Sinfonía Nº 2 - Mendelssohn

Opinión sobre

Sinfonía Nº 2 - Mendelssohn

Impresión Total (1): Evaluación Total Sinfonía Nº 2 - Mendelssohn

 

Todas las opiniones sobre Sinfonía Nº 2 - Mendelssohn

 Escribir mi propia opinión


 


"Lobgesang", un Himno de Gloria

5  30.04.2005

Ventajas:
Es muy alegre

Desventajas:
Depende de la versión .  .  .

Recomendable: Sí 

Detalles:

Originalidad

Letras

Calidad y consistencia de las canciones

Duración del éxito

Cómo se compara a otros lanzamientos del mismo autor:

Tapa/diseño y contenido


Ten_te

Sobre mí:

usuario desde:07.08.2002

Opiniones:27

Confianza conseguida:13

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 10 miembros de Ciao

Retorno a las opiniones de Ciao ahora que, por motivos que no vienen al caso, tengo otra vez bastante tiempo libre para escribir. Y lo hago escribiendo una opinión sobre una de mis obras sinfónico-corales favoritas: la Segunda Sinfonía de Mendelssohn, también llamada "Lobgesang".

Debo aclarar que tampoco es que yo domine toda la música sinfónica ni la coral, ni siquiera una parte, jajajaja... Pero esta obra tiene para mi un especial significado, ya que tuve el placer de cantarla en un solo año en tres ocasiones y bajo la batuta de dos directores de orquesta. Y además en un momento en que, dado su carácter alegre, fue como un rayo de alegría y esperanza en un momento personal bastante duro y triste. No por lo que la letra pudiera decir (es un texto religioso en alemán, y yo no soy muy religiosa precisamente), sino por lo que la música era capaz de transmitirme.

Sin embargo, no quiero comentar esta obra sin antes hablar un poquito del autor... ya que es necesario comprender las obras en el contexto de la época.

Pocas personas ignoran que Felix Mendelssohn es un compositor romántico... sean o no aficionadas a la música clásica. Lo que ya no saben tantos, salvo que realmente se dediquen a ello, es que Mendelssohn fue el "redescubridor" de la música barroca alemana. De hecho fue él el que "reestrenó", en 1829, la "Pasión según San Mateo" de Bach, tras un siglo de olvido.

Y es que, para la sociedad de la época, esos genios que a todos nos suenan, como Bach o Haendel (u otros que en su época habían sido tan conocidos como Telemann o Buxtehude, por nombrar solo dos) habían caido en el olvido. La música se vivía al día... no recordando a los genios de épocas pasadas, al contrario de lo que sucede actualmente.

El estilo de Mendelssohn tiene una base muy sólida en la forma de componer de Bach, Haendel y Mozart. De hecho, esos compositores son uno de los pilares de su estilo, calificado como "elegante".

La segunda sinfonía es un claro de ejemplo de lo anterior pues combina elementos románticos y barrocos claramente destacados.

Uno empieza escuchando su primer movimiento con la sensación de que está ante una obra con brío y alegría, y ya los primeros compases se te quedan grabados en la memoria por su fuerza...

Compases que uno no puede olvidar, ya que el compositor se encarga de repetirlos justo al final del movimiento, aunque tiene la audacia de terminarlo añadiendo unos compases que dan comienzo al segundo movimiento que es perfectamente bailable.

De hecho uno no puede evitar sentir el impulso de imaginar un salón de baile y deslizarse suavemente con una pareja por todo el recinto... hasta que es despertado del ensoñamiento por esos compases del principio que el compositor no quiere que olvidemos, y que aparecen de forma solemne como si de una marcha se tratara. Este efecto se repite durante todo el segundo movimiento: alterna esas partes bailables con ese carácter de marcha.

El tercero, sin embargo, destaca por su solemnidad... De un tempo lento, y muy cantado por las cuerdas, crea un ambiente muy solemne, como si todo el carácter alegre anterior quedase postergado... aunque a mi me da la sensación de que lo hace para sorprender al oyente con el siguiente movimiento...

Y es que el cuarto movimiento, que es tan largo como los tres anteriores juntos y que es donde canta el coro, empieza con un crescendo de la orquesta en el que enseguida se vuelven a distinguir esos compases del primer movimiento, pero de forma que al oyente le da la sensación de que algo va a pasar...

Y en efecto, pasa. Y pasa que canta el coro, con gran energía y con estilo solemne (escritura vertical) dice: "Alles, was Odem hat, lobe den Herrn!" (que se puede traducir como "que todo lo que respire alabe al Señor")... y que desemboca en un estilo fugado (escritura horizontal), "barroco" podríamos decir (aunque no sea correcto), y que es lo que realmente sorprende de este cuarto movimiento: esa alegría expresada en forma de fuga, que tal dinamismo y fuerza le da.

Esto evoluciona a un recitativo cantado por un tenor y a un solo de tenor... muy adecuado a la época romántica... Y que nuevamente nos lleva a un tema cantado por el coro, que es unicamente un preludio de la exquisita y elegante pieza que llega a continuación, y que no deja de recordar a Mozart.

Este consiste en una bella melodía cantada por una soprano... repetida luego por la segunda soprano, mientras la soprano primera evoluciona armónicamente con ella... y repetida una vez más por los hombres del coro, mientras las dos sopranos entrelazan sus melodías.

Llega a continuación otro solo de tenor, que refleja la angustia de aquel que vaga en la oscuridad, en la noche. Es este realmente el momento más angustioso de toda la sinfonía, en el que toda la expresividad romántica se encarga de encoger el corazón en un puño...

... Hasta que la soprano anuncia que la noche ha terminado... y comienza un despertar alegre y brioso, en el que el coro, primero en estilo romántico y luego en estilo fugado, se encarga de darnos a entender que "el día ha llegado" y que debemos olvidar los terrores de la noche.

Culmina este momento en un pasaje musical bastante curioso, en el que Mendelssohn tiene la "osadía" de imitar una coral de Bach... solo que Mendelssohn la compone para seis voces, en lugar de cuatro, y la compone el doble de lenta de lo que cabe esperar en una Coral... y encima añade una orquesta al final de la misma con un coro cantando al unísono.

A esto le sucede un duo entre la soprano y el tenor, que a uno casi le recuerda un duo de una ópera de Mozart, volviendo otra vez a ese estilo clásico.

Y por si no hubiéramos tenido suficiente con esta mezcla de estilos (romántico, barroco y clásico)... aquí nos llega el final, comenzado en un claro estilo barroco por el coro, en el que las cuerdas parecen discutir para que sean sus palabras las que se oyen por encima de las de los demás: los barítonos cantando eso de "Ihr Völker" (la gente), los tenores "Ihr Könige" (los reyes), las mezzos-contraltos "Der Himmel" (los cielos) y las sopranos "Die Erde" (la Tierra)... aunque todos ellos indicando que aquello que señalan dé honor y gloria al Señor.

Y, cómo no, tanto empeño que puso el señor Mendelssohn con aquellos primeros compases de la sinfonía, que interrumpían el segundo movimiento y eran los que daban paso al extenso cuarto movimiento... no podía olvidarlos en el final de la sinfonía... Y así los repite, con el coro cantando: "Halleluja! Lobe den Herrn" (aleluya, gloria al señor).

Como ya he mencionado anteriormente, yo tuve el gran placer de cantar esta sinfonía, y lo hice bajo dos batutas de similar edad, ambos jóvenes y grandes directores de orquesta. Cada uno de ellos le dió una interpretación distinta: el primero le dió un carácter más barroco y el segundo más romántico.

Yo disfruté de ambas versiones, y esto es algo que refuerza la idea de que estamos ante una obra grandiosa. Y que yo animo encarecidamente a que sea escuchada.


Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Naturagirl

Naturagirl

10.05.2005 02:54

Siempre que he escuchado a Mendelsson me ha gustado mucho, pero la obra que más buenos momentos me trae al recuerdo es "Sueño de una noche de verano", que a veces puede resultar hasta cómica cuando la música parece llegar a adoptar la sonoridad de el rebuzno de un burro tozudo. Me hace viajar realmente a la historia en que se basa y me relaja. Creo que también deja una imprenta muy personal, quizás no hayas oído una obra suya pero es fácil identificar su autoría por la sonoridad. También depende, como bien puntuas de la versión que se escuche, si es mediocre lo pueden desvirtuar muchísimo. Saludos :-)

Crrono

Crrono

06.05.2005 12:32

Aay que gratos recuerdos al leer esto :) jejeje es que yo la he cantado esta obra tanto como barítono como tenor :P jejeje incluso el verano pasado estuvimos de gira con ella. Primero en Galicia, luego en Portugal y finalmente en Barcelona :). Para mi la parte del "Sagt es die ihr " es una preciosidad ese comienzo de los tenores es lindíiiisimo y una gozada para cantar... Y lo peor uffff, la parte a capela :p que riesgo lleva ese momento uffff porque luego entra la orquesta y como uno no mantenga la tensión ..... y se baje el coro ufff que mal se queda jejej pero nunca nos pasó :) Excepcional opinión como siempre ;) Bicos :**

FISTRORR

FISTRORR

04.05.2005 13:08

Tengo curiosidad por saber con quién cantas y dónde lo haces. Yo nunca he cantado a Mendelssohn (quizás algún lied en la Escuela Superior de Canto) pero oigo mucho su obra, de hecho, su concierto para violín es mi preferido. Saludos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Sinfonía Nº 2 - Mendelssohn ha sido leída 3112 veces por los usuarios:

"excepcional" por (13%):
  1. Crrono
  2. brochard

"muy útil" por (88%):
  1. MILORD
  2. ALKIMIA22
  3. Naturagirl
y de usuarios adicionales 11

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.