Comparte esta página en

bronce Estado bronce (Nivel 7/10)

ricardita

ricardita

Confianza conseguida: 137 usuarios
Ver estadísticas del usuario

Sígueme en mis blogs bilingües: http://rodoreda.wordpress.com o http://elmeumonliterari.blogspot.com.es

Opiniones escritas

desde 25/01/2007

267

Novelas y relatos propios LXII 10/12/2013

La sal de las heridas EPÍLOGO

Novelas y relatos propios LXII Mis pasos frenéticos me llevan a hacer un poco de footing por el parque en donde las estaciones han ido pasando ordenadamente, día tras día. Tres primaveras han pasado, y hoy, algo ha cambiado en mi interior pues la incertidumbre se hace más patente que nunca. Mis pies corren apresuradamente por el parque liberando la tensión que llevo dentro. Es el día, no sé si blanco o negro. No sé de qué color describirlo, si las nubes lo han rodeado señalando tormenta, o si de repente se esclarecen mostrando un día soleado. Mi corazón corre velozmente por el parque, adelanto a niños que me miran asustados por si me los llevo por delante. Una pelota se cruza en mi camino, sin poder frenar tropiezo con ella. Caigo y me lastimo la rodilla. El chándal muestra un agujero y lamento mi torpeza en no poder haber esquivado la pelota. Un pequeñín me mira con la boca abierta, con los ojos temblando, y al mirarlo de arriba abajo, rompe a llorar. Decididamente no es mi día. Le acerco la pelota mínimamente y comprendo que es suya. Se la doy. Es un niño muy moreno de piel, con los ojos color azabache. — ¿Te has hecho daño? –oigo una voz masculina detrás de mí-. Me giro y me encuentro con Jaime. Me quedo asombrada al verle. No nos habíamos vuelto a ver desde la despedida precipitada en el parking. — ¡Elisa! –me reconoce al acto-. ¡Cómo pasa el tiempo! ¿Estás bien? ¿Te duele? –dice señalándome la rodilla-. Asiento y luego me encojo de hombros. El niño, con la pelota en la mano se la pasa a Jaime ...

Novelas y Relatos Propios LXI 08/12/2013

La sal de las heridas 59 (FIN)

Novelas y Relatos Propios LXI A la salida, les esperamos preparados con las manos llenas. Los granos de arroz cobran vida en el vestido de novia de María y en el traje oscuro de Toni, dejando su propio rastro. Un polvillo blanco inunda parcialmente sus vestimentas. Todos compartimos alegrías y aplausos. Los besos de felicitaciones explotan al acabar. Rozo la mejilla de María templada y resplandeciente de finales de abril. Luego, me aproximo a Toni y le planto dos besos. Toni y María se suben al coche que está acuradamente decorado para la ocasión. Van a tener una sesión fotográfica en los jardines principales de la ciudad. El resto nos dirigimos hacia el restaurante de mi prima Susana, donde se celebrará el convite. Tomamos un aperitivo rosáceo y espumeante servido por un camarero elegante mientras esperamos, sin probar ninguna gota de alcohol. Los brindis los contenemos para cuando lleguen los novios que no tardan en aparecer, radiantes y en todo su esplendor. María brilla con luz propia, lleva el cabello recogido con adornos florales, dejando su nuca libre, con unos pequeños mechones graciosos acompañando su cara feliz. Lleva la frente despejada, sin ningún flequillo. El vestido luce por sí mismo, como si fuera la única luz de la sala. Sus padres parecen estar orgullosos de ella. Somos pocos invitados pues así lo han preferido los organizadores, sólo los indispensables para celebrar el día de su vida. Toni sonríe contento a Luís y al resto de los presentes. Es la primera vez que veo como sus ojos, ...

Novelas y Relatos Propios LX 15/09/2013

Las sal de las heridas 58

Novelas y Relatos Propios LX En un lugar de los Pirineos, cuyo nombre siempre estará en mi memoria, el coche de Luís se detiene. Durante todo el trayecto he contemplado el paisaje embelesada, montañas prominentes nos rodean con todo su esplendor. Me siento pequeña ante tanta grandeza. A primeras horas una fina niebla decoraba nuestro alrededor, pero poco a poco se ha ido levantando. Hay nieve en las cimas y, como supuse, hace bastante fresquita al bajar del coche. Hace pocos días del estreno de la primavera y, su magia todavía dormita en el valle donde nos detenemos. —Aquí es –dice Luís señalándome una casita que la reconoce por la foto que aparecía en la página web donde hemos hecho la reserva-. Es una casa típica, de piedra y con el tejado de pizarra. Hay un rótulo que indica el nombre de la casa que es lo que la ha hecho reconocer entre las demás. Llamamos al timbre y una mujer rubia nos abre la puerta amablemente. Después de presentarnos como es debido, la mujer nos enseña la casa donde pasaremos este fin de semana largo memorable. Me encanta la decoración, con las paredes de piedra, el techo inclinado con una ventana incrustada por donde entra la luz del sol. La mujer, después de explicarnos el funcionamiento del jacuzzi y de otras cosas como la chimenea, se va deseándonos una buena estancia y dejándonos las llaves. Plantas artificiales decoran el comedor, la casa está rociada en su justa medida por un ambientador de hierbas aromáticas que me producen bienestar. Me fijo en la cama más que enorme, ...

Novelas y Relatos Propios LIX 12/09/2013

La sal de las heridas 57

Novelas y Relatos Propios LIX Meto más ropa de la que debo en la maleta ya que finales de marzo es traicionero. No sé si hará bastante fresquita o si, por el contrario, podré lucir algún jersey menos grueso. Susana sonríe pícaramente y me dice que poca ropa luciré ya que lo más seguro es que no salga de la habitación. Creo que no se equivoca, por eso me he comprado para la ocasión un par de conjuntos de lencería última tendencia. Compuestos de sendos tangas provocativos que resaltarán mis curvas. Desde que vivo con Susana y me alimento de mejor forma, he ganado algunos kilos que me hacían falta. He dejado atrás los huesos que se me marcaban y, debido al ejercicio que estoy haciendo en el gimnasio de manera moderada, hace que se me repartan por el cuerpo de manera equilibrada. La carne luce tersa y me siento a gusto conmigo misma, porque estoy haciendo lo que quiero, quererme primero a mí misma, cuidarme, dedicarme tiempo, satisfacerme. Estoy recuperando el tiempo perdido, luego ya vendrá el dedicarme a los demás. Pero primero soy yo, porque soy única, intransferible. Para mí no hay vida, sin mí. Mi voz tiene fuerza por sí misma y nadie me va a callar. Mientras meto más ropa en la maleta de lona negra canturreo una canción, porque estoy más que feliz, radiante. La semana pasada recibí una llamada para exponer en una galería de la capital junto con otras promesas pictóricas del momento. Dije que sí al instante, y en el acto, se lo agradecí a la señora Fernández por recomendarme. La exposición será este ...

El Aire que Respiras - Care Santos 09/09/2013

Lector, dejas impresa tu alma en los libros que lees

El Aire que Respiras - Care Santos Desde que supe que Care Santos publicaba una nueva novela, el corazón me dio un vuelco pues me encantó con Habitaciones cerradas y su forma tan original de narrar y presentarnos el libro en cuestión. Cuando además, supe de qué iba a tratar la nueva novela, no me pude resistir a adquirirlo: “Libros sobre libros”, un homenaje a los amantes de los libros. Me consideré aludida y con el corazón palpitando de contento. No dudé en un instante en hacer un encargo del catálogo de “Círculo de lectores” de su nueva novela de las que seguidamente os paso a reseñar: “El aire que respiras”. Cuando tuve el libro entre mis manos no me pude a resistir a abrirlo, olerlo, contemplarlo, sospesarlo… Eran 592 páginas por lo que tendría lectura para diferentes momentos y días. “El aire que respiras” ha sido la novela que me ha acompañado durante prácticamente todo el mes de agosto. La he hecho durar más de lo que debiera, pues a pesar que le tenía muchas ganas y, supongo que porque tenía el listón muy alto, no me ha conseguido atrapar, ni absorber como imaginé. Creo que han sido estas mismas expectativas tan altas que tenía las que me han acabado decepcionando. Dicho sea de paso, la novela merece leerse, está bien escrita, cuenta una historia interesante. A lo mejor soy yo que no tenía este mes el cuerpo receptivo, pero como siempre os prometo ser sincera en mis opiniones al cien por cien, pues os dejo mis impresiones al respecto. Y esas son las que he respirado mientras leía el libro. Me ...

Novelas y Relatos Propios LVIII 07/09/2013

La sal de las heridas 56

Novelas y Relatos Propios LVIII Aprobada a la primera. La teórica del carnet de conducir ya pasó a la historia y empiezo las prácticas por la ciudad con ganas. En los instantes que conduzco, me siento dueña de mí misma porque soy yo la que dirijo mi vida. Ha pasado casi un año en que lo dejé definitivamente, sin contar mi recaída, pero cada día que pasa es un pulso que le estoy ganando a mi adicción. Lo más importante es que me siento libre sin ningún impulso que empañe mi día a día, ya que el alcohol me llamaba continuamente a consumirlo. También tranquila, porque al dejarlo esos mismos impulsos han cesado y me lleno de vitalidad. Me siento radiante, llena de vida y de ilusión. Por eso, durante el mes frío de febrero en el que la bebida no nos calentará el cuerpo llenándolo de falacias y dominando nuestra existencia, pintaremos un mural con nuestras manos. Un mural donde el color será testigo de nuestra fuerza unida. Las paredes las dejaremos para primavera, porque se podrán ventilar, la sala donde hacemos la terapia y las contiguas, pero el mural no puede esperar. Paquito está empezando a dejarla y, los unos primeros días, siente un temblor incontrolable en sus manos que le hacen pensar que no será capaz de pintar. —Déjate llevar, Paquito –le digo y hago que su mano se dirija por un extremo del lienzo-. Luís, en un primer momento concentrado en una mezcla de pinturas, me mira de refilón al oírme. No tiene muy claro todavía que simplemente soy amable con Paquito. Quiero ser su amiga, brindarle ...

Novelas y Relatos Propios LVII 02/09/2013

La sal de las heridas 55

Novelas y Relatos Propios LVII Enero desemboca en un mes en el que no paro de hacer cosas al lado de Luís, de Susana y por mí misma. Estudio la teórica del carnet de conducir, para sacármela cuando antes, y realizando test con el ordenador de la Autoescuela. Me paso el mes pintando cuadros, animada por Susana. Quiere que vuelva a exponer en el restaurante porque me dice que dejé con ganas de más a los clientes que apreciaron el torbellino marino. Así lo hago. Pinto sin parar en los tiempos libres, abducida por una fuerza que me impulsa a sacar lo mejor de mí misma. Incluso la señora Fernández se impresiona al ver mis cuadros que, por falta de espacio en el piso de Susana, acabo trasladando a la Academia. — ¿Eso lo has pintado tu sola? –me pregunta alzando las cejas, gratamente impresionada-. — Sí, claro –le respondo-. ¿Con quién más lo tendría que pintar? La señora se encoje de hombros, pensativa, y guarda silencio por unos instantes, sospesando sus palabras, escogiendo las adecuadas. — Elisa, en tus cuadros reflejas partes de tu alma… — ¿De eso se trata, no? –la interrumpo-. — Sí, pero, es como si reformaras todo lo aprendido. Lo vuelves del revés con cuatro pinceladas, renuevas el espíritu de quien lo mira. O admira, mejor dicho. Sigue así, Elisa, ¿no te has planteado nunca exponer en una galería? Me sonrojo y, nerviosa, le respondo casi sin pensar lo que estoy haciendo en el restaurante de mi prima Susana. — Pero eso es una exposición a ciegas. Los clientes compran sin saber de quién es la obra. ...

Novelas y Relatos Propios LVI 31/08/2013

La sal de las heridas 54

Novelas y Relatos Propios LVI La aparente normalidad pinta de nuevo mi vida. Se acabaron las vacaciones navideñas. Madrugo más de lo normal porque el piso de Susana está en un barrio de la periferia de la ciudad, bastante lejos de la Academia. Cojo otro autobús del que estoy acostumbrada y, mientras me encuentro en la estación, mis ojos rebuscan sin poderlo evitar, la persona de Paquito. No está. Supongo que a esas horas tan matutinas todavía no habrá bajado a pedir limosna. Estará durmiendo, soñando o no, lamentando su destino o rozando la inconsciencia, totalmente perdido. No sé lo que me hace pensar tanto en él, si no le conozco de nada. Es un desconocido que ha chocado en mi vida. El autobús pasa cerca de su piso, por una calle perpendicular residencial. Miro por la ventana empañada. Fuera hace frío. Me he abrigado a consciencia porque la Academia estará desambientada en cuanto a calefacción por las vacaciones. No me equivoco. Al entrar por la puerta principal, un escalofrío debido a la humedad me cala. La señora Fernández ya está en su despacho delante de un ordenador. Me acerco a ella y la saludo cortésmente. Sus ojos se alegran de verme. Me sonríe cosa que hace que sus arrugas se profundicen con todo su esplendor y algunas más aparecen a la vista. Al abandonar la sonrisa, que dura pocos segundos, su cara vuelve a su estado original. — Estoy haciendo una base de datos con el material que compraste en “La cometa pintada” para darlo de alta –me indica-. — ¿Está todo en orden, no? –me aseguro-. — ...

Recetas de Garbanzos con tomate 30/08/2013

Garbanzos STOP sanos, rápidos y económicos

Recetas de Garbanzos con tomate Pues qué menos que despedirme del mes con una recetilla que he probado esos días de vacaciones. Concretamente ayer me dije que ya estaba bien de ir comiendo comida poco sana con la excusa de estar de vacaciones. Necesitaba darle un toque vegetariano a la mesa y se me ocurrió preparar esta receta. Dicho sea de paso, estoy con el sprint final del experimento de novela que estoy creando, “La sal de las heridas” y tengo poco tiempo. Las musas me dictan en las horas más insospechadas, y yo tengo que escucharlas y, apuntar todo lo que me dicen, antes que las palabras se queden en el vacío. Pues bueno, tenía que hacer la comida sin recurrir a nada prefabricado. Como tenía un pote de garbanzos para empezar y el resto de los ingredientes eran fáciles de encontrar y además se daba el caso que se encontraban en mi nevera, empecé a prepararlo todo. INGREDIENTES *1 pote de garbanzos ya cocidos (gastarás menos energía). *2 huevos duros. *4 tomates maduros (a ser posible de pera). *Media cebolla *1 diente de ajo *3 hojitas de laurel. *Pimienta negra. *Sal. *Albahaca (no pudo ser fresca y gasté seca). PREPARACIÓN * Pues vamos allá, con maestría culinaria al poder, rallamos los cuatro tomates, pelamos y picamos el diente de ajo y la cebolla. * Hervimos los 2 huevos 12 minutos con agua en ebullición. * Sofreímos el ajo, cebolla, y tomate en una cazuela con un poquitín de aceite, pimienta (sin pasarse y en su justa medida) y laurel. * Cocínalo unos 15 minutos, removiendo de cuando ...

Novelas y Relatos Propios LV 29/08/2013

La sal de las heridas 53

Novelas y Relatos Propios LV Luís misteriosamente me cita en su apartamento. Acudo enseguida y cuando le tengo delante observo como su pequeño enfado del otro día se ha evaporado por completo. Obviamos hablar del tema de Paquito, aunque pienso en él y, más que nada, en lo que será de su vida. No ha llamado, como me indicó Luís, y evito darle la razón. En el fondo también pienso que todavía es pronto y que posiblemente, Paquito esté sospesando en dar el paso que le lleve a dejar definitivamente la bebida. Si es que llega a hacerlo. Si es que de verdad se lo plantea. Es difícil agarrarse a la primera mano que se te acerca. Lo más seguro es que, al despertarse, no se acuerde de mí, ni de Luís, o que lo vea como fruto de una alucinación, y que, la tarjeta que le dejé en su mesilla de noche, no le diga nada más que un número de teléfono al que no llamará. Se necesita mucho valor para hacerlo. Dudo que Paquito lo tenga. No pienses en él, Elisa, me digo. Concéntrate en Luís y lo que tiene que decirte. Se le ve ilusionado y quiero saber el por qué. No tardo en saberlo. Luís me venda los ojos con el pañuelo que llevo alrededor del cuello, no sin antes preguntarme si puede hacerlo. Me rindo a sus encantos afirmativamente. Me dirige hacia un cuarto, todo es oscuridad debido al pañuelo que me impide ver lo que Luís me pone en las manos. Una caja, me parece palpar. Quiere jugar. Me mordisquea el lóbulo de la oreja y va bajando por mi cuello, libre, sin pañuelo. Me dejo besar. Gimo suavemente a sus caricias. Está ...

Novelas y Relatos Propios LIV 25/08/2013

La sal de las heridas 52

Novelas y Relatos Propios LIV Minutos después, en los que los segundos han pasado lentos, con la mirada de Susana escrutándome lentamente, esperando una respuesta que no ha obtenido a su pregunta. El gesto que ha tenido Nacho me hace torcer la boca en una mueca de disgusto. A lo mejor a otra mujer le halagaría, pero a mí su dinero actual no me importa lo más mínimo. Nunca olvidaré cómo empezamos, sus esfuerzos por pagarse los estudios, hincando los codos para conseguir una beca. No lo tuvo fácil, contando el poco dinero que teníamos para regalarme un sueño: poder vivir juntos en un apartamento de alquiler. Escatimando en cosas superfluas y ahorrando moneda a moneda para labrarnos un futuro. Nuestros estudios nunca estuvieron en juego, sabíamos lo importantes que eran. Quiero pensar que Nacho trabajó el tiempo en el que no lo dedicó al estudio. La sombra de Sandra y su tiempo libre se dirige a mí como mariposa a mil por hora, sobrevolándome y dictándome ingenuidades. Pero no estoy para pensar, el gesto de Nacho ha patinado sobre la pista de hielo de mi corazón que ya se había endurecido a fuerza de golpes. Qué narices buscan, porque les cuesta tanto decirme adiós y olvidarse de mí. Cuesta desprenderse una del pasado cuando los demás compran tus sentimientos plasmados en forma de cuadro. No estoy en venta, me digo y, al final, acabo pronunciando esas mismas palabras a Susana. — No estoy en venta, Susana. No lo estoy. Y reafirmo mis palabras con un gesto digno y contundente con una de mis manos. — Lo sé ...

Vichy Aqualia Thermal 25/08/2013

Hidrata con agua termal

Vichy Aqualia Thermal Pues aquí estoy otra vez con una opinión sobre un producto de belleza. Mi vida gira en torno a los libros, pero también utilizo algún que otro producto, más por necesidad que por belleza como ahora os intento explicar. Mi piel es muy, muy, pero que muy seca por tanto, si no me la cuido tiende a tirar, a resecarse e, incluso a escamarse. Necesito una crema que la hidrate diariamente para no sentir esta sensación de quemazón y tirantez tan desagradable. He sido fiel desde la adolescencia a la marca Avène, dedicada a las pieles sensibles con su poder del agua termal. Ahora, vengo a hablaros de otra crema de la competencia que he usado en los últimos meses y de la que he quedado bastante contenta, la verdad: la crema Aqualia Thermal de la Vichy. Si me decidí a cambiar fue porque ésta me la regalaron y a caballo regalado se le tiene que hincar el diente y aprovecharse de su ofrenda. La crema es hidratante básicamente, abstenerse las que buscan algo más como disimular arrugas o evitar que salgan. Esta crema, formulada con agua termal, su ingrediente principal, garantiza que tu piel esté hidratada durante todo el día. La deshidratación se produce precisamente por falta de agua y esta crema te la aporta, ¿qué más se le puede pedir? Es ideal para pieles secas por su textura de crema. Eso sí, no engrasa por lo que no tendrás necesidad de usar un pañuelo para quitarte el exceso de crema ni nada por el estilo. Lleva protector solar del 25, por lo que además te protege del sol. ...

Schwarzkopf Gliss Liso Asiático Champú 23/08/2013

La maña que la gracia no me dió

Schwarzkopf Gliss Liso Asiático Champú Cómo pasa el tiempo y yo sin hablaros de productos de belleza. Estos últimos meses he ido probando alguno que otro, próximamente iré colgando mis impresiones al respecto, para ir engrosando con mi humilde opinión esa comunidad de la que formamos parte todos: Ciao. Bueno, primero de todo reconocer que yo, lo que se dice gracia para arreglarme el cabello, nunca he tenido. Envidia sana me desprenden estas chicas que se lo peinan en un momento, que su cabello dice de su cuidado, de su cura. No sé si mucho tiempo perderán en arreglárselo, pero para seros sincera, cuando me despierto, me pongo delante del ordenador a escribir cuatro líneas o a curiosear por la red. Luego me ducho, desayuno, y el pelo siempre lo dejo para lo último, cuando queda poco tiempo para irme a trabajar. Cuando quedan escasos minutos para emprender mi rutina diaria. Y me queda a lo loco, a la brisa del viento que se ha girado o, a la humedad característica de la zona en donde vivo. Mi pelo es muy fino, de los que se encrespa con facilidad. No es muy rebelde porque con unos serios toques se doma pero para mí es una fiereciella que se me resiste. Porque no, no tengo gracia, ni maña, ni tiempo, otras preocupaciones tengo yo que pasar por el secador, la plancha, y el resultado final. Reconozco que si alguna vez lo he “logrado” y me he mirado en el espejo, el resultado me ha gustado, vanidosa, el espejo del alma refleja tus greñas mal arregladas. Después de esta introducción, os diré que fui al ...

¡Disfruta las vacaciones! Pero...Comparte un café y un minuto 22/08/2013

Descubre lo que tienes a tu alrededor

¡Disfruta las vacaciones! Pero...Comparte un café y un minuto Meditando me he quedado en casa estas vacaciones. No me he ido a ningún lugar pintoresco, lleno de leyendas varias, ni he dormido en otra cama que no fuera la mía. He sido fiel a mi paisaje, a mí alrededor que contemplo cada día sin fijarme a penas porque vivo en el mundo de la faena y del estrés. Antes, niña, dice mi vocecilla interior, concéntrate en lo que hay en tu alrededor, no vueles lejos, gorrioncito, no salgas del nido, quédate, contempla, aprende, y luego vuela, pero no muy alto, no sea que tu mamá te eche de menos. Así se podrían describir mis vacaciones, me he quedado en mi tierra, en la que me vio nacer, tomándome el primer café del día para compartir con todos vosotr@s mis experiencias. Al café le he puesto un chorrito de leche condensada para endulzarme en este momento del día, el del alba, en el que todo nace y amanece de nuevo. El lugar en donde vivo se podría definir como caminos que llevan a muchas partes. Estoy al sur de Cataluña, relativamente cerca del Bajo Aragón y de la provincia de Castellón. Tengo el privilegio de elegir si quiero mar o montaña, si quiero los Puertos de Beceite o la plana del Delta del Ebro. Día a día, el paisaje puede cambiar y dar mil vueltas. Alturas, llanuras, juego de contrastes, y mi corazón gira en esas vacaciones que se avecinan diferentes, curiosas, relajantes, y bellas. ¿Por qué hacer 600 kilómetros o, la cifra que vosotros pongáis cuanto más alta mejor, para visitar un museo si no conoces lo que hay a tu ...

Croquetas Caseras 21/08/2013

El croquetón del año

Croquetas Caseras Pues si ayer os hablé de la picadora multitrio Moulinex, hoy toca explicaros las croquetas que elaboré con ellas. Soy una persona a la que le gusta cocinar aunque desgraciadamente no tengo mucho tiempo para dedicarme. Tengo que reconocer que las croquetas dan faena (¡y bastante!). Es más fácil comprarlas congeladas en el supermercado, si las eliges de alguna marca medio buena, te alegras el paladar y te conformas aunque en el fondo añoras las caseras. Las que hacía tu madre cuando te ibas de excursión y que siempre recuerdas con cierta nostalgia. Menos mal que un día me explicó la receta y de esa manera puedo saborearlas cuando quiera o, cuando el tiempo, (¡maldito tiempo escaso!), me permite dedicarme a ellas. Hay dos tipos de croquetas, según mi parecer: -Las de aprovechamiento, que son las que la carne es la aprovechada del caldo de pollo y realmente es para tal fin para la que se inventó la receta. -Las que comprar tú misma los ingredientes para elaborarlas. Son más sabrosas ya que contienen todo el gusto al 100%. Son algo más caras, pero su sabor es exquisito. Bueno, pues a lo que íbamos, vamos a reunir los ingredientes: - Pechuga de pollo entera (compré una bandeja en el Guissona de turno que me costó 4,71€). Había 4 pechugas medianitas. - 3 cucharadas de aceite. - 1 cebolla entera. - 6 cucharadas soperas de harina. - Leche entera (con su grasita, hoy no hay régimen que me la quite). Aproximadamente 3 cuartos de litro. - 2 huevos (igual necesitarás alguno ...
Ver más opiniones Volver arriba