Costa Favolosa: donde el lujo se paga

5  30.12.2011

Ventajas:
Lujo, instalaciones, atención, barco espectacular !

Desventajas:
Hay que pagar por casi todo

Recomendable: Sí 

silvigar

Sobre mí:

usuario desde:11.09.2008

Opiniones:83

Confianza conseguida:7

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como excepcional de media por 4 miembros de Ciao

Nos planteamos varias opciones de cruceros con salida desde Venecia para recorrer el Mediterráneo Oriental, y finalmente nos decidimos por éste, primero por una cuestión de fechas que nos venían mejor, y segundo por el prestigio que tiene esta compañía, de tanto renombre en el mundo de los cruceros. Es el segundo crucero que hacemos, y sin duda volveremos a repetir, aunque es posible que no con esta misma compañía.

EL EMBARQUE

Nuestra experiencia previa con el embarque en un crucero no nos sirvió de nada en este caso; cuando estuvimos en el anterior crucero, la gente iba llegando a la terminal, le hacían el equivalente al check in de los hoteles, e iba entrando en el barco bastante antes de la hora fijada para empezar a embarcar; en este caso fue diferente: la hora de embarque prevista eran las 14h, nosotros llegamos sobre las 12.15h a dejar la maletas, y ya fue un poco caos el tema de las maletas ya que no se dejaban en la propia terminal sino en una carpa que estaba habilitada al lado, así que para encontrar qué hacer con las maletas ya nos tocó empezar a preguntar.

Conseguimos dejar las maletas donde correspondía y allí nos dieron una tarjeta con un número 14, que cuando llegamos dentro de la terminal nos explicaron que era el número de orden de embarque, pero que éste no empezaría hasta las 14h; así que nos tocó sentarnos por allí, era una terminal grande con mucho espacio para sentarse, y cuando llegaron las 14 h empezaron a llamar a embarcar por números desde el 1; evidentemente cada número correspondía a muchas personas que llevaban ese número, así que cuando llegó el turno del 14 eran como las 15.15h, un poco aburrida la espera… Pero es que si se nos ocurre haber llegado a la terminal con la hora justa quizás hubiéramos entrado al barco a las 5 de la tarde!

No sé, no nos convenció mucho la forma de embarcar; también es verdad que una vez embarcabas todo el barco, incluido tu camarote, estaba preparado para uso inmediato, no tenías que esperar a nada; también es cierto por otro lado, que más adelante descubrimos que ya había gente subida al barco de antes, pasajeros que se incorporan al crucero en otras paradas (Bari, Estambul, etc.) y que por tanto para ellos el crucero aún no había acabado, así que las instalaciones tenían que estar disponibles para ellos… Por tanto, únicamente disponer del camarote inmediatamente que embarcabas tenía mérito real, y no tanto tanto si luego descubres al final del crucero que a las 8 de la mañana tienes que haberte ido de tu camarote, así que horas no faltan para arreglarlo para el siguiente huésped. Eso sí, cuando entramos a nuestro camarote, las maletas ya estaban allí, no tuvimos que esperar nada.

EL RECORRIDO Y LAS EXCURSIONES

El barco partía, como dije, de Venecia, y hacía un recorrido por el Mediterráneo Oriental, aunque curiosamente sin tocar ninguna isla griega, algo que eché en falta porque me apetecía haber ido a Santorini o alguna otra isla de la zona, pero bueno, tendrá que ser para el siguiente crucero! Las paradas, por tanto, que tenía este crucero eran:

- Venecia (Italia): puerto donde subieron y bajaron la mayor parte de pasajeros, aunque como he dicho antes no era el único sitio disponible para embarcar; a mí esto me parece un rollo para la gente que se incorpora después, ya que todos los espectáculos de bienvenida y despedida, cenas de gala, etc. están pensados para quienes embarcan en Venecia, si embarcas en otro sitio te queda todo como un poco a destiempo. Como puerto, Venecia es todo agua, así que para los cruceros es perfecta, ya que el puerto está justo al principio de la ciudad, y disfrutar de la salida y la entrada del barco en esta ciudad tan especial es una preciosidad, algo que nadie debería perderse, ver Venecia desde una planta 12 o más, desde el mar entrando hacia los canales, viendo desde allí la Plaza de San Marcos y mucho más, es sin duda de lo mejor del recorrido de este crucero.

El barco ofrece excursiones para hacer en esta ciudad incluso aún siendo el día de tu desembarque, te guardan las maletas en una consigna en la terminal y puedes contratar con ellos varias excursiones, que sin duda no deben merecer la pena porque el puerto de Venecia está en la misma ciudad, por 1 € un tranvía te pasa del puerto a la Plaza de Roma, y desde allí cualquier excursión por tu cuenta, ya sea andando o en vaporetto, es mucho más barata y seguro que más cómoda y a tu aire. Si lo que se quiere es llegar directo del puerto a la Plaza de San Marcos o el aeropuerto, en el mismo puerto hay una compañía llamada Alilaguna que te lleva a estos puntos por mar, así que es un puerto muy cómodo.

- Bari (Italia): todo lo bonito que tiene Venecia se pierde al llegar a esta ciudad, más bien pueblo, pequeña, relativamente feucha, típica italiana que se cae todo un poco a cachos; encima, la parada aquí es de menos de 3 horas, entre que sales y vuelves a subir casi ni una vuelta puedes dar. Mejor ahorrarse la bajada y hacer como nosotros, aprovechar a disfrutar del barco, que ya llegarán ciudades más interesantes. A mi entender, esta parada está hecha porque la compañía es italiana y Bari cubre la gente italiana que vive al sur y que Venecia le pilla lejos para embarcar; por eso en Bari se subió y bajó bastante gente del crucero.

El barco ofrece algunas excursiones para ver esta ciudad, pero sin duda es otro de los sitios donde te las puedes ahorrar, ya que el barco atraca en el puerto que está en la propia ciudad, y en un pequeño paseo te plantas por tu cuenta en todo el centro histórico, que según vi en un plano es realmente pequeño y totalmente asequible andando.

- Katakolon (Grecia): ¿dónde estará esto? Lo mismo me preguntaba yo, resulta que es un pequeño pueblo en tierras griegas, pero no una isla, sino un pueblo costero, desde el que se accede con cierta cercanía a la ruinas de Olympia. Nuevamente no nos bajamos del barco, y esta vez estábamos algo más lejos del pueblo para verlo bien, pero nos dijeron que no tenía más que una calle principal pegada a la playa (por cierto, este día dejaron toallas especiales en el camarote por si se querían bajar a la playa); y en cuanto a Olympia, quienes fueron volvieron algo decepcionados, dijeron que son ruinas en estado muy ruinoso, y teniendo al día siguiente la oportunidad de ir a Éfeso creo que se puede dedicar de nuevo este día a disfrutar del barco, ya que además la parada era sólo de medio día.

El barco ofrece diversas excursiones este día, en general todas para ir a ver Olympia, también alguna para llevarte a alguna playa; supongo que si quieres ver Olympia poco puedes hacer más que contratar alguna excursión con el barco o bien coger un taxi que te lleve, aunque también hay un tren que pasa por Katakolon y te lleva a las ruinas, lo que pasa que tarda 50 minutos, así que siempre te puedes arriesgar a perder el barco, que no espera a nadie, ya que la parada tampoco es demasiado larga.

- Esmirna (Turquía): tercera ciudad más grande de Turquía después de Estambul y Ankara, tiene un puerto bien grande y se ve que es una ciudad con mucho para ver; sin embargo, el barco sólo está aquí desde las 8 de la mañana a las 14.30 h, así que si se quiere ver Éfeso es imposible ver Esmirna; y todo el mundo va a ver Éfeso, que sin duda son unas ruinas que merece la pena ver, son las mejores, más grandes y mejor conservadas que he visto y supongo veré nunca. Adicionalmente, también te ofrecen combinar Éfeso con la visita a la Casa de la Virgen María, y es lo que hicimos nosotros.

La verdad que nosotros contratamos la excursión con el barco por el tema de estar en un país árabe donde se supone será difícil entenderse; también porque Éfeso está lejos y sólo se llega por carretera, así que la alternativa habría sido un taxi, y bueno, siempre es más cómodo que te lleven; así que aunque yo no soy nada partidaria de las excursiones organizadas, terminamos contratándolas. Y la verdad que en tema de excursiones yo le pongo muy mala nota a la compañía; porque bien organizadas está, eso no puede negarse, pero lo que no es normal es que no te dé tiempo ni a ver mínimamente aquello por lo que has pagado ir a ver; y ya sabemos que las excursiones organizadas suelen ser así, pero mi marido y yo solemos ser bastante rápidos viendo los sitios y de verdad que esto fue exagerado.

También es verdad que tuvimos mala suerte, nuestro autocar se rompió nada más empezar la excursión y tuvimos que esperar a que nos recogiera otro, pero tampoco tardó mucho, una media hora; y esto ya fue determinante, porque cuando llegamos a la Casa de la Virgen María, tuvimos que entrar y salir, nos dice la guía que nos quería dar tiempo suficiente y nos dio 10 minutos!!! Mi culpa tampoco es que hubiera una fila enorme para entrar, seguro que esto pasa habitualmente y ellos ya lo saben; así que si la excursión tiene que reducirse porque el tiempo no da y el barco se va, que no ofrezcan visitas que no da tiempo a visitar realmente. Y esto fue sólo el principio, en Estambul repetimos lo mismo…

- Estambul: escala estrella del crucero, aquella parada que nadie quiere perderse, la más larga, ya que el barco está allí hasta las 18 h o así y llega a primera hora de la mañana. Una ciudad enorme, que es preciosa vista desde el barco, subir a cubierta a ver la entrada y/o la salida de esta ciudad desde el barco es imprescindible, ya que es una de las cosas que recomiendan hacer allí precisamente, y nosotros ya estamos dentro de un barco, no necesitamos coger uno! Encima un barco de 15 plantas, ¿se puede pedir más para tener una preciosa panorámica de toda la ciudad desde el mar?

Lo principal en esta ciudad es ir a ver la Mezquita Azul, Santa Sofía y el Gran Bazar, así que todas las excursiones incluyen esto al menos, y después, dependiendo de la duración de la excursión, se incluye alguna otra cosa como el Palacio Topkapi. Nuestra excursión era de medio día, las había incluso de 10 horas con comida en un hotel de lujo, pero el precio era más del doble y realmente se veía poco más de lo básico, encima del tiempo que se pierde siempre en estas comidas de grupo, yo creo que no merece; más aún cuando ves que realmente no merece contratar ni la excursión de medio día. Me explico: en primer lugar, Estambul es una ciudad totalmente europeizada, nada de país árabe tradicional, así que se nota un alto grado de seguridad en las calles para ir por tu cuenta, algo que nosotros desconocíamos; pero lo peor fue no saber que realmente el puerto está al lado de una parada de tranvía que te lleva directo a las mezquitas y al Gran Bazar. Piensas que al menos tendrás la comodidad de un autocar que te lleve y te traiga sin problemas, ya que has hecho el tonto teniendo el tranvía al lado; pues bien, ni en eso pudimos consolarnos.

Resultó que pillamos mucho atasco a la entrada con el autocar, y también mucha fila en las mezquitas porque había varios cruceros ese día en el puerto; así que cuando llegamos al Gran Bazar, nos dice la guía que no nos puede dar más de 15 minutos! Ya que se había acabado el tiempo de las 4.5 horas que en teoría duraba la excusión; lo grave es que en este caso el barco no se iba hasta más de 5 horas después, así que fue una vergüenza porque la única alternativa que nos dieron es que si queríamos nos podíamos quedar por nuestra cuenta volviendo en tranvía y pagando la vuelta nosotros, claro; así que la excusión no sirve para absolutamente nada, te llevan nuevamente deprisa y corriendo, para encima que termines teniendo que perder el autocar de vuelta para poder estar al menos una hora en el Gran Bazar mirando tiendas, porque si no ¿para qué has ido? No recomiendo para nada esta excursión, mucho mejor salir del barco e ir a ver todo por tu cuenta.

- Dubrovnik: después de un día de navegación intermedio, se llega a Croacia, donde se visita esta ciudad, costera y amurallada, con un centro histórico muy bonito y lleno de encanto, ideal para un paseo e ir de tiendas. El barco en este caso queda anclado a una distancia de la costa, así que hay que coger unas lanchas que te llevan desde él a tierra.

Lo único bueno de contratar excursión con Costa es que eres los primeros en salir, algo que está muy bien si tienes la excusión pero que me parece injusto para el resto de pasajeros, que empiezan a salir una hora después, y considerando que de nuevo la parada es apenas de unas 4 horas, pues no tiene mucha gracia si quieres aprovechar bien a ver la ciudad. Nosotros teníamos de nuevo la excursión, ya que al contratar las dos anteriores había un paquete que te regalaba esta otra, así que las 3 (Éfeso-Casa Virgen, Estambul y Dubrovnik) nos salieron por 106 € por persona, creo recordar, que aparte de ser bastante caro (más aún si coges excursiones que no formen este pack especial) no lo valen en absoluto porque por tu cuenta te apañarás perfectamente habiéndote informado un poco antes de ir e irás a tu aire, a tu propio ritmo y con tus propias prisas, no con las que te imponga un grupo enorme que tarda siglos en moverse a cualquier lado y que no te permite hacer nada por tu cuenta.

En esta ocasión, la lancha te dejará en el mismo centro de la ciudad y desde allí la visita es un agradable paseo por las calles de Dubrovnik; en la excursión organizada se empeñan en llevarte a varias iglesias, enanas y bastante cutres, que tampoco merecen mucho; y no hablemos ya de la supuesta “panorámica” que te llevan a ver en autocar: te paran en un alto que debajo sólo se ven árboles, al fondo entre ellos está la ciudad y hay una vista pésima, desde luego que ni esto merece la pena, mucho mejor quizás subir a la muralla, que seguro tiene más encanto.

LAS INSTALACIONES DE OCIO CUBIERTAS

En cuanto al barco, lo pillamos recién inaugurado, en julio 2011, así que todo estaba nuevo e impecable; aunque por la experiencia del anterior crucero, tengo que decir que incluso aunque el barco tenga más años, la preocupación de las navieras porque el barco esté perfecto, hace que en general en estos grandes barcos, todo esté perfecto. Pero bueno, no deja de ser una ventaja que uno casi estrene el barco; un barco grande e impresionante, de 15 plantas para los pasajeros en las que hay casi de todo lo que se te pueda ocurrir; me sigue pareciendo increíble que quepa todo eso en un barco! Son realmente como ciudades flotantes, al menos en estas navieras que se caracterizan por tener barcos muy grandes. Y la modernidad de las instalaciones se notaba en pequeños detalles sobre todo; por ejemplo, a mí me llamó mucho la atención que las puertas de todos los baños públicos del barco y también alguna otra instalación, se abrían por medio de un sensor pasando la mano por delante; aparte de ser muy higiénico, es comodísimo; estos detalles son algo que no encuentras en un barco de más años o más chiquitito.

Así que instalaciones

Fotos de Costa Cruceros, España
  • Costa Cruceros, España Vista exterior
  • Costa Cruceros, España Cubiertas exteriores
  • Costa Cruceros, España Cubiertas exteriores
  • Costa Cruceros, España Camarote interior
Costa Cruceros, España Vista exterior
Vista exterior
no le faltan; nada más entrar en tu camarote te han dejado allí un plano para que te hagas idea de dónde estás y lo que hay en cada planta; es importante buscar tu camarote en el plano para saber hacia qué lado del barco estás, esto es siempre lo más complicado, ya que estando dentro nunca sabes si estás en la parte delantera o trasera del barco, y ésta es sin duda la única referencia para poder orientarte. Lo ideal es pasar las primeras horas de exploración, investigando todos los rincones con plano en mano, ya que esto facilita mucho ubicarse durante el resto de la estancia y no te pierdes ninguna instalación; es una pena cuando al acabar el crucero alguien te comenta que no ha estado en una zona del barco, quizás se haya perdido lo mejor! Por eso hay que intentar conocerlo todo pronto…

Así que plano en mano, nos pusimos a investigar el barco, y así pudimos encontrar las siguientes instalaciones de ocio:

- El teatro: pieza fundamental del barco, ya que allí hay cada día al menos un espectáculo; es un teatro enrome, allí caben la mitad de los pasajeros que hay en el barco, creo que dijeron que tiene capacidad para 1.800 personas o algo así, de hecho hay muchos teatros en las ciudades en tierra que son bastante más pequeños que éste. Muy cuidado en la decoración, con mucho lujo, ocupa 3 plantas y se puede acceder a él tanto desde la cubierta 3 como desde la 4 o la 5; cada dos asientos hay una mesita delante para no perder la oportunidad de que puedas tomarte algo viendo el espectáculo (y así pagas por la bebida, claro está, aquí casi nada es gratis), y en cuanto a visibilidad pasa como el cualquier teatro, que siempre cuanto más cerca estés mejor, pero te pueden tapar las cabezas de delante, y si te pones en el anfiteatro el problema es que en la primera fila hay delante unas mamparas de cristal que reflejan las lucecillas de los pasillos, así que algunas butacas no tienen demasiada buena visibilidad por este motivo.

- La galería de tiendas: en la cubierta 5, a la altura del Atrio central, que es el centro neurálgico del barco, se encuentran a ambos lados las tiendas; son tiendas sin impuestos, así que venden ropa y artículos de marcas muy caras, en general, aunque también se pueden encontrar algunas cosas a precios asequibles. Como tipos de tienda, encontramos una joyería (carísima), una tienda de ropa, bolsos y accesorios, otra con recuerdos del barco y algunas cosas de comida y de necesidad básica, y una tienda de pequeños artículos de decoración y diseño para la casa. Durante el crucero, varias veces pusieron en la puerta de las tiendas unas mesas con artículos de oferta, como relojes, algunas joyas, etc. E incluso para fomentar aún más el consumismo, hicieron algún desfile de joyas de Swarovski, marca que estaba muy presente en las tiendas y en el barco en general.

- Fotografía: en sí no es que sea una actividad de ocio, sino que se trata de los típicos fotógrafos que van por todos lados haciéndote fotos para que después las compres; pero considerando lo que mucha gente se entrega a esto, es importante destacarlo. Y es que no sólo es que los fotógrafos pasen haciéndote fotos, sino que te ofrecen también pequeños estudios fotográficos, normalmente al inicio de los bares en el centro del barco, que decoran con un fondo, ponen focos y te hacen todo un book de fotos si lo deseas; puedes tener todo tipo de fotos, muchas de ellas montadas después con Photoshop para conseguir por ejemplo que salgas como en un anuncio de Costa, o con Venecia de fondo, etc. La recogida de las fotos se hace en la planta 4, también en este Atrio central, allí hay unas vitrinas donde van poniendo cada día las fotos del día anterior, puedes buscarte y si no estás ahí hay unos enormes tacos de fotos en unas mesas entre los que puedes buscar qué tal has salido. Si te quieres llevar la foto, el precio está entre los 15 a 25 €, creo recordar, dependiendo del tamaño de la foto en cuestión; carísimo, como te quieras llevar 3 o 4 fotos, te dejas un dineral, así que por eso nosotros no cogimos ninguna, bastantes se hace ya uno con su propia cámara, así que a no ser que te hagas alguna foto especial “tipo estudio”, las normales puedes hacértelas tú mismo casi iguales.

- Cine 4D: actividad de pago, como casi todas las que hay en el barco, lo que me parece un gran error; porque si tienes un barco enorme lleno de actividades posibles y la mitad se cobran aparte, al final de poco te sirven tantas instalaciones. El cine lo vi, es bastante grande para estar dentro de un barco, pero no estuve en él, sé que había varias películas a lo largo del día, y en general parece que estaba orientado a ir con niños, pero vamos, es una actividad para todos. El precio creo que nunca lo supe, pero todo en el barco es caro, así que supongo que saldrá a oro cada minuto. La verdad que como sólo fui una vez para ver dónde estaba, ni recuerdo la cubierta, creo que estaba cerca del casino, por la planta 5 o 4 hacia la mitad del barco.

- Recreativos: situados creo que en la cubierta 5, es una zona que llaman “playstation world” que no deja de ser la típica con máquinas de juegos y las máquinas habituales de jugar a los discos metiendo goles; por supuesto, todo de pago, creo que una partida a la máquina de los discos costaba 1.5 €, aunque para poder jugar tenías que comprar unas monedas (tokens) e ir echándolas, no sirve con el dinero directamente. Nosotros sólo usamos esta máquina, y también otra de encajar piezas tipo tetris rápido; sobre todo lo que solía haber por allí eran adolescentes y gente muy joven, pero siempre había muy poca gente, lo que es normal considerando que te cobraban por todo y uno no puede estar gastando dinero todo el tiempo en extras, que bastante vale ya el viaje en sí.

- Área de internet: situada hacia el centro del barco, en la cubierta 4 bajando por unas escaleras desde la planta de arriba. Se trata de un espacio habilitado con ordenadores donde te puedes conectar a internet pagando por minutos o por medio de un bono, en ambos casos a precios bastante prohibitivos, así que solamente en caso de necesidad real o de sobrarte el dinero se hará uso de este servicio.

- Discoteca: con entrada en la planta 5 cerca del casino, tiene dos plantas de altura extendiéndose hacia abajo; muy chula, bien decorada, con sillones, barra y amplia zona de baile. Sin embargo, yo solamente la vi vacía, ya que normalmente era usada sobre todo por los adolescentes, a quienes su programa de animación normalmente les incluía a diario alguna especie de fiestecilla en la disco. Para los adultos, poco uso; solamente una noche me di cuenta que había animación sobre la 1 de la mañana en la discoteca, un espectáculo que debía tener cierto contenido algo erótico porque indicaba que era sólo para adultos; pero excepto en este caso, la discoteca para los adultos yo creo que tenía poco uso.

- Capilla: no es que sea una instalación de ocio en sentido estricto, pero bueno, es un lugar más al que poder acudir dentro del barco; capilla de rito católico, muy mona, pequeñita pero muy acogedora, situada cerca de la zona de internet. En el programa diario se podía ver cuándo daban misa, alguna vez suelta a lo largo del crucero.

- Zona infantil y de adolescentes: en las cubiertas superiores se encuentran unos lugares de encuentro para las actividades preparadas tanto para adolescentes como para niños; lo único que pude ver de estas zonas es la infantil que está al aire libre, que llama Squok, una especie de parque infantil muy bien decorado, con un castillito. Desconozco totalmente el funcionamiento de estas zonas porque no tengo niños, pero se veía que solía haber bastantes actividades para ellos y que si quieres te los cuidan casi todo el día, puedes salir de excursión y que ellos se queden en el barco, ya que además de hacer actividades para ellos, se encargan de darles de desayunar y de comer, ya que les vi algunas veces haciéndolo en la zona de las piscinas. Debe ser un servicio bastante práctico para los padres, y además está incluido en el precio, todo un lujo tratándose de este barco en el que te cobran por todo.

- Spa y gimnasio: situado en la planta 13 y la 14, es un área que normalmente una persona normal no usa porque es carísimo; de hecho, durante todo el crucero se pasaron el día mandando mensajes de ofertas y promociones, no me extraña porque si lo más barato te cuesta 50 euros pues uno no está dispuesto a gastarse allí una fortuna. Se trata de un espacio bastante amplio, con dos plantas en la proa del barco al que sólo se puede acceder pagando o bien gratuitamente si solamente se usa la zona del gimnasio. El gimnasio es muy amplio, y como está justo en la proa tiene una vista hacia el mar perfecta; así que mientras corres en las cintas ves el mar al frente, y esto siempre es un incentivo para usarlo; sin embargo, la verdad que apetece poco meterse en un gimnasio estando de vacaciones, así que yo sólo lo vi de pasada, ni siquiera recuerdo que tipo de máquinas había excepto las cintas de correr y una sala para hacer Pilates y actividades similares, y siempre que pasé por allí había muy poca gente, es normal, la gente está allí de vacaciones para descansar…

En cuanto al spa en sí, como decía antes es carísimo todo; el primer día te hacen un recorrido por él gratuitamente para que veas las instalaciones si quieres, así aprovechan a darte los precios a ver si te enganchan con algo. Las instalaciones son muy buenas, eso no puede negarse, se nota que el barco está recién hecho y el spa se acomoda a la idea actual que tenemos de él, con su zona de aguas, de saunas y de tratamientos, así como una peluquería bastante maja. En la planta superior están las salas de tratamiento, vimos una de ellas y la verdad que son espectaculares, cuentan con un jacuzzi privado en la misma sala que te dejan usar después de los masajes y tratamientos; incluso desde ellas puedes salir a una zona exterior cubierta donde tienes unas tumbonas también privadas para esa sala para descansar, y si vas en pareja el ambiente es perfecto; eso sí, prepara la tarjeta de crédito porque los masajes iban de los 80 € o así para arriba por persona y de duración corta, un tratamiento en condiciones no te lo hacías por menos de 150 €, una exageración. También en esta parte de arriba hay una amplia zona de descanso con tés y agua para tomar mirando al mar, todo muy cuidado, limpísimo y con muy poca gente, muy agradable.

En la planta de abajo del spa es donde está todo lo demás; conectadas ambas plantas por una escalera con una cascadita, todo invita al relax y la tranquilidad, y en esta parte inferior te encuentras nada más entrar con los vestuarios, amplios y con muchas taquillas donde dejar tus cosas mientras estás allí. Y en cuanto a instalaciones de spa, nos encontramos con una piscina activa con dos cuellos de cisne y varias camas de chorritos, todo en un ambiente perfecto y unas instalaciones estupendas, con toallas limpias por todos lados, comodísimo. Frente a esta zona, otra parte con las saunas, una de ellas seca y otro húmeda, ambas bastante calientes e igualmente con unas instalaciones excelentes; a la salida, dos duchas de esencias buenísimas, no sólo por los chorritos y la temperatura del agua sino sobre todo por el olor suave pero intenso a esencias, es la mejor de este tipo que he probado. Y adicionalmente nos encontramos también con otra sala de tumbonas de piedra calentitas, mirando al mar, que es una delicia auténtica; además de otra sala final sólo de relax, con una parte con tés y agua y mesitas, y otra zona con unas camas también mirando al mar, que si en soledad es fantástico en pareja no tiene nombre.

El spa, por tanto, es caro en general, pero si te conformas con una entrada de un día como hicimos nosotros, y dejas aparte los masajes y tratamientos que cuestan un riñón, por 39 € por persona te dan acceso al spa durante un día entero, y esto es lo que hicimos nosotros, y repetiría porque aunque es caro, no deja de ser una entrada para todo el día, puedes estar allí todas las horas que quieras, y realmente es una zona con unas instalaciones buenísimas, poca gente casi todo el día, y una sensación de paz y relax que no consigues en ninguna otra zona del barco, parece que te hubieras ido a otro lugar, en tu propio mundo metido dentro del spa. Merece la pena.

- El casino: siempre una de las zonas principales de ocio de los cruceros es el casino, que sólo puede funcionar en aguas internacionales por temas de impuestos así que durante las escalas en los puertos permanece cerrado (igual que ocurre con las tiendas a bordo, por el mismo motivo). Situado en la cubierta 5 en medio de todos los bares, se trata de un casino típico, con sus mesas de juegos variados como ruleta, blackjack, etc. y un sinfín de máquinas tragaperras de todos tipos. No solía haber nunca una cantidad de gente excesiva, lógicamente más por la noche, pero como es una zona bastante amplia y para estar allí hay que dejarse el dinero, pues tampoco da para estarse las horas muertas. Es el único sitio del barco en el que se utiliza el dinero, ya que en todo lo demás se paga con la tarjeta Costa, que sirve para todo, desde identificación, a llave de tu habitación, pasando por tarjeta de crédito ya que lo más habitual es asociarla a tu propia tarjeta de pagos personal; pero en el casino sí se usa el dinero, si quieres, te pueden dar los premios en metálico o cargarlos a tu tarjeta.

- Sala de cartas y biblioteca: creo recordar que ambas están en la cubierta 5, y sirven para lo que dice su nombre, ya que se trata de una pequeña sala donde tienen algunos juegos de mesa, y otra con libros que puedes leer allí mismo o llevarte en préstamo durante la duración del crucero. Salvo para verlos, no utilicé ninguno de los dos servicios, hay mucho que hacer en el barco para pasar el tiempo leyendo un libro completo o jugando a las cartas, aunque eso ya depende del gusto de cada uno.

LAS INSTALACIONES DE OCIO AL AIRE LIBRE

En las cubiertas al aire libre y superiores es donde se encuentran este tipo de instalaciones, entre las que podemos encontrar las siguientes:

- Piscinas y jacuzzis: no pueden faltar, y aunque en ellas mucho deporte no se puede hacer porque son bastante pequeñas, sin duda son siempre el principal atractivo en los barcos como punto de descanso, de ocio, de sol y de actividades. El barco cuenta con 3 piscinas, una principal en el centro un poco más grande, y dos bastante pequeñas en popa y proa. Cerca de todas las piscinas hay siempre un par de jacuzzis, pero el agua está tan caliente que solamente apetece meterse cuando el sol baja, ya que a pleno sol hace un calor excesivo dentro, aparte de estar siempre muy llenos de gente porque son jacuzzis pequeños.

Adicionalmente, una de las piscinas cuenta con un tobogán que puede usar gente de cualquier edad, no sólo niños, pero solamente un par de horas al día cuando hay personal vigilando; el tobogán es bastante alto y aunque no lo parece es largo y se va muy rápido dentro, me sorprendió porque desde fuera no lo parece pero en realidad está muy bien tanto en longitud como en velocidad si se usa bien.

La piscina central tiene la peculiaridad de tener cubierta retráctil, con lo que supongo que se alarga mucho el periodo de uso porque cubrirá del frio cuando lo haga; una noche hacía mucho viento y la cubrieron y la verdad que queda muy bien y muy protegida del frío y del viento, es un buen invento.

- Solarium: alrededor de las piscinas y en las cubiertas superiores a éstas hay muchísimas tumbonas donde poder tomar el sol; si por el contrario lo que prefieres es estar cerca de la piscina pero no a pleno sol, hay algunas zonas alrededor que están cubiertas y hay sombra, y se puede uno tumbar o bien sentar en mesas con sillas, así que las opciones son variadas, tanto si quieres sol como sombra, si quieres broncearte o prefieres tomarte algo al lado de la piscina.

- Ping-pong y futbolín: cerca de la piscina principal tenemos disponibles 2 o 3 mesas de ping-pong y futbolín respectivamente, que el único problema que tienen es que para poder usarlas hay que pagar, excepto que estés participando en algún torneo organizado por animación; es algo que me parece excesivo, hay cosas por las que es pasable que se cobre, pero cobrar por usar esto es exagerado, no lo había visto nunca.

- Cancha de deportes multiusos: en la cubierta más alta nos encontramos con una cancha de deportes con canastas, que debe de usarse para jugar tanto al baloncesto como a otro tipo de deportes tipo fútbol sala, según se organice algún torneo de un tipo u otro; también se puede usar sin torneo, aunque no sé bien dónde se consiguen los balones ya que no hice uso de ella.

- Simulador de F1: situado también en las cubiertas superiores, en lo más alto, muy chulo, un coche tamaño real muy aparente, pero carísimo, algo así como 15 € 10 minutos, de ahí para arriba; es algo curioso que sobre todo a los hombres les gusta bastante, pero finalmente mi marido no quiso pagar el precio abusivo que cobran; no me extraña que normalmente siempre que pasabas por allí estuviera vacío…

- Simulador de golf: parecido ocurre con esto, que al igual que el simulador de F1 cobran unos precios exorbitados por su uso, así que normalmente había poca gente usándolo y personalmente tampoco hice uso. Se trata de una pequeña sala con la proyección de un campo de golf en pantalla, en la que se simula el tiro. A mi entender, mucho mejor sería un minigolf de acceso libre, gusta mucho más a todos y entretiene un montón. Porque como decía al principio, de nada sirve tener un barco lleno de actividades si luego tienes que pagar por casi todo, ya que al final son pocos los que lo usan, no puedes permitirte el lujo de dejarte el sueldo en actividades extras que, además, son exageradamente caras.

EL CAMAROTE: TU PEQUEÑO RINCÓN

En cuanto a los camarotes, este barco tiene muchísimos ya que es enorme, y al estilo de lo que suele ocurrir hay varias categorías, asociadas por supuesto a precios más o menos altos; podemos encontrar desde suites, a camarotes interiores, pasando por camarotes exteriores, con balcón e incluso algunos especiales llamados Samsara que son camarotes (interiores o exteriores) cerca del spa y con acceso ilimitado al mismo. Nosotros tuvimos un camarote interior básico, situado en la planta 1, vamos, que más abajo no podía estar; pero bueno, nuestra idea es que el barco es igual para todo el mundo, y a no ser que tengas mucho dinero no sé hasta qué punto merece pagar más del doble por camarotes exteriores, ya que realmente la diferencia de precio por ser interior o exterior es muy grande.

Es el segundo crucero que hago, y además en compañías diferentes, pero sin embargo los camarotes han sido prácticamente clones: nada más entrar a la derecha estaba el armario, suficiente y amplio, y en el que es muy importante guardar toda la ropa y demás porque si lo vas dejando por el camarote, al ser tan pequeño, el caos y el desorden es inmediato. Dentro del armario está la caja fuerte, de uso gratuito y muy práctica para tener a buen recaudo las cosas de valor.

Frente al armario, el baño, muy pequeñito pero muy bien aprovechado: cuenta con lavabo con encimera y repisas donde poder colocar las cosas de aseo sin problema, espejo, W.C. y ducha, todo de pequeño tamaño pero suficiente; en la ducha hay una cuerda donde poder tender los bañadores mojados y el secador de pelo está fuera, en un cajón del escritorio de la habitación, más que nada porque el baño es tan chiquitito que no hay espacio para poner un secador.

Ya en la zona de habitación propiamente dicha nos encontramos con la cama, de buenas dimensiones, son dos juntas de 90, así que el resultado es una cama bastante amplia, cómoda y confortable; a los lados, sus correspondientes mesillas (pequeñas, claro) con sus lamparitas, que son fundamentales para levantarse por la noche, ya que como el camarote es interior no hay ni un mínimo resquicio de luz. Encima de la cama al llegar teníamos puestas las maletas, pero con un detalle que me gustó, ya que habían puesto una especie de cubrecama de piel que protegía la cama perfectamente de la suciedad de las maletas, sobre todo de las ruedas. Encima de la cama también es donde te dejan el primer día las tarjetas, que te van a servir para todo: llave del camarote, identificación para entrar y salir del barco, como tarjeta de pago si la asocias a una tarjeta de crédito personal, etc.; también encima de la cama recibirás cada día el Today, un pliego de papel en el que te cuentan cada día las actividades que va a haber a cada hora, es muy importante mirarlo bien cada noche para organizarse el día siguiente al gusto de cada uno, y también en el Today te dan información sobre las cenas de gala, los horarios de los sitios, etc.; vamos, que el Today es la Biblia del barco. También cada día sobre la cama te dejan un pequeño plano de información sobre el puerto al que se va a llegar al día siguiente, y si tienes suerte tu asistente de camarote te dejará una bonita figura hecha con toallas o con el cubrecama junto con el Today y el planito cada noche.

Y frente a la cama a la izquierda había una mesita donde debajo estaba el minibar, con varias botellas no demasiado caras (milagrosamente), y también con espacio para meter alguna propia si se necesita; encima de la mesita siempre había una cubitera con hielo repuesto varias veces al día. Y frente a la cama pero al lado derecho, un escritorio con una silla, algunos libros de información sobre el barco, un espejo grande, y la TV; en este caso, la TV, de pantalla plana y muy moderna, sirve además de para su uso habitual para tener acceso a un menú del barco que te permite realizar muchas cosas, como ver lo que llevas gastado a bordo, recibir mensajes tipo email de personal del barco que quiera comunicarse contigo, ver el menú del restaurante, hacer compras, etc., así que la TV es un elemento fundamental del camarote, ya que te mantiene en contacto con todo el resto del barco, y puedes verlo desde la tranquilidad de tu camarote.

Nuestro camarote sólo tenía un pequeño problema, que además de ser interior, y por el tema del precio, lo cogimos en la planta 1, y sin saberlo, además lo cogimos ubicado muy cerca de la maquinaria del barco; por muy buen aislamiento que haya, la vibración de la maquinaria se notaba bastante y había un ruido de fondo permanentemente que hizo que tuviera que dormir con tapones todos los días. Supongo que este problema era sólo nuestro y de los camarotes que teníamos alrededor, por algo eran los más baratos, pero bueno, tampoco fue un gran problema, si tienes buen dormir tampoco te va a causar un trauma, y como el barco en general no se mueve prácticamente nada ni en movimiento ni parado, lo único que se siente es esa pequeña vibración y ruido de fondo; solución: pagar un poco más y subir cubiertas para arriba, así seguro que no te pasa esto.

LAS BARES Y RESTAURANTES

Si bien es posible que puedas pasar sed durante tu estancia, ya que la bebida en general no está incluida, de hambre es seguro que no mueres porque la cantidad de comida disponible durante todo el día es enrome. Pero vayamos por partes:

- Restaurantes: hay dos grandes restaurantes principales, el buffet y el elegante donde se cena. En cuanto al buffet, en él se puede desayunar y comer; en ambos momentos, al ser tipo buffet, tienes de todo, la comida es bastante buena y variada, aunque no deja de ser un buffet, que normalmente siempre repiten cosas parecidas cada día, pero bueno, para una semana tampoco te vas a cansar; en el buffet te puedes sentar donde quieras, o más bien donde puedas, porque en las horas punta suele estar a tope de gente, es normal, más de 3.000 pasajeros intentando desayunar o comer al tiempo, pues se tiene que notar, aunque fuera de las horas totalmente puntas o si el barco está en algún puerto y mucha gente se ha ido de excursión, se está mucho más tranquilo.

En la planta de arriba del buffet, e integrado dentro de él, hay una zona donde sirven bocadillos y sándwiches, cada día unos diferentes que te calientan allí en el momento o incluso te los preparan; está bien porque es una forma de cambiar de tipo de comida, y lo bueno es que como todo el mundo está abajo, no sé si porque la gente realmente lo prefiere o porque simplemente no se han dado cuenta de su existencia, esta zona está muchísimo más tranquila; además, los bocadillos están muy buenos y está abierto hasta las 18 h, que el buffet creo que cerraba a las 15 h, así que es una muy buena alternativa para comer algo después de venir tarde de una excusión de mañana, por ejemplo.

Por la tarde, el buffet se llena sobre las 16-17 h de cosas de merienda, tipo pastas, bollitos, tartas, pizzas y alguna otra cosilla; se supone que sobre esa hora es el momento del café-té, aunque realmente nosotros apenas pudimos algún día probar alguna cosa, ya que acabas de comer y no es que tenga uno mucha hambre, pero por gula al final todo se prueba y se pasa uno el día comiendo.

Por la noche, el buffet se cierra casi en su totalidad y queda abierta una pequeña parte que se convierte en pizzería, estrictamente es sólo pizza lo que se sirve, y ésta es la única alternativa existente (aparte de los restaurantes de pago) para cenar en otro sitio que no sea el restaurante principal en el que te han asignado mesa.

En cuanto a este restaurante principal que comentaba, realmente está dividido en dos partes, uno llamado Duque de Orleans que está situado en la planta 3 y 4 en un extremo del barco; y otro llamado Duque de Borgoña que está hacia mitad del barco también en las mismas plantas. Entre ambos hay un espacio por el que no se puede atravesar, es decir, que si estás en el restaurante del extremo, la única forma de avanzar por la cubierta 3 es subir dos plantas y luego volver a bajar; la explicación nos la contaron el penúltimo día, que tuvimos la suerte de ser unos de los pocos privilegiados que pudimos visitar gratuitamente las cocinas del barco.

Esto de las cocinas es algo a tener en cuenta si uno está interesado, ya que te lo anuncian uno de los primeros días en el Today, que si estás interesado te acerques al mostrador de tu anfitriona (encargada de atención a los españoles en el barco) en sus horas de asistencia y se lo comentes; si vas pronto como hicimos nosotros, te apunta y ella te indica más adelante, mediante un mensaje de los que se ven en la TV del camarote, día y hora en el que se hará la visita. Las plazas son muy limitadas, creo que no éramos más de 10 personas, y la experiencia es muy buena. Te enseñan una parte del barco que de otra manera nunca verías, te informan un poco sobre temas relacionados con la comida y cómo se cocina en el barco para tanta gente, etc. Es algo que a mí me gustó mucho, y encima es gratuito; porque un día a lo largo del crucero te ofrecen la posibilidad de ver varias zonas del barco (cocinas, zona de tripulación, zona de mando, etc.) pero el precio de la “excursión” es exagerado, no sé si eran como 80 € o así por persona, vale que eran 3 o 4 horas y las cocinas las ves en media hora, pero como muestra te vale y te ahorras un dineral.

Siguiendo con los restaurantes principales, en uno de ellos te asignan una mesa y una hora (7 o 9) para cenar, obligándote, como es habitual, a compartir mesa con desconocidos; a mí esto es algo que no me gusta nada, pero en los cruceros normalmente no hay otro remedio, así que bueno, no te toca más que aguantarte o intentar pedir cambio de hora o mesa si estás descontento. En este restaurante también se puede desayunar y comer, pero ahí ya solamente en el Duque de Orleans y sin tener mesa asignada, así que la diferencia es que según llegas los camareros te ponen con quien les viene bien sentarte, por lo que la intimidad desde luego sigues sin tenerla.

En este restaurante principal la comida es a la carta, excepto en el desayuno donde casi todo está en un buffet que sitúan en el centro, aunque también se puede pedir alguna cosa caliente a los camareros. En la comida y en la cena los platos se eligen entre las opciones de ese día, pudiendo comer todo lo que te apetezca de esos platos, que incluyen entrante, primer plato, segundo plato y postre; si pides uno de cada con hambre no te quedas, pese a que las raciones no son enormes. La comida es bastante buena, aunque esto ya va en gustos; nos explicaron que como hay que dar gusto a pasajeros de tan variadas nacionalidades, el menú no siempre gusta a todos, pero intenta ser internacional, así que unos días gustará más y otros menos; eso sí, un plato de pasta no falta ni un solo día, como buen barco italiano.

Los platos en general son tipo de diseño, con decoración cuidada y contenido justo, pero como pides tantos platos al final seguro que hambre no pasas; la calidad es muy buena, y la atención de los camareros que nos tocaron a nosotros fue estupenda. En cuanto a las instalaciones en sí, los dos restaurantes son grandes, con las mesas repartidas en dos plantas, aunque al no ser un único restaurante sino dos, se nota que es menos grandioso que en otros barcos donde el restaurante principal se parece a los que salen en Titanic; aquí las mesas parecen estar más apiñadas y parece haber menos espacio abierto, menos amplitud.

Los últimos días del crucero los camareros se lo trabajan un montón en las cenas; todo porque parece ser que para ellos es muy importante obtener muy buenas valoraciones en la encuesta que te invitan a rellenar al final del crucero sobre toda la estancia. Y para recordarte del buen servicio recibido, los últimos días hacen alguna cosa especial durante la cena, merece la pena no perdérselo porque realmente se lo curran un montón para no ser personal de animación sino camareros simplemente.

Aparte de los dos restaurantes anteriormente explicados y que son los fundamentales (buffet y restaurante elegante), nos encontramos con tres opciones más: la primera de ellas es una extensión del buffet realmente, ya que se trata de un buffet de mediodía y otro de medianoche que ponen en la piscina; dependiendo de los días puedes encontrar alguna comida especial, como paellas, algún marisco, o simplemente comer hamburguesas, perritos y muchas más cosas que puedes servirte en el área de la piscina; por la noche el tema cambia y el buffet es más de pastelitos, embutidos, pequeños bocados salados, etc.

Adicionalmente, y por si todo lo anterior no ha sido suficiente, en el barco hay además dos restaurante de pago; uno de ellos es el Samsara, asociado en cierto modo al spa, ya que la comida que sirven allí en teoría es más sana, más ligera, y los camarotes tipo Samsara pueden hacer uso de este restaurante sin pagar ningún suplemento. Y el otro restaurante es el denominado Club, no llegué a verlo por dentro, pero debe tener muy buena vista por su ubicación justo en proa; el suplemento en este caso es de 20 $ por persona, bebidas aparte. No hicimos uso de ninguno de los dos restaurantes de pago, ya que realmente con todo lo que comes en lo que ya llevas pagado no te quedan muchas ganas de nada especial; aunque sin duda, si buscas una velada tranquila en pareja, estos restaurantes de pago son la única opción que te aportan intimidad.

- En cuanto a los bares, están especialmente concentrados a lo largo de la cubierta 5, alrededor del casino, y en la planta 3 en el denominado Atrio del Diamante; también hay dos bares en la zona dos de las piscinas, y algún otro en las cubiertas de deportes, creo recordar. Pero sobre todo el más llamativo es primero el del Atrio del Diamante, parte central del barco alrededor del cual están los ascensores panorámicos y donde siempre suele haber violinistas tocando, es el centro neurálgico, ya que además desde ahí se llega a casi todo, al teatro por un lado, la recepción está justo ahí, la tienda de fotografía, la galería de tiendas, etc.; todo más o menos puedes encontrarlo alrededor de este punto; y aquí hay un bar, con bastantes sillones, donde poder tomar algo a cualquier hora del día.

El resto de bares los vas encontrando casi uno tras otro subiendo a la planta 5 y avanzando hacia el casino; primero te encuentras con uno que es bastante grande y se llama Gran Bar Palatino, creo recordar, y en el que se suelen hacer algunas actividades de entretenimiento y hay un piano que tocan bastantes veces; hay una zona en este bar, además que está permitido fumar, aunque creo que vi en otros bares que también se podía en alguna áreas; lo más interesantes de este bar es que es el único que yo sepa que te ponían un aperitivo con las bebidas, al menos en las horas de la tarde, no por la noche. Y más adelante te vas encontrando con otros bares más pequeños, cada uno con sus propias opciones de entretenimiento, algunos tienen a veces alguna cantante, otros tocan música en directo, etc., dependiendo del día, de la hora y del bar.

Destacar entre ellos un bar que hay al fondo de la planta, que además de ser especialmente grande y de decoración bastante chula, es donde suelen reunir a los españoles para charlas informativas o como punto de encuentro para las excursiones. También destacar la Chocolatería, que no es exactamente un bar sino lo que su nombre indica, es decir, un pequeño local donde poder degustar (a precio bastante alto, como todo) batidos, bombones, chocolates calientes, etc.; un buen lugar para los amantes del chocolate a los que les queden ganas después de tanto que se come en el resto del barco, pero también al que hay que ir con tarjeta en mano y ganas de pagar un dinerito.

En este momento voy a destacar el tema de las bebidas dentro del barco; lo normal es que ninguna bebida, excepto el agua del grifo, esté incluida en ningún bar ni dentro de ningún restaurante durante las comidas, hay que pagarlas aparte; y debe ser un buen dinero porque dentro del barco todo es caro. Por eso, aprovechar alguna promoción como la que tuvimos nosotros se hace realmente interesante; en nuestro caso, al contratar el crucero con muchísimo tiempo, nos incluyó la oferta un paquete de bebidas llamado Happy que consiste en llevar pagadas cualquier tipo de bebida que quieras tomar durante las comidas; sale bien rentable, porque te olvidas de sufrir en cada comida con los precios de una simple botella de agua o una Coca Cola. Si no tienes tanta suerte de poder disfrutar de esta oferta, todo el mundo tiene disponible además la posibilidad de contratar diversos paquetes de bebidas, algunos de vino, otros de botellas de agua y otros de bebidas sin alcohol; nosotros cogimos un pack de 20 bebidas sin alcohol, pero como en las comidas ya teníamos la bebida incluida, lo que hicimos fue optimizar al máximo los 40 € que costaba y pedir siempre unos cócteles sin alcohol que había en todos los bares y que era lo más caro, que te sirven en copa redonda y grande y que están muy buenos; muy recomendables. En todo caso, de una forma u otra, yo creo que es bueno comprar algún tipo de paquete de bebidas, ya que estar continuamente acumulando bebidas sueltas en la cuenta a bordo, puede dar lugar a una buena factura al final del crucero.

LA ANIMACIÓN Y LOS ESPECTÁCULOS

La animación es variada, depende de los días y por eso es muy importante, como siempre, consultar el Today; normalmente, suele haber concursos y torneos a lo largo del día, por ejemplo algún quiz de preguntas, torneos de futbolín, partidos de ftúbol, aerobic en la piscina, charlas en el spa, etc. La verdad que la animación está bien pero tampoco es muy buena, lo justo; primero porque no nos olvidemos que el barco es italiano, por mucho que intenten hablar en varios idiomas, las actividades en general están pensadas para los italianos, siguen sus gustos y prioritariamente se habla en italiano; segundo, porque también es verdad que el público europeo no es el americano, siempre dispuesto a todo, nosotros no nos prestamos normalmente a hacer el ridículo, y la participación en los juegos normalmente era bastante baja incluso aunque no haya que hacer el ridículo. Bueno, pues esto va en gustos, opciones las hay, sólo hay que buscarlas en el Today y acercarte al punto de encuentro que ponga, te apuntas al torneo o al concurso y a jugar; si no te apetece, te quedas en tu hamaca y ya está.

En cuanto a los espectáculos, éstos sí que tienen mayor asiduidad, normalmente casi todo el mundo se acerca a ver el espectáculo del día, aunque sea un rato; todos se hacen en el teatro, y cada día es diferente; recuerdo que el primer día vino un ventrílocuo muy bueno, pero tenía el problema del idioma, claro, aunque en general siempre en todos los espectáculos intentan mezclar varios idiomas, sobre todo italiano e inglés; otro día vino un cómico muy divertido, que hizo un show bastante bueno; varias veces hubo espectáculo más tipo Circo del Sol, con acróbatas que la verdad eran muy buenos en general.

Como especialidades, un día hubo un espectáculo de patinaje, cubrieron el escenario con unas planchas que simulaban hielo e hicieron un pequeño espectáculo de patinaje; eso sí, nosotros ya habíamos estado antes en un barco de Royal Caribbean que tenía una pista de patinaje sobre hielo real enorme, y ahí sí que el espectáculo era grandioso, por lo que en nuestro caso desmereció éste bastante por el tema de la comparación. Otra especialidad fue el espectáculo de despedida, muy trabajado ya que estuvo hecho íntegramente por miembros de la tripulación, y era impresionante ver las habilidades tan buenas de algunos de ellos, sobre todo había una chica que cantaba de forma espectacular, y siendo miembros de la tripulación pues no deja de sorprender ya que no son profesionales del espectáculo.

Finalmente, señalar que el segundo día del crucero se hace el denominado “cóctel del capitán”, reuniendo a todo el mundo en el teatro, a la entrada te dan una copa de cava o alguna otra bebida del estilo, y te sirven algún canapé mientras estás sentado en el teatro; la tripulación de mando se reúne y el capitán dice unas pequeñas palabras en un montón de idiomas a modo de bienvenida; y ya está, en esto consiste el cóctel, lo único que si antes quieres hacerte una foto con el capitán puedes hacerlo (y luego pagar por la foto los 20-25 € pertinentes), a mí me decepcionó un poco, esperaba algo más de festejo, pero bueno, como anécdota está bien y además es coincidente con la primera noche de gala, que siempre suele hacer ilusión porque todo el mundo se viste muy bien y da un ambiente como muy especial a esa noche.

EL DESEMBARQUE

El día de navegación te reúnen a una hora determinada para darte una charla sobre cómo va a ser el desembarque; a mi modo de ver, una charla que se puede uno ahorrar, con unas indicaciones básicas en el Today o en un mensaje en la TV bastaría, ya que realmente te dicen que el desembarque en Venecia es muy complicado pero yo no le vi nada de especial.

Lo primero que tienes que saber es que el último día te van a dejar unas etiquetas en tu camarote con un color que va a asociado a una hora de salida; esas etiquetas son las que tienes que colocar en tus maletas (que tienes que dejar hechas en la puerta del camarote antes de la 1 de la noche anterior al desembarque) y te indican a qué hora salir del barco, ya que hasta esa hora tus maletas no van a estar disponibles en la terminal para que te las lleves, así que si te empeñas en salir antes no tendrás maletas. Eso sí, el reparto de los colores es totalmente injusto; yo entiendo que de alguna manera hay que hacerlo, pero condenar a los camarotes más baratos a tener que salir los últimos es un pelín discriminatorio. En el crucero anterior que estuve, al menos te daban un cuestionario preguntándote a qué hora preferías salir, ya que hay gente que puede tener vuelos o algo del estilo y realmente te hacen una faena; aquí no, te dan el color que les parece, y ahí te apañes, y si necesitas cambiar la hora hay que ir a recepción a suplicar un cambio.

La mañana del desembarque te obligan a salir de tu camarote a las 8 de la mañana, sí, sí, a las 8; esto es porque tienen que arreglarlos para los siguientes pasajeros que van a embarcar, pero realmente el embarque no empieza hasta las 14 h, así que me parece demasiado tiempo, y levantarte a esas horas el último día no apetece nada; de hecho, nosotros nos pusimos el despertador a las 7.40 h porque teníamos todo preparado y con 10 minutos nos bastaba, y nuestro asistente de camarote abrió nuestra puerta a las 7.30 h, en teoría porque se equivocó, pero la realidad es que seguro que fue porque no vio luz bajo la puerta y pensaba que nos íbamos a dormir, y para asegurar ya se encargó él de despertarnos…

Una vez dejas el camarote, puedes desayunar y seguir disfrutando de los servicios del barco hasta que te toque desembarcar, pero claro, si tienes que dejar tus maletas la noche anterior, normalmente en el equipaje de mano no vas a llevar más que los pijamas y poco más que hayas necesitado la noche anterior, así que poco se puede hacer en esas circunstancias más que aprovechar a ver la entrada del barco en Venecia (preciosa, algo muy recomendable, como ya dije al principio) y esperar que llegue la hora de irte. Una vez llega la hora indicada, te tienes que reunir en un punto de encuentro concreto que te han indicado previamente según el color, y cuando llega la hora te acompañan a la salida; llegas a la terminal y allí te encuentras tus maletas, las recoges y te vas.

Ya está, no tiene esto más complicación; si necesitases consigna para los equipajes, la terminal la pone a tu servicio por un importe por maleta que no recuerdo bien, pero creo que podían ser como 5 €; siempre se puede aprovechar a ver Venecia si tu vuelo sale más tarde o cosas así, aunque la consigna va asociada a la permanencia del barco en tierra, así que cierra a las 18 h y antes te tienes que haber llevado tus maletas o te cierran; esta consigna es gratuita para la gente que tenga un vuelo contratado con Costa o quienes haya contratado una excursión en Venecia con ellos para ese día. Y si no necesitas ningún tipo de consigna, coges tus maletas y te vas donde proceda, al aeropuerto, a Venecia, o donde tengas organizado.

PRECIO

Los cruceros desde luego baratos no son, hay que preparar bien la cartera porque en este tipo de compañías con barcos tan grandes y lujosos los billetes no son nada baratos. Nosotros cogimos el crucero en el mes de octubre para viajar en septiembre del año siguiente; y aún con la anticipación, y considerando que cogimos el camarote más barato en la planta más barata (vamos, que más barato no había nada), nos salió por unos 2.000 € más o menos los dos; lo bueno, que ganamos el paquete de bebidas en las comidas que comenté antes, que es un buen dinero adicional, está valorado en más de 100 € por persona.

En mi opinión es un poco caro porque realmente nuestro camarote era el más básico, y cualquier mínimo cambio, como tener el camarote un poco más arriba de la planta 1, suponía un buen dinerillo; no digamos ya el tema de tener camarote exterior, o peor aún, tener balcón! Eso ya lo cobran como si fuera el camarote de oro, prácticamente se puede duplicar el precio o más, considerando que, vale, está muy bien tener vista al mar en tu camarote, pero al fin y al cabo el resto del barco es idéntico para todo el mundo, así que la diferencia de precio me parece un poco exagerada.

Y no hablemos ya del tema de los “extras”, que como te cobran por cualquier cosa que no sea estrictamente comer, dormir y ver espectáculos, pues la verdad que si te pones a sumar bebidas y otros extras gastados en casino, internet, etc. el viaje te sale por un dineral.

Aún así, yo repetiría, ya que hay camarotes para todos los bolsillos, y siempre se puede estar alerta a buenas ofertas para intentar conseguir mejor precio; y con los extras lo que hay que hacer es moderarse un poco si no quieres darte el gran susto con la factura al final del crucero; al fin y al cabo, la calidad de unas instalaciones como las que tiene este barco hay que pagarlas, y barato nunca va a salir, pero como tampoco lo sería en un hotel en tierra de características parecidas.

EN RESUMEN

Unas “vacaciones en el mar” yo creo que es algo que uno tiene que hacer al menos una vez en la vida; es otro concepto, otra forma de plantearte unas vacaciones; tu hotel flota, va contigo, y las posibilidades que te ofrecen barcos como éste son casi inimaginables hasta que no estás dentro por primera vez y te das cuenta que quienes hablan de él como una auténtica “ciudad flotante” no lo dicen por decir. El Costa Favolosa cumple con todos los requisitos de lujo, instalaciones excelentes y tripulación comprometida, que harán de tus vacaciones un recuerdo muy bueno, quizás inolvidable; aunque es posible que el dinero gastado aún duela en el bolsillo incluso a la vuelta!
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
mariac1973

mariac1973

30.12.2011 18:26

Pedazo de opinión te has marcado, un viaje alucinante

wrara

wrara

30.12.2011 11:40

Excelente opinión

monicaif

monicaif

30.12.2011 11:05

Una experiencia muy buena ¡¡¡ saludos

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre Costa Cruceros, España ha sido leída 7659 veces por los usuarios:

"excepcional" por (100%):
  1. mariac1973
  2. wrara
  3. monicaif
y de un usuario adicional

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.
Etiquetas relacionadas con Costa Cruceros, España