Opinión sobre

Damnation and a Day - Cradle of Filth

Impresión Total (7): Evaluación Total Damnation and a Day - Cradle of Filth

2 ofertas de EUR 13,07 a EUR 53,70  

Todas las opiniones sobre Damnation and a Day - Cradle of Filth

 Escribir mi propia opinión


 


Damnnation and a day, Cradle of filth

5  11.06.2010

Ventajas:
Dani depura su propio estilo y aporta diferentes registros

Desventajas:
no encuentro ninguna desventaja

Recomendable: Sí 

Detalles:

Originalidad

Letras

Calidad y consistencia de las canciones

Duración del éxito

Tapa/diseño y contenido

más


XxDaNoctXx

Sobre mí:

usuario desde:11.06.2010

Opiniones:4

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 1 miembros de Ciao

Otro ambicioso proyecto vomitó la genial y perversa mente del poeta, compositor y crascitador Dani ‘Lycanthroat’ Filth, que reclutó a su horda instrumentista para materializar esa idea y extenderla a nosotros. En esta obra, una vez más conceptual, el grupo dio un paso musical muy innovador a la vez que revivalista, puesto que al mismo tiempo que daban un paso adelante mostrándonos matices, atmósferas y técnicas nunca oídas en ellos, también miraron atrás en la estela evolutiva de su Black Metal y tomaron el espectro del genuino Thrash que dio vida a ese género, siendo su segundogénito después del Death.

Y en la labor vocal, Dani depura su propio estilo y nos inunda de diferentes registros, pero en ninguno disminuye su rabia, sino que en muchos incluso aumenta, aunque en algunos gana en dramatismo y sentimiento, pero siempre desde tesituras guturales, todo un gran logro. También en este álbum contaron por primera vez con una orquesta real, la Orquesta Sinfónica de Budapest, de 40 piezas, y su orfeón, de 32 coristas, creando así un grandioso escenario sonoro que solemniza esta Ópera Black a escala epopéyica.

Y es de una epopeya de lo que habla su concepto, pero una epopeya infernal, contando la historia que narraría la Biblia, del Génesis al Apocalipsis, pero desde la perspectiva de Milton y su Paraíso Perdido, donde entre otras cosas vemos a un 'travieso’ Lucifer, que tras encontrar su reino en el Infierno, decide subir y mezclarse entre la Humanidad para ser la invisible mano autora de perversiones y males históricos (”…Y a través de ricas prostitutas y corredores del Vaticano, Yo conduje a unos sórdidos Borgia.” - Babalon A.D.). Cuatro actos diseccionan una obra que nos lleva a la Creación, al descenso del Cielo al Infierno de aquel ángel caído, a la tentación en el Paraíso, pasando por varios sucesos hasta el desenlace final… el Apocalipsis.

Techada tal novela sonora por esa densa y vasta bóveda nervada de cuerda, viento y coro que abarca a ese grupo de colosa batería y fieras guitarras, la intensidad, empuje y fiereza de su teatralidad avasalla y deleita a partes iguales, sin olvidar a quien espina aún más el sendero y lo hace más aterrador y atronador con su voz, y más épico y enriquecedor con su letra… el maestro Dani Filth. Todo ello unido crea alrededor del oyente una sensación de majestuosidad de proporciones bíblicas (nunca mejor dicho), una huracanada odisea sinfónica ‘del Génesis al Némesis’…

”En el comienzo,
Bordeado con viento y tormenta,
Una gran ira negra de infinitas matemáticas
Escupió gruñendo hacia una forma.
Y allí estaba el Cielo,
Iluminado con piedras preciosas.
Cada una pudo caer pero por la norma
De la fe, el amor y tronos más fuertes”.

Así comienza, tras la inquietante intro, A Promise Of Fever, un tema que estalla como el mismísimo Big Bang (y es que de eso es de lo que se habla). Un océano de coros femeninos se derrama caótico en los flancos, gravitando ondulantes sobre la sísmica percusión de Adrian, vestida de cruentas guitarras. No hay duda de que son los Cradle, cumpliendo su norma de primer trallazo. Los tétricos cánticos sopranos del estribillo son exquisitos.

Hurt And Virtue es, para mí, no sólo el mejor corte del disco, sino la mejor canción que ha escrito el grupo jamás. Es un tema muy pasional, cuya intensidad se plasma de tres formas diferentes, pero nunca descansa, teniéndote con los dientes apretados de principio a fin, enlazando pasajes distintos de gran solemnidad, no exenta de tralla. Su primera fase de intensidad la encuentras en el comienzo, en el vigor y dinamismo del riff que nace con el corto e inicial grito de Dani, en la segunda estructura, para después desarrollarse un agitado verso. En el ecuador del tema nace la segunda fase con una tétrica melodía que es empujada de tal forma por la batería y las guitarras rítmicas que da una fascinante sensación de salvaje galopar. Ya la tercera fase es el gran desenlace, el veloz doble bombo abrupta un pasaje de mid-tempo lleno de un dramatismo hechizante, donde Dani nos deleita con guturales llenos de sentimiento. Pieza de culto, sin duda.

‘Un enemigo condujo la tempestad’, y lo hizo hacia un tema muy sólido y rico en cambios, una canción muy densa, pesada. Tras ésta, nace el segundo acto ’Paraíso Perdido’, con la instrumental Damned In Any Language, para después ser atacados por la tirana Better To Reign In Hell, grandioso tema donde por primera vez nos muestran sus influencias Thrash. Riffs contundentes y pegadizos que hacen de éste, uno de los mejores temas del álbum, con ritmos y sacudidas muy tentadores en clave de tralla.

También tentadora, seductora, pero a su manera, nos susurra la hipnótica melodía inicial de Serpent Tongue, una canción redonda, de gran señorío, muy gótica, en la que el trabajo de batería de Adrian es sobresaliente, jugando con el doble bombo para dar ritmos y matices muy originales, y escapar así de los clichés del Metal extremo. Su estribillo, nimbado por sopranos como venidas del mismo averno, es aterradoramente mágico y bello, pero avanza con osadía. Un tema de contrastes, alternando adagio con presto muy sabiamente. Otro de mis favoritos.

El impío y decadente Carrion lleva también el sello Thrash en sus negras venas. Su cólera se agita en graves riffs que arañan tus sienes. Quizás sea el tema más sencillo, el más básico del disco, pero es el más auténtico, me encanta.

El tercer acto lo trae la instrumental The Mordant Liquor Of Tears, ejecutada por los de Budapest con oscuro romanticismo, para irrumpir la apoteósica Presents From The Poison-Hearted, donde la pomposidad de los coros nos lleva de forma muy rítmica al mismo Cielo, pero nos lanza súbitamente de nuevo al Infierno en descarnados riffs. Virtuosa labor de Martin Powell en los teclados, que nos trae un hermosísimo pasaje calmo lleno de matices, envolviéndonos un entramado goteo de notas que después da paso a los coros del principio, pero desde el mismo ritmo calmo, dando un efecto diferente que en la primera aparición de ese orfeón.

En Doberman Pharaoh la banda nos sorprende con riffs del más puro sonido Gothenburg, aquella rama que nació de una evolución más tecnicista y melódica del Death, siendo engendrada por los suecos At The Gates para ser seguida y refinada por más bandas, hasta llegar, entre otros, a los sibaritas del riff Dark Tranquillity. El tema trata las plagas de Egipto, dejándonos al final un rumor de insectos. Un tema muy Heavy también.

Y aquí llega el original Babalon A.D., el corte más arriesgado del disco, el más heterodoxo y alejado de lo que los puristas llaman ’True Black Metal’, entrando éste con un parsimonioso pasaje de mastodónticas guitarras saturadas que recuerdan a la oleada musical que trajo Pantera en los ’90, pero no exenta del espectro obscuro que merece, con sus maleficentes coros. Pronto se desencadena el mismo riff pero empujado por el raudo doble bombo y la machacante caja de Adrian. Aquí Dani Filth se explaya en tesituras distintas susurrando y gritando impertinente las fechorías de un furtivo Diablo en la Tierra, contadas en primera persona: ”…Estrangulé a otro papa con piel de maná […] Dictando a De Sade en las oscuras entrañas de la Bastilla”. El tema cuenta con una compleja y fluida melodía de guitarra que quizá sea la mejor que ha salido de la banda, repitiéndose al final de la canción justo antes de ser cerrado el corte con las sólidas guitarras del principio.

El cuarto acto del ‘fragante jardín’ llega con la instrumental ’Una Bruja Escarlata Iluminó La Estación’, que con su operística elegancia y misterio nos hace adentrarnos más tarde en el susurro femenino que abre Mannequin, que rompe en un tema muy Heavy en el que Sarah Jezebel logra tomar más protagonismo sobre el gran orfeón de Budapest. A mitad de canción nos brinda el tema un momento muy épico y machacón a la vez, con elegantes guitarras que avanzan en un ritmo muy seductor y grandilocuente, remolcado obviamente por una vigorosa base rítmica.

El adagio Thank God For The Suffering es un dramático mid-tempo en el que, de los temas cantados, es en el que más importancia cobra la orquesta en todo el álbum. Aunque no faltan sus momentos de cólera blackmetalera, incluso el final es de los más apocalípticos del disco, con ese jaleado “Hate, hate, hate,…!!” que te da un subidón típico de concierto, partiendo justamente esa idea de aquel directo de Birmingham que fue inmortalizado en DVD, en el que Queen Of Winter, Throned es rematada así en pleno ardor de masas.

Como un volcán erupciona violentamente The Smoke Of Her Burning. Está claro que es tradición en la banda abrir y cerrar con fuerza, y que no pierdan nunca ese ritual. El sumo castigo llega, el Némesis, devastando, aniquilando, a golpe de púa y baqueta. Y este bastardo híbrido Black/Thrash da paso a la narración del outro y su carcajada final. Se cierra un telón en llamas de la función más tenebrosa a la vez que hermosa que hayan firmado las vertientes más oscuras del Metal.

Y decían que con este disco, al ser lanzado por Sony y haber contado con una orquesta, la banda se había vuelto comercial, que había renunciado al Black Metal, eso contando también sus guiños sonoros hacia otras ramas del Metal. Pues yo digo que en este disco están las guitarras más siniestras, la batería más contundente y la voz más aterradora que ha conocido el Black Metal, y si tiene que haber en ese género del negro acero unos abanderados para escenificar el armagedón con música, esos son Cradle Of Filth, puesto que para mí, señores, me resulta más creíble un Apocalipsis con el abrazo espiritual de esa sombría orquesta que con cualquier otro grupo que ame sonar mal producido para sentirse más ‘auténtico’. No le pierdo en absoluto el respeto a la primigenia escena noruega, que también me gusta, y que sin ella no existirían los británicos de los que aquí hablo, pero también entiendan, amigos puristas ortodoxos, que sin la evolución, a grosso modo Motörhead no hubiera traído a Venom ni Venom a Mayhem. Piensen en ello, yo mientras seguiré disfrutando del Black Metal del siglo XXI.

Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
shankao30

shankao30

30.09.2011 09:33

Una opinión muy buena, aunque para mi gusto, este disco es bastante infumable... y esa evolución que comentas al principio, desde mi punto de vista es un paso atrás en la banda. Salud!

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario
Comparación de precios Ordenados por Precio
Damnation And A Day - Cradle Of Filth

Damnation And A Day - Cradle Of Filth

Fecha de lanzamiento: 2003-03-10, CD de audio, Sony Music

€ 13,07 amazon.es musica 208 Evaluaciones

Costes de envío: EUR 1,9...

Disponibilidad: Normalmente se despacha en 24 horas.​.​.

     Más  

amazon.es musica



Evaluaciones
Esta opinión sobre Damnation and a Day - Cradle of Filth ha sido leída 378 veces por los usuarios:

"muy útil" por (100%):
  1. shankao30

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.