Siempre en nuestros corazones: Madrid 11-M

3  12.03.2009

Ventajas:
-

Desventajas:
-

Recomendable: Sí 

matiba

Sobre mí: Estrenando avatar, el otro tenía mil años! Mis blogs http://matibascorner.blogspot. com/ y ...

usuario desde:25.11.2007

Opiniones:661

Confianza conseguida:238

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 34 miembros de Ciao


Santiago de Compostela, 11 de marzo de 2004


Nunca me han gustado los despertadores, desde que recuerdo siempre he utilizado la radio para despertarme, es mucho menos estresante que ese piiiiii que talatra el oído y desde luego consigo levantarme de mejor humor.

Son las 8 de la mañana y se enciende la radio de mi mesilla de noche. Qué extraño, el ruido de fondo no es el de siempre, el tono del locutor tampoco... conforme voy desperezándome y ubicándome en el mundo de los despiertos, llegan a mis oídos palabras que me estremecen "Atocha" "tren" "bomba" "atentado" . Me levanto de un salto y subo el volumen de la radio. La información es confusa, parece que todo ha ocurrido hace unos minutos y todavía no hay nada en claro.

Abro el grifo de la ducha y conecto la radio en el cuarto de baño para seguir la noticia. Mientras el agua resbala por mi espalda, siento como mi piel se eriza con las palabras "El Pozo" "Santa Eugenia" "bomba"

Salgo precipitadamente, quiero pensar, quiero creer, necesito creer, que todo esto no está pasando, que es una broma, que sigo dormida a pesar de sentirme despierta... pero mientras conduzco hacia el trabajo van subiendo las cifras de muertos. Nerviosa, llamo a familiares y amigos de la capital. Están bien. Me siento culpable por alegrarme de saber que los míos están bien, que los muertos son de otros.

Cuando llego a la oficina, la cara de mis compañeros me indica que todos saben lo que ha pasado. Uno de ellos se ha traído una radio de casa y no podemos dejar de escucharla.

Entran turistas, visitantes, todos quieren saber, la confusión inicial va dando paso a una tristeza que nos embarga a todos, la incomprensión de lo que ocurre, la impotencia se refleja en todos los rostros.

Mediodía, telediario, imágenes del terror, lágrimas en mis ojos mientras me pregunto qué tipo de mente puede originar una situación semejante, qué sentimientos puede albergar el ser humano para sentir orgullo al perpetrar una matanza tan horripilante.

No lo entiendo, no lo entendí y jamás conseguiré entenderlo. 191 personas ya no están con sus familias, huérfanos, viudos... y centenares de heridos que jamás olvidarán, que han visto truncada su vida, sus ilusiones, su plácido sueño de cada noche, miles de vidas rotas por un sinsentido que jamás se borrará de nuestra memoria.

Han pasado cinco años, pero para muchas víctimas ha sido ayer, ha sido hace unas horas, está pasando contínuamente, no pueden olvidar, no les dejan olvidar...


Madrid, 11 de marzo de 2004


7:35 La ciudad se despereza para iniciar una jornada laboral cualquiera, trabajadores dirigiéndose a sus oficinas, estudiantes preparándose para ir a clase, conductores de metro estresados en hora punta, mendigos en un portal recogiendo los cartones para trasladarse a la puerta de una iglesia... un día más.

7:37 No, hoy no es un día más en Madrid, se oye una explosión seguida de gritos, lamentos, olor a quemado, cristales rotos, humo, mucha confusión.
La ciudad todavía no ha reaccionado, cuando pasados dos minutos ha sufrido dos explosiones más ¿qué ocurre? ¿dónde ocurre?

Las sirenas de ambulancias, camiones de bomberos, coches policiales, protección civil, se abren paso furiosas por las calles atestadas de Madrid pidiendo paso, suplicando paso hacia la tragedia, llevando su ayuda, sin saber todavía cuánta es necesaria, qué se encontrarán al llegar allí, el alcance exacto de la herida...

El espectáculo es dantesco, absolutamente indescriptible, desgarrador, hierros deformes sobre las vías, personas por doquier, algunos cuerpos inertes, otros suplicando ayuda, personas que vagan sin saber qué ha ocurrido, dónde están, otras lloran buscando a su compañero de viaje que quizá esté unos metros más allá.

En seguida la reacción, a pesar de los cristales rotos de sus hogares, del terror a que haya más bombas, los vecinos se lanzan a la calle, ofrecen mantas, una taza de leche caliente, compañía, quieren ayudar en lo que puedan. La sangre rebosa en los hospitales, miles de voluntarios se acercan para donar el preciado líquido que puede salvar tantas vidas, la solidaridad se extiende como una mancha de aceite por toda la ciudad.

Sobre las vías, terribles decisiones han de ser tomadas, no hay ambulancias para todos, algunos no se salvarán. El protocolo se sigue a rajatabla. Para aquellos que no conseguirán salir adelante hay que buscar una mujer de mediana edad voluntaria, a la que se pedirá que sostenga su mano y le acompañe en el trance con sus palabras consoladoras, como madres. Y ese día hubo muchas madres que no lo olvidarán nunca, muchos murieron sintiendo en su mano el calor de una mano amiga, escuchando sus amables palabras, susurros que hacían más llevadero el dolor.

Bomberos por doquier tratando de despejar las vías para encontrar supervivientes, policía poniendo orden en el desorden, cámaras de televisión narrando al mundo el horror... y empieza el reguero de coches negros destino Ifema, donde para muchos se inicia un durísimo camino de asunción de la tragedia, de durísima identificación, de cambio irreversible en sus vidas.

Madrid no olvida, la herida sigue ahí, latente, ha sido muy profunda y el paso del tiempo no ha conseguido cerrarla del todo. La ciudad ha cambiado, es otra desde ese fatídico día, todavía hay personas que miran a todos lados cuando pasean por sus calles, temerosas, algunos son incapaces de oír el estallido de un petardo, de subirse a un tren...

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Argon1972

Argon1972

02.01.2010 01:02

Creo que ha sido uno de los dias mas tristes que hemos sufrido en España. Tu opinión es un homenaje a todas las personas que perdieron ese dia sus vidas por unos............(sin nombre). Desde aqui un abrazo a todos sus familiares y como no un abrazo para ti por tu opinión. Nunca Mas.............

yorch84

yorch84

16.04.2009 14:01

Tanto el 11M como el 11S son dos días que todos recordamos lo que hicimos ese día y donde estábamos cuando nos enteramos de lo que pasó... En fin...

mermi

mermi

30.03.2009 00:13

jamás olvidaré aquella mañana en que me levanté a darle el pecho a mi hijo y cuando puse la tele sólo encontré sangre, desolación, policía. . . las imágenes están grabadas en mi mente. Saluditos.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Texto Libre ha sido leída 531 veces por los usuarios:

"excepcional" por (48%):
  1. Argon1972
  2. mermi
  3. prifer
y de usuarios adicionales 17

"muy útil" por (52%):
  1. anais37
  2. yorch84
  3. auroraboreal_
y de usuarios adicionales 19

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.