INOLVIDABLE, MAGICO, EL PARAISO

5  25.08.2006

Ventajas:
TODAS, su gente, el clima , playas de coral,  vida acuática, alojamiento genial .  .  .  .

Desventajas:
por poner algo, los mosquitos

Recomendable: Sí 

anitafisio

Sobre mí:

usuario desde:20.08.2006

Opiniones:9

Confianza conseguida:2

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 10 miembros de Ciao

Del mes que pasamos en las islas de la Polinesia francesa, Tahití fue la isla en la que más tiempo estuvimos, una semana. Se hace dolorosamente corto.

Nos alojamos en una pensión en Teahupoo (punto de surf de fama mundial) el Vanira Lodge, a 65 km de Papeete, la capital. Aquí el término de pensión nada tiene que ver con España. Todo son bungalows, pequeñas casitas individuales de estilo tradicional, y por un precio razonable ( puedes encontrar alojamiento a todos los precios, desde el hotel de lujo, hasta compartir habitación), teníamos nuestra casita con una pequeña cocina, salón, sillón,tv, nevera y una terraza con césped y flores con unas vistas increíbles al arrecife de coral (en cuanto pueda os pongo las fotos).
La pensión, situada en la ladera de la montaña, sólo tenía cuatro bungalows, por lo que la tranquilidad y privacidad están aseguradas, y los dueños, una familia con dos niños, son encantadores, siempre dispuestos a ayudarte en lo que haga falta. Además, hablan inglés, francés y ¡ español! Nos invitaron a un paseo en barco y nos ayudaron con las reservas de hoteles en las otras islas.
Recuerdo con emoción las puestas de sol desde la terraza, donde podíamos ver las estrellas por la noche y conseguimos divisar una ballena resoplando en el océano. Mágico e inolvidable.
Os aconsejo este alojamiento o uno similar, porque por entre 500-600 euros podeis pasar una semana entera, sin nada que envidiar a los grandes resorts, donde además no vais a tener tanta tranquilidad.
Para conocer la isla lo mejor es alquilar un coche. La única carretera que rodea la isla tiene aproximadamente 120 km, por lo que puedes conocer tranquilamente sus pequeños pueblos y sus playas, parándote sin problemas en el arcén cada vez que quieras. Lo único con lo que teneis que tener cuidado es con la cantidad de perros, bicis, gallos (si, gallos salvajes), y niños que pueden cruzarse en su camino. Los perros ni si quiera se apartan asi que hay que circular con cuidado.

Nosotros visitamos las tres cascadas, un valle de los muchos que se introducen en la isla que cuenta con tres magníficas caídas de agua, a las que puedes llegar atravesando la selva por caminos señalizados y donde te puedes bañar en sus pequeñas lagunas.
Para vistas panorámicas, podeis subir a la meseta de Taravao, y a otros miradores (belvedere en los carteles en francés, que a nosotros nos costó entenderlo) que se encuentran diseminados por la carretera.
Para cruzar la isla por su interior, ya tienes que contar con un todoterreno, nosotros lo intentamos con nuestro turismo de alquiler y nos tuvimos que dar la vuelta.
Por lo demás, creo que cualquier playa de la isla podría considerarse de interés turístico, toda la isla lo es.

Otro punto a favor de la isla son los isleños. Los maohis, son un pueblo muy afable, siempre sonrientes, te saludan con la mano y te prestan su ayuda siempre que lo necesites. Nosotros no perdíamos ninguna oportunidad de hablar con ellos y te lo pasas bomba intentando comunicarte ,escuchando su música , viendo sus bailes y su vestimenta colorida. Muchos llevan flores en el pelo y tatuajes (tradicionales en estas islas).

Como podeis ver por mis comentarios es el paraíso. Me gustaría haceros llegar lo que yo sentí allí. A continuación os pongo una parte de mi diario de viaje para que os hagais una idea. Es del día siguiente a la llegada a la isla:

Por la mañana alucinamos con las vistas desde el bungalow. ¡Estamos en medio de la selva!. En la colina de la montaña ,en medio de una auténtica selva de palmeras, árboles, lianas, enredaderas, flores… ahí está nuestra "AITO". Por debajo de la colina, la carretera y el mar, con su arrecife de coral al fondo, donde se ve la espuma de las olas, ALUCINANTE.
Es mucho mejor de lo que esperaba. La brisa corre en la terraza, el ambiente es húmedo y cálido pero no es cargante, por la noche me duermo con el sonido de las olas rompiendo en el arrecife, y antes de dormir cuento estrellas a millares ¿Qué más puedo pedir? Pues Tahití es mucho más.
Nos vamos a Taravao. La carretera es preciosa, bordeando la costa, todo es verde y azul a nuestro alrededor.
Taravao es en realidad 2 carreteras y 4 casas. La gente es super amable en esta zona, (Tahití Iti) no hay demasiados turistas, todos nos saludan y nos sonríen. Sobretodo Miguel les llama la atención por la silla.
Todas las mujeres llevan una flor en el pelo, y muchos llevan tatuajes.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
tdlemon

tdlemon

07.06.2007 15:47

Yo quiero iiiiiiiiiiiiir!!!

Loren1980

Loren1980

21.05.2007 18:53

Ojala algún día pueda ir por allí, tiene que ser una pasada....

roblaky

roblaky

21.03.2007 13:57

Que envidia, me encantaria ir. Un saludo

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Tahití, Polinesia francesa ha sido leída 9458 veces por los usuarios:

"excepcional" por (20%):
  1. tdlemon
  2. roblaky
  3. venezia22

"muy útil" por (80%):
  1. margot1976
  2. Loren1980
  3. judd
y de usuarios adicionales 9

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Tahití, Polinesia francesa