TIKAL, el diamante de Guatemala

5  25.01.2005

Ventajas:
cultura, historia, y MAGICO .  .  .  .  .  .

Desventajas:
todo compensa, hasta el calor

Recomendable: Sí 

chica7

Sobre mí:

usuario desde:25.07.2004

Opiniones:194

Confianza conseguida:45

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 9 miembros de Ciao

Tikal es la maravilla maya guatemalteca. La conocí en el año 2000 durante la Ruta Maya que nos hizo recorrer parte de México, Guatemala, Honduras y Belice. Tengo algunas opiniones sobre este viaje ( Antigua http://www.ciao.es/Antigua_Guatemala__Opinion_898108, Tulum http://www.ciao.es/Tulum_conjunto_arqueologico_Mejico__Opinion_915176, Cayo Caluker http://www.ciao.es/Caye_Caulker__Opinion_916608 ), que como dió mucho de sí y conocimos muchos lugares, os seguiré contando en esta y en sucesivas opiniones.

Tikal fue la mayor ciudad maya que se ha conocido y está en Guatemala. Se encuentra en la zona norte del país, en el departamento del Petén, en la llamada Reserva de la Biosfera Maya. Tikal está declarada Patrimonio de la Humanidad desde 1979. Tiene una gran extensión cuya zona central supera los 16 km2 donde se encuentran más de 3000 edificios; se caracteriza por tener las pirámides más estilizadas del mundo maya, que acaban en una especie de 'cabeza' o pirámide pequeña.

Tikal está compuesta de cuatro acrópolis: Norte, Central, Sur y Este, que son lugares sagrados, la Gran Plaza, un conjunto de templos sueltos, cinco juegos de pelota, diversos complejos y edificios urbanos y una zona para el estudio astronómico.

Historia de Tikal:
Los mayas se asentaron en esta zona selvática alrededor del 700 aC. Se cree que por la abundancia de pedernal, necesario para hacer flechas y cuchillos. La razón no pudo ser el agua, ya que en realidad no hay ríos en la zona: los mayas se proveían de ella gracias a la que se almacenaba proveniente de la lluvia en los llamados 'cenotes'. Desde el origen, se conocen diferentes épocas, reconocidas por distintos tipos de cerámica encontrados. La primera fecha grabada en Tikal que se conserva es del 300 dC. En este período, Tikal ya era una importante ciudad, que sigue creciendo hasta tener el tamaño que hoy en día se conoce. Los Templos más importantes se construyen hacia el 700 dC. Así siguió, hasta el año 800 dC cuando esta y otras ciudades quedaron vacías, sin que hoy en día se conozca a ciencia cierta la razón; al ser abandonadas y debido a su situación en una zona lluviosa, con el tiempo fueron "engullidas" por la selva. Sobre el 1850, Tikal fue descubierta y se comienza a investigar. Hacia 1965, se inicia la restauración de los templos a cargo del gobierno de Guatemala.

Visita:
La primera recomendación que os doy es que madruguéis para aprovechar bien el día. Si vais en verano, tanto la temperatura

Fotos de Tikal (Guatemala)
  • Tikal (Guatemala) Fotografía 106019 tb
  • Tikal (Guatemala) Fotografía 106025 tb
  • Tikal (Guatemala) Fotografía 106023 tb
  • Tikal (Guatemala) Fotografía 106021 tb
Tikal (Guatemala) Fotografía 106019 tb
Templo I
( que no es poca ) como los turistas, aumentan con el paso de las horas y la visita no es lo mismo: hay que tener en cuenta que Tikal será el punto turístico de mayor importancia de toda Guatemala.
Nosotros estuvimos en el mes de agosto y la afluencia de turistas era muy importante. No obstante, tuvimos la oportunidad de entrar en el parque, con poca gente, en medio de una bruma, cuando estaba amaneciendo; y la tuvimos por llegar antes de las 6 de la mañana ( hora de apertura ), cosa que agradecimos a pesar del madrugón.

La visita se puede realizar de varias formas: uno por su cuenta, con guía si lo trae el grupo o contratar guías en la misma ruina. Aunque esta última es la más interesante, como llevábamos revistas y guías escritas, recorrimos las ruinas por nuestra cuenta. Es bastante sencillo, y aunque te quedes sin los detalles que te puedan ofrecer los expertos de Tikal, tienes la ventaja de ir a tu ritmo, detenerte donde quieras, leer y disfrutarlo todo con tranquilidad.

Como decía, amanecía cuando entramos y nos dirigimos al punto más alto de Tikal para ver la salida del sol: el Templo IV o de las Serpientes de dos cabezas. Fue impactante. Esta pirámide en realidad, está cubierta por monte y para acceder a su cumbre, se hace por medio de unas escaleras de madera apoyadas en el monte que cubre la pirámide ( en realidad, sólo está al descubierto la cúspide ) y en los árboles. Son 65m. de altura, que al subirlos, te dejan en una pequeña cima con escaleras de piedra. La bruma era tan espesa, que al salir el sol no veíamos nada, en ninguna dirección, ni enfrente, ni hacia abajo: no éramos conscientes ni de la altura. Después de esperar bastante tiempo sin éxito, desistimos para seguir visitando las ruinas y volver a media mañana, una vez despejadas las alturas. Y entonces, vuelta a subir.
Segundo consejo: id bien desayunados, ya que al final, con tanto esfuerzo, sube-baja, sube-baja a pirámides, uno cae desfallecido; no las conté, pero 65m. son muchas escaleras. Cuando se suben, sólo ves el montecillo delante de tus narices. Y por fin arriba! La bruma espesa había desaparecido y voilá! : el paisaje aparece de repente: a nuestros pies las copas de los árboles forman una alfombra de un verde intenso que se extiende hasta el horizonte; de ella, sobresalen las cúspides de algunos Templos; los reflejos del sol enrojecen algunas zonas: uno queda hipnotizado y no puede dejar de contemplarlo extasiado. No sabría describirlo de otra manera, pero era precioso.....
De todas las ruinas mayas que visitamos durante aquel viaje, ésta es la única que supera las copas de los árboles, que además tiene tan cerca. Se cree que en la pirámide está enterrado su constructor.

Y el resto de la visita?
Empezamos por la Gran Plaza. Está flanqueada por la Acrópolis Norte, al sur por la Acrópolis Central, y a los lados por dos pirámides. A una de ellas se puede subir, y el esfuerzo merece la pena. Es fácil imaginar cómo se sentirían los sacerdotes o chamanes, realizando allí los sacrificios o dirigiéndose a la multitud: con superioridad y más cerca del nivel celestial. La otra pirámide estaba en reconstrucción. Estas son el Templo I o del Gran Jaguar, de 52 m. de altura y donde se encontró la sepultura de un gobernante y el Templo II o de las Máscaras de 38 m. Al Templo I se le considera también la puerta al inframundo. La Plaza tiene además numerosas estelas grabadas.

La Acrópolis Norte se encuentra elevada respecto a la Gran Plaza. Es un lugar sagrado donde están enterrados algunos de los gobernantes. En un punto determinado, en una escalera que baja a uno de los templos, al dar un giro, un impresionante mascarón humano narigudo aparece ante nosotros: tendrá el tamaño de una persona y se ve desde no más de metro y medio, lo que impone más.

La Acrópolis Central está formada por un grupo de palacios, más pequeños que los templos y en distintos estados de conservación. En su origen, fue la residencia real y más tarde, se dedicó a tareas administrativas.

El Templo III camino del IV, llamado también del Sacerdote Jaguar con 55m. es muy duro para subir ( o quizás el cansancio acumulado pesaba mucho, cuando lo hicimos ); a continuación, está el Palacio de las Ventanas.

Para llegar a la Acrópolis Sur, hay un camino largo entre la vegetación; a continuación, está el Templo V, que en el 2000 estaba siendo restaurado por Cooperación Española.

Más al sur, se encuentra el llamado Mundo Perdido, observatorio astronómico que estuvo funcionando como tal, y posteriormente fue abandonado.

Todos los caminos de conexión entre acrópolis, complejos, etc están unidos por diferentes calzadas, basadas en las originales.

Y para finalizar la visita, hay un par de museos, delante de los cuales se encuentra el Centro de Atención al visitante con una gran maqueta de Tikal.

Restauración:
Actualmente, se ve que las pirámides están incompletas, y no en perfectas condiciones; pero, en realidad, cuando las descubrieron estaban bajo montecillos que fueron eliminados y su estado deja bastante que desear. Por eso, se reconstruyen, intentando mostrar lo que fueron. Durante la visita, se ven templos en mejor o peor estado, pero cuando se ve uno completo y puede subirse, es que está restaurado o reconstruido; uno no se imagina como lo encontraron en realidad.. De hecho, yo, ni me lo planteé, hasta que a la vuelta, en una colección dedicada a las antiguas civilizaciones, que tenía en casa, publicada en 1970, pude comprobar cómo estaban las ruinas hace 30 años. En algún caso, los templos aparecen todavía semi-enterrados o parcialmente destruidos.
Se ha restaurado mucho, pero hay tanto, que todavía queda mucho trabajo por hacer.
Además se sabe que la mayoría de las zonas mayas están en la planicie, y que no hay montes; así que las elevaciones existentes en el terreno, parecen indicar la situación de nuevos templos o ruinas. Pero, es necesario mucho dinero y tiempo; los trabajos avanzan, aunque sigue quedando mucho por realizar.

Como en muchas otras ruinas mayas, al hallarse en medio de la selva, en ellas habitan animales y algunos podemos percibirlos: como los monos aulladores; no hay duda, se oyen y se sabe que están ahí, mucho antes de verlos. Son unos chillidos fuertes y profundos, y la verdad, menos monos parecen cualquier otra cosa. Otro ejemplo, los monos araña y los pizotes o coatíes. Estos últimos son bastante peligrosos, ya que son omnívoros y se han acostumbrado a la comida fácil de los turistas, así que se dedican a asaltarlos. Es uno de los avisos que dan a la entrada del parque. Dicen que hay muchos más animales, incluso felinos, pero nosotros no vimos más.

La visita dura tanto como uno quiere. Hay restos suficientes para pasar todo el día o más, aunque la mayoría lo ve en una mañana.

Tikal lo visitamos desde Isla de Flores, situada frente al lago Petén Itzá. Es la ciudad más cercana a las ruinas, a unos 70 km. de Tikal, es la capital del departamento y todos la tomamos como base para esta visita.
Allí pasamos un par de noches. Estuvimos en un hotelito pequeño, correcto y con piscina, aunque no hacía tiempo para utilizarla. Pudimos pasear por la isla y cenar en un par de sitios interesantes. Uno de ellos era propiedad, de un navarro o riojano, no recuerdo bien, y tomamos comida de fusión, que se dice ahora, mezcla de la nuestra y la guatemalteca. Ya veis, se encuentran paisanos en cualquier rincón del mundo.

Bueno, espero que con este recuerdo, hayáis podido haceros una pequeña idea de una gran maravilla, recuerdo de la historia, que recomiendo fervientemente visitéis si tenéis ocasión.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
BCN92

BCN92

31.01.2005 14:01

Todas tus opis de estos viajes son geniales, y las acompañas de muy buenas fotos. Saludos !!!

arglittle

arglittle

28.01.2005 14:41

Nos permitiste hacer un paseo virtual besissssss

esthermen

esthermen

28.01.2005 10:37

No sabes las ganas que tengo de conocer Guatemala... Estupenda opinión. Un saludo.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Tikal (Guatemala) ha sido leída 10671 veces por los usuarios:

"excepcional" por (24%):
  1. BCN92
  2. esthermen
  3. Hanna2
y de usuarios adicionales 2

"muy útil" por (76%):
  1. Verkamen
  2. pilicp
  3. AlessandraCastillo
y de usuarios adicionales 13

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Tikal (Guatemala)