Opinión sobre "Un Millón de Gotas - Víctor del Árbol"

publicada 21/08/2015 | MorenoSister
usuario desde : 27/02/2007
Opiniones : 494
Confianza conseguida : 261
Sobre mí :
Dudas...
Excelente
Ventajas Una novela magnífica e imprescindible
Desventajas No
excepcional
Argumento
Personajes
Gancho
¿Volverías a leerlo?
Comparado con libros del mismo autor

"Toda luna es atroz y todo sol amargo"

Un Millón de Gotas - Víctor del Árbol

Un Millón de Gotas - Víctor del Árbol

Me pregunto cómo voy a ser capaz de reseñar una novela que ya en las tres primeras páginas me pegó un hachazo que me abrió el alma en canal. Tras haber leído “La tristeza del samurái”, que me impactó como pocos libros lo han hecho, llegar a “Un millón de gotas” era un deseo de esos que te van pinchando ahí detrás, en la base del cuello, sin parar. Llegó la Feria del Libro y mi amiga Ana Kayena y yo organizamos una tarde para ir a comprar, saludar y conseguir, mediante firmas, que nuestros libros sean aun más nuestros. No me preguntéis cómo miré el calendario de firmas, pero convencida estaba de que Víctor del Árbol iba a estar esa tarde. Y tras una carrera contra reloj para llegar a todos los autores que deseábamos y de desesperarme porque “Un millón de gotas” estaba agotado en su edición de tapa dura, conseguí una edición de bolsillo y salimos disparadas a la caseta en la que yo creía firmemente que encontraríamos a su autor. Craso error. El mío, por supuesto. Ni estaba ni se le esperaba. Una vez superado el disgusto, tengo claro que será el próximo año si no tengo una ocasión anterior.

Ahora, después de leerlo y de haberlo dejado reposar unos días, sólo puedo decir que el título está maravillosamente elegido. No sólo por lo que enlaza con el texto sino porque te va empapando por dentro poco a poco, se va filtrando por todos tus recovecos. Muchas veces te hace sentir un frío demoledor, pero no puedes escapar. Necesitas seguir leyendo a pesar de todo porque también necesitas saber. Y cada vez te atrapa más, muchas veces con un abrazo helado; otras te hacer hervir de pasión, de rabia, de indignación. Cómo decía al principio, no sé si voy a ser capaz de plasmar todo lo que he sentido al leerla y todo el poso que me ha dejado. Pero al menos quiero intentarlo para que también vosotros queráis dejaros salpicar por todas las gotas de Víctor del Árbol.

EL AUTOR: VÍCTOR DEL ÁRBOL

Extraigo datos de la biografía que él mismo tiene colgada en su blog.

Barcelonés y nacido en 1968, hizo varios cursos de la carrera de Historia en la Universidad de Barcelona aunque no la terminó. Durante veinte años fue funcionario de la Generalitat de Cataluña y colaboró durante dos con el programa “Catalunya sense barreres” de Radio Estel. En 2006 ganó el Premio Tiflos de Novela con “El peso de los muertos” y en 2008 el Premio Fernando Lara con “El abismo de los sueños”, novela que no ha sido publicada. En 2011 publica “La tristeza del samurái”, con la que alcanza el éxito tanto a nivel nacional como internacional, ya que ha sido traducido a diez idiomas. En Francia fue todo un best seller, aplaudido por la crítica y el público y allí ganó importantes premios como le Prix du Polar Europèen en 2012 a la mejor novela negra europea, le Prix QuercyNoir y el Premio Tormo Negro en 2013.

Ese mismo 2013 publica “Respirar por la herida”, finalista a la mejor novela extranjera en el festival de cine Negro de Beaune, finalista en el II Premio Pata Negra de Salamanca y finalista a la mejor novela negra 2014 que otorga el festival VLNC. Tras su éxito anterior en Francia, esta novela también ha sido traducida al francés y varias editoriales se han hecho con los derechos para su publicación en Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos, Polonia y Bulgaria. El mayo de 2014 se publica “Un millón de gotas”, que ha ido agotando edición tras edición (incluso tras los meses pasados desde entonces, de eso doy fe) y ya ha sido publicada en Francia. Fue elegida la mejor novela escrita en español en 2014 por la asociación de blogueros España Creatio Club Literario y se le concedió el III Premio Pata Negra Ciudad de Salamanca de 2015.

Curiosamente y a pesar de ser un autor catalán, las obras de Víctor del Árbol jamás han sido traducidas a ese idioma, cosa que me parece (como a muchos) absolutamente incomprensible y más con la política que se lleva allí respecto al tema lingüístico. Exigen traducir hasta los carteles de las zapaterías y no ofrecen la posibilidad de leer a un autor tan excepcional a quien quiera hacerlo en catalán. Confío en que esto cambie lo antes posible.

LA SOMBRA DE ELÍAS GIL

Tras el descubrimiento del cadáver de un mafioso ruso, torturado de forma terrible, todas las sospechas recaen sobre Laura Gil, una policía que lleva unos meses fuera del cuerpo tras haber perdido dramáticamente a su hijo de seis años. Todo apuntaba a que el asesinato del pequeño, que apareció muerto en un lago, había sido obra el ruso. Laura se suicida en su casa a los pocos días, lo que da aun más pie a que el caso se cierre.

Debe ser el hermano de Laura, Gonzalo, con quien no mantenía contacto en los últimos años, el que se haga cargo de los trámites. Gonzalo Gil es un abogado gris, con un matrimonio que hace aguas por todas partes y dos hijos. Con el mayor mantiene una relación complicada y tensa, llena de silencios incómodos. Además, laboralmente, su situación es también muy precaria por lo que su suegro, un abogado de fama y prestigio, le ha ofrecido asociarse con él, lo que para Gonzalo es una dolorosa renuncia.

Empezar a indagar en la vida de Laura hará que Gonzalo empiece a ser consciente de una realidad peligrosa y oscura, algo que no esperaba en absoluto. También se verá obligado a enfrentarse a su propia vida y a sus recuerdos, en los que se erige como un gigante la figura de su padre, Elías Gil, un comunista convencido que, tras irse a trabajar a principios de los años 30 a la entonces reciente Unión Soviética, comenzó a tejerse una leyenda llena de algunas luces y muchas sombras. Elías desapareció de forma extraña la noche de San Juan de 1967 y siempre se sospechó que había muerto a manos de alguien, aunque nunca se encontró su cadáver.

Pero ¿todo son verdades incontestables? ¿realmente Gonzalo conocía a su hermana y, sobre todo, a su padre? ¿lo que se ha dicho de ellos y de su final es cierto? A medida que Gonzalo va encajando y añadiendo piezas su propia arquitectura personal se va desmoronando.

TODA LUNA ES ATROZ Y TODO SOL AMARGO

A medida que me iba adentrando en la lectura, tan intensa, tan dura a veces, no podía dejar de recordar un poema del gran poeta “maldito” Arthur Rimbaud. Seguramente nada tiene que ver con la novela, pero su trama tiene algo de lo que Rimbaud expresó con maestría en muchos versos llenos de simbolismo de “Le bateau ivre” (“El barco ebrio”). Ni siquiera sé por qué me vino a la cabeza ese poema, pero cada vez que cerraba el libro por la noche me venía a la cabeza un verso: “Toute lune est atroce et tout soleil amer” (“Toda luna es atroz y todo sol amargo”). Son curiosas a veces las asociaciones de ideas. Y muy libres, a la vista está. Rimbaud dejó escrito en una parte de ese poema:

“Mais, vrai, j'ai trop pleuré ! Les Aubes sont navrantes.
Toute lune est atroce et tout soleil amer :
L'âcre amour m'a gonflé de torpeurs enivrantes.
Ô que ma quille éclate ! Ô que j'aille à la mer !”
-------------------------------------------------
“Es cierto, he llorado mucho. Las albas son penosas.
Toda luna es atroz y todo sol amargo:
El agrio amor me ha hinchado de letargos embriagadores.
¡Que mi quilla reviente! ¡Que me pierda en el mar!”

(Mi traducción es un poco libre, pero creo que se entiende bien)

Quizá es por esa habilidad extraordinaria que Víctor del Árbol posee para crear personajes absolutamente sólidos y también absolutamente rotos. O que se rompen y, al recomponerse, pierden piezas por el camino. Dentro de “Un millón de gotas” no vamos a encontrar personas felices, plenas o llenas de vida y esperanza. Todos parecen lastrados, a veces soportando en sus espaldas el peso que les han dejado otros y que a duras penas pueden sobrellevar. Se acostumbran, pero el peso es el mismo.

La narración es densa, llena de matices, profunda. Nos lleva desde el 2002, fecha de la muerte de Laura y del inicio de lo que sobre ella va a averiguar su hermano, a principios de los años 30. Conoceremos entonces a Elías Gil y a tres compañeros más que llegan a la Unión Soviética, desde la España republicana, con la promesa de buenos trabajos y una vida acorde con sus ideales. Pero nada allí es cómo creían y acaban sometidos al implacable terror de las torturas y la deportación. Su mundo y su realidad se vienen abajo con estrépito y tendrán que enfrentarse a la crueldad más extrema, en la que casi renunciarán a su propia humanidad.

Gonzalo, que jamás ha tenido espíritu combativo y el poco que le queda está sepultado entre toneladas de hastío y una vida llena de rutinas, empieza a entender que en lo que sabe de su hermana hay demasiados agujeros. Los últimos años entre ellos no había comunicación, la distancia era casi insalvable. Pero Gonzalo siente que ha perdido un pilar fundamental en su vida. Recuerda su infancia cuando ella cuidaba de él, le enseñaba a jugar, le protegía. Laura era su alegría y su refugio. La madre de ambos, Esperanza, de origen ruso, es una mujer fría y dura como el pedernal, perdida en el recuerdo de un esposo sobre el que ha creado una ficción en una tumba vacía. Esperanza, que tampoco tenía relación con su hija, parece mantener hacia ella un odio frío, casi aterrador, ni siquiera muestra pena por su muerte. Gonzalo, gracias a la intervención de un joven confidente de Laura, empieza a intuir qué es lo que ella investigaba y por qué todo ello pudo llevar a la muerte de su pequeño sobrino. Pero es todo tan sórdido y peligroso que siente que jamás podrá hacerle frente. Sin embargo, poco a poco, su interés crece. Y también sus convicciones se hacen más sólidas. Comienza a ser consciente de la mentira inmensa en la que se ha convertido todo lo que le rodea, de cómo se ha dejado llevar por su madre, por su esposa, por su suegro. Averiguar qué pasó para que Laura terminase con su vida será su acicate.

Poco a poco vamos viendo cambios en Gonzalo. Muy leves al principio, pero ya no van a pararse. Ir conociendo la vida de Elías, por su parte, se convierte en un ejercicio fascinante de contemplación de buena parte del siglo XX: la Unión Soviética de Stalin, sus relaciones con el gobierno de la Segunda República Española, los convulsos años que preceden al alzamiento del bando nacional, la Guerra Civil, la postguerra… En todos ellos Elías tendrá un papel importante que cumplir. Pero en cada día de su vida siempre recordará su amor por Irina, a la que conoció en sus peores momentos en la Unión Soviética. Irina y la hija de ésta, Anna, serán el estigma doloroso y sangrante que permanecerá en el alma de Elías hasta su final.

Cada capítulo nos va abriendo ventanas nuevas de realidad. Contado siempre en tercera persona, Víctor nos va ofreciendo la información casi a golpes, sin eufemismos. De nuevo esos latigazos en el corazón de los que os hablaba en mi reseña de “La tristeza del samurái”. No es una historia fácil, ni lineal, ni da tregua, pega duro y pega fuerte. Los pequeños momentos de felicidad que viven sus protagonistas son como islotes en un inmenso mar de gotas saladas y acres y cada vez que sube la marea les empapa de nuevo.

Víctor dice de ella que es una historia de amor y lo es en esencia. Una especie de esencia pura que permanece a lo largo de las páginas pero que, como todos los perfumes, va perdiendo matices, se va estropeando, se corrompe y cambia de color. Al final apenas es ya como la recordamos o como queremos recordarla y, cuando la olemos, no nos gusta. A Elías le pasa algo similar. Su amor por Irina permanece pero el tiempo y él mismo, a medida que es capaz de hacer según qué cosas, lo van convirtiendo sólo en algo que se recuerda. Es incapaz de volver a amar de ese modo porque Irina lo llena todo, porque Elías convierte ese amor en culpa, en dolor, en decisiones terribles, en recuerdos que hieren. Lo lleva en el alma toda su vida pero, igual que el perfume, se corrompe. Elías no es capaz de amar. Lo fue, pero en nombre de aquel amor fue capaz de lo peor porque lo convirtió en una excusa. Pero Laura sí quería a Gonzalo, por eso le cuidó y le protegió cuando apenas era una adolecente asustada. Ese amor Gonzalo lo recuerda y es un recuerdo, aunque con tintes agridulces, feliz. También Laura amaba a su hijo. A pesar de todo ella sí conservaba la capacidad de querer.

“Un millón de gotas” es un pedazo de novela. Pueden decirse muchas cosas, hacer muchos análisis, esbozar teorías, lo que queráis, pero la realidad es que es uno de estos libros que acaban por convertirse en imprescindibles. De esos de los que acabamos preguntando: “¿no lo has leído? ¿y cómo es posible?”. Una historia que no se ha escrito en tres meses, que denota una preparación brutal, documentación, conocimientos, aprendizaje y muchos cuadernos en los que ir construyendo personajes y situaciones. No es una lectura “amable” ni sencilla, pero te sumerges en ella a pesar del frío, de la maldad y del aroma corrupto porque necesitas estar ahí, necesitas saber y comprender. A pesar de este verano tórrido, en el que Madrid se nos funde en cada esquina, he llegado a sentir escalofríos y he dejado escapar más de una lágrima. Pero ha merecido la pena. Cada línea. Comprobadlo cuanto antes.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 833 veces y ha sido evaluada un
93% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • Radamanth publicada 24/10/2015
    A mi también me parece imprescindible, lo recomiendo mucho a pesar de que araña el alma y da unos hachazos que te deja sin sentido
  • psychoalicante publicada 11/10/2015
    puede ser interesante
  • ItziUrce publicada 08/10/2015
    Um... no se yo si estoy ahora para una novela que me provoque tristeza, pero muy buena opi
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Un Millón de Gotas - Víctor del Árbol

Descripción del fabricante del producto

Características técnicas

Género: narrativa española

Lengua: castellano

ISBN: 9788423348138

Año de edición: 2014

Ciao

Incluido en Ciao desde: 05/06/2014