Un vinate de lo más malo

2  10.07.2002

Ventajas:
No es excesivamente cara

Desventajas:
Sabe demasiado a vino barato

Recomendable: No 

marosan

Sobre mí:

usuario desde:12.06.2000

Opiniones:208

Confianza conseguida:72

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 10 miembros de Ciao

La sangría es uno de los refrescos más típicos y apetecibles de nuestro verano, hasta el punto de que es imposible concebir un período tan prolongado de calor sin el alivio que supone refrescarse el gaznate con uno, dos -o cuantos se deseen- vasos de sangría bien fría, tan fría que incluso duelan los dedos al coger el vaso. Además del placer refrescante no hay que dejar atrás el deleite que supone para el paladar esa sabia mezcla de alcohol etílico y de ácido carbónico aderezada con el toque dulzón de la fruta añadida. Es un combinación ideal para disfrutar del sabor de una bebida alcohólica minimizando al máximo el riesgo de embriaguez.

Sabedores de esa buena acogida que tiene la sangría en nuestro entorno es por lo que los profesionales de la hostelería inventaron, en su momento, el tinto de verano, el cual no es más que una sangría empobrecida hecha únicamente con los ingredientes líquidos básicos (vino tinto y gaseosa) y privada del azúcar y de los taquitos de fruta cortada que tanta vida le dan a una sangría hecha en el hogar. Es por eso por lo que yo, gran aficionado a la sangría, casi nunca -prácticamente nunca- pido tinto de verano, pues me parece un pobre sucedáneo de la sangría genuina, además de un engaño al cliente.

Conocedores también de esa pasión ibérica por la sangría, la gente de DON SIMON han lanzado al mercado este producto cuya principal virtud sería, además de conservar presuntamente el sabor de una verdadera sangría, la comodidad y rapidez de uso que proporciona su envase en brik. Para mí, después de probarla, debo decir que la sensación ha sido la de un fiasco total.

He dicho que una de las presuntas ventajas de este producto sería la de conservar el sabor original de una sangría casera. Pues bien, en ese sentido, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. El sabor de esta sangría "en bote" no se parece en nada a ninguna de las muchas sangrías caseras que han pasado por mi lengua, ya fueran preparadas por mí o por otras personas. Su sabor no recuerda en absoluto al de la mezcla de bebidas de distinta naturaleza (alcohólicas y no alcohólicas) que es la base de una buena sangría; no se nota la bebida gaseosa que, en teoría, debe formar parte de ella, sino que sabe únicamente a vino barato y del malo. Llegados a este punto creo pertinente contaros una pequeña anécdota personal: una vez, cuando era niño, se me ocurrió la travesura de beber a hurtadillas un sorbo de vino tinto que estaba en la nevera de mi casa. Mi paladar infantil, poco preparado para recibir aquella nueva sensación, sólo logró captar el lado desagradable de aquella acidez, pero en vez de devolver a la botella el vino que aún quedaba en el vaso, se me ocurrió echarle agua (fue una reacción más instintiva que racional) y el resultado fue aún peor: si malo estaba el vino, más malo todavía era el vino aguado. El lado positivo de esta pequeña historia es que, desde entonces, siempre he tenido las bebidas alcohólicas en el último lugar de mis preferencias. Pues bien, esta anécdota viene a cuento de que el sabor que capté al probar esta sangría me hizo recordar aquel olvidado episodio de mi infancia, y no me sentí feliz por ello.

De manera que, para acabar esta opinión sobre un producto que no merece extenderse mucho sobre él, diré que esta sangría es completamente vinosa, el sabor es desagradable incluso sirviéndose bien fría, sin el menor asomo de dulzor y, en contraste con lo que se le supone a una sangría casera, tiene el defecto de que "coloca" bastante pronto. En mi caso concreto, fue tras acabar el segundo vaso cuando sentí esa especie de flojera en las piernas acompañada de hormigueo, inequívoco síntoma que han sentido alguna vez todos los que han tenido la experiencia de pasarse de la raya.

Quién sabe; quizás existe la posibilidad de que los de DON SIMON hayan comercializado esta sangría pensando en que los usuarios no nos la íbamos a beber "a palo seco" en la tranquilidad de nuestras casas, sino que tendríamos la paciencia de vaciarla en un recipiente ancho y hondo y, una vez ahí, añadirle una cucharada de azúcar y taquitos de fruta a voluntad, de manera que fuese ya lo más parecida en sabor y apariencia a la sangría que preparamos con nuestras manos. En tal caso habría que hacer de esta sangría un uso similar al que se hace de las bases para pizzas..... No me consta que nadie lo haya hecho de esa manera tan elaborada, y como resulta que en el tetra-brik no hay escrita ninguna indicación de que se pueda proceder de esa forma, asumo pues que la intención de los fabricantes no es otra que la de que esta sangría se consuma tal como viene en el envase, al estilo de cualquier zumo.

Si ése es el ánimo de los fabricantes, entonces mi valoración final sólo puede ser negativa. Ya he dicho en otras ocasiones que no soy un entusiasta de la cocina y que tiendo (más veces de las necesarias) a dejarme llevar por aquellos productos que me prometen ahorrar el tiempo que debo pasar en ella. No obstante, tras probar la sangría DON SIMON sólo me resta decir que la sangría es uno de esos pequeños placeres por los que, a mi modesto entender, vale la pena emplear el tiempo que sea necesario en mezclar vino con gaseosa, trocear frutas y añadírsela a continuación. ¡Y lo bien que se queda el cuerpo con unsa sangría preparada de esa manera es algo que no tiene el menor punto de comparación!

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Fran_75

Fran_75

22.04.2006 20:36

la verdad es que como la sangría casera ninguna

vicenskeogh

vicenskeogh

20.07.2002 17:54

No me gusta nada en absoluto, prefiero fabricarla. Ciao!

Malevaje

Malevaje

11.07.2002 16:54

Saludos. Soy el que escribió sobre el oloroso seco. Me encantan los vinos secos. Respecto a si soy de los que consideran un crimen tomar el vino frio la respuesta es ...¡siiiiiii! sí es un crimen. A baja temperatura la lengua capta menos sabores y la pituitaria menos aromas, con lo cual se pierde muchísimo. No sé (aunque comentas que no eres muy aficionado a las bebidas alcohólicas) si eres bebedor de brandy. Este producto se "huele" antes que se "cata". Prefiero mucho más es hecho de agitar suavemente la copa y aspirar los olores que desprende antes que su sabor. Y a baja temperatura ni la pituitaria capta aromas ni la nariz olores. Algo parecido pasa con los demás vinos si se sirven frios. Respecto a la sangría... no soy muy aficionado. Reconozco que prefiero el tinto de verano. Y la Don Simón no la he probado.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Don Simón Sangria ha sido leída 1871 veces por los usuarios:

"muy útil" por (100%):
  1. Fran_75
  2. fizz
  3. Calopteryx
y de usuarios adicionales 16

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Vega Sicilia Único Vega Sicilia Único
(+) sabor
(-) precio
8 Opiniones
En oferta a solo € 216,00
Rioja Torre Muga Reserva 1996 Rioja Torre Muga Reserva 1996
(+) calidad precio
(-) Precio elevado
3 Opiniones
En oferta a solo € 56,47
Marqués de Cáceres Marqués de Cáceres
(+) Suavidad y gusto muy agradable
(-) No es muy intenso en el sabor
21 Opiniones
En oferta a solo € 4,15
Etiquetas relacionadas con Don Simón Sangria