A FALTA DE PAN... ¡NO TE CONFORMES CON TORTAS!

4  24.09.2004 (22.06.2005)

Ventajas:
Su calidad, su sabor y la posibilidad de tener siempre tostadas sin necesidad de hacerlas

Desventajas:
El envase y el precio

Recomendable: Sí 

lara_croft

Sobre mí:

usuario desde:07.07.2002

Opiniones:42

Confianza conseguida:98

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 68 miembros de Ciao

NOTA: Aunque el producto se encuentra incluido en la categoría de "Pan a la brasa normal", se trata de "Pan a la brasa integral", puesto que Silueta sólo fabrica panes tostados integrales.

NOTA 2 (22/6/2005): He modificado la opinión puesto que me he dado cuenta de que había cometido un error al exponer la composición calórica diaria en porcentajes según los principios inmediatos (hidratos de carbono, proteínas y grasas). Así, la ingesta recomendada al día de lípidos no es del 15% como estaba puesto, sino del 30%, y la de proteínas no es del 30%, sino del 15%.

El otro día me sorprendió escuchar en el telediario que septiembre es el mes, junto con enero, en el que mayor cantidad de personas comienza a ir al gimnasio para compensar los excesos alimenticios cometidos durante las vacaciones y que se almacenan en el organismo en forma de grasa: la guerra contra ese par de kilitos de más sólo acaba de empezar. Seguramente para muchos no sea una noticia tan sorprendente, pero a mí me llamó muchísimo la atención porque teniendo en cuenta que una de las causas de la obesidad es el sedentarismo como resultado de la cantidad de horas que la mayor parte de nosotros pasamos sentados (en la oficina, el colegio, la universidad, …) durante la época lectiva, pero que durante las vacaciones veraniegas rompemos con la rutina, tenemos más tiempo ocioso y hace más calor (con lo que el organismo elimina más calorías para mantener el equilibrio térmico corporal), ¿no sería más lógico que el peso no se modificara o, incluso, que disminuyese a pesar de ingerir mayor cantidad de kilocalorías? Claro que cuando se me vino a la cabeza que para muchos la palabra "vacaciones" es sinónimo de tumbarse al sol y sólo levantarse para ir al chiringuito a por pescaditos fritos, helados y cervecitas, lo comprendí perfectamente… Con esto no pretendo reprochar nada a nadie, así que que no se me enfade el colectivo playero aludido; lo único que pretendo es hacer una reflexión sobre los erróneos hábitos de vida que la sociedad tiene y que sería interesante cambiar porque nuestra salud lo merece. Y como con la salud hemos topado, me veo en la obligación de dar mi punto de vista al respecto, que para algo estoy estudiando Medicina… Lo que no podemos permitir es relacionar el ir al gimnasio o practicar ejercicio físico con la rutina ya que estaríamos cometiendo un grave error. Afortunadamente, también son muchos los que aprovechan el periodo estival para practicar deportes de cualquier tipo o hacer turismo (no os podéis ni imaginar la cantidad de calorías que se pueden consumir simplemente caminando en verano: os lo digo por propia experiencia); en definitiva, para mantenerse activos disfrutando al mismo tiempo de las vacaciones.

Pero, además del ejercicio, nuestro cuerpo necesita una alimentación variada y equilibrada durante todo el año para llegar a alcanzar el famoso estado cada vez más utópico de "mens sana in corpore sano". Sin embargo, lo que parece tan fácil no lo es tanto cuando se lleva a la práctica. ¿Alguna vez al acabar el día os habéis parado a analizar todo lo que habéis comido a lo largo de la jornada? Os sorprenderíais si lo hicieseis y descubriríais la cantidad de alimentos "no necesarios" que tomamos a diario, lo que comúnmente designamos como "picoteo". Con esto no quiero decir que no nos podemos permitir caprichos para nuestro paladar; de hecho, yo soy la primera incapaz de resistirme ante el chocolate o cualquier cosa que lleve azúcar… Lo que quiero decir es que no podemos sustituir los alimentos que nuestro organismo realmente necesita para cubrir sus necesidades diarias por "snacks". Para ello, no hay nada mejor que hacer cinco comidas al día (tres principales: desayuno, comida y cena; y dos tentempiés: media mañana o "hamaiketako", como decimos en el País Vasco, y merienda) de forma que el 55% de lo que consumamos sean carbohidratos, el 30%, grasas y el 15% restante, proteínas.

Sé que muchos mientras estáis leyendo estas líneas estáis pensando que esto ya lo habéis oído millones de veces y que resulta tan sumamente sencillo que mañana mismo empezáis a comer sano, que no se diga que no tenéis fuerza de voluntad. Y, ni cortos ni perezosos, llega la hora del desayuno y os tomáis vuestra taza de café de todas las mañanas pero esta vez sin azúcar, que hay que alimentarse de forma sana. Y con un triste y solitario café en el estómago os presentáis en la oficina, en la universidad o donde quiera que vayáis dispuestos incluso a aguantar como campeones hasta la hora de comer sin ingerir absolutamente nada más. Pues bien: ésa no es la solución, al igual que tampoco lo es omitir el desayuno. La razón es muy simple: cuando nos levantamos nuestro cuerpo lleva muchas horas en ayuno y necesita un aporte energético en forma de desayuno para poder afrontar las primeras horas del día rindiendo adecuadamente pero, si no le aportamos ese desayuno, además de que nuestra capacidad intelectual se verá seriamente mermada, cuando llegue la hora de comer tendremos tal hambre y tal ansiedad que devoraremos todo lo que se nos ponga por delante, ingiriendo más de lo que en realidad habríamos tomado de haber desayunado y haber comido algo a media mañana. De ahí la importancia de los tentempiés entre las comidas principales y del desayuno. Y es precisamente en esta comida donde el pan juega un papel importantísimo para sustituir a la bollería industrial a la que tan acostumbrados estamos.

Aunque tradicionalmente se considera a este alimento básico como enemigo de cualquier dieta hipocalórica y un elemento a restringir en la dieta habitual, recientes estudios llevados a cabo en España por científicos de la Universidad Complutense de Madrid indican que el pan no sólo no engorda (el aumento de peso depende tanto de la composición de la dieta como del aporte energético de lo que comemos, es decir, engorda el exceso de calorías en el conjunto de la dieta), sino que su consumo es necesario para todas aquellas personas que cuidan su peso y su estado de salud. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) recomienda la ingesta de 250 gramos al día, frente a los 160 de media que actualmente se consumen en nuestro país. Así, el auténtico causante de la obesidad sería el excesivo consumo de grasas por su escaso efecto saciante, su elevado aporte energético (9 kilocalorías./gramo) y su fácil acumulación, cualidades éstas que se oponen claramente a las virtudes del pan que al estar compuesto en su mayor parte por hidratos de carbono:
- incrementa el gasto energético a varios niveles: elevación de la tasa metabólica basal y aumento de la actividad termogénica de la dieta y del gasto durante el ejercicio.
- se acumula en menor cantidad en forma de grasa corporal.
- aumenta la sensación de saciedad.
- aporta menor cantidad de calorías por unidad de peso (3,75 kcal./g.) que los alimentos ricos en grasa. Además, la propia naturaleza de los hidratos de carbono hace que tenga gran cantidad de agua y fibra que reducen su densidad energética: habría que consumir grandes cantidades de pan para conseguir un exceso de calorías.
- reduce la absorción de la energía en el tracto intestinal por su mayor contenido en fibra.

Precisamente este último punto es muy importante puesto que la fibra es otro de los componentes esenciales que no pueden faltar para que una dieta sea equilibrada debido a sus beneficiosos efectos sobre el organismo, ya que evita la aparición de trastornos digestivos. En nuestro país, a pesar de que podemos disfrutar de la saludable pero cada vez más olvidada dieta mediterránea, ingerimos como media unos 15 g. de fibra al día, valor que se sitúa por encima de los de los países del norte de Europa pero que no consigue alcanzar la Cantidad Diaria Recomendada (C. D. R.) que se sitúa en torno a los 25-30 g. La fibra es la fracción de los alimentos de origen vegetal, presente en frutas, verduras, legumbres, cereales (especialmente, los integrales) y algunas algas, que los seres humanos no somos capaces de digerir. Hay dos tipos de fibra:
- soluble. Fermenta en el colon casi totalmente y previene enfermedades cardiovasculares y cáncer de colon. Está presente en legumbres, verduras, pasta, cereales como el arroz, el maíz o la avena y frutas como la naranja y la manzana. Diariamente se deben consumir unos 8-9 g.
- insoluble. A diferencia de la anterior, es escasamente fermentada y regula el tránsito intestinal gracias a su efecto de arrastre en el organismo. Cereales y verduras son los alimentos ricos en esta fibra de la que se aconseja un consumo diario de alrededor de 17-21 g.

Todos los panes integrales contienen fibra insoluble pero el pan tostado integral Silueta, además, cuenta en su composición con fibra lipoactiva para conseguir un mayor efecto en el organismo y equilibrar la ingesta de los dos tipos en la proporción recomendada por los expertos nutricionistas. Dicha fibra retrasa la absorción de grasas y azúcares y potencia la acción de las fibras que aceleran el tránsito intestinal. Por ello, el pan tostado integral Silueta posee las siguientes propiedades:
- tiene efectos laxante y saciante, de manera que favorece la disminución del consumo de kilocalorías.
- previene trastornos intestinales y enfermedades como la diabetes o el cáncer de colon.
- combate el estreñimiento y regula el tránsito intestinal, protegiendo la tan necesaria flora bacteriana del sistema digestivo.
- retrasa la absorción de glucosa.
- disminuye el colesterol al carecer de él y ser un producto 99% libre de grasas.

El pan tostado integral Silueta se presenta en manejables paquetes de plástico opaco que contienen 30 rebanadas (270 gramos de dicho producto) dispuestas en dos filas, una sobre la otra. En la parte frontal del envase, caracterizada por sus tonalidades ocres y por un cartel de color rojo intenso sobre el que está impreso el nombre del producto, aparece una fotografía de una rebanada del pan en cuestión, que se asemeja mucho en aspecto y tamaño a las que contiene el paquete, rodeada de varias espigas de trigo y granos de avena, lo que da una impresión de elaboración tradicional y artesana aunque la realidad sea bien diferente. Se debe mencionar que el color rojo del anteriormente citado cartel es lo que diferencia a simple vista este envase de los otros similares que contienen otros productos de la gama Silueta, como son los panes tostados integrales: sin sal (cartel de color verde), sin azúcar (cartel de color azul) y con 8 cereales (cartel marrón oscuro). En la parte trasera, además de una breve explicación de lo que es la fibra lipoactiva, se detallan los ingredientes en varios idiomas (castellano, inglés, francés, portugués, italiano y árabe) y la información nutricional expuestos a continuación:
INGREDIENTES:
harina integral de trigo, azúcar, fibra vegetal soluble, levadura, sal, aceite vegetal y emulsionante (E-472e).

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR CADA REBANADA:
Valor nutricional............29 kcal. (124 KJ)
Proteínas............1,1g.
Hidratos de carbono............6g.
de los cuales:
azúcares............0,6g.
polialcoholes............0g.
almidón............5,4g.
Grasas............0,1g.
de las cuales:
saturadas............0,1g.
monoinsaturadas............0g.
poliinsaturadas............0g.
colesterol............<5mg.
Fibra alimentaria............1g.
Sodio............0,05g.

Puesto que todos los productos Silueta pertenecen a Bimbo, lo cual ya da cierta seguridad y confianza a la hora de comprarlos, dicha empresa pone a disposición del cliente el Centro de Atención al Consumidor con el que se puede contactar a través del teléfono gratuito 900.101.968 (de lunes a viernes en horario de 9 a 17 horas), o bien enviando una carta a la siguiente dirección: Apdo. de Correos 538, 08400 Granollers (BARCELONA). Además, en la página web www.silueta.net podéis encontrar más información referente a todos los productos que componen esta gama de Bimbo.

Por lo que respecta al pan tostado integral Silueta en sí, su calidad y su sabor no tienen comparación con otros similares, que no iguales, de la competencia. Las rebanadas tienen un grosor y un tamaño muy apropiados para su consumo (miden aproximadamente lo mismo que la que aparece en la ilustración) pesando cada una de ellas unos 9g. y lucen un dorado muy atractivo: no están ni escasa ni excesivamente tostadas. Si la prueba de la apariencia la superan con nota, en el sabor alcanzan el sobresaliente: están en su punto justo de sal y saben a pan elaborado a partir de la mejor harina de trigo entero con todo el germen y el salvado, dejando en el paladar un agradable gusto debido a su tueste. En cuanto a textura, son rebanadas muy crujientes, que no duras, de masa que para nada está apelmazada, aunque quizá resultan un poco ásperas: hay que tener en cuenta que el pan tostado nunca puede ser tan suave como el de molde. Otro de los puntos fuertes de este producto es su fecha de caducidad a muy largo plazo: aproximadamente de un año a partir de la fecha de compra.

A pesar de todas sus virtudes, este pan tostado integral no es perfecto. Dejando de lado que en el tema del precio no es ninguna ganga (su coste oscila entre 1,36€ y 1,69€, dependiendo del establecimiento y de si está o no de oferta), el envase que presenta, en mi opinión, no es el mejor puesto que no protege adecuadamente las rebanadas de pan que, si sufren un golpe lo suficientemente fuerte, se rompen. Además, una vez abierto el paquete, resulta extremadamente complicado, por no decir imposible, aislar su contenido de la mala influencia que ejerce el aire del exterior sobre él; por ello, si no vais a consumir el pan en un corto plazo, os recomiendo que introduzcáis el envase dentro de otra bolsa de plástico y la cerréis para mantener las rebanadas crujientes. Por otro lado, creo que Bimbo también debería comercializar este producto en paquetes de mayor tamaño al de 270g. para hogares en los que su consumo sea elevado y para abaratar un poco el precio. Como último inconveniente me gustaría señalar que hay ocasiones en las que las rebanadas son de menor tamaño al habitual, aunque desconozco si llegan a los 9g. de media a pesar de su aspecto más compacto.

Como os comentaba antes, el pan tostado integral Silueta juega un papel importantísimo en mis desayunos: dos rebanadas del mismo cubiertas por una generosa capa de queso para untar se convierten en el acompañamiento perfecto a mi vaso de leche matutino. Sin embargo, he de reconocer que también son ideales para tomar como merienda con paté o con cualquier otro acompañamiento para extender sobre ellas; incluso se puede utilizar como sustituto del pan blanco a la hora de comer o de cenar siempre que se tenga en cuenta que, debido a la pérdida de agua que sufre en su proceso de elaboración, a igualdad de peso el pan tostado aporta mayor cantidad de kcal. que el blanco, lo que también es aplicable a la corteza de cualquier variedad de pan, que engorda más que la miga por la misma razón.

Para terminar, os dejo una receta sencillísima de preparar y deliciosa para quien se anime a probarla: pastel de huevo. Yo suelo tomarlo para sustituir alguna que otra mañana a mis dos rebanadas con queso habituales, especialmente ahora que llega el frío, ya que uno de los ingredientes es la miel, imprescindible para evitar que nuestra garganta sufra las inclemencias del mal tiempo.
PASTEL DE HUEVO
Ingredientes para una persona:
- 1 rebanada de pan tostado integral Silueta
- 1 huevo de gallina o 3 huevos de codorniz
- 1 cucharada de miel

1. Poner a cocer durante 15 - 20 minutos el huevo de gallina o los tres huevos de codorniz.
2. Pelar el/los huevo/s y picarlo/s en rodajas finas, colocándolas sobre la rebanada de pan tostado. Otra opción es aplastar el/los huevo/s con ayuda de un tenedor sobre la rebanada teniendo cuidado de no romperla.
3. Añadir la cucharada de miel repartiéndola bien sobre las rodajas de huevo.

Si alguien hace la receta, me gustaría que me dejara un comentario en el que me diga qué le ha parecido. Espero que os guste tanto como a mí y que la opinión, a pesar de ser tan larga como El Quijote, no os haya aburrido demasiado.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
iratxe1978

iratxe1978

03.03.2011 20:19

Me gusta este pan tostado y no conocía la receta, besos.

SlapGoal

SlapGoal

14.02.2010 23:18

Excepcional opi. Saludos.

nycblue

nycblue

07.02.2009 06:00

Estoy completamente de acuerdo contigo, respecto a los excesos gastronómicos y la falta de ejercicio, por mi parte lo intento y además del ejercicio, hace tiempo que me pasé al pan integral ; original y sencilla la receta que nos has dejado. Un besazo

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Silueta Pan Tostado Normal ha sido leída 1681 veces por los usuarios:

"excepcional" por (32%):
  1. iratxe1978
  2. SlapGoal
  3. xuanimp
y de usuarios adicionales 36

"muy útil" por (68%):
  1. lunanube
  2. nycblue
  3. Cenicienta_fashion
y de usuarios adicionales 81

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Productos interesantes para Usted
Silueta Pan de Molde Sin Corteza con Fibra Lipoactiva
(+) es integral
(-) no
14 Opiniones
Compra ahora
Silueta Pan de Molde 8 Cereales Silueta Pan de Molde 8 Cereales
(+) Durabilidady sabor.
(-) Si no te gusta encontrar granos de cereales no lo compres.
23 Opiniones
Compra ahora
Silueta Pan de Molde Fibra Silueta Pan de Molde Fibra
(+) sano
(-) precio
19 Opiniones
Compra ahora
Etiquetas relacionadas con Silueta Pan Tostado Normal