Yo La Reina - Susan Hastings

Imágenes de la comunidad

Yo La Reina - Susan Hastings

narrativa extranjera - ISBN 13: 9788493575595

> Ver características

60% positivo

1 opiniones de la comunidad

Opinión sobre "Yo La Reina - Susan Hastings"

publicada 04/03/2012 | shaka78
usuario desde : 04/10/2010
Opiniones : 79
Confianza conseguida : 85
Sobre mí :
http://laslecturasdeshaka.blogspot.com/ Mi segundo diamante consecutivo. ¡Y ya van cinco!! Muchas gracias a todos.
Bueno
Ventajas Una novela ambientada en la vida de una mujer irrepetible.
Desventajas Algún fallo en la ambientación, tiene erratas.
excepcional
Argumento
Personajes
Gancho
¿Volverías a leerlo?
Comparado con libros del mismo género

"LA AGITADA VIDA DE LA MUJER QUE HIZO POSIBLE EL VIAJE DE COLÓN"

La rendición de Granada.

La rendición de Granada.

Buenas tardes a todos.

De nuevo vuelvo a esta página tan querida para mí tras un tiempo de ausencia, y otra vez me gustaría hablaros de la que ha sido mi última lectura, una novela que llevaba esperando su turno desde el mes de noviembre del pasado año cuando la adquirí en la feria de viejo de mi ciudad al irrisorio precio de 5€. Estamos hablando de “Yo, la Reina”, de Susan Hastings, una biografía novelada de la gran Reina de Castilla (Isabel la Católica). Comenzamos ya.

Ficha técnica.

- Título: Yo, la Reina.
- Autora: Susan Hastings.
- Género: Novela histórica.
- Editorial: Robin Books.
- ISBN: 9788493575595
- Formato: Tapa dura con sobrecubierta, 485 páginas.
- Precio: 5€

Contraportada.

Castilla, 1464. El reino se encuentra en una situación caótica. Los bandidos tiranizan a viajeros y a comerciantes. La nobleza y el clero se enriquecen con toda impunidad a costa del hambriento pueblo. Pero el rey Enrique es demasiado blando como para poder restablecer el orden. Cuando sus enemigos logran asesinarle, el espectro de una guerra de sucesión se cierne sobre Castilla. La hermana de Enrique, Isabel, logra imponerse, llegando a convertirse en leyenda de la Historia española. Al lado de su marido, con una voluntad de hierro y una gran inteligencia, convierte a España en una gran potencia. "Yo, la Reina" narra la agitada vida de la mujer que hizo posible el viaje de Colón y que puso en fuga a los árabes.

Personajes.

- Isabel de Castilla: Cuando nació, nadie imaginaba que estaría llamada para tan alto destino, hija de Juan II de Castilla y de su segunda esposa, Isabel de Portugal, la hermanastra de Enrique IV conquistó las cotas más altas de poder conocidas hasta la época en manos de una mujer, que supo imponerse en un mundo de hombres y demostrarles que ella era la reina de Castilla y que todos debían someterse ante ella, desde su marido hasta el más insignificante de sus súbditos.

- Fernando de Aragón: Esposo de Isabel y rey de Aragón desde el año 1479. Se casó con ella en la clandestinidad, ansioso por gobernar en Castilla, cosa que nunca lograría en vida de la Reina. Enamorado de Isabel, no duda sin embargo en engañarla con otras damas de mayor o menor alcurnia. Su esposa hace la vista gorda, siempre que no provoque un escándalo y sea discreto.

- Beatriz: Amiga íntima de Isabel desde la infancia, y su confidente a lo largo de toda su vida. Se casó con Andrés Cabrera, un converso que se convirtió en uno de los mayores aliados de la corona en tiempos de necesidad, aunque en un primer momento fuera el mayor aliado de Enrique, y por ende, enemigo de Isabel. En más de una ocasión, exigió como prenda a la infanta Isabelita (primogénita de la pareja real) para apoyarles en la guerra contra la Beltraneja.

- Bulbito: Bufón de la corte. Enano, terriblemente feo y bizco, tortura a Isabel con sus acertadas profecías desde que llegó a Segovia procedente de Arévalo. Ella es la única a la que sus piruetas y chistes no resultan graciosos, teme al enano hasta el punto de hacerle protagonista de sus peores pesadillas, pero nunca llega a deshacerse de él. Sin embargo, no logrará librarse de él ni después de la muerte del bufón, poco después de conquistar Granada.

Argumento.

En este caso, seré más breve en este apartado de lo que suele ser habitual en mí, ya me enrollaré lo suficiente en la opinión personal. Os dejo aquí unas breves pinceladas de la sinopsis de esta novela, aunque ya ha quedado lo suficientemente claro en el apartado anterior que nos encontramos ante una biografía novelada de Isabel I de Castilla.

Corre el año de 1464 cuando una joven Isabel llega a la corte de su hermanastro y Rey Enrique IV procedente de Arévalo, donde durante tantos años había vivido junto a su madre trastornada y se encuentra con una corte en la que reina la corrupción y la desvergüenza, en la que los nobles acaparan todo el poder, no dudando en conspirar contra su rey e incluso a asesinarle, al no conseguir que se doblegue a sus propósitos.

Enrique es un Rey blando y maleable, que prefiere la paz a la guerra y esto no es malo en principio, pero sí se convierte en algo nefasto cuando utiliza el erario público para conceder privilegios a los nobles, todo ello en contra del empobrecido pueblo llano, y sobre todo, permite que los salteadores de caminos campen a sus anchas por los caminos de su reino. Castilla no tiene un gran ejército, son los nobles los que deben movilizarlo en caso de guerra y éstos no dudan en ponerse en contra del Rey si resulta más provechoso para sus intereses particulares y, sobre todo, económicos. Castilla sigue siendo un reino feudal, y su Rey el primus inter pares, con sus escasas ventajas y sus múltiples inconvenientes. Todo esto acabaría con la llegada al trono de Isabel.

Esta novela nos narra la historia de cómo esa niña inocente recién salida de Arévalo llegó a ser Reina de Castilla, tras casarse en la clandestinidad con Fernando de Aragón, ceñirse ella misma la corona en virtud del pacto de los toros de Guisando por el cual Enrique la proclamaba heredera a pesar de que luego la desheredó y de cómo gestionó el reino de Castilla con mano de hierro hasta su muerte, el 26 de noviembre de 1504.

Mi opinión personal.

- La novela me ha gustado, pero sólo eso, desde luego no llegará a convertirse en una de mis lecturas de cabecera por diversos motivos que os contaré después. Como buena novela histórica es instructiva y descriptiva (aunque no excesivamente, al menos en mi opinión) y nos narra de una manera bastante fidedigna la interesantísima vida de aquella mujer que cambiaría la Historia de España de forma tan radical.

Es cierto que Susan Hastings se centra principalmente en la figura de Isabel, pero no por ello olvida a aquellos otros personajes que formaron parte de la vida de la Reina como pueden ser su marido, Fernando, sus 5 hijos (otros tantos nacerían muertos) o las personas que formaron parte de su corte (Cisneros, el Cardenal Mendoza, Bulbito o Torquemada), así como los que llegaron a ella de forma un tanto inopinada para quedarse de forma definitiva, caso de Cristóbal Colón.

En lo referente a la traducción, nos toca hablar ahora de uno de los principales puntos flacos de esta novela, ya que tiene erratas y errores de gramática. Os dejo aquí un par de ellos, que me han llamado especialmente la atención, dejando por sentado que no son los únicos. Supongo que Irene Mateo, la traductora, no tenía su mejor día cuando tradujo esta obra.

El abastecimiento resultó muy perjudicada.
Escribe sugiera donde debería decir siguiera.
Utiliza descuello (altanería, altivez, avilantez) donde debería decir de su cuello.

Susan Hastings utiliza un estilo no excesivamente descriptivo, lo que convierte a esta novela en fácil de leer y bastante amena, a mí me ha resultado de lo más entretenida a pesar de ese defecto que os expongo antes. Nos cuenta la vida de Isabel I de Castilla en menos de 500 páginas, eso os puede dar una idea de que no se extiende demasiado en disquisiciones históricas, sólo lo estrictamente necesario para que el lector se pueda hacer una idea de la situación a la que Isabel y Fernando se enfrentaban en ese momento.

AMBIENTACIÓN.

Creo que ya lo he dicho en otras ocasiones, pero lo repito, admiro muchísimo a la mujer que Susan Hastings convierte en protagonista de esta novela y he estudiado mucho su vida, y la época en la que le tocó vivir. Por tanto, no he podido evitar mirar con lupa la ambientación de esta obra, que tiene algunos ligeros fallos, nada imperdonable, pero que a mí me han saltado a la vista. Perdonadme si no sigo un orden estrictamente cronológico en algunos casos, lo he ido escribiendo a medida que se me ha ocurrido. Vamos allá.

- Isabel, hija: Comienzo este repaso por uno de los puntos que menos me gustan de la novela. La autora podría haberle sacado muchísimo más partido al personaje de la loca de Arévalo ya que las crónicas nos cuentan que Isabel la visitó, siendo ya Reina de Castilla, en varias ocasiones unas veces sola y otras en compañía de sus hijas. Este personaje aparece (sólo su nombre, nunca en persona) en contadas ocasiones al inicio de la obra y siempre lo hace en boca de alguien que quiere martirizar a la joven Isabel con el recuerdo de su madre trastornada. Lo dicho, podría haberle sacado más partido.

- Isabel, mujer: También en este apartado me veo en la penosa obligación de suspender a la autora, ya que en ocasiones me ha dado la impresión de que quien estaba al frente del gobierno castellano no era una mujer, sino un robot, una máquina de gobernar. La Reina quedó embarazada 10 veces, y sólo 5 de estas gestaciones llegaron a buen puerto entre abortos y criaturas nacidas muertas. Isabel apenas llora en estos casos, tan sólo encomienda las almas de sus angelitos, como ella les llama, a Dios y sigue con su vida como si nada hubiera pasado. De acuerdo en que Isabel tenía una fe capaz de mover montañas, pero ¿de veras una mujer actúa así ante semejante pérdida? Sólo se comporta como una mujer “normal” cuando mueren sus hijos y Dios empieza a quitarle todo aquello que antes le había entregado.

- Tanto monta, monta tanto: O Isabel como esposa. Susan Hastings nos pinta a Fernando, el sufrido esposo, como un mártir por la causa. Se casó en secreto con ella, para lo cual llegó a Castilla desde Zaragoza disfrazado de mulero y sin intención alguna de cumplir los términos de su contrato matrimonial, que estipulaba que ella sería la Reina y él sólo su consorte. En un primer momento, firmó, pensando que no sería difícil para él, rey de Sicilia y heredero al trono de Aragón, hacer a un lado a su mujer y gobernar también en Castilla… No conocía a Isabel, y se vio relegado a un segundo plano durante todos los años que duró su matrimonio, cosa que sólo le molestaba en ocasiones, ya que Isabel le nombró encargado de todos los asuntos exteriores del Reino de Castilla, mientras que ella se ocupaba de los interiores, y la Reina hizo esculpir esa frase que pongo antes en todas las Iglesias, Universidades y edificios públicos en general.

- Fray Tomás de Torquemada o el renacimiento de la Santa Inquisición: Aunque esta de santa tenía lo mismo que yo, pero bueno. En este tema me alegra poder darle a la autora un sobresaliente. Me ha encantado la forma en la que nos describe a Torquemada… justamente como lo que era, un fanático religioso como nunca antes había conocido el reino de Castilla, y mucho menos el de Aragón. Era el único que osaba contradecir a la Reina sin provocar sus iras, de hecho era la única persona ante la cual Isabel se doblegaba fácilmente. Suya es la responsabilidad de la instauración en Castilla del Santo Oficio, la persecución de los conversos acusándoles de fingir ser católicos y seguir practicando su religión en secreto. Fue siguiendo su consejo (más bien sus exigencias) que Isabel y Fernando decretaron la expulsión de los judíos de España y tantas otras cosas. La propia Beatriz, la amiga íntima de Isabel, llegó a temer por la vida de su marido, cristiano intachable pero de origen converso.

- Isabel, madre: Tampoco le da mucho bombo y platillo a este aspecto de la vida de Isabel. Tan sólo en contadas ocasiones nos habla de sus hijos, dejando siempre muy claro el favoritismo de la Reina por Juan, el único varón, aquel que debía continuar con su tarea cuando ella ya no estuviera. De todos modos, las crónicas nos cuentan que Isabel fue una madre estricta y no excesivamente cariñosa con sus hijos, que fueron educados de forma rigurosa y encaminada a cumplir con las obligaciones que suponía ser hijos de sus padres, con grandes ausencias paternas en una corte itinerante. Sólo sale a relucir la madre en esos momentos de los que antes os hablaba, cuando sus hijos mueren, el varón por la sífilis y la primogénita por un mal parto, la novela asegura que en Lisboa, pero yo he leído en varios tratados históricos que este deceso tuvo lugar en Zaragoza, donde la infanta estaba de viaje para ser proclamada Princesa de Asturias, este es uno de los fallos que tiene la novela. Estas muertes, pero sobre todo la de su nieto Miguel, constituyeron el principio del fin de la gran Reina de Castilla, que no volvió a ser la misma.

- Don Cristóbal Colón o ese loco tan divertido: No soy yo quien lo llama así, sino la propia Isabel en la novela. Cristóbal Colón es recibido en audiencia por los Reyes en varias ocasiones, y éstos no parecen mostrarse dispuestos a embarcarse en la loca aventura que el genovés les propone, y que le costaría al reino (aún embarcado en la guerra por la Reconquista de Granada) la considerable cantidad de dos millones de maravedíes. En la segunda audiencia, Colón se comporta de una forma sumamente desagradable y prepotente, y la comisión de expertos deniega su propuesta de forma unánime y en un tiempo récord, pero no por motivos científicos, sino por el mal comportamiento del navegante. Sin embargo, Isabel, en previsión de que pueda acudir a Francia, su gran enemiga, en busca de ayuda, decide apoyar al genovés en el último momento. Aunque al principio los resultados parecen demostrar que ha sido un error, el tiempo se encargaría de demostrar que no era así.

- Isabel, guerrera: La Reina siempre prefirió la negociación y el diálogo al sonido de las espadas, pero hubo momentos en los que tuvo que luchar para defender sus intereses y los de la corona, y lo hizo poniéndose al frente del ejército cuando fue menester, pero siempre insuflando ánimos y fuerzas a los guerreros. El primer encuentro con la guerra que tendría la soberana de Castilla se produjo en la batalla de Toro, durante la guerra de Sucesión que la enfrentaba con la Beltraneja y en la que se enfrentaron el arzobispo Carrillo, su mentor hasta entonces, contra Mendoza, su nuevo aliado incondicional.

En un primer momento, la Reconquista de Granada de manos musulmanas no suponía un objetivo para Isabel. Los granadinos eran vasallos de Castilla y, como tales, pagaban un tributo al reino. Todo eso cambió cuando se negaron a seguir haciéndolo, decían que Granada era un reino independiente que no le debía vasallaje alguno a nadie, y mucho menos a un reino gobernado por una mujer. Esto encolerizó a Isabel, que ordenó al Rey moro que depusiese su actitud y volviese a pagar sus impuestos a Castilla. Fracasado este intento negociador y alentada por el propio Fernando, Isabel decide iniciar una guerra santa contra el islam para conseguir la unidad religiosa en Castilla. Esta cruzada se prolongará durante una década y culminará en enero de 1492 con la entrada de Isabel y Fernando en la perla de Andalucía, que ahora brillaba en la corona de Castilla.

- Juana o la futura reina de Castilla: Susan Hastings le dedica un capítulo a esta mujer, su horrible viaje por mar hacia lo desconocido, las dos noches que su madre pasa con ella en Laredo tranquilizando a la aterrada infanta, su desilusión cuando llegó a Flandes (tras haber naufragado el barco que transportaba su ajuar) y vio que nadie esperaba a la delegación española, que su prometido no estaba allí para recibirla sino de caza en el Tirol. Todo esto, sin embargo, se vio compensado cuando conoció a Felipe, fue amor a primera vista, hasta el punto que obligó a su confesor, Diego de Villaescusa, a casarles allí mismo, en la escalinata de palacio, para poder consumar el matrimonio cuanto antes. Tampoco se olvida la autora de contarnos la adaptación de Juana a la rígida etiqueta de la corte borgoñona, o los ataques de celos (fundados, la mayoría de las veces) que protagonizaba la archiduquesa.

- Los Reyes y la Universidad de Salamanca: De todos es conocido el hecho de que Isabel apoyó fervientemente a la Universidad de Salamanca, protegiéndola de los ataques que sufrió durante su reinado y otorgándole gran prestigio a nivel internacional, no en vano era la segunda más antigua del mundo y la primera en España. Susan Hastings no menciona ni una sola vez este apoyo incondicional a lo largo de la novela, Salamanca sólo aparece muy de pasada, como ciudad en la que estudiaron varios de sus consejeros y, por supuesto, en la que encontró la muerte el infante Don Juan. Tampoco menciona el singular testamento que dejó el único hijo varón de los Reyes y que contribuyó a darle aún más peso a la capital del Tormes, tanto a nivel artístico como cultural, ni menciona su gran importancia estratégica en la época, como provincia fronteriza con el siempre conflictivo vecino portugués. Otro suspenso más en la cuenta de la autora.

En definitiva, nos encontramos ante una novela bastante bien ambientada en la vida de esta irrepetible mujer, que supo enfrentarse a todo y a todos en su afán por conseguir un reino bello y unido, tanto en lo político como en lo religioso… y que lo consiguió. Lástima que todo su legado desapareciese con ella, ya que Juana no pudo o no supo continuarlo.

Recomendaciones, conclusión… y algo más.

¿Recomiendo la lectura de esta novela? Pues a pesar de todo lo dicho, sí. Se la recomiendo a todos los amantes de la novela histórica, ya que se encontrarán con una obra amena e instructiva que se lee de forma fácil y rápida, al no ser demasiado descriptiva ni pesada en absoluto y os permitirá conocer un poco mejor la vida de esta mujer, ya que aunque tiene algún que otro fallo en la ambientación, no es nada imperdonable y si yo los he puesto de manifiesto aquí es porque he mirado este apartado con lupa, personalmente me fastidian bastante más las erratas. Tres estrellas sobre cinco para la obra de Susan Hastings, un 6.

Esta opinión va con dedicatoria, para MorenoSister y javierdd. Muchas gracias a los dos por vuestro apoyo en los difíciles momentos que acabo de atravesar y un beso muy fuerte para cada uno.


Agradezco lecturas, valoraciones y comentarios. Muchos besos a todos y hasta la próxima.


Evaluaciones de la comunidad

Esta opinión ha sido leída 921 veces y ha sido evaluada un
93% :
> Cómo evaluar una opinión
excepcional

Su evaluación sobre esta opinión

Comentarios en esta opinión

  • ximetem2 publicada 04/04/2012
    Me gusta la novela histórica así que seguro que esta me gustaría, tengo una larga lista de libros pendientes así que primero lo pendiente, luego ya veremos
  • La_cara_oculta publicada 27/03/2012
    Desconocía esta novela sobre la vida de Isabel de Castilla, un personaje fascinante aunque confieso que le tengo cierta manía histórica a los Trastámara. Como siempre digo, las novelas históricas me suelen decepcionar y me da que esta lo haría después de leer tu opinión sobre ella. Besos
  • Elaine6982 publicada 26/03/2012
    Es muy posible que me guste, me gusta esa época de la historia. Mañana vuelvo :)
  • ¿Te ha gustado esta opinión? ¿Tienes alguna pregunta? Identifícate con tu cuenta Ciao para poder dejarle un comentario al autor. Entrar

Productos similares más buscados

Información técnica : Yo La Reina - Susan Hastings

Descripción del fabricante del producto

narrativa extranjera - ISBN 13: 9788493575595

Características técnicas

Título: Yo La Reina

Género: narrativa extranjera

Autor: Susan Hastings

Lengua: castellano

EAN: 9788493575595

Edición: Star

Año de edición: 2008

Ciao

Incluido en Ciao desde: 26/09/2011