistas, derivadas de averías o atropellos varios. En todo caso debes ir con pies de plomo si desciendes del tren ya que la bocina del caballo de hierro, suena y continuación arranca, por lo que si amas tu equipaje, ve con cuidado o llegará sin ti al destino final. Son muchos los que se quedan en tierra.

El tren es un hervidero, negocios, borrachos, borracheras, negocietes turbios, gente variopinta, incluso sexo y profesionales de él. Pero la tónica general son las borracheras y sus consecuencias, peleas, con sangre, sin ella……….

Y por supuesto la burocracia soviética y sus corruptelas varias, debes ser muy precavida a la hora de llenar formularios sobre todo los destinados a declaraciones de divisas, armarte de paciencia y plantar cara y bajo ningún pretexto dejar tu pasaporte a menos de veinte centímetros de ti.

Cuando llegamos a Novosibirsk, bajé del tren, prometiendo que jamás volvería a subir a un bicho de esos, promesa que no cumplí ya que llegue a Geneve vía férrea, pero en este caso, con las puntualidades y revisores que corren por la Helvética, otro mundo.
El trayecto desde Irkutsk a Moscú o viceversa, en segunda tiene un coste y dependiendo del tren que elijas de unos 190 euros, si lo haces en primera deberás contar unos 50 euros más.
Si lo que prefieres es hacerlo en el "romántico" Rossiya, calcula no menos de 500 euros y casi siempre deberás hacerlo a través de alguna agencia que combine otras cosas, hospedaje, comidas, visitas, etc.

El visado de Rusia, aparte de todas sus "triquiñuelas" -piden una prueba del SIDA- ha sido el más caro de todo nuestro viaje. Vergonzoso, tanto por el trato de sus secuaces como sus corruptelas varias.

LA SENSACION

He vuelto totalmente impactada de Mongolia, se que volveré, se trata de un país único, salvaje y edén del trek y del senderismo, las gentes son afables y a pesar de que empiezan a estar muy acostumbradas al turismo, continúan siendo muy auténticos y sobre todo muy hospitalarios.

El país es seguro, tanto policía, como militares no representan el mas mínimo problema para el viajero y se trata de un país con unos paisajes endiabladamente espectaculares y donde dar rienda suelta a la imaginación, lleno de rincones y más rincones, con desierto, estepa, montañas, paisajes alpinos, desierto con grandes dunas, en fin, una autentica experiencia en el corazón de Asia, definiría a los Mongoles en general como unos hippies actuales. Me ha gustado mucho, muchísimo a pesar de que Irán ha dejado en este viaje, el listón muy pero que muy alto.

En cuánto a los rusos, pues bueno ya os contaré en las opiniones que he sugerido, los definiría -sin generalizar- como "personas diferentes" ejem, ya había estado en Moscú hace años, pero la zona de Siberia, me ha sorprendido ingratamente.

En fin, un viaje siempre es positivo, abre los poros de la piel y sobre todo la mente, viajar, entre muchas otras cosas y aparte de conocer nuevas culturas y nuevas gentes, te ayuda a ser más tolerante y a afrontar la vida y muchas situaciones de una forma muy diferente.
Ahora solo falta cargar las baterías para afrontar el próximo, que será a finales de octubre.

Espero sobre todo que esta opinión os sea útil en cuanto a la información sobre al Transiberiano, aunque como siempre, no deja de ser mi visión particular.

Estoy contenta de estar de nuevo entre vosotros. Un gran abrazo desde la limpia y organizada Geneve.

Yance

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
j.carlos1903

j.carlos1903

15.08.2014 21:04

Una pasada, tengo muchas ganas de hacer este recorrido

esperedondo

esperedondo

17.09.2008 11:57

Vaya, me pongo a darme un rulo por tus opiniones y me encuentro una del Transiberiano, que es uno de los viajes que me apetecería hacer. La verdad es que supongo que se piensa en ello como si fuera algo de película, tipo el Orient Express o algo así. Pero aunque no lo conozco, sí que he estado en Rusia (bueno, cuando aquello todavía era la URSS) y todo es más bien poco glamouroso, jaja. ¡¡Un beso!!

pedroemilio

pedroemilio

16.09.2008 17:39

Tremendo viaje (leído por mi parte con retraso)

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Rusia ha sido leída 3540 veces por los usuarios:

"excepcional" por (56%):
  1. Sluf
  2. esperedondo
  3. pedroemilio
y de usuarios adicionales 16

"muy útil" por (44%):
  1. j.carlos1903
  2. MOFLE
  3. THAYGA
y de usuarios adicionales 12

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.