XXIX Edición de Certamen de Relatos Hiperbreves

Imágenes de la comunidad

XXIX Edición de Certamen de Relatos Hiperbreves

> Ver características

76% positivo

57 opiniones de la comunidad

No se encontraron los ofertas para la búsqueda

Opinión sobre "XXIX Edición de Certamen de Relatos Hiperbreves"

publicada 26/03/2011 | dextrosa
usuario desde : 18/07/2006
Opiniones : 691
Confianza conseguida : 328
Sobre mí :
Qué aburrido está Ciao. Bueno, pues Ciao va a dejar de pagar por las opiniones, en fin.
Excelente
Ventajas ......
Desventajas ......
excepcional
Argumento
Gancho
Personajes
¿Volverías a leerlo?
Comparado a libros del mismo género

"IDEALES DISFRAZADOS DE GUERREROS"

Estalló la bomba.


Tras el estruendo todo fue silencio, vino una paz inmutable. El polvo y la metralla dejaron paso a un escenario dantesco. Las ruinas de los edificios y las casas, ya de por sí masacrados, dieron paso a muros salvajemente cortados, intimidad sin paredes a la vista de ojos sin vida.

El artificiero, desde el perímetro de seguridad, observaba la escena petrificado. Pasados unos momentos que le parecieron una eternidad, descendió la colina y entró en la zona de peligro.


Lo que vio le sacudió por dentro: miembros cercenados sin dueño, cuerpos bañados en sangre, miradas inquisitivas vacías... Restos de ropa, restos de muebles, restos metálicos. Todo mezclado, todo a la vista, todo dolorosamente impactante.


El olor le penetró sin miramientos. Un olor metálico, un olor a pólvora quemada, olor a sangre. Un olor que le llegó a la boca.


Bajo un sol abrasador, el artificiero miraba a su alrededor buscando respuestas, buscando un poco de vida, pero todo se había detenido. Se manchó de sangre y grasa palpando los cadáveres, fue en vano.


Salió de la zona de peligro, ascendió por la colina a través del camino desértico levantando polvo, y se sentó al borde del perímetro de seguridad que lo había protegido.


Se quitó el casco y se tapó la cara con las manos, unas cuantas lágrimas se unieron a la suciedad de su rostro, se acordó de su pequeño piso -muchos kilómetros al otro lado del mundo-, de su novia, de su familia, de las risas con los amigos en el bar...


Su primera misión había fallado, no estaba preparado para un resultado negativo, era imposible imaginar lo que estaba viendo. Se restregó fuertemente los ojos, se puso el casco de nuevo y avanzó hacia su equipo. Debía ser fuerte.


Pensó que mañana sería otro día, con otra misión. Y tal vez, todo fuera mejor.

Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 429 veces y ha sido evaluada un
59% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • mermi publicada 25/06/2011
    un relato muy real, saluditos.
  • rosape publicada 01/06/2011
    He llegado tarde a tu relato; me ha parecido buenisimo por desgracia tambien es cruel y real... Besos
  • fuente37 publicada 28/04/2011
    Qué relato tan fuerte y por desgracia real. Un saludo.
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Información técnica : XXIX Edición de Certamen de Relatos Hiperbreves

Descripción del fabricante del producto

Ciao

Incluido en Ciao desde: 09/03/2011