Sheraton Grande Laguna Beach, Phuket

Imágenes de la comunidad

Sheraton Grande Laguna Beach, Phuket

> Ver características

80% positivo

2 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Sheraton Grande Laguna Beach, Phuket"

publicada 15/10/2007 | esthermen
usuario desde : 30/11/-0001
Opiniones : 97
Confianza conseguida : 0
Sobre mí :
Bueno
Ventajas Instalaciones acordes a un hotel de lujo
Desventajas Alguna zona del hotel necesita remodelación urgente
muy útil
Relación calidad precio
Comodidad del colchón
Decoración y diseño del hotel
Atención al cliente
Limpieza del hotel

"MEJOR ME VOY A OTRO"

Playa del hotel

Playa del hotel

Este verano he podido volver a Asia, un continente que me fascina. He hecho un magnífico viaje por Tailandia y Camboya. Para finalizar un recorrido un tanto agotador, decidimos pasar una semana en Phuket. Allí llegamos desde Bangkok, después de cerca de hora y media de vuelo. La vista desde el aire es preciosa, ya que se puede ver una panorámica de la multitud de verdes islas que salpican el mar de Andamán, rodeadas de un agua azul turquesa que le dan un toque realmente maravilloso.

Recorrimos la distancia desde el aeropuerto hasta Bangtao Bay, donde se encuentra el "Sheraton Grande Laguna" en aproximadamente media hora. No me imaginaba que la isla iba a tener un tráfico tan intenso.

Cuando llegué al hotel ya no me gustó. Tuve una mala sensación, y por regla general, no suelo equivocarme. No sé si es porque el hotel de Siem Reap donde había estado los días anteriores, el Sofitel Phokeethra Royal Angkor me había encantado, el caso es que cuando llegué a este hotel, no me acabó de gustar.

Y eso que la recepción era muy bonita, espaciosa, abierta al aire libre, muy del estilo colonial. Nos recibieron muy amablemente y mientras rellenábamos los impresos de llegada nos ofrecieron unas toallitas refrescantes y unos cóckteles de mango realmente buenos. Allí pude ver un croquis del hotel. Era verdaderamente enorme, algo que a mí en particular, no me gusta, ya que prefiero hoteles más pequeños pues me parecen más acogedores y el servicio suele ser más personalizado. Me recordó a esos macrocomplejos hoteleros que hay en el Caribe. Nos montamos en un carricoche junto con las maletas y nos acompañaron al edificio donde estaba nuestra habitación, concretamente en la otra punta del hotel, pero afortunadamente, junto a la playa. La impresión fue bastante negativa. El edificio me recordó a esos bloques de apartamentos baratos que se construyeron masivamente durante los años 70-80 en la costa española. El suelo era de cemento puro y duro; en las paredes se podía ver claramente el paso del tiempo y pedían a gritos una buena mano de pintura. Una zona del edificio estaba en obras (embaldosaban el suelo), y los sacos de cemento y las pilas de azulejos campaban a sus anchas por doquier. Otro detalle que tuve en cuenta es que a cualquier hora del día podías ver los carros de las señoras de la limpieza en los pasillos, y no sé realmente el motivo, ya que en más de una ocasión vi por la tarde bandejas del desayuno pendientes de recoger. Imperdonable en cualquier hotel, pero máxime si se trata de un hotel de 5 estrellas.

Afortunadamente, la habitación me gustó: Era muy amplia y acogedora. La vista al jardín era realmente bonita. Tenía todos los servicios típicos de un hotel de esta categoría: Minibar, caja fuerte gratuita, plancha a vapor con su correspondiente tabla, albornoces, zapatillas, etc. El baño, precioso y muy moderno, tenía una gran bañera a modo de piscina a la que se llegaba tras descender unos peldaños. Los complementos de cortesía eran numerosos. Menos mal!!! Una cesta de frutas completaba la bienvenida. A los pocos minutos recibimos la visita de una camarera preguntando si nos faltaba algo. Pues sí señora: Somos tres, y el servicio que tenemos de toallas, albornoces, agua, etc., etc. es para dos. Este fallo lo he encontrado en numerosos hoteles. Si somos tres, por favor, no pongan servicio para dos.

La cena, debo reconocerlo, constituyó una sorpresa agradable. Teníamos media pensión y podíamos elegir entre los nueve restaurantes que tiene el hotel. Eso sí, según qué restaurante fuera, teníamos que conformarnos con el menú que ofrecieran y no podíamos elegir de la carta, salvo si pagábamos un suplemento. Incluso en el "Gekko", el restaurante de la playa, había que pagar la totalidad de la consumición.

Finalmente, decidimos ir al "Birds of Paradise", que era el más cercano a nuestra habitación. Se trata de un bufet bastante amplio y cada noche ofrecían una cena temática. Ese día tuvimos suerte y pudimos degustar gran cantidad de marisco. Los postres, muy variados, constituían una verdadera tentación para los golosos como yo. Este mismo restaurante es el que teníamos asignado para el desayuno, y no puedo más que alabar la calidad y variedad de los productos, así como el servicio, que era realmente amable y esmerado.

La sorpresa fue al despertarnos al día siguiente y ver que no teníamos luz en la habitación. Llamé a recepción y a los pocos minutos teníamos un operario de mantenimiento que cambió un fusible. Pero ahí no se acabó la historia. Por la noche decidimos ir a cenar a "Puccini", el restaurante italiano. Era realmente bonito y elegante. Se notaba que estaba en la zona de las villas. Todo estaba más cuidado y por supuesto era más lujoso. Aún así, no entendí por qué no se permite la reserva de villas a familias con niños. Soy de la opinión que hay adultos que molestan, ensucian y estropean mucho más que los niños. En fin... esperaremos a que nuestro hijo crezca. El caso es que en este restaurante tuvimos que tomar el menú, algo que no supuso ningún inconveniente pues era de nuestro agrado: Carpaccio de salmón, lasaña de carne y verduras y tiramisú de postre. Si deseábamos cambiar algún plato no había problema. El servicio fue muy atento e impecable, aunque el maitre se hizo un pelín pesado con una conversación que parecía no tener fin.

Cuando volvimos a la habitación ya podéis imaginar: No había luz. Vuelta a empezar: Llamada a la recepción, visita del personal de mantenimiento (en esta ocasión vinieron dos operarios), cambio de fusible, y vuelta a tener luz. Mi marido me dijo: "He visto la instalación; tiene más años que Matusalén. De aquí unas horas, volvemos a estar sin luz". Y así fue. Al día siguiente no había luz. Cuando llamé a recepción, mi tono ya fue más agrio. Total, que nos dijeron que nos cambiaban de habitación. Ponte a recogerlo todo para hacer el traslado, con la molestia que ello conlleva. La nueva habitación estaba en el edificio contiguo y en la segunda planta. No había ascensor, así que teníamos que subir y bajar por las escaleras. Este detalle no me importa, pero no me parece muy normal. La habitación era igual que la anterior excepto por la espectacular bañera, ya que tenía una normal y corriente. La vista era algo más bonita, pues daba a la laguna. Sin embargo, se notaba que estaba más trotada. El mobiliario era más antiguo y gastado. Un sillón de mimbre tenía el bajo completamente roto; la cortina de la balconera se enganchaba y había que hacer virguerías para abrirla; la tele era un poco más pequeña. En fin... no sé si fue a mala leche, pero el caso es que nos dieron una habitación peor que la que teníamos. Eso sí, ya no volvió a irse la luz.

La playa del hotel era muy bonita pero siempre había bandera roja, así que sólo sirvió para dar relajantes paseos. Impresiona pensar que hacía casi tres años allí mismo hubo un tsunami que arrasó con todo. Habían varias tiendas y chiringuitos donde se podía comer muy bien y por poco dinero, desde un simple bocadillo hasta una suculenta langosta.

La piscina del hotel era realmente espectacular: Con 325 metros de largo presume de ser la más grande de Asia. Tal longitud la consigue bordeando todo el hotel, desde el extremo donde estábamos nosotros hasta casi la recepción. Muchas de las habitaciones que están al borde de la misma tenían acceso directo desde el balcón. Indudablemente, toda una comodidad. También había una zona en que simulaba una playa de blanca y fina arena. Sin duda, era magnífica y por suerte, podíamos disfrutar de ella casi en exclusividad durante la mayor parte del día.

Allí estuvimos siete días que disfrutamos al máximo. Hubo ratos para descansar, quemar calorías en el gimnasio (pequeño pero bastante completo), jugar al billar y ping pong, hacernos fotos con los dos elefantes del hotel Lily y Yum-Yum, pasearnos en kayak, etc., etc. A los que le parezca poco, pueden jugar al golf, tomar clases de cocina tailandesa, darse un masaje o incluso casarse en la capilla del hotel. Y si no quedan satisfechos, pueden utilizar gratuitamente las instalaciones de los otro cuatro hoteles (todos de cinco estrellas) que hay en la laguna. Para llegar a ellos basta con tomar el barquito que sale cada 20 minutos y va recorriendo toda la laguna, haciendo una parada en el "Canal Village", una pequeña zona de tiendas que además dispone de casa de cambio, una pequeña clínica y un restaurante, bastante caro por cierto.

El día de nuestra marcha tuvimos la sorpresa de que nos cobraban la cena del italiano. Obviamente se trataba de un error, pero nos supuso la molestia de tener que realizar la queja. En fin… fue una estancia muy agradable por lo que representaba, pero creo que si algún día volvemos, seguramente elegiremos otro hotel.

Si queréis ampliar información, podéis consultar su web www.phuket.com/sheraton/. No puedo comentaros el precio de la estancia, pues nosotros contratamos un paquete para todo el viaje.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 2353 veces y ha sido evaluada un
74% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Dandra publicada 09/07/2011
    Siempre hay pegas que lo fastidian todo un poco pero bueno hay que quedarse con los buenos recuerdos de un viaje tan impresionante.
  • bilma30 publicada 13/06/2011
    A mi me gusto mucho, pero lo que no tanto los mosquitos y las duchas al aire libre, un saludo
  • JO333 publicada 23/11/2008
    Muy buena opinión. saludos
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Sheraton Grande Laguna Beach, Phuket

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Continente: Asia

Ciao

Incluido en Ciao desde: 02/09/2007