Tarde

Imágenes de la comunidad

Tarde

> Ver características

72% positivo

68 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "Tarde"

publicada 05/11/2005 | Alas.Doce
usuario desde : 26/09/2005
Opiniones : 127
Confianza conseguida : 0
Sobre mí :
Genial
Ventajas ...
Desventajas ...
muy útil

"Joel VIII"

Se miraron fijamente, la una sentada en el water, la otra rodeada de espuma dentro de la bañera, durante un eterno minuto. Para Julia el susto inicial se fue transformando en incredulidad. Aquello no era un episodio de "En los límites de la realidad". La cría desdentada había entrado por alguna parte, silenciosa, sigilosa, pero de una forma totalmente asociada a las costumbres humanas. No se había teletransportado, ni había llegado volando en una escoba y se había descolgado por la chimenea, entre otras cosas porque la casa carecía de chimenea. Todo aquello no era racional, no era posible. Así que debía descubrir cuanto antes cómo los había encontrado y qué quería.

La sonrisa sardónica se le congeló a la niña en el rostro y dio paso a una mueca de disgusto. Y entonces habló:

- Ya voy. ¡Ya voy! -dijo.

Julia la miró sin comprender.

Y la niña hizo su pregunta:

- ¿Dónde estamos?
- ¿Qué?

La niña insistió.

- ¿Dónde estamos? Dime el nombre de la calle.
- Ni hablar.
- No te conviene llevarme la contraria.

¿Cómo era posible que pronunciara perfectamente todas las palabras si no tenía dientes? Julia sondeó sus horrendos ojos. Por mucho que se parecieran a los de Joel, los ojos de la cría eran más fríos, más inhumanos.

- En cuanto te vi supe que trabajabas para ellos.
- Mírala, que lista. Yo no trabajo para nadie.
- Nos vas a entregar. ¿Prefieres llamarlo cooperación? Trabajas para ellos. Punto.
- Es la única manera de conseguir mejoras -dijo la cría.

A Julia aquello le sonó inquietante. Conseguir mejoras. Sonaba a heroína de videojuego cogiendo diamantes amarillos para cargar las armas. Sonaba a supermercado de poderes sobrehumanos, con su ración correspondiente de efectos especiales.

Pero por la cara que había puesto la niña, Julia comprendió que con lo de las mejoras se refería quizá a algo más mundano. Una almohada más cómoda para dormir por las noches, o un paseo por el exterior de vez en cuando.

- El nombre de la calle - azuzó la mocosa.
- Jamás.
- Bueno, no te necesito.

La cría le sacó la lengua entre sus labios sin dientes (Julia pensó que una buena mejora podían ser unas cuantas visitas al dentista) y luego rieló durante una décima de segundo y desapareció.

Julia se quedó mirando el aire vacío. La cría había desaparecido delante de sus ojos. Se había ido. Se había esfumado, evaporado. Sin ruido. Sin luces. Sin alardes ni efectos especiales. Un segundo antes estaba allí, y un segundo después ya no estaba.

Julia tuvo una corazonada. Salió de la bañera poniendo sumo cuidado en no resbalar. No era un buen momento para abrirse la crisma. Intentó escurrirse el pelo pero, comprendiendo que no tenía tiempo, cogió las llaves y el albornoz al vuelo, y salió corriendo, mojada y descalza, aun a riesgo de coger una pulmonía.

Atravesó el salón, descorrió los cerrojos de la puerta que daba al exterior y salió a la calle, poniéndose aun el albornoz sobre su cuerpo desnudo y medio cubierto de espuma. Todas las farolas estaban apagadas. El molesto viento nocturno le erizó la piel mojada. Miró a ambos lados, buscándola, y la encontró en la esquina, leyendo el nombre de la calle en la placa informativa.

Corrió hacia ella. Se clavó una piedra en la planta del pie. La cría ya tenía la información que había ido a buscar. Podría haber desaparecido pero esperó a que Julia la alcanzara. Sin embargo, cuando ya estaba a escasos metros de ella, la cría le dijo adiós con la mano.

- ¡No! ¡Espera!
- ¿Qué quieres ahora?
- No les digas donde estamos. Hazlo por Joel.

La niña la miró muy seria y luego negó con la cabeza.

- Precisamente lo que voy a hacer, lo hago por él. De todas formas aun tardarán entre veinte y treinta minutos en llegar aquí. Tienes la oportunidad de volver a demostrar lo buena madre que eres -dijo esto último con cierta sorna. - Aprovecha el tiempo. El juego no ha hecho más que comenzar.

Y desapareció.


Continuará…


Alas Doce

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 1288 veces y ha sido evaluada un
81% :
> Cómo evaluar una opinión
muy útil

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • morexosa publicada 14/11/2005
    A pesar de ser la misma historia, cada nuevo episodio sorprende por el cambio de ambiente y de situación... según el día que tengas :p
  • clavelrojo publicada 05/11/2005
    uys que interesante se pone esto... excepcional, besotes.
  • kikotgf publicada 05/11/2005
    mañana más por fa!! Un abrazo! ;)
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : Tarde

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 09/10/2002