El obeso mascador y las cajas vacías.

2  11.06.2008

Ventajas:
La variedad, supongo, cuando la hay

Desventajas:
La falta de educación

Recomendable: No 

Detalles:

Oferta de productos

Precio de los productos

Rapidez de entrega

más


MorenoSister

Sobre mí: "Perdona si te estoy llamando en este momento, pero me hacía falta escuchar de nuevo, aunque se...

usuario desde:27.02.2007

Opiniones:445

Confianza conseguida:238

Comparte esta opinión en Google+
Esta opinión ha sido evaluado como muy útil de media por 26 miembros de Ciao

Tengo la negra. A lo mejor es que alguien me hace vudú y me clava alfileres por todas partes, porque no puedo entender cómo a todo el mundo (y por las opis que he visto por aquí, es general), le vaya tan bien con esta tienda y yo esté gafada. O que me ha tocado en suerte la única tienda Game que va de craneo, porque vaya historial que llevo. Y ya en los últimos dos meses ha sido de traca, porque hemos ido mi amiga Inma y yo, como el dúo Calavera, y nos las han dado todas en el mismo carrillo. Cierto es que, hasta ahora, no había tenido demasiados problemas con ellos, pero también es verdad que los usaba poco: un jueguecito por aquí, un mando por allá y como compra estrella una Play 2 el año pasado para mi sobrino, que hacía la comunión. Ese día me hicieron un carnet provisional para, al parecer, ir acumulando puntos por compra o algo similar, pero tampoco presté mucha atención porque no es un comercio al que acuda habitualmente. Me guardé la tarjetita y allí se quedó, en las profundidades de la cartera, olvidada y solita.

El primer palo nos lo llevamos un mes antes de la comunión de mi gordita, porque mi amiga Inma le había prometido como regalo una Nintendo DS. En rosa, claro, faltaría más. Una mañana me llamó y me dijo que porqué no la acompañaba a Game a encargar la maquinita de marras y así se despreocupaba. Partimos las dos, en amor y compañía, hasta el centro comercial donde está la tienda y una vez allí contemplamos los montones y montones de cajas de Nintendo DS que había por todas las estanterías. Todos los colores, con juego, sin juego, accesorios diversos...Había bastante gente y guardamos la cola pacientemente hasta que nos tocó. Y nos tocó el gordo, maldita sea, porque el dependiente, aparte de pasado de kilos, era un borde del copón.
- Hola - dijo mi amiga muy sonriente - Que queremos una DS de esas rositas que tenéis allí.
- No hay - contestó la foca monje mascando chicle.
- Pero si tenéis un montón de cajas en el estante.....
- Pues no hay.
- Bueno, pues si no en blanco....
- Que no hay.
- Y entonces....¿todas esas cajas de qué son? - pregunté yo ya bastante mosqueada.
- De adorno, señora, están vacías.

Uy, qué ganas de pedir el libro de reclamacioneeeeess.....Pero Inma, inasequible al desaliento, le preguntó si la podía encargar para que se la trajeran. El rollizo del chicle bufó un poco, djo que sí y tomó nota del encargo y del teléfono de mi amiga, para avisarla cuando estuviese la consola en la tienda. Nos fuimos, ella bastante chafada por no haber podido comprar el regalito de "su niña" y yo cabreada por el trato, la verdad. Pero soy optimista y confío siempre en que las cosas la próxima vez irá mejor, asi que nos tomamos una cervecita y se me pasó.

Dos semanas después, a quince días del evento, me llama Inma y me dice que los del Game no daban señales de vida y que iba a subir con su marido al centro comercial a ver qué le decían, que si nos íbamos con ellos y, de paso, tomábamos algo por allí. De nuevo, había bastante gente en la tienda y, de nuevo, los estantes estaban repletos de cajas de DS, Wii, PLay 3, Play 2 y juegos varios. Eso sí, la distribución había cambiado, lo cual nos animó bastante hasta que llegamos al mostrador. EL. De nuevo el primo hermano de Godzilla.
- Hola, buenas tardes - sonrisa radiante de mi amiga, que es así de maja - Que mira, que te dejé encargada una DS en rosa y quedaste en llamarme, pero no he tenido noticias. Y como veo que habéis repuesto......
- No hay - Esto ya lo he vivido, pensé yo, mirando mascar al orondo dependiente.
- Ya, vale, que las cajas están vacías ¿no? - comenzó a calentarse mi habitualmente encantadora Inma.
- Pues sí, es para que no se queden los estantes vacíos, señora.
- Claro... ¿Y las consolas de dentro?
- Vendidas.
- ¿Sin caja? - metí baza yo, solidaria
- Ese es problema nuestro, señora.
- Bueno y entonces, ¿ cuándo vais a traer la consola?. Que es un regalo de comunión, que me hace falta....
- Como a todo el mundo, señora. Si no nos la sirven no puedo hacer nada. ¡¡¡El siguiente!!!

Y allí nos dejó, con tres palmos de narices y sin consola. Yo le sugerí a Inma que la comprase en otro sitio, que no fuese boba, pero ella tiene un sentido del bien estar muy acusado y decía que ya que la tenía encargada que no se iba a echar atrás. El resultado de todo esto fué que estuvo esperando hasta dos días antes de la comunión para tener otro encontronazo con la foca Peluso, que seguía sin recibir la consola y conservaba la misma mala leche, para, al final, comprar la DS en una tienda que hay justo enfrente del Game, en la que venden ordenadores, cedés y cosas de esas y en la que, le aseguraron, nunca habían tenido problemas de suministro.

Vivir para ver. Todo el mundo contando maravillas del Game y yo soltando espumarrajos por la boca. Pero como suelo tropezar dos veces con la misma piedra y mi memoria para los malos rollos se ha vuelto selectiva con la edad, volví a caer como una mema. El abuelo de mi niña le dió dinero para que se comprase la dichosa Wii, que le hacía una "ilu" bárbara y como mi hijo también había recaudado unos eurillos de su hucha y quería comprase un juego de ordenador que, precisamente, vendían en Game, pues fuimos allí. Nueva decoración, nuevos juegos en los estantes, nuevos anuncios de promociones: Wii con Wii sports, Wii con SuperMario, Ds con perros, Ds con juego para volverte inteligente... Mi hijo agarró el juego que quería bajo el brazo (ese sí estaba) y fuimos al mostrador. El zampabollos, milagrosamente, brillaba por su ausencia y había una chica teñida de color cereza. Mascando chicle, eso sí, debe ser norma de la casa. En ese momento tuve una inspiración y me acordé de mi carnet provisional y lo saqué para que nos dieran los puntos o lo que fuese que daban y pedimos, con nuestra mejor sonrisa, la Wii con el Wii Sports.
- No hay.

Os juro que si en ese momento me miden la temperatura hago saltar el mercurio del termómetro. Soy una persona educada, pero me pongo más borde y más fría que el hocico de un chucho a la hora de reclamar. No levanto la voz, pero a decir de mi querido maridete, doy hasta miedo. Le acusé de publicidad engañosa, de mentir, de falta de ética reiterada, de mal servicio, de todo lo que se me ocurrió. Y ella tan tiesa, sin dejar de mascar, diferenciándose sólo de una vaca en la mirada inteligente de la vaca.
- Pues es lo que hay - me soltó al final de mi diatriba. Y se metió en el almacén.
En ese momento salió de él la morsa mascadora y se dispuso a cobrar el juego de mi hijo, aunque si hubiese sido por mí se lo habría hecho comer, y le entregamos el carnet provisional. Cobró, miró la tarjetilla y me saltó que aún no estaba el definitivo, que seguro que me lo había hecho hace poco.
- Va a hacer un año, caballero - le contesté destilando hielo puro.
Recogimos las vueltas y nos marchamos, con mi pobre gordita al borde de las lágrimas porque veía esfumarse su soñada Wii. Recordé la experiencia de Inma y cruzamos al otro lado del centro comercial en busca de la tienda de informática. Y allí estaba la Wii, rodeada de otras muchas, al mismo precio que en Game y con un librito de regalo. A mí que me lo expliquen, por favor.

Me niego a valorar todas las tiendas Game por el mismo rasero, supongo que he tenido mala suerte y más cuando conozco a muchísima gente que ha ido a otras y están encantados. Pero la que yo conozco es un desastre, no ya por la falta de material sino por la atención al público tan pésima que ofrecen. Y a fecha de hoy, mi amiga Inma, que no anuló el encargo para ver lo que tardaban, sigue esperando que la llamen para ir a recoger la DS. Alucinante.
Comparte esta opinión en Google+
Enlaces Patrocinados
Evaluar esta opinión

¿Cómo de útil te será esta opinión a la hora de tomar tu decisión de compra?

Directrices para las Evaluaciones

Comentarios sobre esta opinión
Pichifluso

Pichifluso

15.03.2011 13:43

¿Y de verdad no les has pedido el libro de reclamaciones?

MichaelKero22

MichaelKero22

11.08.2010 22:55

Que mala suerte, yo suelo ir a dos tiendas y los dependientes son simpatiquisimos y muy amables. La verdad es que estoy muy agusto con el servicio que me ofrecen! Suerte!

Laslo1986

Laslo1986

15.03.2009 21:52

Qué gente más desagradable. Menos mal que debe de tratarse de un caso aislado, aunque no deja de crearle mala fama a la cadena de tiendas Game. Por cierto, me encanta cómo cuentas las cosas. Ha sido una lectura muy entretenida.

Escribe tu comentario

máximo 2000 alcanzado

  Publicar el comentario


Evaluaciones
Esta opinión sobre game.es ha sido leída 2036 veces por los usuarios:

"excepcional" por (23%):
  1. ins1046
  2. lauratld
  3. gemissen
y de usuarios adicionales 3

"muy útil" por (77%):
  1. Pichifluso
  2. 2venus
  3. Laslo1986
y de usuarios adicionales 17

La evaluación total de esta opinión no es únicamente el promedio de las evaluaciones individuales.