Societé Queso Roquefort

Imágenes de la comunidad

Societé Queso Roquefort

> Ver características

95% positivo

39 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Societé Queso Roquefort"

publicada 15/03/2002 | nidiai
usuario desde : 09/02/2002
Opiniones : 57
Confianza conseguida : 25
Sobre mí :
Genial
Ventajas El relato te incitará a probarlo????
Desventajas Ninguna
muy útil
Sabor
Relación calidad precio:
Presentación
Aroma

"Le fromage miracle"


Los franceses, tan adictos a lo exquisito, no dejan de declarar a quienes quieran oirlos que el Roquefort -uno de los más típicos y conocidos quesos de ese país- "c´est le fromage miracle...". Y hasta algunos audaces podrían decir: "¡le plus populaire...!!!.
Bueno, franceses, no es para exagerar... pero la verdad, es sabrosísimo!!!.
Y entre los llamados "quesos azules", junto con el Gorgonzola italiano y el cabrales, es uno de los más nobles.
Tiene un sabor inconfundible, una pasta blanda, con amplias manchas de color verde, producidas por mohos especiales.
Ese sabor particular se lo da la elaboración que se realiza con leche de ovejas y en Francia, el estacionamiento en cuevas húmedas de la región de Roquefort.
Sin lugar a dudas, es uno de los quesos nobles más antiguos.
Cuenta la historia que, Plinio el Viejo, filósofo, escritor y naturalista romano, era fanático del Roquefort. A él le debemos una "Historia Natural", monumental y enciclopédica de 37 libros, que terminó el año 77 y dedicó al emperador Tito. En ella mezcla un número enorme de relatos y hechos útiles con conceptos fantásticos y cuentos de viajeros. Al producirse la erupción del Vesubio el año 79, viajó a estudiarla y murió asfixiado por los humos.
Dice mi imaginación, que antes de morir le llegó una inspiración profunda y comenzó a escribirle una carta a Carlomagno, que por supuesto, recién nacería varios siglos después. En ella decía:
"Estimado Carlo...Magno (oj, oj, oj) Los humos ácidos de Vesubio inundan mis pulmones. Y el azufre que se inspira es terrible; pero no tanto como para impedirme redactar esta carta, que tendrá por finalidad transmitirte una receta. Va a tus manos, porque se que la cumplirás al pie de la letra, y así, no se perderá.
Anota: extraes leche de oveja; realizas el proceso de cocción y preparas las piezas.
Una vez elaboradas, somételas a un proceso de varias salazones a mano, durante los primeros tres a cinco días. Luego, las picas, de manera que pueda entrar en ellas el aire de las cuevas, imprescindible para el desarrollo del Penicilium. Terminado este proceso, las acomodas de canto en las estanterías durante tres o cuatro semanas, hasta que veas aparecer las primeras manchas verduzcas. Entonces, deberás envolverlas para que no les entre aire: allí deberán permanecer durante tres o cuatros semanas más. Serás el primero en probarlos y te recomiendo, acompañes una rodajita de este queso con pan casero -ajjjj, siento no tener tiempo para escribirte la receta del pan, mis pulmones estallan...- y "bien sûr", una copita de champagne...!!!".
Y escrito esto, el poble Plinio el Viejo se desplomó mirando el Vesubio que terminó con su vida.
La carta pasó de mano en mano y de generación en generación, hasta que llegó a Carlomagno, que obviamente, adoptó la fórmula, convirtiéndolo en su queso preferido...
"La historia es generosa y la imaginación frondosa" -decía una profesora de lengua francesa en el primero del Profesorado; más allá del relato, tengo que decirles que soy semi adicta al queso Roquefort; la otra mitad de mi adicción por los quesos la comparto con el gruyere. Ayer a la tarde, mi marido me había dicho que quería cenar endibias al roquefort.
"Ufff", pensé, "es tarde, tengo clases de ballet todavía y no hago tiempo para ir a la granja donde compro siempre. Qué complicación...".
Camino al estudio, pasé por el Carrefour y encontré el Societé Queso Roquefort en una góndola ; ni bien volví del ensayo, decidí probarlo antes de preparar la cena y...ahhhhhhhhh!!! ¡Qué delicia!!!.
Terminaba de hacer pan casero -aunque no con la fórmula inacabada de Don Plinio, sino con una que me pasó mi abuela- . Deslicé una rodajita del Societé y ...adiós endibias. Terminé convenciéndolo que esa noche era mejor el pan casero con Societé Queso Roquefort.
Total, mañana habría tiempo para las endibias!!!

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1504 veces y ha sido evaluada un
95% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • chatin2 publicada 09/05/2002
    Excelente tu información, pero ni así me animo. Eso de comer moho, aunque sea muy especial, no lo he asimilado todavía.
  • Dalays publicada 29/03/2002
    Me gusta este queso ummm. Besines.
  • dimsum publicada 21/03/2002
    Vaya imaginación... hay que reconocer que el Roquefort se merece una defensora a su altura, y cumples à merveille con este papel. Un saludo de una "gabacha"
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Societé Queso Roquefort

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Tipo: Azul/Roquefort

Formato: En Lonchas

Ciao

Incluido en Ciao desde: 15/03/2001