Comparte esta página en

verde Estado verde (Nivel 2/10)

Lady_Chatterley

Lady_Chatterley

Perfil de usuario no disponible. La persona que estás buscando ya no es un usuario de Ciao.

Opiniones escritas

desde 30/11/-0001

5

Relatos Hiperbreves 15 09/01/2005

Gracias, amante mío

Relatos Hiperbreves 15 Me has regalado los mejores días de mi vida. Toda mi existencia ha cobrado sentido en este hermoso mes de diciembre donde te he conocido íntimamente. Tenerte entre mis brazos justifica toda mi loca existencia. Hasta hace poco sólo eras un mirón más en los bailes de salón. Pero en este mes te hicistes materia y me hicistes inmensamente feliz con tu pasión. Jamás conocí a un hombre como tú.. Desde el mismo momento en que te ví supe que te había encontrado, que eras el amante perfecto para mí, el Adonis creado para caminar a mi lado toda la eternidad. Estas noches en que me he fundido en tu piel no podré olvidarlos jamás. Nunca creí hallar tanta dicha, tener tanta suerte aunque, por desgracia, me haya durado tan poco. Caminaré por la inmensidad del cosmos por los siglos de los siglos recordando estos momentos, aún tan frescos en mi memoria. Eternamente solitaria y amargada, pues no supe conquistar tu corazón aunque estabas hecho para mí. Mi soledad será mi atemporal castigo por no saber retenerte. Te lloraré siempre. Au revoir.

Regalos 04/01/2005

Mi querido guardabosques: Lo siento.

Regalos Mi querido guardabosques: He meditado mucho en la soledad de mi alcoba el regalo de Reyes que me has pedido. He recordado el brillo de tus ojos, ilusionados ante la posibilidad de hacer realidad tu sueño. He evocado tu postura sumisa, encorvado hacia tu señora, a la que solicitabas como favor personal lo que te corroe por dentro. He roto no sé cuántas misivas, disconforme con las palabras allí escritas por mi temblorosa mano. La verdad me ha costado mucho decidirme y aún más hallar la forma de decirte que NO. Que no puedo concederte ese regalo de Reyes que tanto anhelas. Me gustaría ser una mujer normal, sin obligaciones ducales por medio, y poder tirar por la calle de enmedio y decirte que SI. Me gustaría poder inhibir mis sentimientos, mi profundo afecto hacia ti, hacia el hombre que me llena de amor, y decirte que SI. Me gustaría poder desterrar la lógica que tanto me han inculcado en mi educación y decirte que SI. Yo sé que tú necesitas que te ayude, que darías cualquier cosa por lograr tu sueño, que no descansarás hasta lograrlo. Pero yo tengo que decirte que NO. Lo siento, mi amor, pero no puedo. Se me parte el corazón al no poder darte lo que más ansías en esta vida terrenal. Ni siquiera me he atrevido a plantearle al Duque que quieres que tu hijo ingrese en la Academia de Oficiales. El no puede negarme nada pero mi conciencia y mi estricta educación me impiden aprovecharme de mi posición. Ya sé que tu hijo es un degenerado. Lo he ...

Por la letra V 19/12/2004

Lo he decidido, los Vermeers a la basura

Por la letra V Buenas tardes, plebeyos: En el mes de julio mandé hacer limpieza en mis salones privados. Como consecuencia de la misma cuatro óleos tomaron camino del desguace. Y es que venía indignada de mi último viaje a Londres. Os lo explico. Asistí, invitada por una vieja amiga escocesa, a la subasta de la casa Sotheby's en Londres. Resultó ser un espectáculo alucinante, al salir un cuadrito del holandés Johannes Vermeer ("Joven sentada delante del virginal") que oficialmente es la única obra suya en manos privadas. Era miércoles, día siete, la sala estaba abarrotada. Este cuadrito, de apenas 25 x 20 centímetros, salió por 3,6 millones de euros. Como me hacía juego con otro muy similar que tengo en mi antesala decidí pujar por él una vez hubiera rebasado cierta cantidad. Pero se disparató, bajo mi punto de vista. En pocos minutos alcanzó mi cifra tope, los 9 millones de euros. A pesar de los espectadores las pujas llegaban por teléfono, como suele ser habitual, y solamente había siete participantes. Me resigné, de mala leche, todo hay que decirlo, a no poder hacerme con este cuadro, por su alto coste y me quedé patidifusa cuando los compradores empezaron a pujar de millón en millón de libras (esto es la isla, queridos) hasta bajar el martillo finalmente en 24,2 millones de euros. A mi modo de entender una barbaridad, pues sólo dos obras clásicas le superan en precio (de Pontormo y el maestro Rubens). Pero a la vuelta mi mala leche se tornó en cabreo y los Vermeers no ...

Kamasutra 15/12/2004

Entre la hojarasca

Kamasutra No he escogido mi nick al azar, sino en un intento de plasmar mis más íntimos sentimientos, mi actual forma de presenciar la vida. Realmente soy una Lady, en la vida social ocupo una alta posición en la escala de este conjunto de nacionalidades que hemos convenido en llamar Estado Español. Pero esta aristócrata que os dedica parte de su mucho tiempo libre, se aburre. Me educaron para dar herederos a la casa ducal y he cumplido con creces el sentido de mi vida. Con lo cual, una vez cumplido mi destino, me he hallado vacía por dentro y por fuera, tal cual pellejo de vino al que un campesino sediento hubiese vaciado de contenido. Mortalmente aburrida, abandonada por todos pues la educación de los hijos es asumida por la casa, sola y sin nada que hacer terminé por hastiarme de los pequeños placeres de la vida mundana. Hasta tal punto llegó mi hastío que me complacía pensar que tenía la decisión suficiente para realizar un glorioso suicidio, como si matar una vida fuese algo glorioso. Pero, afortunadamente, cierto día, cuando participaba en una montería más de fin de mes, me fijé en un gañán. Mas bien sentí sus ojos en mi piel y me encendí entera como hacía muchos años que no había sentido. Era, es, nuestro guardabosques. El jefe de la guardia forestal de estos arbolados cotos de caza. Un plebeyo sucio, desaliñado, inculto, bruto y sin modales... pero un hombre, ¡qué caray! Un hombre que me ha vuelto a hacer sentir mujer. Un hombre que desconoce lo que es la cultura ...

Relatos hiperbreves 14 13/12/2004

El sueño de una mujer madura

Relatos hiperbreves 14 Esencia de la verdad, madera. Un plebeyo convertido en un ideal Adonis. El sueño carnal de mis noches estivales y de mis atardeceres en soledad. Ese montón de defectos reunidos en una sola persona, ese guardabosques con modales de gañán y olores a animal en celo. La vida trotaba cansinamente por mis años. Una vez dado el fruto de mi vientre en número suficiente para justificar mi condición de mujer el silencio me tomó por novia. Y me prometió casarse conmigo algún día cuando se torne absoluto. Pero, en un repentino ataque de juventud, mis ojos tropezaron con otros ojos. Con los de un guardabosques rudo, de clase inferior, pero lleno de energía y de ganas de ser hombre. Y yo me sentía tan abandonada por toda mi familia, tan lejana ya del punto de partida, que sus ojos incendiaron mi piel. Mi guardabosques, mi sueño en sofocantes noches y en tristes atardeceres, el sentido de mi vida, de lo que me queda. Mi madera.
Volver arriba