Comparte esta página en

bronce Estado bronce (Nivel 7/10)

Cris de O'z

Cris de O'z

Perfil de usuario no disponible. La persona que estás buscando ya no es un usuario de Ciao.

Opiniones escritas

desde 30/11/-0001

111

Relatos Hiperbreves 7 06/09/2004

Ori:DOBLA Gami:PAPEL

Relatos Hiperbreves 7 Intentaré ser breve.... [Una de las cosas que más odia de los fines de semana es la montaña de periódicos que lee. A lo largo de la semana se le acumulan hasta formar un volcán viscoso. Cada día que pasa, imprudentemente, se va incrementado su altura con los semanarios, libritos para socios, tp’s y todas aquellas revistas de moda que regalan muestras y accesorios, que no osa tirar a la basura. Para cuando llega el sábado, la cosa es amenazadora, y con varias toneladas del dominical a punto de venírsele encima, sabe que si no actúa de inmediato acabará sepultada por un monstruo de papel, que habrá creado con sus propias manos.] ...por todas aquellas palabras que andan sueltas a esta hora, buscando papel. ▬■▬ Fdo.: º[ ◐◐ ]O'z ▬■▬ Gracias a todos por vuestras lecturas. Espero leer un poquito por aquí, pronto.

Regalos 23/08/2004

▬■▬monoimi▬■▬

Regalos Dama Myôbu No Omoto -la gata que vivía en Palacio- había sido condecorada con el tocado de los distinguidos nobles.                                  [Diversos tipos de hierbas                                  en bolsas finas de algodón y seda púrpura.                                  Palitos ceremionales, conos de incienso,                                  crisantemos del monte 'Mimoro' y selectas cuerdas,                                  durante el esperado 'Festival del Lirio'.                                  Caballos azules, hombres que vienen y van,                                  rollos de tela de orla sombreada.                                  Jóvenes,                                  Concubinas arrugadas y descosidas.] Era una preciosidad de gata. Su Majestad el Emperador Ichijô, pretendía que se la tratara con el máximo cuidado. ▬■▬ [EL ÚLTIMO DÍA DEL TERCER MES] ▬■▬ la gata se paseaba por los balcones haciendo sonar su cascabel, y Dama Yuma -la nodriza que estaba a su cargo- le gritó: “¡Ven aquí, gata desobediente. Entra en Palacio antes de que se despierte la luna, y no seas mala!”. Pero la gata hacía caso omiso. De balcón a balcón, se estiraba complacida dormitando al sol de las mil manos. La nodriza, con la intención de darle un escarmiento a Myôbu, llamó al perro, Okinamaro -Perfecto y Cariñoso Guardían de las Damas de la Corte-. “¡Okinamaro, bonito! ¿dónde estás? Ven y pégale un mordiscón a Dama ...

Acertijos 18/06/2004

Los mares del miedo

Acertijos Había olores a pasos recientes que parecían inhumanos. Una brisa de murmullos sordos rumoreaba llamadas de aves noctívagas y de otras alimañas desacostumbradas a la presencia de intrusos en los territorios donde depredaban al amparo de la oscuridad, saciando las hambres de la envidia y del querer saber. Sus quejidos parecían voces susurradas de disgusto y mandatos de expulsión en un bosque que estaba despierto día y noche, aunque fingiese dormir, y se enredase entre vegetales hasta justo el final de la vereda, allí donde se abría en un claro. Los dos empezamos a respirar agitadamente a causa de la velocidad que desde el principio imprimió él a la marcha, pero también por las sensaciones que se agrandaban en nuestros estómagos. Las suyas eran emocionadas; las mías desconfiadas. Fue entonces cuando durante unos momentos me asaltó un pensamiento confuso, profundamente injusto, impropio referido a un hombre como él: no estaba segura de si él había sido tocado por el orgullo y la tontería del ambiente; fue una idea que se me clavó en la frente como si una roca se hubiese desplomado sobre mí y la cargase sobre la cabeza. Desde que lo traté siempre me pareció un hombre cabal, racional, sabio, y sensato. Sin embargo, la confesión que acababa de hacerme, la naturaleza de la afirmación sobre la inexistencia del amor y de la muerte, tan descabellada, me cosquilleó la serenidad como si por los adentros de toda mi columna vertebral se hubiese alzado un vuelo de mariposas. Los ...

Dogo Alemán 14/06/2004

El perro de "Martín..." ya tiene dueña

Dogo Alemán        En primer plano un granero y unas gavillas amarillentas, hundidas en un prado verde lechuga. Unos cuantos cipreses fuliginosos en el fondo, y a la derecha, cerca de la gavilla más escandalosa, un perro de raza que levanta el hocico hacia una franja de albayalde. El cielo a-tormentado. [No con-genio con los cipreses y detesto las gavillas. A excepción del chopo y el árbol de cenizas, todos los árboles, me dejan menos que indiferente. Graneros, gavillas, hermosas parcelas de terreno arado y cultivado no me sugieren nada extraordinariamente interesante. La naturaleza me transmite algo cuando está inculta y a la buena de Dios, pero cuando se presenta bajo la forma de <> exprimido por el trabajo de alguien sudoroso, me encuentra decididamente hostil.] Entonces, ¿cómo había adquirido un cuadro que representaba -y bastante mal- aspectos de la naturaleza insoportables para mí? Pues el cuadro estaba allí, viviendo en mi habitación. Le había mandado hacer un marco de plata vieja, dentro del cual los puntitos de los cipreses y el indecente dorado de las gavillas aparecían más repulsivos. Torpe el diseño, desentonados los colores, con una huella mal disimulada de <> el cuadro me enfurecía desde hacía años. Raras veces dormía en aquella habitación, había abandonado Tolosa mucho tiempo antes, pero cuando volvía allí, el cuadro me hacía desgraciada desde el primer momento. Probé a cubrirlo con una toalla gruesa, con un periódico de la ciudad, pero, ...

Pesadilla 06/06/2004

Horas de Sueño: "Mis Pataletas"

Pesadilla En el lecho vemos a la recién parida con cara de extrema felicidad, rodeada de sus -no se sabe cuántas- hermanas mayores y menores de edad, un hermano -el de más confianza, si no que no entre ningún hombre. ¡Que no, que me da vergüenza, amá!- su madre, su abuela, dos de sus primas, y unas vecinas del pueblo. Una señora con el pelo cardado entra en la habitación, como caída del cielo -otra sala de maternidad, la nº 5-, y le cuenta su parto con todo lujo de detalles, y otra mujer muy maquillada que la sigue desde allá arriba, que rivaliza con ella contando que a una amiga muy amiga suya, tuvieron que abrirle el vientre por urgencia. -¡Cuidado!- Eso para que se le quiten las ganas de tener relaciones en las próximas semanas, a la recién parida, que eso no se hace, lo dicen los libros de nuestros antepasados y esos libros los escribieron estudiosos de primera -hoy de última-. Cuando por fin llega el padre de la criatura, todos se ponen de pie, y rodean la cunita del nacido, como si fueran a comer. El, con decisión, levanta todo ilusionado el embozo de la sábana, -que huele a colonia fresca de bebé- para ver a su hijo, y por fin se ve al chiquilín con los ojitos cerrados, las manitas muy juntas, los cuatro pelos en cabeza, y respirando todavía con extrañeza. Las mujeres en ese momento siempre exclaman a coro: -Hay que ver como ha salido a su padre. ¡Ay! -Es su vivo retrato, ¿A qué sí? ¡Qué nadie lo niegue! En realidad, el niño no se parece nunca a nadie. Ni a su padre, ni ...

Relatos Hiperbreves 10 06/06/2004

-Sí, sí, cuente.

Relatos Hiperbreves 10 Lo que fue penoso, fue cómo me cogieron. ¡Tan claro que estaba, hombre! Por la mañana, apenas empezamos la jornada, un entierro; dos pasos más allá, otro entierro. Cuando uno ve dos entierros tan seguidos, y va un poco de huida, mala cosa, piensa: <> Pero no fueron sólo los entierros, poco después nos topamos con aquella tiparraca del sombrero, con la socia aquella de Villaperrera. Cuando uno se encuentra con una alimaña como aquella puede sucederle de todo, te pueden cantar el responso; pasas por un puente y se hunde... No se hundió el puente, ya lo sabe bien, pero me cogió la Guardia, que a veces es peor. -Bueno señora, explique cómo escapó, aquí nos va a coger un frío. Cuente de una vez. -Sí, sí, cuente. Vi que la cosa se ponía mal, muy mal. Se hacía de noche. <<Éste me estrangula -pensé-. Me saca los duros sea como sea.>> Ya me había hablado de irnos juntos el muy sinvergüenza. Estaba asustada de verdad. Entonces me acordé que la taberna tenía una puerta en la parte de atrás. Me levanté y le dije que me esperara un momento; entré en el bar y salí tranquilamente por la puerta trasera. Llamé a la Guardia, y tomé el camino de Barcelona. Todavía me espera. ▬■▬ Fdo.: O'z ▬■▬ :)

CristinadeOz 15/05/2004

TARJETA DE IDENTIDAD

CristinadeOz ▬■▬ TARJETA DE IDENTIDAD ▬■▬ - COLOR: Negro&Rojo - FLOR: Margarita - FRAGANCIA: Jazmín - ÁRBOL: Chopo - LETRA: C&O&Z - SABOR: Ajo - INSTRUMENTO MUSICAL: Violin&Piano - NÚMERO: 3&7 - VIRTUD: Resistencia - DEFECTO: Mi filosofía - ENTRETENIMIENTO: La Aceituna - LEMA: Nada es imposible dentro de la posibilidad. - BÚSQUEDA: La perfección como leitmotiv de... - LIBRO: Nobel de Literatura . Vol. XV. -1979- - FRASE: Corta, rema y...olvida - RECORDATORIO: Renovar el D.N.I ▬■▬ EN MIS TIEMPO'z ▬■▬ una idealista incurable -como una veleta a la deriva- extremadamente resistente, polifacética, sin prejuicios de ningún tipo pero al mismo tiempo conservadora, que había nacido para caer y levantarse una y mil veces de una continua montaña rusa, con picos increíblemente altos, descensos rápidos y vertiginosos, valles situados muy por debajo del nivel del mar y amenazadoramente áridos, -los entendidos lo llamaban un enloquecido viaje de éxitos y fracasos, buenas y malas épocas, juicios, tribulaciones y otras experiencias.- vivía en un mundo de superlativos, en el que cualquier cosa, era, o magnífica o terrible, donde no se hacía nada a medias tintas, y casarse y divorciarse en la misma semana, no estaba mal visto. De repente, se podía salir del enclaustramiento en el Monasterio de las Mercedes, para hacerse cargo de un imperio de Sex-Shops en la gran Avenida, con toda tranquilidad. Un mundo en el que ...

miedo 14/05/2004

Reflexión sobre "Las Líneas de la Mano"

miedo Se empieza escribiendo una carta para ¿alguien? para ¿uno mismo? ¿para quién? y se termina, acabando con la vida propia, para -sin entrar en el suicidio por razones de honor- ¿olvidar lo inolvidable? para ¿no sufrir más? para ¿no seguir ocupándose en lo mismo? para ¿rendirse? para ¿vencer? para ¿hacerse recordar hasta la muerte? para ¿culpabilizar a los demás de nuestros males? ¿para...? Con la ingestión no accidental de ¿diez? ¿veinte? ¿cuarenta y cinco? pastillitas de colores de las que usa el abuelo para adormecer sus dolencias, con un glosario repleto de armas de todo tipo, dejándose caer al vacío desde un rascacielos -El Empire State Building, que siempre me encantó- y romperse los huesos, haciendo de estatua en el centro de un paso de peatones a la hora punta de la tarde, dándose a la bebida sin control (el alcohol es mi alimento, el alcohol me calienta, el alcohol es mi medicina) o a un mal viaje de alucinógenos, tal vez. Sí señor, Sí señora, he leído que el suicidio se encuentra entre las diez causas más frecuentes de muerte en muchos países, y es la tercera causa de muerte en el grupo de edad de 15 a 35 años. Cada año, un millón de personas en ¿el mundo? escogen este camino, piensan o han pensado en el suicidio. Algunos de nosotros, como en mi caso, hemos escuchado de la boca de algún amigo o conocido: *Me encontré a mi madre ahorcada con una soga en mi habitación, o *Aquel chico que iba a Octavo de E.G.B apareció sin vida en el lavabo con las venas cortadas ...

Amor 30/04/2004

-de viejo ya no se muere-

Amor -¡Cuánto madruga! -Ya ve, la noche entera sin pegar un ojo, recostada en la cama, a la luz mortecina de una lámpara, con un libro sobre ciegos entre las manos. Cerca de una verdad, que ni remotamente sospecha. Vístase con un disfraz. -No me explique más, que soy anciano. (El mar está abierto [...] cuando “amor” no se ahoga, otros no hay, que cerca esperan. Hay que morir-lo.) -Deme... -¿Pan y leche? -Sí, y azúcar para endulzar ese sorbo que nunca voy a beber en su compañía. -Ha pensado en todos los detalles, por lo que veo. -Como nunca lo había hecho antes, créame. -Se declara entonces una auténtica guerra por sobrevivir. -Es que no se puede vivir una vida únicamente para "vivir". -¿Y qué piensa hacer usted para salvarse? -Lo que sea. Había pensado desayunar fuerte, y echarme a nadar lo antes posible. ¡Al mar! (con voluntad y [...] recelo al agua, primero van los pies a la espuma. Obliga despacio, y siente el agua subirle hasta las rodillas, y ya se atreve, y casi se decide, y casi ya está a punto. Con el agua en el pecho, todavía no se confía. ¡Alguien que empuje hacia abajo!.) -Pero señora, nadar con el estómago lleno nunca ha sido bueno para nadie. -Menos bueno es no tomar en cuenta “el querer” que uno lleva dentro. Si no le ahogo, me muero. -¡Shhh! Hable más bajo, se lo pido, no quiero problemas aquí. Son dos euros y treinta céntimos. -¿De verdad me alcanza? (...extiende los brazos, se entrega completa. Crece y se lanza al mar, ...

Cómo es un buen beso? 27/04/2004

Besar tampoco Sabe

Cómo es un buen beso? En uno de los tramos del camino, -el que va desde casa hasta el puesto de periódicos- hay un albergue para gente que necesita hablar y escuchar, que no sabe cómo hacerlo, ni a quién, que abre sus puertas dos veces al día entre semana y una los domingos y festivos. Como el albergue está situado en un lugar de poco tránsito y es más bien clandestino, raramente lo visitan. Aquellas personas que son calladas, lo tienen más fácil para entrar, porque no se cansan en tonterías que otros no saben escuchar, y rinden cuando tienen que rendir, dan más de sí mismos, siempre que quieren, que suele ser muy de vez en cuando. Los que reciben, lo agradecen con unas palmaditas en la espalda, y engordan sanamente. Los charlatanes, también entran, se hacen un hueco y se sientan, pero tienen las horas contadas en un antro de estas características. Para empezar aburren a los santos, gesticulan demasiado, y para colmo de males, enflaquecen a los hombres hasta el límite de las sombras. Les tapan los oídos, cuando lo que necesitan es nutrirse de palabras llenas y con substancia. A eso aquí se le llama “palabrayunar” o lo que es lo mismo, sobrevivir sin palabras sabrosas que llevarse a la boca. Hablando de los que están faltos de comida, es decir, del calor que da la A, la B, la E, la N, el abecedario completo en una sopa bien hecha, los que reciben, reciben de los callados y de los charlatanes su ración diaria de alimento condimentado. Se quedan satisfechos como niños recién amamantados, se ...

Deseos 26/04/2004

Dime cómo bailas, y te diré...

Deseos La humanidad, según parece, ha danzado desde siempre. Lo mismo, un mono que salta de rama en rama, o un pájaro que se apoya soberbiamente en el aire. Pero los animales, supuestamente, no saben que bailan ni pueden inventar pasos danzantes más allá del programa biológico al que obedecen. Sin embargo, nosotros, llevamos la ventaja -a menudo perversa- de la reflexión. Bailar, es una forma de venir al mundo, de nacer y hacerse viejo, de saber y de ser, de inventar formas y normas que permiten exponer, de conformar lo informe, de hablar, de callar. Bailar, es mi expresión favorita, y es lo primero que hice con ilusión, cuando tuve uso de razón. A mis seis años ya bailaba con puntas. Tenía una predisposición natural para bailar, y según mi profesora de clásico, también un buen futuro como bailarina. Sin embargo, a mi padre no le gustaba eso de que se me torcieran los dedos de los pies, y que los juanetes y los callos hicieran aparición en una niña tan pequeñita. Tirones, agujetas, horas de barra,... El tema de las piernas era otro cantar. Por esas “tonterías” en mi familia decidieron que mis clases de danza tenían que desaparecer. Y desaparecieron. “El problema” es que yo seguía bailando con mis puntas o sin ellas, a escondidas, en mi habitación, en el patio del colegio,... y mis juanetes iban creciendo a medida que iba cumpliendo años, hasta que a los doce, después de dar mucho la lata en casa, comencé otra vez con las clases particulares, con la condición de estudiar y aprobar ...

Otros... 26/04/2004

La Cartografía Mental

Otros... Hace unos años llegó a mis manos un libro llamado “Mapas Mentales”. En un principio, al echarle un vistazo, no me llamó mucho la atención, sobre todo porque el tema me parecía bastante complicado y aburrido, pero a medida que iba leyendo hojas y hojas, comprendí que yo había hecho “Mapas Mentales” desde mi infancia, sin saberlo. Y te preguntarás, ·· ¿qué es un “Mapa Mental”? ·· ·· ¿Para que sirve?·· Pues bien, un “MAPA MENTAL”, es una técnica gráfica, que nos ofrece una llave para acceder a nuestro cerebro. Dicho de otro modo, es una expresión de nuestro pensamiento, que podemos aplicar a todos los aspectos de nuestra vida; al trabajo, a nuestros temores, a los problemas, a los exámenes, etc ... También la memoria, la concentración, la lógica, la creatividad; todas las facultades de nuestra inteligencia, se ven potenciadas con esta técnica. Un “Mapa Mental”, lo DEFINIRIA como: una expresión artística; una terapia; una forma de auto-analizarse y descargarse de lo negativo. Por ejemplo: · · ¿Que te han embargado la única casa que tienes, mejor dicho que tenías, heredada por tus tatarabuelos, en la que guardabas un fajo de billetes, bajo un baldosín? .. .. Pues hazte un mapa mental y ya verás como sacas algo en limpio. · · ¿Que tus padres te han echado a la calle, porque has suspendido todas las asignaturas menos Pretecnología y Gimnasia, durante 2 años consecutivos? .. .. Pues hazte un mapa mental y verás como te tranquilizas. · · ¿Que te han cargado en tu ...

Cuentos españoles 26/04/2004

Junto al SA WÁ

Cuentos españoles Cuando el agotamiento, la tensión y el desafío se mezclan, lo esperado (una enorme desilusión) a la vuelta de la esquina, los brazos medio sin vida extendidos hasta el infinito, la cabeza pendiendo sobre uno de los hombros como de un hilo fino, los ojos sacados de quicio miran en dirección perdida, pero en realidad no miran nada. Al menos nada en tiempo presente, estoy segura que miran al pasado. Ella dice que no recuerda bien, que está borracha de imágenes difusas. Yo sé que no es eso. No quiere recordar nada para no verse a sí misma. Por eso yo recuerdo por ella y para vosotros. -Levantar un hogar tan lejos, sobre lo que no es. Nunca llegaré a estrenarlo. -palabras textuales- : : Una vez alicatado con azulejos de vidrio, amueblado y dispuesto para recibirla, transportamos a la nueva casona sus maletas y objetos personales sueltos. Ella decidió subir hasta sus flamantes posesiones, andando a través de los pinos, por un camino que sugería un cuidado especial. Debió de extraviarse por falta de memoria porque la lluvia duró semanas, meses, y el lugar se hizo impenetrable. No conseguimos encontrarla hasta bien entrada la primavera, cuando el aliento del frío se hubo descongelado de Este a Oeste, entonces apareció su cuerpo semi-enterrado, y fuertemente abrazado al tronco de un gran pino verde. En su cuaderno de tapas de hule negro en el que anotaba sus recordatorios, en una de las páginas, había unos garabatos hechos a lapicero. En ellos reconocí las aristas punzantes ...

Relatos Hiperbreves 26/04/2004

Entre el Este y el Oeste

Relatos Hiperbreves Para apoyar la iniciativa de -Poluta- aqui dejo 5 relatos hiperbreves (aunque muy breves no son, respetan el máximo de 15 líneas permitidas para cada uno). -I- LA RESPUESTA Invadida por las excavadoras, que preparan a toda velocidad un distrito de lujo y de grandes ministerios, la calle cercana a la estación, sufre una impresionante metamorfosis. Los jardineros pelan el césped, y talan árboles centenarios. Los barquilleros ya no venden mas ‘Barquiiiiiiillos’ ni cucuruchos y los ancianos se ven obligados a desalojar a toda prisa el -Asilo de Noche- por no se sabe cuánto tiempo. Todos van saliendo sin rechistar, excepto los más problemáticos, que chillan medio locos, palabras incomprensibles. Solo uno se atreve a preguntar: ¿Por qué? ............... Le hubiera gustado una verdadera explicación. Pero así era la vida de un viejo en silla de ruedas: cuando preguntaba, la respuesta solía ser esa: … Porque sí. -II- TRAPECIO Su larga y cuidada cola de caballo contrastaba acusadamente con las pobres cabelleras de la mayor parte de los miembros de la familia. La primera mujer, que de joven había tenido el coraje de dejarlo todo para trabajar en un circo. Había actuado tanto en el trapecio como de equilibrista, y su gracia y agilidad no habían mermado con el paso de los años. El día que la conocí, tuve la mala suerte de verla morir dando un salto mortal sin red. En el Gran Circo Mundial. -III- ECHO Si conseguía algún desafortunado ejemplar con su boca, intentaba ...

Destino 26/04/2004

3 Rombos <> <> <>

Destino Por orgullo o ira me resultaba insoportable sostener aquella situación. Mi vida se había convertido en una película, en una constante espera: *esperar para ver las cifras de venta del próximo número de “Fables”, *esperar la próxima reunión del Consejo de Farmacéuticos, *esperar noticias de mamá, *esperarte, *esperar. Mis días: rutinarios. Las noches: una agenda vacía. Así que no era de extrañar, que en un estado parecido al sonambulismo, luchando contra el eco que parecía seguir siempre tus pasos, me dejara llevar por sentimientos y cuentos infantiles. Caminé por el despacho para intentar desentumecerme la espalda, y me pregunté cómo podía seguir queriendo yo a aquel hombre después de todo lo que había pasado. Dejé la pregunta suspendida en el aire, y me puse a recoger unos papeles que había por el suelo, y que él, seguramente no había visto por despiste (1er. rombo <>), por buen encubrimiento (2º. rombo <>), o por falta de interés (3er. rombo <>). Mi despacho era una enorme habitación cuadrada, con una hilera de ventanas en una pared, que daban al río Bidasoa, y una moqueta granate de lo más normal. El resto de la decoración era todo un testimonio de mi independencia y soltería. Dos plantas viviendo el otoño permanentemente, unas cortinas extremadamente largas, una bola del mundo de mi época universitaria, una cocina sin horno, un dormitorio sin calefacción,... Por si fuera poco, no me quedó más remedio que aceptar las reglas sobre sofá-más-una-silla, o ...
Ver más opiniones Volver arriba